Hallado un incunable perdido hace 500 años.

El laborinto del duque de Cádiz don Rodrigo Ponce de León.
Compuesto por Juan de Padilla y publicado la primera vez en Sevilla en 1493. Ahora recuperado y editado con un estudio por Pedro M. Cátedra y Pedro Martín Baños (Universidad de Salamanca).

El Laborinto del Duque de Cádiz es la primera obra conservada y publicada de Juan de Padilla, el Cartujano. Bibliógrafos e historiadores de la literatura han perseguido en vano un ejemplar durante siglos, pero el libro ha estado hasta ahora ilocalizable.

Tras más de 500 años perdido, investigadores de la Universidad de Salamanca han hallado en la biblioteca universitaria de Innsbruck (Austria) uno de los incunables más buscados salido de la imprenta sevillana en el siglo XV. Publicado en 1493 y conocido por menciones de bibliófilos como Hernando Colón, que poseyó un ejemplar.

527 años después de su publicación en Sevilla, vuelve a ver la luz, en doble edición, facsímil –reproduciendo el único ejemplar conservado– y anotada, con unos capítulos de estudio que ponen de manifiesto el gran interés literario e historiográfico de este importante poema de finales del siglo XV.

Se trata de un encomio funerario en verso escrito por Juan de Padilla que tiene la relevancia de ser el primer incunable publicado por un autor vivo en Sevilla, algo poco frecuente ya que solían darse a imprenta textos de autores clásicos en latín o castellano. El protagonista fue uno de los hombres más importantes de su tiempo en el terreno militar: Rodrigo Ponce de León, Duque de Cádiz, que participó en todo tipo de intrigas políticas, apoyando a Enrique IV y, posteriormente a Juana la Beltraneja, para terminar consolidándose como el gran general de los Reyes Católicos en la Conquista de Granada y de la Baja Andalucía.

Resultado de imagen de "El laberinto del duque de Cádiz don Rodrigo Ponce de León"
Rodrigo Ponce de León, Duque de Cádiz (Medallón Plaza Mayor de Salamanca)

 

Anuncios

Plagas y cómo combatirlas.

La Biblioteca Beinecke de Libros Raros y Manuscritos, perteneciente a la Universidad de Yale y situada en New Haven (Connecticut), sobresale no solo por la cantidad de ejemplares que atesora o por la calidad de algunos de sus principales tesoros, como el Manuscrito Voynich, sino también por el magnífico y sorprendente edificio que la alberga.

Se construyó entre 1960 y 1963 siguiendo el diseño de Gordon Bunshaft con una fachada sin ventanas, en granito y mármol translúcido inscrito en una cuadrícula de hormigón que deja pasar la luz solar de manera muy tenue, adecuada para la conservación de los libros, y que al mismo tiempo proporciona una ambientación interior especial en consonancia con el contenido. Por la noche el mármol permite transmitir la luz del interior produciendo un efecto de ámbar resplandeciente. El edificio, que parece flotar sobre el suelo sostenido únicamente por pilares en sus cuatro extremos, tiene seis pisos de altura, pero continúa bajo tierra hasta una profundidad de 15 metros. El sistema de iluminación pionero de la biblioteca sería más tarde adoptado por otras instituciones como la Biblioteca Británica o la Biblioteca Nacional de Francia.

En la parte que está sobre el suelo alberga unos 180.000 volúmenes, mientras que en la subterránea se guardan otros 600.000, así como varios miles de manuscritos de todas las épocas.

La seguridad de la biblioteca incluye un sistema anti-incendios que libera una mezcla de Halon 1301 e Inergen, gases supresores del fuego que, aunque reducen el nivel de oxígeno, permiten sobrevivir a los bibliotecarios y usuarios que puedan quedar atrapados en su interior (aunque la exposición a estos gases puede conllevar daños en el sistema nervioso). Las vitrinas interiores, que albergan los ejemplares más valiosos, están cerradas herméticamente al vacío para frenar y prevenir el deterioro de los libros.
Esto es una opción efectiva, salvo cuando el problema ya está dentro de los libros. Así, en 1977 se propagó una plaga de escarabajo del reloj de la muerte (Xestobium rufovillosum) desde uno de los nuevos ejemplares adquiridos que amenazó con destruir buena parte de la colección.

Resultado de imagen de Xestobium rufovillosum
Xestobium rufovillosum

Las larvas de este coleóptero son xilófagas, esto es, comen madera y papel, y están consideradas una de las peores carcomas que puede sufrir una construcción de madera o, efectivamente, una biblioteca.

Debido al sistema de almacenado hermético resultó imposible emplear el método tradicional con fumigación de insecticidas, por los que los responsables de la institución pidieron ayuda al entomólogo Charles Remington.

Charles Lee Remington233a.jpg

Siguiendo sus recomendaciones todos los libros afectados fueron envueltos en plástico y congelados a 36 grados centígrados bajo cero durante tres días.
El sistema funcionó, aunque llevó más de dos años completar el proceso y, desde entonces, la biblioteca lo utiliza con todas sus nuevas adquisiciones. Cualquier libro que llega a la Beinecke es congelado durante tres días antes de pasar a integrar la colección como medida de precaución.

Su efectividad es tal que muchas otras bibliotecas del mundo, sobre todo las que guardan ejemplares especialmente raros, lo han adoptado también desde entonces.

 

El mundo cotizado de los libros antiguos, raros, únicos.

Para los libreros y los coleccionistas son auténticas joyas por las que merece la pena pagar grandes sumas de dinero. Las obras literarias de hace siglos, los libros más raros, primeras ediciones de un ejemplar o las dedicatorias de sus autores son algunos de los factores por los que estos libros son tratados como piezas únicas en el mercado.

Una imagen de varios libros antiguos de la librería Astarloa

Sin embargo, aunque los ejemplares centenarios son los más cotizados, también hay excepciones en la actualidad, como la venta de una primera edición de Harry Potter comprada por 30.000€ en 2005. Su dueño, un hombre de 65 años afincado en la costa oeste de EEUU, que ya tiene alrededor de 600 libros razonaba su compra así: “es muy difícil explicar el sentimiento de euforia que se siente cuando te das cuenta de que posees este libro en particular” según contó a la empresa encargada de la compra, Iberlibro.com.

La pasión por los ejemplares antiguos no solo interesa a los grandes coleccionistas de obras de arte, cualquier persona puede desear tener un pedacito de historia en sus manos. Como dice el librero de una de las tiendas más emblemáticas de Barcelona, Josep Maria Farré, “los libros no están hechos para guardarlos en una estantería, sino para poder tocarlos y disfrutarlos”.

Eso sí, para conseguir alguna de las piezas más valiosas del mundo hace falta tener un cierto poder adquisitivo. Como fue el caso de Bill Gates que realizó la compra más cara de la historia tras desembolsar alrededor de 24 millones de euros por un manuscrito de Leonardo da Vinci.

Hay muchas razones por las que una obra puede alcanzar esas cifras astronómicas y entre estos destacan la antigüedad, la escasez de otros ejemplares, el buen estado del libro, las obras que nunca fueron publicadas o las que pertenecieron a personajes famosos, según informa Pedro Carrera, especialista en marketing de una plataforma online para la compra- venta de estas piezas. Según Josep Maria Farré, los más cotizados son los manuscritos escritos, códices, grandes libros de navegación y rarezas como escritos sobre la historia de América. A estos, añade Iker Madariaga de la librería Astarloa de Bilbao, alguna ejecutoria y sobre todo incunables.

La venta más cara de su historia ha sido este año, con un libro de ornitología de cinco volúmenes grabado a mano del siglo S. XVIII, valorado en más de 160.000€.

Uno de los ejemplares de la librería  Astarloa
Uno de los ejemplares de la librería Astarloa (Astarloa)

 

De lo que más orgullosos están los libreros son de los grandes hallazgos que encuentran cada cierto tiempo, como el pictograma de cuero que consiguió la librería Astarloa sobre la civilización aimara de Bolivia perteneciente a una familia burguesa de Bilbao. Por otro lado, para Farré uno de sus mayores logros fue el archivo oculto perteneciente a la familia Puig i Cadafalch de Barcelona, en el que encontró documentación única sobre la mancomunidad de Cataluña con fecha de 1920.

Libro antiguo en la librería Astarloa
Libro antiguo en la librería Astarloa (Astarloa)

En cuanto al tipo de cliente de estas obras de arte suelen ser particulares que tienen un gran interés por el tema o el libro en concreto o que poseen su propia biblioteca. “No hace falta tener cientos de libros, si tienes seis pero los seis son únicos ya es una buena biblioteca” comenta Farré. También se realizan donaciones y ventas a bibliotecas públicas y otras instituciones que compran periódicamente estos ejemplares.

Las ventas por internet han ayudado a algunas tiendas de libros a sobrevivir, ya que la mayoría de las compras se realizan a través de la red. Sin embargo cuando se trata de piezas antiguas el cliente suele acercarse a la librería para poder ver y tocar el producto. Sobre este tema, Farré reconoce que con la crisis y la recesión a la gente le cuesta más acercarse a estas tiendas, pero aun así rechaza que haya llegado el fin de este sector: “las librerías estamos en la UVI, pero no estamos muertas”.

 

Fuente: http://www.lavanguardia.com/

Presentación del facsímil “Regimiento Solar” en FILUNI

La Universidad promociona su Biblioteca en México con la coedición del facsímil “Regimiento Solar”. 

Los rectores de Salamanca y UNAM presentaron la obra en el marco de la Feria Internacional del Libro Universitario.

“Regimiento Solar” es el título del facsímil conservado en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca que han coeditado las universidades de Salamanca y Nacional Autónoma de México y que los rectores de las dos instituciones académicas, Daniel Hernández Ruipérez y Enrique Graue, han presentado en el marco de los actos de la Feria Internacional del Libro Universitario (FILUNI).

Ms.46 'Regimiento solar'
Dos imágenes del manuscrito original

Del siglo XVI y conservado en la Biblioteca General Histórica (BG/Ms. 46), el manuscrito perteneció al primer virrey de México, Antonio de Mendoza, quien inició el procedimiento para la creación de la Real y Pontificia Universidad de México, sustituida en 1910 por la actual Universidad Nacional Autónoma (UNAM), por lo que constituye una obra de gran valor para los mexicanos. Se trata de una obra que recoge aspectos relacionados con la navegación y los conocimientos marítimos de la época.

“Este manuscrito nos permite conocer cómo era la navegación de aquella época y cómo los conocimientos de los marinos fueron cruciales para poner en práctica métodos más seguros para viajar”, comentó también Daniel Hernández Ruipérez sobre la obra en cuyo estudio se han implicado los profesores Fernando Atrio Barandela, de la Universidad de Salamanca y Jesús Galindo Trejo, de la UNAM.

Además, en la jornada del pasado martes, Daniel Hernández Ruipérez participó en el encuentro de una treintena de rectores que tuvo lugar en México para abordar la evaluación, indización y el ranking de las editoriales universitarias, así como su futuro.

La USAL estuvo a cargo de la conferencia magistral de inauguración de la Jornada Internacional de Bibliotecarios: Edición, lectura, proyecto Gutenberg 2.0 impartida por Julio Alonso Arévalo, responsable de la Biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca.

Paralelamente, la USAL mantuvo un intenso programa de actividades como el Taller de Acción Literaria impartido por Elena Vicente Mínguez, técnico del Servicio de Actividades Culturales, y del poeta Antonio Portela, dirigido a los amantes de la poesía y del relato corto. Durante la sesión de tarde tuvo lugar la entrega de los premios de los concursos de microrrelatos ‘Medidas mínimas’ otorgados a Nitzhui Daniela Morales Pineda, Alejandro Alan Robles Serrano, Germán Tapia Galván, Alejandro Alan Robles Serrano de la Universidad Nacional Autónoma de México, y José Luis Blanco Hernández, Sofía Gato Morales y Lucía Moreno González de la Universidad de Salamanca.

FILUNI: Ciudad de México, 2017

Inicio

 

¿QUE ES FILUNI?

La FILUNI (Feria Internacional del Libro Universitario) con sede en el Centro de Exposiciones y Congresos UNAM, reúne editores, académicos, bibliotecarios, investigadores, profesores y público en general en más de 200 actividades académicas y artísticas que se desarrollarán alrededor de la producción editorial universitaria nacional e internacional.

Organizada por la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial, en FILUNI participan más de 150 universidades iberoamericanas, principalmente, con una muestra de su quehacer editorial, así como con la realización de talleres, mesas redondas, mesas recondas, conferencias, conciertos y funciones de cine.

LA USAL EN FILUNI.

La Universidad de Salamanca, una de las instituciones de mayor tradición y prestigio en el mundo, hermana mayor de las casas de estudio del orbe hispanohablante y próxima a celebrar los 800 años de su fundación, será la invitada de honor en esta edición.

Rector
Dr. Enrique Graue, Rector de la UNAM y el Dr. Daniel Hernández Ruipérez, Rector de la Universidad de Salamanca

PROGRAMA DE LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA EN FILUNI

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

ALBUM DE FOTOS DE LA REPRESENTACIÓN DE LA USAL EN FILUNI

LA BIBLIOTECA GENERAL HISTORICA EN FILUNI.

Conferencia. La cooperación en España entre bibliotecas universitarias con fondo antiguo: el Grupo de Trabajo de Patrimonio Bibliográfico de REBIUN.
Margarita Becedas . Directora de la Biblioteca General Histórica de la USAL.
Lugar: Salón Jaime García Terrés

 

Libros y manuscritos japoneses. La biblioteca Freer Gallery of Art and Arthur M. Sackler Gallery

La Biblioteca Freer | Sackler de Smithsonian Libraries ha completado la digitalización de más de 1100 volúmenes / 41500 imágenes de su colección de libros y manuscritos japoneses ilustrados con bloques de madera de los períodos Edo y Meiji (1600-1912).

Freer Gallery of Art and Arthur M. Sackler Gallery Library
La Biblioteca de la Galería de Arte Freer y Galería Arthur M. Sackler se originó como una colección de cuatro mil monografías, publicaciones periódicas, publicaciones y catálogos de ventas que Charles Lang Freer (1854-1919, fundador de Freer Gallery of Art) donó a la Smithsonian Institution como parte de su regalo a la nación. Con más de ochenta y seis mil volúmenes, la Biblioteca ahora se considera uno de los mejores depósitos de recursos de arte asiático en los Estados Unidos.

Desde que se inauguró en 1923, el objetivo de la Biblioteca ha sido fomentar y estimular el estudio de las tradiciones y culturas artísticas de los pueblos de Asia. La Biblioteca mantiene los más altos estándares para la recolección de materiales relevantes para la historia del arte y la cultura asiática a través de un programa activo de compras, regalos e intercambios.

En julio de 1987 la Biblioteca se trasladó a su nuevo hogar en la Arthur M. Sackler Gallery. Hoy en día apoya las actividades de ambos museos, tales como el desarrollo de la colección, la planificación de la exposición, las publicaciones y otros proyectos académicos y académicos. Sus recursos publicados e inéditos -en el campo del arte asiático y la arqueología, la conservación, la pintura, la escultura, la arquitectura, los dibujos, las impresiones, los manuscritos, los libros y la fotografía- están a disposición del personal del museo, de los investigadores y del público visitante.

Aproximadamente la mitad de la colección está compuesta por obras en chino o japonés. Si bien la Biblioteca se centra principalmente en el arte asiático y la arqueología, también incluye publicaciones sobre artistas estadounidenses que fueron activos a finales del siglo XIX y principios del XX y cuyas obras se encuentran en la Freer Gallery of Art.

200 años oculta con tesoros bibliográficos.

Un experto en arte belga descubrió el pasado mes de junio una sala repleta de libros de los siglos XVIII y XIX que han permanecido intactos.

Libros de geografía, viejos atlas, obras que versan sobre cultura, pueblos y regiones. Todos datan de los siglos XVIII y XIX y han permanecido intactos durante los últimos 200 años, encerrados en una biblioteca particular en Bouillon, un pequeño municipio belga, cercano a la frontera con Francia y con mucha historia a sus espaldas.

La biblioteca que permaneció escondida al pie del imponente Castillo de Bouillon, el ejemplo más antiguo de arquitectura feudal en Bélgica, construido en el siglo VIII por orden de Carlos Martel, y ahora será subastada

La biblioteca que pasó 200 años oculta

La colección cuenta con un viejo atlas de Abraham Ortelius, geógrafo y cartógrafo flamenco, conocido como el «Ptolomeo del siglo XVI». Con Mercator fue el padre de la cartografía flamenca.

Abraham Ortelius

Su obra más conocida es el Theatrum Orbis Terrarum, considerado el primer atlas moderno. Su primera versión contenía 70 mapas: 56 de zonas de Europa, 10 de Asia y África y uno de cada continente. El libro descubierto ahora data de 1575 y es considerado el primer atlas moderno. Sólo fueron impresas un centenar de copias en su momento, lo que convierte a este libro en una obra de excepcional valor histórico que se estima que tiene un precio mínimo de entre 40.000 y 45.000 euros.

El Theatrum Orbis Terrarum inspiró la obra en seis volúmenes titulada Civitates orbis terrarum, editada por Georg Braun e ilustrada por Frans Hogenberg con asistencia del propio Ortelius.

Fueron los descendientes del propietario original los que decidieron hacer pública su posesión más preciada. Para ello acudieron a Henri Godts, un experto de una sala de subastas de Bruselas. “Es extremadamente raro encontrar bibliotecas tan genuinas. Es como si hubiera sido catapultado al siglo XVIII en una máquina del tiempo. Los libros están perfectamente conservados y mantienen el papel original con el que fueron impresos”, explicó Godts a Le Vif. “La primera vez que abrí la puerta de la biblioteca -añade este experto-, me quedé muy sorprendido por la autenticidad y la atmósfera que prevaleció del siglo XVIII. Estuve dos días para poder hacer un inventario completo. Sostuve cada uno de estos libros entre mis manos, procediendo con cuidado para evitar dañarlos”.

Los libros contienen descripciones excepcionales de países, regiones, pueblos y culturas de los lugares más exóticos.

Fuente: http://www.lavanguardia.com