La lengua en que está escrito el misterioso manuscrito Voynich.

Ya se sabe en qué lengua está escrito el misterioso manuscrito Voynich.

Imagen relacionada

Gerard Cheshire (2019) The Language and Writing System of MS408 (Voynich) Explained, Romance Studies, DOI: 10.1080/02639904.2019.1599566

DESCARGAR PDF

Aunque el propósito y el significado del manuscrito habían eludido a los académicos durante más de un siglo, Gerard Cheshire, investigador asociado, necesitó dos semanas, utilizando una combinación de pensamiento lateral e ingenio, para identificar el lenguaje y el sistema de redacción del famoso documento inescrutable, informa la Universidad de Bristol.

En su artículo revisado por pares, ‘The Language and Writing System of MS408 (Voynich) Explained’, publicado en la revista Romance Studies, Cheshire describe cómo descifró con éxito el códice del manuscrito y, al mismo tiempo, reveló el único ejemplo conocido de lengua proto-romance.

El manuscrito MS408 (Voynich) es inusual en varios aspectos:

  1. Utiliza una lengua extinta.
  2. Su alfabeto utiliza una serie de símbolos desconocidos junto con símbolos más familiares.
  3. No incluye signos de puntuación dedicados.
  4. Algunas de las letras tienen variantes de símbolos para indicar puntuación.
  5. Algunas de las variantes de símbolos indican acentos fonéticos.
  6. Todas las letras están en minúsculas.
  7. No hay consonantes dobles.
  8. Incluye diptongos, trifongos, cuadrifongos e incluso quintifongos para la abreviatura de componentes fonéticos.
  9. Incluye algunas palabras y abreviaturas en latín.

Como resultado, identificar el lenguaje y resolver el sistema de escritura requería ingenio y pensamiento lateral, pero ambos fueron debidamente revelados. El sistema de escritura es bastante más singular y menos intuitivo que los sistemas modernos, lo que puede explicar por qué no se volvió culturalmente ubicuo y finalmente se volvió obsoleto. Por otra parte, un importante vestigio de la lengua ha sobrevivido hasta la era moderna, porque su léxico ha sido secuestrado en las muchas lenguas modernas de la Europa mediterránea.

En este artículo se explica el lenguaje y el sistema de escritura, para que otros estudiosos puedan explorar el manuscrito por su contenido lingüístico e informativo.


FUENTE: europapress.es
Anuncios

Libros en miniatura.

Breve historia de los libros en miniatura - La piedra de Sísifo

El concepto de libro en miniatura no es fácil de delimitar, sobre todo porque varía en función de la época y del país. La mayoría de coleccionistas están de acuerdo en considerar libros en miniatura aquellos que miden menos de unos diez centímetros de altura, de anchura o de grosor. Teniendo en cuenta estas dimensiones, este tipo de libros son casi tan antiguos como la propia escritura, desde las antiguas tabillas cuneiformes hasta los exquisitos Libros de Horas medievales.

Este tipo de libros se creaba y adquiría principalmente por dos motivos: por lo práctico que resultaba almacenarlos, manejarlos o viajar con ellos ‒como Napoleón, que se acompañaba de una buena cantidad de ellos en sus conquistas por toda Europa‒ y por el placer de coleccionar objetos minúsculos llenos de belleza.

Los libros en miniatura permitían a los hombres de fe, por ejemplo, llevar consigo a todas partes su colección de salmos y libros devocionales, los estudiantes podían almacenar en poco espacio una pequeña biblioteca, los que querían extender ideas no permitidas podía ocultarlos fácilmente en su capa o en un doble fondo, los comerciantes podían acceder rápidamente en su cinturón a una pequeña pero completa guía sobre la equivalencia de los precios de los granos, las escalas, las medidas, así como su conversión y el valor de las monedas extranjeras mientras cerraban un trato.

Es más, ese es precisamente el propósito con el que nacieron algunos de los primeros libros en miniatura. Creados durante el Imperio babilónico, todavía sobreviven tabletas cuneiformes de la antigua Mesopotamia de muy reducidas proporciones, que contienen un antiguo sistema de escritura y que se refieren a cuestiones comerciales y administrativas. Una de ellas es una tablilla de arcilla que data del séptimo año del reinado de Bur-Sin, alrededor del año 2.325 a.C., que proviene de la región de Ur, hoy Irak, y que mide solo 4cm X 3,8cm. Contiene información extremadamente útil sobre cebada y salvado para ovejas. Otra es una tablilla de arcilla babilónica de Senkereh, también Irak, fechada en el 2200 a.C. Y que mide 4,7cm X 3,1cm, también utilizada para el comercio de animales y provisiones.

Otro hermoso objeto en miniatura es la primera impresión del mundo en papel. Se trata de un pergamino muy pequeño obtenido de bloques de madera que data del 770 a.C. y que es conocido como la oración D’harani. Este documento fue elaborado por la emperatriz japonesa Shotoku con el objetivo de difundir el budismo. La emperatriz ordenó imprimir un millón de copias de estos rollos de oración encajonados y luego pidió que se distribuyeran por todo el país, un proyecto que requirió más de seis años de trabajo continuo.

Breve historia de los libros en miniatura - La piedra de Sísifo

El segundo motivo que convertía este tipo de libros en una preciada joya de coleccionismo era su preciosismo formal. De hecho, antes de Gutenberg, no era completamente extraño que se elaboraran manuscritos en miniatura y se completaran con iluminaciones. Sin embargo, no fue hasta que se desarrolló de forma adecuada la tecnología de impresión cuando se puso a prueba hasta dónde se podía reducir el tamaño de un libro. En el siglo XVI encontramos ya unos 200 ejemplares, incluyendo 46 biblias y dos ediciones, dos de Ovidio y cuatro de Dante, y posteriormente la producción de este tipo de libros permite reflejar cómo han ido avanzando los procesos de impresión y las máquinas asociadas a ellos. Había libros en miniatura impresos en caracteres góticos e incunables, o en los tipos griegos más antiguos, hebreos, etc.

dantino libro miniatura dante - Buscar con Google

A medida que mejoraban las técnicas de impresión y encuadernación, los creadores de libros demostraban cada vez más sus habilidades creando libros aún más pequeños con encuadernaciones cada vez más complejas y hermosas. Un ejemplo singular es la Divina Comedia de Dante de 1878, conocida como Dantino. Se dice que para completar su edición muchos artesanos resultaron heridos: las operaciones necesarias de preparación y corte de los tipos llegaron a causar lesiones graves en la vista tanto del compositor como del corrector. Se tardó un mes en imprimir treinta páginas y se necesitaron nuevos tipos para cada nueva forma. Alrededor de la década de los 70 del siglo XIX, dos hermanos de Padua, Italia, junto con un pequeño equipo de profesionales como fundidores, compositores y correctores, desarrollaron una minúscula tipografía sin precedentes, a la que llamaron carattere a occhio di mosca («tipo ojo de mosca») , y que se utilizó por primera vez para la obra maestra del micro Dante. Las medidas del libro son 3,1cm X 44,4mm, y solo se puede leer con una lupa

El gran auge de los libros en miniatura se produce entre los siglos XVIII y XIX. William Pickering fue el primero en producir miniaturas a gran escala en 1819. Su serie Diamond Classics presentaba un conjunto heterogéneo de obras muy conocidas, diseñadas de manera uniforme para que cupieran en el bolsillo. Los editores rivales no tardaron en imitarlo, produciéndose más miniaturas que nunca. Algunos de los impresores y editores más prolíficos en este período fueron Elizabeth Newbery en el Reino Unido, J.B. Fournier en Francia y en Estados Unidos Mein y Fleming ‒en Boston‒, Isaiah Thomas ‒en Worcester, Massachusetts‒ y Mahlon Day y Samuel Wood ‒en Nueva York‒. A mediados del siglo XIX los libros en miniatura se hacen más asequibles y llegan a ser tan populares que asistimos a una especie de edad de oro, en gran medida gracias a la demanda del mercado de libros por entregas y almanaques en miniatura.

La invención de la litografía, la revolución industrial y la mejora de los servicios ferroviarios y postales desempeñaron a su vez un papel decisivo en el aumento de su producción y distribución.


FUENTE: https://lapiedradesisifo.com

Los ‘crisolines’.

La editorial Aguilar cierra la colección de pequeños libros iniciada en 1946 y que en algunos hogares se vivía como una tradición familiar.

Colección de 'crisolines' en la librería del Prado, en Madrid.

Los crisolines son los minúsculos libritos (6,5 centímetros de base y ocho de alto, ostro de piel, tajuelo plateado, tripas de papel suave y textos del cuerpo 5 ) en los que la editorial Aguilar ha editado todo tipo de títulos —sobre todo, clásicos— desde 1946; uno al año, excepcionalmente, dos. Formaron parte de los libros más pequeñitos de España. Codiciados por aquellos coleccionistas de libros curiosos a quienes a veces llamamos bibliófilos.

El nombre oficial de era Colección Crisol Serie Extra. Su adquisición se trata de una tradición forjada durante décadas, que ha pasado de padres a hijos, a hermanos, a nietos, de suegros a nueras y que ha convertido en un ritual para muchos el ir a comprar cada Navidad —para regalar o autorregalarse— el título que año a año iba completando la colección. Siempre se ha dicho que durante los primeros años de su publicación, la editorial los regalaba, pero en el papelito de presentación, impreso en papel biblia, que acompañaba al primer volumen, podemos observar que éste salió con un precio inicial de 5 ptas. –nada que ver con las cotizaciones de hoy en día–, lo que hace suponer que una pequeña cantidad se puso a la venta para costear la edición.

Muchos de los amantes de estos tomitos se mostraban disgustados por las dificultades de hallar, a precios razonables, ejemplares de aquellos primeros libritos, cuya cotización se ha disparado en librerías de viejo hasta alcanzar cifras de cuatro ceros. Con el paso del tiempo, al igual que ocurrió con otras colecciones, los volúmenes fueron perdiendo sus características, a excepción del tamaño. En los años ochenta, la fina piel de cabra se sustituyó por el plástico. La misma suerte corrió el papel biblia y la decoración de los lomos.

Sin embargo, esta vez los libreros han tenido que explicar a los clientes que llevan desde noviembre preguntando por la nueva entrega que ya no habrá más. “No sabemos por qué; solo sabemos que se han dejado de editar”, señala Nieves Cuevas, de la librería madrileña Pérez Galdós. Un portavoz de la empresa se limita a confirmar que se ha cerrado la colección “por motivos editoriales”. 

Los crisolines. In memoriam. | Antigua Editorial AguilarEntre sus títulos podemos encontrar: Amor e historia del libro, de Ricardo de Bury, y Negro sobre blanco, de M. Ilin (1946), El alma de Cervantes, de Agustín Herrera García (1947); Estudios sobre el amor, de José Ortega y Gasset (1950); Vida de Lazarillo de Tormes, en edición de Ángel Valbuena Prat (1956); La gitanilla, de Cervantes (1968); la Constitución de 1812 (1976); Ficciones, de Borges (1981); Poesías de san Juan de la Cruz (1991); Somos cuentos de cuentos, de José Saramago (2001), o Soledades, de Antonio Machado (2006), por mencionar unos pocos entre sus 90 volúmenes.


Fuente: https://antiguaeditorialaguilar.wordpress.com

AbeBooks: encontrar libros y publicaciones raras e inencontrables

abebooks20320

AbeBooks

AbeBooks – en España Iberlibro – es una plataforma que dispone de un sistema de alertas gracias al cual puedes introducir los datos de los libros que estás buscando para generar una alerta en el momento en el que alguien los ponga a la venta.

Dispone de más de 140 millones de libros (nuevos, de segunda mano, antiguos, raros, curiosos o agotados) puestos a la venta por más de 13.500 libreros del mundo.

AbeBooks sirve de intermediario entre los compradores y un conjunto de librerías independientes, que en su mayoría son pequeñas empresas. Los libreros incorporan su catálogo a la base de datos de AbeBooks, dando información sobre cada libro (descripción, estado del libro y precio. En la actualidad la compañía es propiedad de Amazon. La sección española de AbeBooks se llama Iberlibro.

La tienda en línea dispone de:

Confesiones de un bibliotecario de libros raros.

Confesiones de un bibliotecario de libros raros

La Sra. Gracie Lee, de 43 años, es una de las tres bibliotecarias principales encargadas de la Colección de Materiales Raros de la Biblioteca Nacional de Singapur. Como afirma ella: “Ser un bibliotecario implica más que colocar libros en un estante”. Sus responsabilidades laborales incluyen la adquisición de materiales raros, escribir artículos de investigación y dar charlas públicas.

“Siempre estoy aprendiendo algo nuevo todos los días mientras investigo y leo sobre la historia de Singapur”.

Ubicado en la planta 13 de la Biblioteca Nacional, la rara colección comprende 15,000 artículos, incluyendo libros, fotografías y mapas. Estos se publicaron principalmente en Singapur, Malaya o los Asentamientos del Estrecho antes de 1945, mientras que otros se publicaron en el extranjero antes de 1900. Lo más interesante que compró para la biblioteca fue una carta del artista Ronald Searle, que contenía garabatos sobre la rendición de los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial y sus experiencias como prisionero de guerra.

La Sra. Lee y las otras dos bibliotecarias ‘raras’ son titulares de estudios superiores. Tiene un título en Lengua Inglesa y una Maestría en Ciencias en Estudios de Información de la Universidad Tecnológica de Nanyang.

Manejar los libros no es fácil.

Deben tener mucho cuidado al abrir un libro de la rara colección para no dañar su espina dorsal. Necesitan usar guantes para evitar manchar las páginas o fotografías.

La Sra. Lee afirma: “Tratamos los materiales como artefactos. Es un gran sentido de responsabilidad que a veces puede ser estresante”De hecho, le corresponde a los bibliotecarios de libros raros asegurarse de que estos materiales, que a menudo tienen más de cien años, estén en buenas condiciones.

Además de un libro de viaje de 1577, que es el libro más antiguo de la colección, hay diccionarios malayo y sudoriental, clásicos chinos y romances traducidos al baba malayo, y cuentos de hadas japoneses que fueron adquiridos durante el período colonial. Estos se guardan en una habitación controlada por temperatura y humedad. La Sra. Lee agregó: “Raramente encendemos las luces ya que la exposición prolongada a la luz causa decoloración de los materiales”.

Para el lector ávido que solía visitar la biblioteca todas las semanas cuando era joven, trabajar en uno es un sueño hecho realidad. La Sra. Lee solicitó el trabajo después de cambiar de publicidad en el periódico, y ha sido bibliotecaria durante 13 años.  “Ser bibliotecaria me ha proporcionado una visión íntima de las experiencias de las personas a lo largo de la historia y me ha ayudado a comprender mejor nuestro patrimonio nacional”.

FUENTE: The New Paper (Singapur)

Encuesta sobre catalogación de materiales raros con RDA

ACCESO A LA ENCUESTA DE LA IFLA

En los últimos años, un número cada vez mayor de bibliotecas está adoptando la RDA como un estándar de catalogación. Aún así, ¿qué ocurre con sus materiales raros? ¿Es la RDA adecuada para la descripción de sus libros raros, sus manuscritos, sus materiales gráficos y cartográficos, su música? ¿Podrá adelantar reglas extremadamente detalladas como DCRM o ISBD?

Probablemente no por sí mismo, aunque el RSC (RDA Steering Committee), consciente de la complejidad de la situación, ya cuenta con un Grupo de trabajo de materiales raros que gestiona algunos de los puntos en los que RDA choca con las necesidades de la descripción de materiales raros. Pero podría muy bien lograrlo gracias a declaraciones de política tales como los próximos RBMS para libros raros.

¿Qué están planeando hacer las bibliotecas con colecciones especiales? ¿Se rehusarán a adoptar la RDA para materiales raros si no les conviene? ¿Decidirán hacer registros simples utilizando la RDA adecuada? ¿Desarrollarán declaraciones de política detalladas propias? ¿O tal vez alinearse con los de otra institución? Para obtener una descripción general precisa y mundial de los planes que las instituciones tienen con respecto a estos asuntos, la Sección de libros raros y colecciones especiales ha desarrollado una encuesta sobre la implementación de la RDA en la catalogación de materiales raros. Su objetivo es llegar al mayor número posible de instituciones de todo el mundo para obtener la visión más precisa.

La encuesta ya está disponible aquí y estará abierta hasta el 6 de julio . ¡Gracias a toda la comunidad de catalogación de materiales raros por responder y contribuir a su circulación!

El concepto de libro raro en el siglo XVIII

El concepto de libro raro en el siglo XVIII. La recepción de la obra de David Clément en España

Resultado de imagen de libro raro siglo xviii
Concha Varela-Orol. El concepto de libro raro en el xiglo XVIII. La recepción de la obra de David Clément en España. Revista General de Información y Documentación, vol. 26, No 2 (2016).  Texto completo: PDF

Resumen

Se estudia el concepto de libro raro en el siglo XVIII, partiendo de los principales repertorios bibliográficos dedicados al tema en el período, y de las posiciones distintas al respecto que manifiestan bibliógrafos y libreros. Considerando significativa la lectura que realiza Martín Sarmiento de la obra de David Clément, se concluye que el concepto que ambos grupos tienen de este tipo de libros tiene numerosos puntos de contacto, aunque hay un interés evidente por parte de los círculos eruditos en un uso enfocado a sus inclinaciones eruditas y a la construcción de una historia literaria para la que los libros raros constituían fuentes escritas fundamentales.