ARQUITECTO DE HISTORIAS: Alfonso X y el saber histórico en la Edad Media.

Se cumplen en 2021 ochocientos años del nacimiento de Alfonso X (1221-1284), promotor de una amplia y fundamental producción literaria en lengua romance, cuya labor cultural le valió ya en la época el sobrenombre de Sabio.

Con este motivo tienen lugar en Salamanca dos acontecimientos a partir del próximo lunes, 22 de noviembre: por una parte, la celebración en del Congreso Internacional Alfonso X y el poder de la literatura (1221-2021); en segundo lugar, en el propio marco del congreso, tendrá lugar la inauguración de la exposición Arquitecto de historias: Alfonso X y el saber histórico en la Edad Media.

Esta exposición nos muestra una cuidada selección de obras de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, mediante la que podemos acercarnos a las fuentes que sirvieron de inspiración a los equipos alfonsíes, los mecanismos y las estrategias del saber histórico en la Edad Media, y la producción historiográfica de Alfonso X y su rico legado. Con la imagen del rey como arquitecto literario nos hemos querido aproximar a una de las facetas más fructíferas y que mayor impronta dejó en generaciones posteriores, la de Alfonso X como rey historiador. Sus historias se conciben como narraciones de amplio recorrido, con una pretensión de totalidad típica del resto de las realizaciones culturales del monarca. No son textos que traten sobre el presente, y que nos den testimonio de las acciones del rey, sino que arrancan desde la Creación y buscan ofrecer la imagen más completa posible sobre el tema abordado. En este sentido, la historia es también un género de límites imprecisos, que incluye campos como la geografía, la cronología, la Biblia o la mitología.

A partir de las obras seleccionadas hemos construido un relato que nos conducirá a mundos lejanos y cercanos, que nos permitirá tejer y dilucidar tramas políticas, vivir experiencias fantásticas, apreciar otras culturas y, en definitiva, nos hará reflexionar sobre la necesidad de contar y escuchar historias. Historias para aprender, historias para elaborar un pasado y diseñar un futuro, historias para gobernar, historias para soñar.

Historia general de España que escribió el P. Juan de Mariana, tomo V, pág. 50

Además, esta muestra también nos aproxima a las problemáticas del análisis histórico y su constante revisión. A través de la mirada de otros historiadores analizaremos la percepción que estos tuvieron de la obra del monarca y de su persona en diferentes momentos y contextos, y haremos un recorrido desde la época medieval hasta la primera biografía moderna, escrita por Gaspar Ibáñez de Segovia, marqués de Mondéjar, a fines del siglo XVII.

Esta exposición supone el intento de crear una trama que involucra a diferentes personajes: Alfonso X, la historia, los libros y la Universidad de Salamanca. La literatura histórica sirve como hilo conductor de toda la muestra, en la que nuestro intento ha sido el de situar la obra de Alfonso X en el centro de una constelación que incluye una rica tradición anterior y da lugar a un amplio y variado número de textos derivados de la producción alfonsí o relacionados de algún modo con ella.

Por último, no hemos querido olvidar la historia particular entre Alfonso X y la Universidad de Salamanca, la sede que custodia esta magnífica colección que hoy nos permite pensar el legado historiográfico alfonsí desde una perspectiva distinta. Sirva, pues, esta muestra como homenaje a esta figura fundamental de la cultura medieval y decisiva también para la Universidad de Salamanca.


Si alguien tiene previsto viajar a Madrid, en la Biblioteca Nacional podrá completar nuestra exposición con esta otra: Los libros del rey Sabio. VIII centenario del nacimiento de Alfonso X (1221-2021) (hasta el 12 de febrero de 2022).

El bibliocausto franquista (1936-1948)

A lo largo de la historia son muchos los ejemplos y antecedentes que podemos encontrar sobre la quema y destrucción de libros. No es un fenómeno nuevo como forma de eliminar una cultura o una civilización derrotada por las armas, sino que, tristemente, es una práctica llevada a cabo muchas veces en la historia de la humanidad.

Ana Martínez Rus. Libros al fuego y lecturas prohibidas: El bibliocausto franquista (1936-1948). Madrid : Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2021. (Serie 23 de abril ; v. 17). eISBN: 978-84-00-10788-8

DESCARGAR PDF

Ana Martínez Rus es profesora titular de Historia Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid. En este libro analiza la destrucción del patrimonio bibliográfico español por el bando franquista durante la Guerra Civil y la primera posguerra. Desde los primeros días del golpe militar se convirtió en una necesidad imperiosa la eliminación de los textos perniciosos que habían «inoculado el mal en las mentes de los españoles». Acusaban a estos libros de todos los problemas del país por sus ideas extranjerizantes, inmorales y subversivas. Así en los primeros meses de la contienda las operaciones se centraron en incautaciones y destrucciones, junto con la depuración de bibliotecas públicas y privadas. Al mismo tiempo muchos maestros, bibliotecarios, editores y libreros fueron fusilados.

Entrevista a Ana Martínez Rus en La aventura del saber de RTVE.

Actualmente en la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca se está localizando y catalogando el fondo perteneciente al Servicio de Recuperación de Documentos, referenciado en este libro (p. 73). Este servicio se convirtió en la Delegación del Estado para la Recuperación de Documentos por decreto del 26 de abril de 1938 siendo ministro del Interior, en el primer gobierno de Franco, Ramón Serrano Suñer.

Sello del Servicio de Recuperación de Documentos en un libro de Tolstoy.

La finalidad del Servicio de Recuperación de Documentos era la requisa de la documentación relacionada con personas e instituciones contrarias a la sublevación, con el fin de «suministrar al Estado información referente a la actuación de sus enemigos». Es el germen del archivo de Salamanca de la Guerra Civil, pero en su origen tuvo como misión el control y la represión de los ciudadanos por parte del régimen franquista, ya que sus pruebas fueron determinantes en la actuación de la justicia militar. Junto con todos los expedientes, fueron arrasados libros y publicaciones periódicas de las bibliotecas de estos centros que sirvieron igualmente como pruebas inculpatorias.

La recogida de libros y publicaciones impresas implicaba una responsabilidad «moral y patriótica», porque, por un lado, retiraba de la circulación «todas las publicaciones pornográficas, malsanas y separatistas, que tanto daño han producido y que lo continuarían produciendo si se tolerara su divulgación», y por otro recuperaba «para España» las innumerables obras técnicas y profesionales necesarias en la reconstrucción de las bibliotecas del Estado.

Entre los libros localizados tiene gran importancia el sellos de pertenencia a organizaciones, sindicatos, bibliotecas populares o de personas cuyas bibliotecas fueron requisadas y que se libraron de la destrucción mediante la quema o su aprovechamiento para pasta de papel.

Sello del Sindicato Nacional Ferroviario (Tarragona), Consejo Obrero Norte, en un libro de Victor Hugo.

En muchos de los libros localizados encontramos restos de su pasado: sellos, números de registro, tejuelos y, algunos de ellos, llevan pegada en el lomo o cubierta una etiqueta como aviso de que no se permitía su lectura.

Las Vitae sanctorum de Bernardo de Brihuega.

José Carlos Martín-Iglesias. Los manuscritos de las Vitae sanctorum de Bernardo de Brihuega conservados en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca. Euphrosyne : Journal for Classical Philology, v. 48, pp. 151-192.

ACCEDER AL PDF

Este artículo describe el contenido de tres manuscritos de la Vitae sanctorum de Bernardo de Brihuega conservados en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca: el Ms.2538 (Libros III y V de Brihuega), el Ms.2540 (Libro IV: segunda parte) y el Ms.2541 (Libro IV: primera parte), y ofrece un índice alfabético de los autores y obras recogidos en estos manuscritos y en el Ms.2539 (Libro IV: tercera parte; y Libro II).

El estudio destaca la importancia del Speculum historiale de Vicente de Beauvais como fuente principal de la compilación de la Brihuega.

Artículo asociado a los Proyectos de Investigación FFI2016-76495-P (MINECO), y “Los libros del Studium: la cultura académica de los s. XIII-XVII y sus huellas en el Fondo Antiguo de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca” del Programa Logos Fundación BBVA de Ayudas a la Investigación en el Área de Estudios Clásicos

Estudios sobre nuestros fondos.

Os presentamos las últimas publicaciones, libros o artículos, en los que son estudiados algunos de los ejemplares de la Biblioteca General Histórica:

Jorge Jiménez López, Materializar un manuscrito iluminado en la Italia del Trecento. El «Comentario a las Tragedias de Séneca» de Nicholas Trevet (Salamanca, Biblioteca General Histórica, Ms. 2703), Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2021. BG/128914

Si alguien tiene interés en saber por qué, en un entrada reciente, dábamos cuenta del premio recibido por este investigador, formado en Salamanca y ahora docente en la Universidad de Zaragoza, tiene la oportunidad de leer este extenso ensayo sobre este manuscrito conservado en nuestra biblioteca. Un exhaustivo estudio de la rica de decoración del volumen, con muchísimas ilustraciones.


Antonio López Fonseca – José Manuel Ruiz Vila, De las crónicas o tienpos de Eusebio-Jerónimo-Próspero-Madrigal: estudio y edición crítica, Madrid: Guillermo Escolar, 2020. BG/109510

Se edita la traducción del Cronicón de Eusebio de Cesarea, con los añadidos y correcciones de los otros autores, realizada por el prolífico Alfonso de Madrigal. El manuscrito utilizado es el Madrid BNE Mss/10811, único testimonio conservado. El manuscrito salmantino citado en esta publicación, el 2484, ha sido utilizado de forma tangencial. Siendo uno de los testimonios que conserva el comentario de Alfonso de Madrigal a esa obra de Eusebio, además de una copia del texto latino del Cronicón, los autores pensaron que podría tratarse del ejemplar que utilizó el Tostado para hacer la traducción. El análisis codicológico descartó esta hipótesis y habría que pensar más bien que se trata de una copia que el obispo mandó hacer para proseguir sus trabajos sobre la obra de Eusebio.

Primeras páginas
Ver sumario


Pedro Martín Baños – Laura Ranero Riestra, «En pos de un incunable español olvidado: el Panegyricum in laudem Serenissimorum Regum Hispaniae Fernandi et Hellysabeth de Gaspare Manio de Clodiis (Sevilla, ca. 1492)», Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos 40:1 (2020), 39-63. DESCARGAR PDF

Pedro Martín Baños, «El Somnium in Fortunam de Alonso de Tendilla. Una visión alegórica inédita en el entorno de 1495», en Pedro Cátedra & Juan Miguel Valero Moreno (dirs.), Patrimonio y humanidades digitales. I: La tradición clásica, Salamanca: IEMYRhd-SEMYR, 2020, 167-188.

El profesor Pedro Martín Baños nos envía dos artículos (el primero en colaboración con Laura Ranero) sobre sendas piezas del pequeño y breve manuscrito facticio humanístico Ms. 1530, que contiene las siguientes piezas:

  1. fols. 1r-5r [Gaspar Manius de Clodiis], Panegyricum in laudem Serenissimorum Regum Hispaniae Fernandi et Hellysabeth
  2. fols. 6r-13v Giovanni Pontano, Liber de divinis laudibus
  3. fols. 14r-17v Martyres XL Sebasteni sub Licinio, tr. Lorenzo VALLA
  4. fols. 18r-20v Antonio Geraldini, Apostrophe ad exleges Mauros
  5. fols. 22r-27r Domenico Bollani, Oratio ad Serenissimum Hispaniarum Regem.
  6. fols. 28r-33r Alonso de Tendilla, [Somnium in Fortunam]
  7. fols. 34r-40r Leonardo Bruni, Oratio in hypocritas.

Los artículos estudian, editan y traducen las piezas número 1 y 6, ambas de la última década del siglo XV.

El primero se ocupa del panegírico en hexámetros dedicado a los logros militares y políticos de los Reyes Católicos, compuesto por el humanista italiano Gaspare Manio de Clodiis (1457-1497). En catálogos del fondo manuscrito y en otros estudios la autoría se había atribuido erróneamente a humanistas italianos como Pietro Marso o Antonio Geraldini o al canónigo toledano Alfonso Ortiz. Sin embargo, los autores han identificado el texto con el que fue publicado en un incunable sevillano hacia 1492. El único ejemplar conservado de este impreso descansa apaciblemente en un castillo de la campiña escocesa, inaccesible para los investigadores, de modo que es la copia del manuscrito 1530 la que ha servido a los autores para realizar su estudio y edición.

El segundo artículo se ocupa del Somnium in Fortunam, visión alegórica firmada por un tal Alonso de Tendilla y dirigido a un enigmático «D. D. Mu.». Los autores identifican al primero con Alonso Hernández de Tendilla, clérigo de la diócesis de Toledo y notario apostólico, que se movió primero en el entorno del cardenal Pedro de Mendoza y, a la muerte de este, en el del cardenal Jiménez de Cisneros. El dedicatario podría ser el doctor Diego de Muros, secretario del cardenal Mendoza.


José Carlos Martín-Iglesias, «Los manuscritos de las Vitae sanctorum de Bernardo de Brihuega conservados en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca», Evphrosyne: revista de filología clássica 48 (2020) 151-192.

Martín Iglesias, profesor en nuestra Universidad, lleva tiempo trabajando sobre los manuscritos 2538-2541, que contienen textos hagiográficos recopilados por Bernardo de Brihuega, canónigo de Sevilla, activo hacia la segunda mitad del siglo XIII, que trabajo a iniciativa de Alfonso X el Sabio. Este artículo tiene el interés, además de por el estudio y el vaciado, por el índice de piezas que pueden encontrarse en el conjunto de estos códices, excluidos los numerosos extractos del Speculum historiale de Vicente de Beauvais, fuente principal de la compilación, del que Brihuega extrae tanto las noticias sobre los reyes y emperadores que le proporcionan el contexto histórico como las propias vidas de los santos.


Inmaculada Pérez Martín, «La aportación bizantina a las ilustraciones de Meteorologica: a propósito del mapamundi del ms. Salamanca 2747», en E. Castro-Páez – G. Cruz Andreotti (eds.), Geografía y cartografía de la Antigüedad al Renacimiento. Estudios en honor de Francesco Prontera, Alcalá de Henares – Sevilla, 2020, pp. 349-382 4. Resumen en Dialnet

El mapamundi de los mayores montes y ríos que aparece en el f. 50v del ms. 2747 de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, dado a conocer en 1900 por Charles Graux y André Martin en una publicación que analizaba todas las ilustraciones de ese ejemplar de los Meteorologica de Aristóteles, ha seguido siendo desconocido para la mayoría de los estudiosos de la geografía antigua y nunca ha sido estudiado en profundidad. El análisis codicológico y paleográfico contextualiza la producción de este códice bizantino, uno de los testimonios primarios del texto de Meteorologica, en Constantinopla hacia 1125-1150, en un ámbito de copia e iluminación de libros de manufactura de gran calidad. Un testimonio gemelo y contemporáneo del texto y de su aparato ilustrativo, en este caso fragmentado y acompañado del Comentario de Alejandro de Afrodisias a los Meteorologica, está conformado por los mss. Milano, Biblioteca Ambrosiana, E 93 sup. y Paris, Bibliothèque nationale de France, gr. 1880. Un tercer códice con las ilustraciones de las dos copias mencionadas es el Firenze, Biblioteca Medicea Laurenziana, Plut. 87.26, de la segunda mitad del siglo XIII. Algunas glosas del Salmanticense que se encontrarían en el modelo, así como algunos términos usados en las figuras y, en especial, la elección del Bósforo como eje en torno al cual se organiza el mapa del f. 50v sugieren que las ilustraciones del libro I de Meteorologica fueron concebidas y diseñadas en época bizantina, con toda probabilidad en el siglo XI en el contexto de la enseñanza de Miguel Pselo († 1078/81) de la obra aristotélica.

La Biblioteca General en la revista Jot Down.

«Si quieres hacerte famoso, lo más raro es dedicarte al mundo de la biblioteca. Yo creo que hay otros trabajos más adecuados para ese objetivo. Ser bibliotecario es absolutamente vocacional.»

Con esta frase define Eduardo Hernández Pérez, compañero de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, el sentimiento que muchos de nuestra profesión compartimos. Y lo expresa así en una muy interesante entrevista realizada por Guillermo de Haro para la revista Jot Down.

Un recorrido histórico no sólo por una biblioteca tan especial y maravillosa y por algunos de los documentos de los que es depositaria, sino también por la evolución de la escritura, la irrupción del libro electrónico, la digitalización y la globalización de Internet en las bibliotecas históricas y la transmisión del conocimiento.

Comuneros, 500 años.

Con motivo de la conmemoración de los 500 años de la revuelta de las Comunidades de Castilla, las Cortes de Castilla y León ha organizado la exposición Comuneros 500 años, que podrá visitarse entre el 22 de abril al 20 de septiembre 2021 en el edificio de las Cortes de Castilla y León, en Valladolid.

Nuestra Biblioteca colabora en la exposición con la obra:

Carlos V, Emperador de Alemania: [Edicto de Worms] Treslado de la carta, original de sus majestades, firmada del Emperador y rey nuestro señor, sellada con su sello real, contra los traydores y rebeldes a su servicio y del proceso que contra ellos se haze. [Burgos, Alonso de Melgar, 1521, post. 16 febrero].
SALAMANCA. Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca, BG-41601(8)

Encuadernada con siete disposiciones legales castellanas impresas entre 1503 y 1535, esta obra es el único ejemplar impreso conocido de la carta de condenación del emperador, donde se publican los nombres de 268 imputados, junto con la acusación del fiscal, el edicto del Condestable de Castilla y el pregón de Burgos.

Recientemente, esta obra, junto con los otros siete impresos conocidos de tema comunero coetáneos de la revuelta, ha sido objeto de una edición facsimilar publicada por Ediciones Universidad de Salamanca y con estudios de las profesoras Mercedes Fernández Valladares y Alexandra Merle. [VER NOTICIA]

La exposición

El tránsito de la España bajomedieval a la Edad Moderna tuvo en el primer tercio del siglo XVI su punto de inflexión con la Guerra de las Comunidades de Castilla (1520-1522) como epicentro de una convulsión política y social que sintetizará, a partir del 22 de abril, la exposición «Comuneros. 500 años» una muestra integrada en el proyecto “El tiempo de la libertad. Comuneros V Centenario”.

Unas 150 piezas de 45 museos e instituciones entre documentos, armamento, monedas, cuadros, libros, letras de cambio y partituras mostrarán en Valladolid, hasta el 20 de septiembre, la evolución de España «desde la penumbra del medievo a la luz del Renacimiento», ha resumido el presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes.

Ilustres poseedores: Marino Sanudo

Memorial de los libros naufragados - Edward Wilson-Lee | Planeta de Libros

En un interesante libro, anteriormente recomendado en nuestro blog, sobre Hernando Colón, hijo de Cristóbal y famoso coleccionista de libros, aparece mencionado varias veces nuestro protagonista de hoy: Marino Sanudo, o Sanuto –el joven– (1466-1536), escritor y diplomático al servicio de Venecia.

No merece la pena repetir lo que sobre su vida y escritos se puede encontrar en Internet (remitimos especialmente al Dizionario biografico degli italiani), aunque queremos destacar sus Diarios, que conforman un conjunto de cincuenta y ocho volúmenes, fruto de las anotaciones tomadas durante 37 años (entre 1496 y 1533) en los que da cuenta detallada de acontecimientos y personajes relacionados especialmente con Venecia, pero también con todo el ámbito europeo y mediterráneo.

Es precisamente esa minuciosidad la que subraya Wilson-Lee y la que permite establecer una comparación entre dos personajes, Colón y Sanudo, pues ambos compartían la pasión por “crear compendios de información”. Hernando quiso formar una biblioteca universal, abierto a cualquier género o procedencia de los libros que compraba, pero muy atento, sobre todo, a pequeños impresos, frágiles y fugaces, a los que pocos bibliófilos prestaban atención. Sanuto, por su parte, escribía sus diarios, su crónica, no solo atendiendo a los sucesos de la alta política, sino apostándose en las calles, plazas y mercados venecianos, recogiendo los rumores de la vida cotidiana, los usos y costumbres de la gente sencilla, así como los asuntos políticos y judiciales de las más altas esferas:

«De Sanuto y de Venecia [Hernando] había aprendido la lección de que el alcance universal no requería necesariamente estar en todas partes: uno podía instalarse tranquilamente en las calles del tránsito y dejar que el mundo se le acercara»

Wilson-Lee, 256

De momento, solamente un ejemplar de la Biblioteca Histórica tiene esta procedencia y llegó a ella a finales del siglo XVIII, tras la expulsión de los jesuitas, procedente de su colegio salmantino. Se trata del Incunable I. 287 (digitalizado en Gredos), con la obra de Johannes Baptista Gratia Dei, De confutatione Hebraicae sectae, Roma: Eucharius Silber, 1500 (CCPB, 000109931-0; ISTC, ig00353000).

El encuentro con este ilustre personaje a través de su exlibris nos causó estupor en un primer momento, pero la comparación de la marca de posesión del incunable con, por ejemplo, las que aparecen en la Biblioteca Marciana de Venecia despejaba todas las dudas. Se trata siempre de la misma fórmula, su nombre y la mención de su padre Leonardo, todo ello precedido por un número: «nº 595, Est Marini Sanuti leonardi filij».

Y el hecho de que un libro de tan ilustre biblioteca se encuentre tan lejos de Venecia no tiene nada de extraño, habida cuenta de que el propio Sanudo, para pagar deudas, tuvo que vender alguno de los libros de su biblioteca –que llegó a alcanzar unos 6500 volúmenes–. El mismo Hernando Colón, que se encontró con él en Venecia en 1530, le compró algunos ejemplares, viendo la situación de necesidad económica del veneciano.

Edward Wilson-Lee, Memorial de los libros naufragados: Hernando Colón y la búsqueda de una biblioteca universal, traducción del inglés de María Dolores Ábalos, Barcelona: Ariel, 2019 (Sanuto es mencionado en páginas 252-256, 322 y 302).

Las monteas de la librería de la Biblioteca General Histórica.

Reproducimos en nuestro blog el interesante estudio llevado a cabo por Alexandra M. Gutiérrez-Hernández, profesora del dpto. de Historia del Arte-Bellas Artes de la Universidad de Salamanca, sobre las monteas de la Antigua librería de la Biblioteca General Histórica.

Este estudio forma parte del  Congreso Internacional Nodos del Conocimiento 2020, organizado por el Laboratorio de Estudios en Comunicación (Ladecom), de la Universidad de Sevilla; el Grupo de Investigación en Comunicación e Información Digital (GICID), de la Universidad de Zaragoza; y la editorial Egregius.

Ver el video en youtube

El uso de monteas en arquitectura fue una práctica habitual entre los maestros de cantería. Normalmente, estas trazas se realizaban a escala natural en relación con la pieza que iba a levantarse, en los suelos o muros del propio edificio en construcción, próximas a ese elemento, o en una estancia dentro del mismo monumento para la realización de estas labores, conocida como casa de las traças.

El empleo de monteas fue un recurso esencial durante el desarrollo de una fábrica en piedra ya desde la Antigüedad, formando parte intrínseca de la construcción pétrea. Muchas de estas monteas han conseguido sobrevivir escondidas a plena vista en nuestros monumentos, conservando una extraordinaria información acerca de los procesos constructivos llevados a cabo por los equipos de canteros durante la edificación. Otros rasguños han llegado mutilados por diversas circunstancias, o directamente se han perdido. Su preservación y conocimiento resultan esenciales para la investigación en lo que a la Historia de la Construcción se refiere.

En las últimas décadas los avances en este campo de estudio han sido llamativos, publicándose importantísimos trabajos con este tipo de trazas como protagonistas. Y no únicamente con monteas vinculadas al mundo de la arquitectura, sino que se han localizado, incisas en la piedra de nuestros grandes monumentos, lineamientos relacionados con elementos escultóricos, decorativos, o en los mismos retablos; resultando estos escasos hallazgos todavía más atractivos, si cabe. En este sentido, traemos a colación la montea de la librería de la Biblioteca General Histórica, sita en el edificio de las Escuelas Mayores de la Universidad de Salamanca, uno de los enclaves histórico-artísticos más emblemáticos de la ciudad.

Inédita hasta al momento, esta traza es, hasta donde alcanza nuestro conocimiento, un ejemplo único por ser una montea relacionada con una construcción en carpintería, y, además, uno de los objetos mobiliarios más característicos del espacio universitario salmantino.

Tras la construcción de la tercera y última de las bibliotecas que tuvo el edificio de las Escuelas Mayores, era imprescindible amueblarla con los elementos necesarios que sirviesen para albergar la excepcional cantidad de libros que tenía en su haber la Universidad de Salamanca. A este respecto, en 1749 Manuel de Larra Churriguera realizó las trazas, las cuales, sin embargo, no fueron ejecutadas, pues las construidas finalmente son mucho más sencillas en lo que a decoración se refiere, aunque conservan la misma estructura arquitectónica. Existe, en este sentido, otra traza para la carpintería de las estanterías, en principio anónima y más parecida a lo finalmente ejecutado.

Centraremos nuestro trabajo en dar a conocer esta montea que ha permanecido oculta más de 250 años, poniéndola en relación con el espacio que ocupa, así como con la época en la que se realizó. También trataremos de vincularla con el Arte de la Montea y todo lo que ello supone.

En definitiva, esta montea no es sino otra muestra de que todavía queda mucho por descubrir en el interior de nuestros monumentos más preciados, de que la historia todavía nos aguarda.

Liber regum o Libro de las generaciones y linajes de los reyes.

Clásicos de Historia: Liber Regum

Francisco BAUTISTA, «De nuevo sobre el Libro de las generaciones y linajes de los reyes (o Liber regum): recuperación de la versión toledana de hacia 1219», e-Spania [En ligne], 37 | octobre 2020, mis en ligne le 25 octobre 2020, consulté le 09 novembre 2020. DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.37546

En este artículo se da noticia de tres nuevos manuscritos (dos de ellos en la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca) de la versión toledana del Libro de las generaciones y linajes de los reyes o Liber regum, elaborada en torno a 1219.

El Libro de las generaciones y linajes de los reyes (también conocido como Liber regum) es un sumario histórico de tipo universal, que comienza con una genealogía desde Adán hasta Cristo, continúa con diversos linajes de reyes de la Antigüedad, y se centra después en la historia peninsular, primero en la sucesión de monarcas visigodos, y seguidamente en los reyes de Asturias, de Castilla, de Navarra y de Aragón, a los que se añade un linaje de Rodrigo Díaz, el Cid, y otro de los reyes de Francia.

El original fue compuesto en el reino de Navarra y terminado hacia 1205, lo que significa que estamos ante la primera obra histórica en romance escrita en la Península Ibérica.

Salamanca, Biblioteca General Histórica de la Universidad.

Ms. 2011 (primera mitad del siglo XV). [S]

En el manuscrito salmantino pueden distinguirse tres textos: 1. fol. 1r-54r: Versión toledana del Libro de las generaciones y linajes de los reyes; 2. fol. 54r-75v: Anales toledanos primeros y segundos; y 3. fol. 75v-79r: Narración sobre la introducción de la liturgia romana y de los orígenes del rito mozárabe, con otras noticias sobre la descendencia de Alfonso VI.

Ms. 2011 (primera mitad del siglo XV).
Ms. 2011. Firma de Fernando Salmeron

El copista se identifica a sí mismo al final del ejemplar: «Fernando Salmeron» (fol. 79r). Este Fernando Salmerón figura en el colofón de otro manuscrito copiado para Diego de Anaya (1357-1437), también conservado en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca (ms. 1866), que en ese caso está fechado en 1433. Por tanto, es posible que este manuscrito fuese encargado también por Diego de Anaya y que se copiase en torno a esa misma fecha. Por lo que hace al Libro de las generaciones y linajes de los reyes, puede observarse en la sección inicial una transposición de materia debida seguramente a la mala colocación de un folio del antígrafo que debía haberse desprendido. De este modo, la narración sobre Jacob se ve interrumpida por la sección final de la generación de Cristo, para retomar el hilo narrativo al final de esta.

El manuscrito perteneció al Colegio de San Bartolomé, de donde pasó a la Biblioteca de Palacio a fines del siglo XVIII, para volver a la Universidad de Salamanca a mediados del pasado siglo. Sorprende que no reparase en él Ramón Menéndez Pidal cuando catalogó a fines del siglo XIX los manuscritos historiográficos de Palacio, la mayor parte de los cuales procedían de los colegios salmantinos. 

Ms. 52 (segunda mitad del siglo XVI). [A]

Ms. 52 (segunda mitad del siglo XVI)
Ms. 52. Anotaciones marginales

Se trata de un manuscrito facticio, que consta de tres partes diferentes. La que aquí nos interesa es la última (fol. 64-86). Escrito sobre papel, a renglón tirado, en la segunda mitad del siglo XVI, contiene los siguientes textos: 1. fol. 64r-71r: Versión toledana del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, desde la sección visigoda hasta el final. Comienza: Quando entraron los godos en España levantaron rey de su linaje que ovo nombre Cindus; y 2. fol. 71r-86r: Anales toledanos primeros y segundos. Esta sección lleva una foliación antigua, en letra que parece idéntica a la de la copia, que se inicia en fol. 1 y termina en fol. 23, lo que sugiere que originalmente constituía una unidad independiente.

Esta investigación ha permitido además identificar al responsable de la copia: el humanista Antonio Agustín (1517-1586), que añade además algunas anotaciones marginales.

La contribución del profesor Bautista (a quien agradecemos la alerta sobre su artículo) permite corregir las descripciones de los manuscritos que aparecieron publicadas en los volúmenes del Catálogo de manuscritos de la Biblioteca Universitaria de Salamanca (1997 y 2002).

En ninguno de los dos manuscritos se habían identificado las piezas que conforman cada una de las copias, que, además, aparecían bajo títulos diferentes: Crónica breve desde la entrada de los árabes hasta el año 1250 en el Ms. 52; y Historia del linaje humano (tomándolo del tejuelo que aparece en el lomo) en el Ms. 2011. Como se ve, ninguna relación entre ellos y ninguna relación con las obras citadas por el profesor: el Libro de las generaciones y linajes de los reyes y los Anales toledanos primeros y segundos.

Al final del artículo el profesor Bautista edita la tercera sección del Ms. 2011, donde se narra la anécdota relativa a la introducción, no sin resistencias, de la liturgia romana en la península, una historia que nos resulta particularmente interesante, por cuanto la Universidad conserva el llamado Liber canticorum et horarum, copiado el año 1059, es decir, muy poco antes de la sustitución de la liturgia mozárabe o visigótica por la romana. Manuscrito, por otra parte, de los más antiguos conservados en nuestra Universidad.

El curioso lector encontrará además referencias a otros temas de interés, como son el linaje del Cid o la presencia en estos textos, muy temprana en la península, de las materias troyana y artúrica.

El rollo (sefer) de la Torá de la Universidad de Salamanca.

El rollo (sefer) de la Torá de la Universidad de Salamanca

Entre las piezas seleccionadas para la exposición que –crucemos los dedos– tendrá lugar en noviembre en torno a la figura de san Jerónimo (este año es el decimosexto centenario de su muerte), se encuentra el rollo de la Torá que conserva la Biblioteca General Histórica.

Es este manuscrito el único artefacto en formato rollo (volumen, sefer) que conservamos en la Universidad. Como saben nuestros lectores, este fue el formato habitual para las literaturas greco-latina y hebrea. Para la cultura judía-rabínica, es además un soporte ligado al culto en la sinagoga.

Es este manuscrito el único artefacto en formato rollo (volumen o sefer) que conservamos en la Universidad de Salamanca.
El rollo (sefer) de la Torá de la Universidad de Salamanca

Está escrito en pergamino (gewil), por un solo lado (como era habitual), en hojas cosidas que normalmente tienen tres columnas de texto (algunas tienen cuatro) de 42 líneas cada una (salvo excepciones). Y mide nada menos que 33,30 metros de largo

Contiene la Torá o la Ley, es decir, los cinco primeros libros de la Biblia. Está escrito en pergamino (gewil), por un solo lado (como era habitual), en hojas cosidas que normalmente tienen tres columnas de texto (algunas tienen cuatro) de 42 líneas cada una (salvo excepciones). Y mide nada menos que 33,30 metros de largo (como puede verse en las fotografías, prácticamente como la sala antigua de la biblioteca).

El rollo (sefer) de la Torá de la Universidad de Salamanca

Nada sabemos de su procedencia. Es bien conocido el estudio del hebreo en nuestra Universidad, en el marco de la exégesis bíblica, durante el siglo XVI, en cuya segunda mitad tuvo lugar el sonado proceso a los tres hebraístas, profesores del estudio: fray Luis de León, Martín de Cantalapiedra y Gaspar de Grajal. ¿Podría situarse la presencia de este rollo en Salamanca en este momento?

El Colegio Trilingüe (Ver en Antiguos poseedores), especializado en la enseñanza de las lenguas latina, griega y hebrea, podría ser otro candidato. Sin embargo, los ejemplares que proceden de esta institución suelen tener una mención explícita y una antigua signatura, elementos que no aparecen en esta Torá.

¿O podría haber llegado mucho más tarde?

Fue el profesor Carlos Carrete Parrondo quien redactó la ficha para el segundo volumen del Catálogo de manuscritos (2002). Basándose en la paleografía propuso un origen italiano para la copia, que situó cronológicamente en la segunda mitad del siglo XVI.

Algunos investigadores están de acuerdo con esa propuesta, mientras que otros han planteado algunas dudas: por ejemplo, tratándose de un objeto cuya ejecución paleográfica y codicológica estaba tan codificada, apenas hay cambios a lo largo del tiempo y, por tanto, esta copia podría ser mucho más moderna.

La Torá de la Universidad de Salamanca

 

Con objeto de facilitar la investigación sobre ella, se ha aprovechado la ocasión para examinarla con un cierto detalle y, sobre todo, para fotografiarla, con el fin de ponerla a disposición de todos en formato digital.