Quid est liber: proyecto de innovación para la docencia en libro antiguo y patrimonio bibliográfico.

Quid est liber? es un Proyecto de Innovación Docente de la Universidad Complutense de Madrid orientado a la creación de recursos didácticos de calidad sobre patrimonio bibliográfico y documental para estudiantes. Tiene por objeto también visibilizar la especialidad y otras afines al Libro Antiguo (codicología, paleografía, heráldica, numismática, historia del arte…).

Su objetivo principal es la creación de una página web colaborativa que reúna diversos recursos accesibles en abierto que puedan generar un diálogo fluido entre docentes y estudiantes, entre otros:

  • Un glosario visual que resulte de utilidad para los estudiantes de las diversas asignaturas relacionadas con el libro antiguo y el patrimonio en las enseñanzas impartidas en la Facultad de Documentación: Grado en Información y documentación, Master en Patrimonio Histórico Escrito, Máster en Libro Antiguo y Patrimonio Bibliográfico. Además, este glosario puede resultar de provecho para estudiantes de otros grados y másteres que se relacionen con el patrimonio bibliográfico como el de Español: Lengua y Literatura, Historia del Arte, Historia, Arqueología, Bellas Artes, etc., alumnos de otras universidades e, incluso, para profesionales de las Bibliotecas y Centros de Documentación y, por extensión, a todos aquellos interesados en esta materia.
  • Una serie de micro-documentales sobre patrimonio bibliográfico, historia de la edición, fondos de la Biblioteca Histórica “Marqués de Valdecilla” y otros temas afines.
  • Un listado de recursos web de interés para la materia.

Con ello, el proyecto contribuye a la mejora de la formación del profesorado universitario en competencias digitales, a la innovación en recursos educativos en abierto y enseñanza virtual y al fomento de una universidad inclusiva, accesible y diversa, todas ellas señaladas como líneas prioritarias de actuación de los Proyectos de Innovación INNOVA-Docencia convocados por la UCM en 2020.


FUENTE: Folio Complutense. Blog de la UCM

Sponsored Post Learn from the experts: Create a successful blog with our brand new courseThe WordPress.com Blog

Are you new to blogging, and do you want step-by-step guidance on how to publish and grow your blog? Learn more about our new Blogging for Beginners course and get 50% off through December 10th.

WordPress.com is excited to announce our newest offering: a course just for beginning bloggers where you’ll learn everything you need to know about blogging from the most trusted experts in the industry. We have helped millions of blogs get up and running, we know what works, and we want you to to know everything we know. This course provides all the fundamental skills and inspiration you need to get your blog started, an interactive community forum, and content updated annually.

Las encuadernaciones artísticas del s. XIX de la Biblioteca de la Real Academia de la Historia.

Tesis académica que se centra en el análisis documental de las encuadernaciones artísticas del siglo XIX de la Biblioteca de la Real Academia de la Historia, donde se ha realizado el estudio minucioso, la descripción, la identificación y la digitalización de todas ellas.

Juan Bautista Massó Valdés. Análisis documental de las encuadernaciones artísticas del siglo XIX de la Biblioteca de la Real Academia de la Historia. [Tesis doctoral]. Lectura: En la Universidad Complutense de Madrid ( España ) en 2015. ACCEDER AL PDF

La presente tesis es el primer estudio exhaustivo de encuadernaciones del siglo XIX en España. Sobre un inventario inicial de cerca de 4.000 revestimientos de épocas tan dispares entre el siglo XIV y el siglo XX, además de los diferentes estilos decorativos encontrados como mudéjar, renacentista, de tipo neoclásico o a la catedral, entre otros, que custodia la Biblioteca de la Real Academia de la Historia, se seleccionaron 1.029 encuadernaciones artísticas del siglo XIX para su estudio, descripción, identificación y digitalización.

De este grupo de empastes, se ofrece un catálogo compuesto por las 500 representaciones más destacadas siguiendo una serie de criterios de selección. El punto de partida es una colección de encuadernaciones artísticas muy rica, tanto en su aspecto cuantitativo como cualitativo, con gran valor patrimonial, histórico y documental por su diversidad artística y sus colecciones de procedencia, pero totalmente carente de catalogación y descripción, así como de cualquier herramienta para conocer sus anteriores poseedores, marcas de propiedad y responsables de su estructura compositiva y ornamental. Gracias a la metodología empleada para la catalogación y la recogida de datos a través de una ficha descriptiva tipo, -dividida en tres áreas y utilizada en otros estudios realizados y en curso de encuadernaciones artísticas-, esta tesis estudia de forma minuciosa los diferentes tipos y estilos decorativos desarrollados durante siglo XIX. Examina e identifica las técnicas de construcción utilizadas, las estructuras y los motivos decorativos plasmados en los diferentes estilos, los materiales utilizados en el revestimiento y el estado de conservación, junto con la diferente tipología de papeles decorados que decoran las guardas que revisten las encuadernaciones, estableciendo una descripción integral de cada encuadernación, con el objetivo de preservar y difundir este patrimonio documental único.

Esta tesis presenta la culminación de un proyecto más amplio entre la Universidad Complutense y la Real Academia de la Historia. Todas las encuadernaciones catalogadas y sus imágenes se están incluyendo en el Catálogo Colectivo de Encuadernaciones Artísticas (CCEA) para su mayor difusión y estudio, donde se establecen enlaces recíprocos entre el registro de la encuadernación en dicho catálogo y el registro bibliográfico del OPAC de la biblioteca. Además, este estudio ha enriquecido considerablemente el catálogo de la Biblioteca de la Real Academia de la Historia, completando sus registros con la información extraída de las encuadernaciones.

Cristóbal Plantino y su oficina tipográfica

Un siglo de excelencia tipográfica

Cristóbal Plantino y su oficina (1555-1655)

Con motivo del centenario del nacimiento de Cristóbal Plantino (Christophe Plantin, hacia 1520-1589), la Bibliothèque Mazarine y Cultura Fonds Library, en colaboración con el Museo Plantin-Moretus de Amberes, han preparado una exposición, que os invitamos a visitar, de momento virtualmente (con textos en francés e inglés).

De origen francés, Plantino se instaló en Amberes hacia 1549, una importante ciudad del comercio internacional.

En 1555, año de publicación de su primer libro, comienza una aventura editorial que durará hasta el siglo XIX, si bien se puede afirmar que los años de esplendor son los cien primeros, a los que se dedica esta muestra.

Genio de los negocios y hábil impresor, en 1570 Plantino obtiene de Felipe II, el título de «architipógrafo de rey». Con la ayuda financiera de este monarca y con la intelectual de Arias Montano publica una monumental Biblia políglota (1569-1573). Esta posición oficial «católica» no le impedirá imprimir y apoyar clandestinamente a los protestantes.

La producción de Plantino se caracteriza por su elegancia y por una gran atención tanto al mercado como a los aspectos materiales de las ediciones. La producción de este primer siglo (con nada menos que 5000 ediciones) muestra cómo, tanto el fundador como sus primeros sucesores, transformaron la estética del libro del Renacimiento e inauguraron la era Barroca, no solo tipográficamente sino también artísticamente, con una fuerte promoción del grabado en cobre.

En nuestra base de datos de grabados podéis ver dos magníficos ejemplos:

La obra de óptica de François d’Aguilon (1567-1617), Opticorum libri sex (1613)

La edición (1632) de las obras de Séneca por el humanista Justus Lipsius, con magnífica portada y retratos de Séneca diseñados por Rubens.

Plantino eligió como marca tipográfica una mano y un compás (el Compás de oro) y el lema «Labore et constantia» (que sus sucesores mantuvieron). [Podéis ver en la base de datos de la Universidad de Barcelona varias versiones]:

Marca tipográfica de Christophe Plantin y su taller

Dividida en siete secciones, se ejemplifican los aspectos mencionados:

  1. Un impresor del Renacimiento
  2. Estrategias editoriales
  3. Papel y formatos
  4. Tipografía y decoración
  5. Metamorfosis de la ilustración
  6. Hacia el libro barroco
  7. Ediciones clandestinas, contrahechas, etc.

Catálogo de la Exposición: Un siècle d’excellence typographique : Christophe Plantin & son officine (1555-1655)Sous la direction de Goran Proot, Yann Sordet & Christophe VelletBibliothèque Mazarine, Cultura Fonds Library & Editions des Cendres, 2020ISBN :979-10-90853-16-4 ; ISBN supplémentaire :978-2-86742-299-7499 p. 48€

Manuscritos bibliográficos en las Bibliotecas REBIUN

El Grupo de Trabajo de Patrimonio Bibliográfico de REBIUN publica “Manuscritos bibliográficos en bibliotecas de REBIUN”. Este catálogo da noticia de quinientos cincuenta manuscritos de interés bibliográfico conservados en 10 bibliotecas universitarias españolas y centros del CSIC. Fuente imprescindible para la investigación en la formación de las colecciones universitarias, así como en las diferentes situaciones, algunas trágicas, que les han afectado, estos manuscritos son en su mayoría índices, inventarios, listas de lotes fundacionales, donaciones, legados o compras, e inventarios de bibliotecas particulares, que permiten estudiar y profundizar en la historia de las bibliotecas.

Desde el Grupo de Patrimonio de REBIUN invitamos a bibliógrafos, investigadores y estudiantes a utilizar este recurso, con la convicción de que servirá de estímulo para desvelar, en futuro quizás no muy lejano, fuentes documentales y bibliográficas inéditas, que permitan escribir nuevas páginas de la historia de las bibliotecas españolas.

Más información y descarga

La Universidad de Salamanca está representada por 26 manuscritos, entre ellos el más antiguo de los que se conservan en universidades: la donación de la biblioteca de Juan de Segovia a la Universidad el 9 de octubre de 1457 (Ms. 211, número 260).

Ms. 211, f. 8v: Donación de la biblioteca de Juan de Segovia (1457)
Ms. 211, f. 8v: Donación de la biblioteca de Juan de Segovia (1457)

Figuran también los catálogos elaborados por los bibliotecarios, sobre todo en los siglos XVIII y XIX, así como los índices de otras bibliotecas que terminaron integradas en la colección de la Biblioteca General Histórica, pertenecientes a instituciones, como el Colegio Real de la Compañía de Jesús, el Convento de San Esteban o el Colegio Trilingüe, o a particulares, como Lorenzo Velasco.

Ms. 593, portada: Volumen II del índice general redactado por José Ortiz de la Peña (1776)
Ms. 593, portada: Volumen II del índice general redactado por José Ortiz de la Peña (1776)

Este catálogo es, en definitiva, una fuente peculiar y en gran medida novedosa para el estudio de la historia de las bibliotecas universitarias y sobre todo de la formación de sus colecciones. En la actualidad se encuentra a libre acceso a través del Repositorio de REBIUN y será objeto además de una publicación digital realizada por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Castilla-La Mancha.


Acceso al texto completo de los Manuscritos bibliográficos de la Universidad de Salamanca

Archivos para custodiar nuestra memoria.

Ya nos hemos referido en otra ocasión a la revista  ‘Patrimonio: revista de patrimonio y turismo cultural’, que publica la Fundación Santa María la Real y que se distingue por su cuidada presentación y espectaculares fotografías. En el número 71 (sep.-dic. 2020), dedicado fundamentalmente a archivos, encontramos un excelente reportaje sobre el Archivo de la Universidad de Salamanca (p.28-31), organismo que recoge la práctica de la Universidad a lo largo de su existencia y con el que la Biblioteca Histórica comparte espacio.

ACCEDER A LA REVISTA

Otro de los artículos que nos ha llamado la atención de este número es el dedicado al Centro de Conservación y Restauración de Bienes culturales de Castilla y León, situado en Simancas (p. 36-41), también referenciado en nuestro blog al ser los responsables de la restauración de las Esferas Terrestre, Celeste y Armilar de Antonio Montfort, 1825.

La biblioteca oculta de Dunhuang en el desierto de Gobi (China).

Hace poco más de mil años, alguien selló una cámara en una cueva a las afueras de la ciudad oasis de Dunhuang, al borde del desierto de Gobi, en el oeste de China. La cámara se llenó con más de doscientos metros cúbicos de manuscritos atados. Permanecieron allí, ocultos, durante los siguientes novecientos años.

Cuando la sala, que pasó a llamarse Biblioteca de Dunhuang, se abrió finalmente en 1900 se encontraron 40.000 manuscritos, pinturas y documentos estampados en papel y seda, y fue aclamada como uno de los grandes descubrimientos arqueológicos del siglo XX, a la par que la tumba de Tutankamón y los Rollos del Mar Muerto. La Biblioteca incluía documentos en al menos diecisiete lenguas y veinticuatro escrituras, muchas de las cuales se han extinguido hace siglos o se conocen sólo por unos pocos ejemplos.

The International Dunhuang Project: La ruta de la seda online.

Poco se sabía del extraordinario patrimonio de la Ruta de la Seda hasta que los exploradores y arqueólogos de principios del siglo XX descubrieron las ruinas de antiguas ciudades en las arenas del desierto, revelando asombrosas esculturas, murales y manuscritos. Uno de los descubrimientos más notables fue el de la Biblioteca de Dunhuang. En otros yacimientos de la Ruta de la Seda se excavaron decenas de miles de objetos más. Estos objetos únicos tienen historias fascinantes que contar sobre la vida en esta gran ruta comercial desde el año 100 a.C. hasta el 1400 d.C. Sin embargo, la mayoría se dispersó por instituciones de todo el mundo a principios del siglo XX, lo que dificulta el acceso.

La diversidad geográfica de las colecciones se debe a que fueron sacadas de Asia Central por una sucesión de expediciones arqueológicas de diferentes países. Estas expediciones, que comenzaron a finales del siglo XIX, descubrieron y exploraron los templos y asentamientos en ruinas de los desiertos de Asia Central. Cuando se marchaban, se llevaban manuscritos, pinturas y artefactos, y a veces organizaban envíos por separado, ya que se trataba de grandes cantidades de material.

La agitación del siglo XX hizo que la conservación y la catalogación se retrasaran, dificultando aún más el acceso. Tras una conferencia celebrada en 1993 para debatir el problema de la conservación y el acceso, en 1994 se creó el Proyecto Internacional Dunhuang (IDP) a partir del deseo de las instituciones poseedoras de trabajar juntas para rectificar esta situación, reuniendo todos estos objetos mediante una fotografía digital difgitalización de la máxima calidad, coordinando equipos internacionales de conservadores, catalogadores e investigadores para garantizar la conservación y catalogación de los objetos, y ampliando los límites de las nuevas tecnologías web para que este material sea accesible para todos.

IDP es una innovadora colaboración internacional para poner a disposición del público en Internet la información y las imágenes de todos los manuscritos, pinturas, tejidos y objetos de Dunhuang y de los yacimientos arqueológicos de la Ruta de la Seda Oriental, y para fomentar su uso a través de programas educativos y de investigación.

La dirección de IDP se estableció en la British Library y cuenta con centros en China, Rusia, Japón, Alemania, Francia y Corea. En 2004 comenzó a publicarse un boletín informativo. El IDP sigue financiándose en gran medida con fondos externos.

Gran parte del trabajo inicial de IDP se centró en la conservación y la catalogación, actividades que siguen siendo fundamentales. En los últimos años se han complementado con la digitalización, la educación y la investigación. El IDP comenzó a digitalizar los manuscritos en 1997 con el objetivo de reunir las colecciones en un espacio virtual. Su sitio web se puso en línea en octubre de 1998 y permite el acceso gratuito a la BASE DE DATOS de IDP con imágenes de alta calidad de los manuscritos y otro material, con información de catalogación y contextual. De este modo, el material de la Ruta de la Seda está cada vez más al alcance de los usuarios académicos y generales.

Los albores de la imprenta: el libro en España y Portugal y sus posesiones de ultramar.

Jacques Lafaye. Albores de la imprenta: el libro en España y Portugal y sus posesiones de ultramar, siglos XV-XVI. Fondo de Cultura Económica, 2002.

PREVISUALIZAR

La invención de la imprenta es la clave de la era moderna que, con razón, se suele llamar “la civilizacion del libro.” En la historia del libro estuvieron involucrados no solo el autor, el impresor, el librero y el lector, sino el soberano, el censor, el mecenas, e incluso el arriero y el patrón del navío que transportaba cargas de libros. En esta aventura de medio milenio fueron decisivos los siglos XV y XVI, al que esta dedicado este volumen, que también narra la llegada de los libros al nuevo mundo.

Este libro es fruto de las lecturas y reflexiones previas a un seminario impartido en la Universidad de Puerto Rico, en el segundo semestre del año 2000. 

Mecenas de la biblioteca : Profesor PÉREZ RENDÓN COLLANTES (1936-2021)

El profesor ANTONIO PÉREZ-RENDÓN COLLANTES (1936-2021), MECENAS DE LA BIBLIOTECA
por Margarita Becedas

El profesor Pérez-Rendón en 1992

Ha pasado poco más de un año desde que el profesor Antonio Pérez Rendón donara a la Biblioteca un selecto grupo de libros antiguos. La noticia de su fallecimiento ha llegado cuando aún tengo muy presentes sus llamadas telefónicas desde Bruselas, en las que primero se aseguraba de que todo el proceso iba bien y luego rememoraba su vida en Salamanca, las compras en librerías y las conversaciones con amigos. Repaso también sus correos electrónicos: ágiles, centrados y siempre con algún detalle jovial.

Catedrático de Matemáticas en nuestra Universidad hasta el curso 2004-2005 en que se jubiló, el profesor Pérez Rendón ha sido por ahora el último mecenas de la Biblioteca, con la donación de ocho libros que guardaba desde su época salmantina y que viajaron gratuitamente desde Bruselas, donde vivía junto a su familia y donde “están perdidos, fuera de su ambiente”.

“Jesús Ruipérez [Jesús Sánchez Ruipérez, Librería Cervantes] tenía razón al decir que esos manuscritos debían quedarse en Salamanca”, sentenció con agrado, cuando le comenté mi intención de digitalizar los dos manuscritos que llegaron con la donación y regalar una copia a los archivos de la Catedral y del Ayuntamiento: uno de ellos, con encuadernación renacentista y escrito en 1608, contiene las Constituciones de la Capilla de San Salvador (o Talavera) de la Catedral de Salamanca, de las que no se conservaba ningún ejemplar en la Universidad o en el Archivo de la Catedral; el otro, fechado en 1834, es un Libro de orden de la 1ª. Compañía de la Milicia Urbana de Salamanca, que tampoco estaba en el Archivo municipal.

Constituciones de la Capilla de Talauera q[ue] docto y fundo el Sor. doctor R[odrig]o. Mal[dona]do de buena memoria

Junto a los manuscritos, llegaron seis impresos del siglo XVIII en magnífico estado, dos salmantinos y cuatro madrileños:

Los salmantinos son Aparato geográfico para entender con mayor facilidad y Claridad la Gazeta de nuestra España, obra de Francisco Prieto de Torres impresa en 1795, de la que solo se conocían dos ejemplares en Castilla y León, y una Real provisión para el Montepío de los abogados, de 1788, que resultó ser el segundo ejemplar para nuestra Biblioteca, cuando el Catálogo Colectivo de Patrimonio Bibliográfico solo recoge uno en España, en la Universidad de Oviedo.

Entre los madrileños, destacaremos en primer lugar la obra de Francisco Cabarrús, Elogio del Excelentisimo Señor Conde de Gausa … publicado por la Viuda de Joaquín Ibarra en 1786, que contiene un retrato del conde, original de Francisco de Goya y calcografiado por Fernando Selma, retrato del que carece una gran mayoría de los ejemplares localizados en España. Y, en segundo lugar, el Tratado del arte de hilar, devanar, doblar y torcer las sedas según el método de Mr. Vaucanson, obra rara de José Lapayese publicada en Madrid en 1779, que responde al afán dieciochesco por las enseñanzas prácticas y contiene una serie de láminas plegadas con las diferentes máquinas utilizadas en el procesado de la seda.

Tratado del arte de hilar, devanar, doblar y torcer las sedas según el método de Mr. Vaucanson

Las dos obras restantes publicadas en Madrid son un Memorial legislativo canónico, impreso por Joaquín Ibarra en 1768, y la Historia legal de la bula llamada In Coena Domini, también de 1768, que ya figuraba en la Biblioteca pero con un ejemplar falto de la hoja de grabado.

Catálogo de la USAL: relación de las obras donadas por el profesor Pérez Rendón

Agradecemos al profesor D. Daniel Hernández Ruipérez, exrector de nuestra Universidad, discípulo y compañero del profesor Pérez Rendón, la semblanza y recuerdos que ha escrito para nuestro blog y que publicamos a continuación:

A principios de los años 70 del pasado siglo, Juan Sancho Guimerá, catedrático de la Universidad de Barcelona, decidió trasladarse con su equipo a Salamanca aprovechando la implantación de la licenciatura en Matemáticas. Diseñaron un plan de estudios muy moderno, fuertemente influenciado por las ideas del matemático francés Alexander Grothendieck, quien había revolucionado muchas áreas de las matemáticas, y muy especialmente la geometría algebraica. Llegó así primero a Salamanca Pedro Luis García Pérez, y poco después, Cristóbal García-Loygorri, el propio Sancho, Antonio Pérez-Rendón y Jesús Muñoz.
Antonio Pérez-Rendón y Pedro Luis García Pérez, colaboradores cercanos durante muchos años, han trabajado siempre en geometría diferencial y, como físicos de origen, en sus aplicaciones a la física. Ambos defendían sistemas de trabajo que ahora no sorprenden, pero que eran poco habituales en buena parte de la universidad española de aquellos tiempos: la necesidad de investigar, de publicar, de asistir a congresos y de organizarlos, de mantener relaciones fluidas con equipos de otros países y de estar siempre abierto a la colaboración y a la innovación. Si la formación como investigadores y profesores de los jóvenes de aquellos años se debió a todo el equipo, bajo la especial guía del excepcional matemático que era Sancho, puede decirse que el “oficio” de universitarios lo adquirimos gracias a ellos. Con ellos fuimos a los primeros congresos e hicimos las primeras relaciones de colaboración con otros investigadores.
Siempre innovador, Antonio Pérez-Rendón promovió el uso de ordenadores en las clases prácticas, defendió la necesidad de adecuar los planes de estudios a las salidas profesionales y fue un impulsor de las reformas de Bolonia, aunque crítico con el modo en que se llevaron a cabo. Pero, sobre todo, trabajó intensamente por la internacionalización de los estudios y de la universidad, teniendo un gran protagonismo en el programa Erasmus.
Además, Pérez-Rendón destacaba por una amplia cultura, literatura, arte, historia. Laína y yo tuvimos una relación muy especial con Antonio y Magdalena, que se convirtió en una gran amistad con el paso de los años. Antonio siempre tenía ideas claras y en ocasiones muy personales sobre la literatura española e iberoamericana de la época, o sobre los grandes autores extranjeros. De él aprendimos, por citar una anécdota, que el Cuarteto de Alejandría era la primera obra en que se narraba un mismo hecho desde cuatro diferentes puntos de vista; Antonio sostenía, con argumentos que diríamos relativistas, que Lawrence Durrell daba una visión del mundo independiente del sistema de referencia. Con él conocimos pintores y escultores contemporáneos, fuimos a exposiciones, muchas veces en Madrid, y nos abrimos a la gastronomía moderna. Antonio era, pues, un verdadero profesor universitario, entendiendo por tal a un docente e investigador de prestigio que tiene además curiosidad intelectual por las diversas expresiones de la inteligencia humana.
Todo ello sazonado por un sentido del humor extraordinario, muy gaditano, y también, viniendo de tierras con unos cuatro mil siglos de historia, con un sano escepticismo. Quizá por eso era un conversador interesante y ameno, siempre se aprendía algo nuevo con él.
La noticia de su fallecimiento nos ha tomado desprevenidos, sin pensar que su reciente enfermedad pudiera tener un desenlace tan rápido. Le echamos de menos y lo seguiremos haciendo siempre.

Marte. El espejo rojo

(Barcelona, Centre de Cultura Contemporània, 25 febrero — 11 julio 2021) EXPOSICIÓN

En 2020, durante unas pocas semanas, el planeta Marte y la Tierra estuvieron alineados con una distancia mínima entre ambos —apenas 57 millones de kilómetros—, algo que no volverá a suceder hasta 2035. Mucho más allá en el futuro, la Tierra y Marte tendrían un encuentro para romper récords en 2287. Por eso en 2020 se dio un hecho sin precedentes: el lanzamiento de cuatro misiones robóticas a este planeta, tres de ellas encabezadas por las principales potencias espaciales, EE UU, Europa y China, y 2020 fue considerado “el año marciano”.

El Centre de Culture Contemporània de Barcelona (CCCB) realiza hasta el 11 de julio la exposición “Marte. El espejo rojo”, donde podremos visitar proyectos marcianos transdiciplinares, entre arte, literatura y ciencia.

La Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca participa en ella con el incunable I.156(1), obra de Luciano de Samósata y su Vera historia (Historias verídicas) escrita en lengua griega en el siglo ii d. C.. Se trata de la ficción más antigua conocida sobre el viaje al espacio, las formas de vida alienígenas y la guerra interplanetaria. En ella el autor imaginó un viaje a la Luna para satirizar a los intelectuales de su época y está considerada como una de las primeras obras en la protohistoria de la ciencia ficción.

Luciano de Samosata, Vera historia. Venecia, Filippo Pinzi, 1493. BG/I. 156 (1), (folio A2v) Texto completo en GREDOS.

La exposición “Marte. El espejo rojo” aborda el vínculo de los terrícolas con este vecino planetario desde la antigüedad hasta nuestros días. Ciencia, arte y literatura interactúan en un gran proyecto expositivo, que coincide en el tiempo con la llegada de tres misiones espaciales al Planeta Rojo que probablemente renovarán nuestro conocimiento del planeta. Se trata de indagar acerca de nuestra condición y nuestro futuro como especie y sobre la naturaleza última del universo que habitamos.

FECHA Y HORARIO:
25 febrero — 11 julio 2021
De martes a domingo y festivos: 11.00 – 20.00
Lunes no festivos: Cerrado
+ INFO y Actividades

En el día de la música antigua

El jesuita Athanasius Kircher (1602-1680) –a quien bien se podría llamar la Wikipedia del siglo XVII, por la cantidad de tratados que escribió, de las más variadas materias– tiene varias obras que competen o tienen que ver con la música. Todas ellas se encarnan en magníficas ediciones, de gran tamaño y ricamente ilustradas con numerosas estampas calcográficas. Y de todas ellas cuenta la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca con algún ejemplar.

Sin duda, el tratado más importante relacionado con la música es el titulado Musurgia universalis (Roma 1650) que, aunque no fuera un tratado completamente original, es probablemente el compendio más completo de su tiempo. En él dedica también una parte a la acústica, que luego desarrollará en otra obra titulada Phonurgia nova (Kempten 1673).

Pero ya antes de esas dos obras había hecho una incursión musical en una obra aparentemente poco relacionada con esa disciplina. En el libro III, parte VIII de su Magnes siue De arte magnetica (Roma 1641), al hablar del magnetismo de la música, trata del curioso fenómeno del tarantismo, que tiene lugar en el sur de Italia, en la región de la Puglia (donde hay una ciudad llamada Tarento o Taranto). Allí, la picadura de una araña, la tarántula, lleva a sus víctimas a bailar frenética y un tanto desvergonzadamente. La única curación pasa por interpretar una melodía, la tarantela. Además de una estampa con la danza de los picados, en la página 874 se incluye una gran lámina con la melodía terapeútica, la región italiana donde se produce el fenómeno y una reproducción de la araña culpable. Kircher ha sido considerado el primer autor en utilizar la musicoterapia.

Os dejamos aquí, además de la estampa, un enlace a una interpretación musical.

Magnes seu de arte magnetica (Roma 1641)
Una tarantela para bailar…