Restaurando la Biblia de Gutenberg

Audiovisual realizado por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, que nos acerca al proceso de restauración del segundo volumen de la Biblia de Gutenberg, propiedad de la Universidad de Sevilla.

Aunque el estado  de conservación de la pieza era aceptable, fue necesario tratar algunas patologías para evitar que derivasen en alteraciones más importantes e irreversibles: disgregación de las tintas y pigmentos, limpieza de la suciedad y manchas de oxidación y humedad, consolidación del soporte o lagunas, algunas de ellas provocadas por insectos, han sido, como podemos ver en el vídeo algunos de los tratamientos aplicados.

 

Anuncios

Lectura de las Metamorfosis de Ovidio

Nos apuntamos a la Convocatoria internacional para realizar una lectura simultánea de las Metamorfosis de Ovidio el día 23 de marzo a las 10 de la mañana. (Duración aproximada: una hora)

Si quieres acudir, te esperamos el viernes en el Aula Minor de la Facultad de Filología. Se leerá una selección de pasajes de Metamorfosis. La directora de la Biblioteca Histórica y el Jefe de Fondo Antiguo serán los encargados de poner voz a los episodios  de Eco y Narciso pertenecientes al Libro III de La Metamorfosis

Organiza: Máster de creación literaria (USAL) y Notae tironianae

El patrimonio cultural como motor de la innovación

La Comisión Europea (CE) reivindicó ayer (20 de marzo de 2018) el papel del patrimonio cultural como motor de innovación y vector de integración europea, en una conferencia de alto nivel para impulsar el valor de la herencia material, inmaterial, natural y digital como herramienta de futuro en la Unión Europea (UE).

“Cuando más entremos en un mundo digital, más importante serán las humanidades porque puedes digitalizarlo casi todo, pero no la experiencia, las humanidades”, por lo que “no se puede innovar sin ciencias sociales”, declaró en la apertura de la cita el comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas.

Resultado de imagen de Carlos Moedas
Carlos Moedas, comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación. 

El eurocomisario distinguió en su intervención entre el “significado pasivo del patrimonio cultural”, como aquel que se corresponde con “visitar un lugar, preservarlo y protegerlo”, y el “significado activo”, que radica en “usar, como fuente de innovación, sus elementos tangibles o intangibles como motor de innovación”.

La jornada, que se celebró en el Museo del Cincuentenario de Bruselas y congregó a representantes del mundo académico, la innovación y la política, forma parte de las actividades programadas dentro del Año Europeo del Patrimonio Cultural para comprometer activamente a la ciudadanía de la UE, y especialmente los jóvenes, con el conocimiento heredado de la historia del continente.

Empleo directo para más de 300.000 personas en la UE

El comisario de Investigación, Ciencia e Innovación añadió que el patrimonio cultural funciona como “un significativo contribuyente” a la economía europea y tiene potencial para generar trabajo y crecimiento. Se trata de un sector que emplea directamente a más de 300.000 personas en la UE -y a un total de 7,8 millones de forma indirecta a través del turismo, la interpretación o la seguridad- y que cuenta con 453 lugares protegidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El eurocomisario de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, Tibor Navracsics, abogó por fomentar la cooperación entre distintos enclaves históricos y comparar su gestión entre sí para extraer las mejores prácticas de cada uno a través de “un sistema más interactivo de fondos europeos” que genere “ciudades creativas, vidas creativas y ambientes creativos”.

Navracsics subrayó que “depende de los Estados miembros (decidir) cómo utilizar el patrimonio cultural como recurso”, pero enfatizó que le corresponde a “las comunidades locales” localizar sus tesoros culturales, redescubrirlos y gestionarlos “para el beneficio de su propio futuro”.

Más acceso al Patrimonio gracias a la tecnología

Por su parte, la eurocomisaria europea de Economía y Sociedad Digital, Mariya Gabriel, indicó que “las innovaciones tecnológicas y digitales tienen un potencial único porque facilitan el acceso a nuestro patrimonio de una manera que nunca se ha logrado en nuestra historia”. Y se refirió, en particular, a la plataforma en línea Europeana, una plataforma que alberga en internet información sobre 51,3 millones obras de arte, artefactos, libros, vídeos y sonidos de toda la UE que, más allá de existir como una simple “bóveda digital”, funciona como“un canal y una puerta abierta a nuestro pasado, presente y futuro”.

El encuentro tuvo lugar tras la publicación este mismo mes de marzo por la Comisión Europea de un estudio que establece que el patrimonio cultural se encuentra en un “período decisivo” caracterizado por “la expansión de la noción de patrimonio cultural” y que este puede contribuir a crear una sociedad “más tolerante, democrática y participativa”.

Los orígenes españoles del e-book tienen calle

Ángela Ruiz Robles (Villamanín, 28 de marzo de 1895 – Ferrol, 27 de octubre de 1975), maestra, escritora e inventora española. Pensando en facilitar el trabajo a sus alumnos, inventó varios ingenios mecánicos que pueden ser considerados antecedentes de las pizarras digitales o del libro electrónico. Creó en 1949 el libro mecánico, cuyo prototipo incorporaba sonidos, gran número de gráficos, auto iluminación y al que se considera el precursor del eBook. Registrado en 1949 con la patente 190.698, puede contemplarse en el Museo de Ciencia e Tecnoloxía en A Coruña.

El hecho de que pocas personas conozcan esta historia es una muestra más de lo asumido que siempre hemos tenido en España el “¡Que inventen ellos!” de Miguel de Unamuno.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid en la reunión celebrada el pasado mes de febrero, acordó la asignación del nombre de Ángela Ruiz Robles a una calle situada en el Área de Planeamiento “Boetticher y Navarro” , esto se enmarca en la línea de reconocimiento a mujeres relevantes de la historia madrileña y española hasta ahora invisibles.

Del medievo al futuro: 800 años en la Universidad de Salamanca

1519382059_992576_1519382658_album_normal

El bibliotecario Eduardo Hernández, con un ejemplar del manuscrito de ‘El Libro de buen amor’ . (Fot. NAVIA)

Del medievo al futuro: 800 años en la Universidad de Salamanca

Juan Antonio González Iglesias
Ciencias y letras conviven desde la Edad Media en la Universidad de Salamanca, la más antigua de Europa, junto a Bolonia y Oxford. Un microcosmos donde se sentaron las bases del derecho internacional y hoy se avanza en bioquímica. Orgullosa del pasado y asomada al futuro, la casa de estudios celebra su 800º aniversario recordando a Fray Luis y esperando a Bob Dylan.

 

VIDEO EN 360º

 

“Si hay una universidad que equivale a su biblioteca, esa es Salamanca. Su Biblioteca Antigua parece una serie infinitesimal del tiempo, libro a libro. Cuando visitemos cualquiera de las bibliotecas públicas que ahora conforman una espléndida red tenemos que recordar que aquí empezó todo. La salmantina fue la primera biblioteca pública del Estado, por decreto de Alfonso X el Sabio, y la primera biblioteca universitaria de Europa. Sus estanterías dieciochescas recuerdan mucho a la cercana Plaza Mayor, y su rectángulo contiene, como proclama el sello de la universidad, lo mejor de todos los saberes. El derecho, la medicina, la filosofía o la retórica conviven con las matemáticas, la astronomía y la música, que ya en la Antigüedad iban de la mano. Los volúmenes en latín, que fue la lengua total de la cultura, dieron paso gradualmente a los tratados en las lenguas modernas. Códices admirables, incunables únicos y ediciones príncipe suman un estable tesoro, si podemos usar las palabras de Paul Valéry. En él entraron también los llamados libros redondos, que así es como Torres Villarroel tuvo que ­etiquetar los globos terráqueos.”

Discovering Literature Medieval: Joyas y rarezas de la literatura medieval inglesa 

Reuniendo manuscritos medievales únicos y primeras ediciones impresas, fondos de los siglos VIII al XVI, el proyecto de la British Library Discovering Literature: Medieval presenta una nueva forma de explorar algunas de las obras más antiguas y las figuras más influyentes de la literatura inglesa. Desde la primera traducción completa de la Biblia en inglés hasta la primera obra escrita por una mujer en inglés, el sitio muestra muchas rarezas y “primicias” en la historia de la literatura inglesa.

Book-of-the-City-harley_ms_4431_f003r
The Book of the City of Ladies’, Christine de Pizan, Harley MS 4431, f. 3r

Entre los fondos más destacados:

 

The-Wonders-of-the-cotton_ms_vitellius_a_xv_f100r
El mítico Cynocephalus, hombre con cabeza de perro, en ‘Marvels of the East’, que aparece en el manuscrito’ Beowulf’, Cotton MS Vitellius A XV, f. 100r

Esta web presenta drama medieval, poesía épica, visiones de sueños y acertijos, e incluye obras en anglo-latín, anglo-normando francés, inglés antiguo, inglés medio y escocés antiguo. Además han trabajado con otras instituciones para albergar sus tesoros en este sitio, dando un sentido más amplio de la riqueza y diversidad de la producción literaria medieval.

The-Lives-of-Saints-harley_ms_2278_f004v
Enrique VI rezando en el santuario de Saint Edmund, ‘The Lives of Saint Edmund and Saint Fremund’, John Lydgate, Harley MS 2278, f. 4r

Dan Brown realiza una donación para digitalizar textos antiguos.

El autor del código Da Vinci Dan Brown acaba de donar 300.000 euros a la Biblioteca Ritman para digitalizar  textos anteriores a 1900 sobre alquimia, astrología, magia y teosofía. Dan Brown donó el dinero a la biblioteca porque fue donde hizo una investigación exhaustiva mientras escribía sus novelas “El símbolo perdido” e “Infierno” y se dio cuenta de la necesidad que existía de dar a conocer estas obras al resto del mundo.

Entre las obras cabe destacar:  el Corpus Hermeticum (1472),  obra fuente de la sabiduría hermética ; el Spaccio de la bestia trionfante (1584) de Giordano Bruno; y la primera versión impresa del Arbol de la vida (1516): Una representación gráfica del Sefirot, las 10 virtudes de Dios según la Kabbalah. Un texto particularmente importante que se digitalizará es la primera traducción al inglés de las obras de Jakob Böhme, un místico alemán del siglo XVII.

Esther Ritman, directora de la biblioteca, afirma que “cuando muestro este libro en la biblioteca, es como viajar por un mundo nuevo. Una vez que el trabajo esté disponible en línea, podemos llevar a todos a lo largo del viaje de este libro digitalmente“.

Llevará algún tiempo digitalizar el catálogo, pero hay una guía de 44 páginas en acceso libre sobre la colección (AQUI), y un vídeo muy interesante sobre cómo los libros serán transportados, digitalizados y compartidos.