Las reparaciones “de época” en libros medievales

Apadrinar un libro

Vargas Mejía, Maria helena. Las reparaciones ‘de época’ en libros medievales : trabajo de fin de máster. Tutor: Josep Antoni Iglesias-Fonseca. Universitat de LLeida. Facultat de lletres, 2017.
ACCEDER AL PDF


Los libros medievales con evidencias de acciones de reparación ejecutadas están escasamente explorados y documentados por la conservación y restauración -CR- y la investigación histórica, debido a que las formas de reparación ejecutadas en el pasado no están plenamente reconocidas como fuentes históricas y, por tanto, están en riesgo de pasar inadvertidas, obviadas o infravaloradas en la valoración previa a la intervención del ejercicio del restaurador.

Esta situación ha hecho que, en muchos casos, las reparaciones sean alteradas o removidas sin haber sido lo suficientemente estudiadas ni documentadas y que de ellas quede sólo una escasa información inútil, para su reconstrucción o estudio por la investigación histórica posterior. A esta situación se suma que el lenguaje que enmarca las reparaciones sea impreciso y que no se les haya denominado con una terminología normalizada o estandarizada o recopilada en aras de obtener información unívoca de acuerdo con las disciplinas involucradas en su estudio integral.

Anuncios

Restauran un mapa del siglo XVII que hallaron destrozado en una chimenea

El mapa apareció dentro de un muro en una casa de Aberdeen, en Escocia. El propietario lo encontró al remodelar la chimenea y pensó que podía ser importante, así que lo llevó a los conservadores de la Biblioteca. Y tanto que lo era. Se trata de un mapa dibujado a mano en Londres a partir de un célebre modelo de mapa elaborado por Schenk and Valk en Amsterdam. La presencia de dos retratos reales en la pieza permite datar su origen hacia el año 1690.

Cuando llegó a la sala de restauración de la Biblioteca Nacional de Escocia era un despojo arrugado dentro de una bolsa de plástico. Dos años de minucioso trabajo después, este mapamundi del Siglo XVII ha recuperado la vida. (VER VIDEO)

¿Pero, qué  hacía un mapa en una pared dentro de una chimenea? La principal hipótesis es que alguien hizo con él una bola para tapar un hueco por el que entraba viento frío desde la chimenea. A día de hoy es imposible recuperar las partes que ya no están sin reinterpretarlo, pero el proceso de rehidratar el papel, unir las piezas sobre el lienzo y devolverles la viveza es digno de verse.

Restauración del ‘PETIT ATLAS MARITIME ‘

Fondo Antiguo

A lo largo del mes de enero se ha finalizado en el Taller de Restauración de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla, el proceso de restauración del primer volumen de la obra Petit Atlas maritime: recueil de cartes et plans des quatre parties du Monde en cinq volumes, editado por el ingeniero francés Nicolás Bellin en 1764.

El volumen que ha sido objeto de tratamiento reúne 102 imágenes calcográficas que reproducen planos de América Septentrional e Islas Antillas. Presenta encuadernación rígida en piel color avellana con un sutil marmoleado en un tono más oscuro. Cada tapa presenta una bordura exterior de hilos gofrados. Sobre los restos del lomo decoración con motivos vegetales dorados en los entrenervios. Sobre el segundo y el tercero grabaron, en oro, el título y el tomo. Doble hilo dorado recorre los cantos de las tapas.

En el Blog del Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla nos comentan el estado en el que se encontraba y cuáles han sido los pasos dados para su recuperación

El estado de conservación general era crítico. El volumen había sufrido un grave ataque de insectos que había afectado a texto y estructura de cosido. La piel presentaba lagunas de diferente entidad en ambas tapas y erosiones de diferente profundidad. Pero la zona más dañada era el lomo, donde se habían perdido los dos entrenervios inferiores y gran parte del resto.

El tratamiento realizado tras el desmontaje de la obra ha incluido las siguientes fases:

  • Fijación de los sellos de tampón de la Biblioteca. Cada plano presentaba como mínimo uno.
  • Lavado y desacidificación de todo el bloque textual. En esta fase se desmontan las escartivanas originales muy dañadas por la acción de los insectos.
  • Restauración del soporte mediante reintegración mecánica.
  • Creación de nuevas escartivanas necesarias para el proceso de cosido.
  • Realización de nuevo cosido sobre cinco nervios de cuerda e yute e hilo de lino.
  • Nuevo enlomado.
  • Restauración de la piel de la cubierta.
  • Unión de las tapas originales con el cuerpo del libro.
  • Montaje de nuevo lomo en piel y posterior reposicionamiento de los fragmentos originales que se habían salvado.

FOTOS E INFORMACION: Blog del Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla 

Libros “redondos y gordos”.

Libros “redondos y gordos” : así es como Diego de Torres Villarroel se refería a las esferas celestes y globos terráqueos.

esferas

No era una denominación despectiva. El catedrático de matemáticas y Astrología quería enfatizar el valor de las esferas como herramientas para la docencia. De hecho, gracias a él la Universidad atesora estas valiosas obras elaboradas en madera, papel, yeso y metal.

Ya jubilado, Diego de Torres Villarroel fue nombrado comisario de la librería de la Universidad. Fue en el año 1752, cuando la Biblioteca General histórica había sido objeto de una profunda reforma y mostraba una imagen similar a la actual, con un gran salón rodeado de dos niveles de estanterías y una puerta central.

No se había producido aún la expulsión de los Jesuitas ni habían sido clausurados los colegios mayores y menores, así que era un espacio mucho más vacío ya que la Biblioteca carecía de parte del gran fondo antiguo del que ahora puede presumir. tampoco la decoración era la actual, así que, aunque ya presidía el retrato del gran mecenas, el Papa Clemente XII, no contaba con las cartelas de clasificación de libros , las cédulas de excomunión ni por supuesto las esferas.

cropped-biblio_usal-4.jpg
Cartelas de clasificación de libros

Margarita Becedas, directora de la Biblioteca, comenta que en 1758 Torres Villarroel se propuso crear una academia de ciencias y artes aplicadas, tal y como sucedía en otras ciudades. Con la ayuda de su sobrino, Isidoro Ortiz, que le había sustituido en la Cátedra de Matemáticas y Astronomía, buscó apoyos para llevar a cabo el proyecto que incluía la adquisición de esferas para la Biblioteca, donde tenía previsto que se celebraran las clases de la academia y para la traducción desde el francés del tratado de “Usages des globes celeste et terrestre” del cartógrafo Robert de Vaugondy, para que fuera utilizado como manual de estudio.

Consiguió la autorización del Claustro universitario tanto para la compra como para la traducción del citado libro y un primer ensayo de la academia. Así llegaron el 10 de enero las primeros globos a la Universidad de Salamanca que, por fin, disponía de los “libros redondos y gordos” que en palabras de Torres Villarroel, “tienen los matemáticos para resolver los principales problemas de la geometría y de la Astronomía”; e iba más allá al incidir en que todas las bibliotecas de las comunidades, por pobres que fueran, los tenían, además de aludir a que potenciarían la hermosura de las piezas. Una estrategia que hoy sería puro marketing y que, en aquel momento, convenció al Claustro.

Holanda, Inglaterra, Alemania y Francia fueron algunos de los países en los que Torres Villarroel buscó estas joyas. Quedó fascinado por la impresión de uno de los globos de Vaugondy (1751) encargados por el rey de Francia aunque, según reconoce Margarita Becedas, no se sabe con certeza qué esferas realmente compró el catedrático ni su precio. Probablemente adquirió la esfera de Vaugondy, pero también se deben a él las dos de Blaeu de 1640, las más antiguas de la colección: un globo terráqueo de tamaño considerable para cuya estabilidad se ideó una cuna circular de madera compuesta por una cazoleta para brújula en la que se reseñan los meses y los signos zodiacales, y una esfera celeste muy similar a la anterior con cartela presidida por un retrato de Tycho Bahe, así como el globo terráqueo de Desnos y Nolin (1754) dedicado al rey francés, y la esfera de Senex y Hardon (1757) rodeada de motivos florales y angelotes.

Publicado en La Gaceta (15/12/2018). Tesoros de la Biblioteca Histórica

LOS DETRACTORES.

Apenas unos meses después de la llegada de los globos, en abril, se publicó la obra “Uso de los globos y la esfera” y, en mayo, Torres Villarroel informó del éxito de un primer ensayo de su academia. Sin embargo, la gloria le duró poco tiempo ya que no tardaron en surgir los detractores del catedrático que echaron por tierra sus argumentos y criticaron duramente su traducción de Vaugondy incidiendo, además, en que se había elaborado en castellano y no en latín. Así, el proyecto se paralizó.

Pasaron cuatro años hasta que la Universidad pagó la traducción a Torres Villarroel, pero apenas se distribuyó el libro -en la biblioteca se conserva un ejemplar, pero se desconoce qué fue de los otros volúmenes- y la Academia de Matemáticas y Astronomía se quedó en un proyecto sin más.

LAS ESFERAS DESMONTADAS.

Años después, sin que se conozca las circunstancias, llegaron a la Universidad otras esferas. Sin embargo, no fue hasta este siglo cuando la Biblioteca Histórica fue consciente de que eran diez y no siete las esferas de la institución académica. 

Tres de los ejemplares más modernos, obras de Antonio Monfort (Barcelona 1820-1831), estuvieron desarmados en cajas durante años. Eran como un puzzle hasta que los restauradores del Centro de Restauración de la Junta de Castilla y León en Simancas se encargaron de recuperarlas y, como señala con satisfacción la directora de la Biblioteca, incrementaron el patrimonio de la Universidad en tres globos que hoy, como el resto de las esferas se pueden ver en la Biblioteca Histórica perfectamente rehabilitadas.

A los globos de Torres Villarroel y las tres desmontadas hay que sumar dos que llegaron en una etapa intermedia: Una esfera celeste de Adams, de 1770-1800 y una esfera armilar de origen español, también de Antonio Monfort de Barcelona, año 1831. Además, entre los bienes de la Universidad de Salamanca figura un globo terráqueo de estilo neoclásico de 1871 de Adami y Reimer que se conserva en la Facultad de Geografía e Historia.

Las esferas, “libros redondos y gordos”, son otra forma de mostrar el mundo y que la Universidad cuente con un número tan importante de ellos demuestra la importancia que la Astronomía tuvo siempre en el Estudio salmantino. 

Manual de pequeñas restauraciones de libros.

Resultado de imagen de Manual de pequenos reparos em livros

Robert J. Milevski. Manual de pequenos reparos em livros (2a. ed.). Rio de Janeiro : Projeto Conservação Preventiva em Bibliotecas e Arquivos, 2001. ISBN 85-7009-051-X
DESCARGAR PDF

El Proyecto Conservação Preventiva em Bibliotecas e Arquivos – CPBA es una experiencia de cooperación entre instituciones brasileñas y la organización norteamericana Commission on Preservation and Access, actualmente incorporada al CLIR – Council on Library and Information Resources (Consejo de Recursos en Biblioteconomía e Información).

En 1997, el Proyecto tradujo y publicó 52 textos sobre la planificación y la gestión de programas de conservación preventiva, donde destacan el control de las condiciones ambientales, la prevención contra riesgos y el rescate de colecciones en situaciones de emergencia; el almacenamiento y conservación de colecciones libros y documentos, de películas, fotografías y medios magnéticos; y el replanteamiento que involucra los recursos de la reproducción electrónica, de la microfilmación y de la digitalización.

El presente manual presenta la estructura del libro, objetivando la indicación de soluciones de los daños más comunes en colecciones de bibliotecas. Describe los procesos de reparaciones en libros, relacionando los materiales necesarios, las técnicas y los procedimientos inherentes. Las instrucciones se ilustran claramente con dibujos y se presentan paso a paso, de forma secuencial y numerada. Orienta técnicas simples para la sustitución de lomos o inserción de hojas en volúmenes encuadernados. Presenta una propuesta de glosario para estandarización de términos utilizados en publicaciones sobre encuadernación, pequeñas reparaciones y conservación de libros.

ABAAABjlYAD-32

Día europeo de la Conservación/Restauración

Cartel

El 14 de octubre se celebra el Día Europeo de la Conservación-Restauración y con motivo de ello, la Asociación Profesional de Conservadores Restauradores de España (ACRE) ha coordinado diversas acciones de promoción de la profesión que pueden seguirse en: EN ESTE ENLACE 

El art. 46 de la Constitución Española establece: “Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio”
Según definición de la ECCO (Confederación Europea de Organizaciones de Conservadores/Restauradores) “el rol fundamental de la profesión de Conservación-Restauración es la preservación del Patrimonio Cultural en beneficio de las generaciones presentes y futuras. La profesión de la Conservación-Restauración contribuye a la percepción, apreciación y comprensión del Patrimonio Cultural con respecto a su contexto ambiental y su importancia y propiedades físicas.”

Pese al potencial social y económico del Patrimonio Cultural, al mandato expreso de la Carta Magna y a la incorporación de la profesión de Conservación-Restauración a los niveles más altos del Sistema Universitario Español, parece ser que los poderes públicos aún no le han dado la importancia suficiente en cuanto a regulación de la profesión, estableciendo unas competencias que incluyan la toma de decisiones a niveles de dirección, manteniéndose de momento aquellas que solo valoran las habilidades manuales propias del oficio de restaurador, siempre sujeto a la intrusión tanto en la formación como en la ejecución de los trabajos, incluso en obras públicas.

Todo ello llevó a la ACRE hace poco a la redacción del manifiesto “Por el Patrimonio, por una profesión necesaria” cuyo texto completo puede leerse en EN ESTE ENLACE 


FUENTE: BIBLIOTECA HISTORICA UCM

Investigación, conservación y restauración de materiales y objetos cartográficos.

Domingo, María ; Muíña, Iolanda. Investigación, conservación y restauración de materiales y objetos cartográficos. (2011). Madrid:  Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

ACCESO AL LIBRO

No hay texto alternativo automático disponible.
Primer mapa de España orlado con vistas de ciudades y personajes de la época, publicado por Hondius, ca. 1610. Biblioteca Nacional de España

Documento que recoge las actas del curso homónimo que en el año 2010 organizaron el IPCE y el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, con la colaboración de la Real Sociedad Geográfica.

El libro, cuyo contenido sigue plenamente vigente, recoge las aportaciones de profesores de distintas universidades e instituciones públicas y estatales, así como de especialistas en la materia que abordaron el tema de la cartografía bajo un punto de vista histórico, desde las manifestaciones o esbozos de mapas creados en el seno de las primeras civilizaciones, pasando por el desarrollo extraordinario de la cultura greco-romana y árabe, hasta la época de los grandes descubrimientos geográficos. Incluye, además, algunos de los trabajos de investigación y conservación más relevantes en esta materia llevados a cabo por técnicos especialistas, conservadores y restauradores del IPCE.