Historia de la Biblioteca de la Universidad de Mallorca (1767-1829).

29846559212_33ba70ae81_n_d

Longás Lacasa, M. Á. (2015). [e-Book] Historia de la Biblioteca de la Universidad de Mallorca (1767-1829). Madrid, Universidad Carlos III de Madrid, 2015

Texto completo

El objetivo general del trabajo es estudiar la primera biblioteca que tuvo la Universidad Literaria de Mallorca, formada a partir de las tres que dejaron en la isla los Jesuitas tras su expulsión en 1767, y que se abrió a todo estudioso que quisiera consultarla,asentando orígenes de la biblioteca pública. La concesión y apertura al público de la primera biblioteca universitaria de Mallorca va a ser el hilo conductor que nos lleve por las entrañas de la Universidad de Mallorca, soslayando aspectos docentes y académicos para centrarnos en la historia institucional. Interesa su contexto histórico, todo lo que va aconteciendo a su alrededor, desde lo más inmediato, la Universidad, a la ciudad que la envuelve y los hechos históricos que ocurren en el país.

La protagonista va a ser la Biblioteca, sus libros, los bibliotecarios, su administración, el edificio donde está ubicada, transitar virtualmente por sus pasillos, ver cómo era su espacio arquitectónico, sin olvidar las relaciones de la Universidad con las instituciones de la época y las consecuencias de acontecimientos históricos tan importantes como la Revolución francesa, la guerra contra Inglaterra o la del Francés. Todo ello dentro de un contexto social en que las viejas estructuras del Antiguo Régimen lentamente van quedando atrás, aunque se arrastra el lastre de la supremacía nobiliaria. La sociedad mallorquina entra en el siglo XIX con nuevas expectativas de cambio, lideradas por una minoría heredera de los ilustrados que intentará el difícil cometido de la modernización. Los miembros de la Real Sociedad Económica Mallorquina de Amigos del País, creada en 1778 por un grupo de intelectuales ilustrados, estaban convencidos que a través de la reforma económica, basada en la agricultura, la industria y el comercio, se podía transformar la sociedad junto a la actividad educadora, desde la enseñanza primaria a los estudios superiores.

Fuente: https://universoabierto.org
Anuncios

Biblioteca di Scienze Sociali de la Università degli Studi di Firenze. Catálogo

Resultado de imagen de Catalogue of books printed before 1601 in the legal historical section of the Biblioteca di Scienze Sociali dell'Università degli Studi di Firenze

Catalogue of books printed before 1601 in the legal historical section of the Biblioteca di Scienze Sociali dell’Università degli Studi di Firenze. Osler, Douglas J.Firenze University Press, 2005.

Texto completo

The present catalogue seeks to provide a comprehensive record of the 1,532 editions printed in the 15th and 16th centuries held in the legal historical section of the Biblioteca di Scienze Sociali of the Università degli Studi di Firenze. This library is the successor to that of the Facoltà di Giurisprudenza, the nucleus of which remains the historic collection of the Collegio degli Avvocati di Firenze acquired in 1924. Supplemented by further important acquisitions, including the library of the Corte di Appello di Firenze, the collection has come to be numbered among the foremost in its fi eld in Italy. It exhibits a wide range not only of the famous medieval authors of the ius commune, but also of the growing number of contemporary 16th century jurists.

 

Inventariar bibliotecas históricas.

 Un inventario en la Fisher Rare Book Library (University of Toronto) encuentra algunos tesoros perdidos.

Oculto dentro de una caja marrón ha aparecido un raro Misal Romano bordado de plata y oro. El libro litúrgico fue diseñado en 1716 para la capilla de una rica familia veneciana, el color de plata del hilo es ahora de un gris aburrido y los marcadores rosados ​​de la cinta han amarilleado. El libro es un raro ejemplo de una encuadernación bordada y sin embargo nunca fue registrado en el catálogo de la biblioteca que “para el mundo había dejado de existir”, comenta Gary Price .

El libro fue descubierto el lunes, primer día de inventario de la biblioteca -el primero en 40 años- que espera revisar los 800.000 libros de la biblioteca en dos semanas. La biblioteca está cerrada para este período y los bibliotecarios van sacando, uno por uno, libros y manuscritos de los estantes, organizando y buscando aquellos que pueden haber sido extraviados, perdidos o robados. El Sr. Carefoote, uno de los bibliotecarios, encontró tres libros extraviados en su primer día de recuento, uno de los libros era Speculum iuris , impreso en Venecia en 1576.

“A veces la gente se sorprende de que los artículos desaparezcan, pero eso es una realidad cuando se trata de un fondo de 800.000 libros”, dijo Loryl MacDonald, director interino de la biblioteca. “La expectativa es pensar que están mal colocados y que alguien los encontrará.”

La Biblioteca de Libros Raros de Thomas Fisher alberga el Departamento de Libros Raros y Colecciones Especiales, incluyendo libros, manuscritos y otros materiales, así como los Archivos y Servicios de Administración de Archivos de la Universidad de Toronto (UTARMS).

The Globe and Mail

El edificio actual fue inaugurado en 1973. Su nombre se puso en honor a Thomas Fisher (1792-1874), que desempeñó un papel activo en la vida pública de la comunidad. En 1973, sus bisnietos, Sidney y Charles Fisher, donaron a la Biblioteca sus colecciones de Shakespeare, varios autores del siglo XX y los grabados de Wenceslaus Hollar, artista bohemio del siglo XVII.

La mayoría del material en la colección de la biblioteca ha sido donado como regalos de bibliotecas privadas. Después de un incendio en 1890 se destruyeron 30.000 libros raros y manuscritos. En ella podemos encontrar el  manuscrito original de Margaret Atwood para The Handmaid’s Taledonado a la biblioteca como parte de una colección de archivos alojada en más de 600 cajas. La biblioteca es también el “hogar” de la poesía de Leonard Cohen y otros escritos, así como una tableta cuneiforme babilónica de Ur  y el primer folio de Shakespeare de 1623.

La Biblioteca de Libros Raros de Thomas Fisher es el mayor repositorio de libros raros y manuscritos accesibles al público en Canadá. Como una de las principales bibliotecas de investigación en América del Norte, el Fisher adquiere, hace accesible y conserva colecciones de investigación de alcance nacional e internacional. Sirve a la facultad, al personal, a los estudiantes y a los alumnos de la universidad, así como al público en general.

Genealogía y Heráldica. Recursos.

La Biblioteca Nacional de España cuenta con una buena colección de fondos relacionados con la genealogía y heráldica, tanto en formato impreso como digital. Sin embargo, hay que señalar que en la BNE no se encuentran los documentos que son básicos en la búsqueda genealógica y heráldica. Los interesados deben buscarlos a través de diferentes fuentes y solicitarlos personalmente a los centros donde se conservan (archivos, parroquias, registros). Sí existen, en cambio, catálogos para localizarlos y es posible también la búsqueda en Internet para verlos y/o solicitarlos.

En este documento encontramos  Fuentes de información básica para iniciarse en la investigación genealógica y heráldica, así como Recursos de Información en Internet, bibliografía, fuentes eclesiásticas…

Resultado de imagen de genealogia y heraldica bne
Acceso al documento

Libros y manuscritos japoneses. La biblioteca Freer Gallery of Art and Arthur M. Sackler Gallery

La Biblioteca Freer | Sackler de Smithsonian Libraries ha completado la digitalización de más de 1100 volúmenes / 41500 imágenes de su colección de libros y manuscritos japoneses ilustrados con bloques de madera de los períodos Edo y Meiji (1600-1912).

Freer Gallery of Art and Arthur M. Sackler Gallery Library
La Biblioteca de la Galería de Arte Freer y Galería Arthur M. Sackler se originó como una colección de cuatro mil monografías, publicaciones periódicas, publicaciones y catálogos de ventas que Charles Lang Freer (1854-1919, fundador de Freer Gallery of Art) donó a la Smithsonian Institution como parte de su regalo a la nación. Con más de ochenta y seis mil volúmenes, la Biblioteca ahora se considera uno de los mejores depósitos de recursos de arte asiático en los Estados Unidos.

Desde que se inauguró en 1923, el objetivo de la Biblioteca ha sido fomentar y estimular el estudio de las tradiciones y culturas artísticas de los pueblos de Asia. La Biblioteca mantiene los más altos estándares para la recolección de materiales relevantes para la historia del arte y la cultura asiática a través de un programa activo de compras, regalos e intercambios.

En julio de 1987 la Biblioteca se trasladó a su nuevo hogar en la Arthur M. Sackler Gallery. Hoy en día apoya las actividades de ambos museos, tales como el desarrollo de la colección, la planificación de la exposición, las publicaciones y otros proyectos académicos y académicos. Sus recursos publicados e inéditos -en el campo del arte asiático y la arqueología, la conservación, la pintura, la escultura, la arquitectura, los dibujos, las impresiones, los manuscritos, los libros y la fotografía- están a disposición del personal del museo, de los investigadores y del público visitante.

Aproximadamente la mitad de la colección está compuesta por obras en chino o japonés. Si bien la Biblioteca se centra principalmente en el arte asiático y la arqueología, también incluye publicaciones sobre artistas estadounidenses que fueron activos a finales del siglo XIX y principios del XX y cuyas obras se encuentran en la Freer Gallery of Art.

200 años oculta con tesoros bibliográficos.

Un experto en arte belga descubrió el pasado mes de junio una sala repleta de libros de los siglos XVIII y XIX que han permanecido intactos.

Libros de geografía, viejos atlas, obras que versan sobre cultura, pueblos y regiones. Todos datan de los siglos XVIII y XIX y han permanecido intactos durante los últimos 200 años, encerrados en una biblioteca particular en Bouillon, un pequeño municipio belga, cercano a la frontera con Francia y con mucha historia a sus espaldas.

La biblioteca que permaneció escondida al pie del imponente Castillo de Bouillon, el ejemplo más antiguo de arquitectura feudal en Bélgica, construido en el siglo VIII por orden de Carlos Martel, y ahora será subastada

La biblioteca que pasó 200 años oculta

La colección cuenta con un viejo atlas de Abraham Ortelius, geógrafo y cartógrafo flamenco, conocido como el «Ptolomeo del siglo XVI». Con Mercator fue el padre de la cartografía flamenca.

Abraham Ortelius

Su obra más conocida es el Theatrum Orbis Terrarum, considerado el primer atlas moderno. Su primera versión contenía 70 mapas: 56 de zonas de Europa, 10 de Asia y África y uno de cada continente. El libro descubierto ahora data de 1575 y es considerado el primer atlas moderno. Sólo fueron impresas un centenar de copias en su momento, lo que convierte a este libro en una obra de excepcional valor histórico que se estima que tiene un precio mínimo de entre 40.000 y 45.000 euros.

El Theatrum Orbis Terrarum inspiró la obra en seis volúmenes titulada Civitates orbis terrarum, editada por Georg Braun e ilustrada por Frans Hogenberg con asistencia del propio Ortelius.

Fueron los descendientes del propietario original los que decidieron hacer pública su posesión más preciada. Para ello acudieron a Henri Godts, un experto de una sala de subastas de Bruselas. “Es extremadamente raro encontrar bibliotecas tan genuinas. Es como si hubiera sido catapultado al siglo XVIII en una máquina del tiempo. Los libros están perfectamente conservados y mantienen el papel original con el que fueron impresos”, explicó Godts a Le Vif. “La primera vez que abrí la puerta de la biblioteca -añade este experto-, me quedé muy sorprendido por la autenticidad y la atmósfera que prevaleció del siglo XVIII. Estuve dos días para poder hacer un inventario completo. Sostuve cada uno de estos libros entre mis manos, procediendo con cuidado para evitar dañarlos”.

Los libros contienen descripciones excepcionales de países, regiones, pueblos y culturas de los lugares más exóticos.

Fuente: http://www.lavanguardia.com

La Haggadah de la biblioteca de Sarajevo.

Era una de las bibliotecas más bellas del mundo, en la denominada Jerusalén de los Balcanes. Construida con la mezcla de estilos orientalizantes, cuando la ciudad no se hallaba ya bajo dominio otomano y formaba parte del Imperio Austro-Húngaro, era una joya arquitectónica, un punto de encuentro y de unión entre las distintas culturas representadas en esta ciudad. En su interior, unos dos millones de libros y miles de documentos y manuscritos de gran valor, conservados a lo largo de siglos tanto por musulmanes como por serbios ortodoxos, croatas católicos y judíos. 


El 25 agosto de 1992, desde las colinas circundantes comenzó el bombardeo de una ciudad sitiada, y se cumplió una orden especial. Hacia la biblioteca se comenzaron a lanzar bombas incendiarias que corroyeron por completo el edificio, hasta llegar a las columnatas, destrozando a su paso miles de libros y numerosos incunables, patrimonio de la humanidad. Desaparecieron una buena parte de sus fondos, más de dos millones de volúmenes, incluidos más de 700 manuscritos e incunables, una colección única de libros y publicaciones históricas bosnias, y más de 155.000 rarezas bibliográficas.

Pero no contaron con los guardianes de los libros, porque varios miles de volúmenes pudieron ser salvados en los primeros momentos del incendio, por los empleados de la biblioteca, los cuales arriesgando sus vidas, comenzaron a arrojar libros y documentos por las ventanas, y por ciudadanos anónimos, desesperados, que se acercaron a la carrera a ayudar para intentar salvar todo lo que se pudiera.

Entre los pocos tesoros que fueron rescatados hubo un manuscrito hebreo iluminado, conocido como la Haggadah de Sarajevo. Había sobrevivido a la expulsión de los judíos de España cinco siglos atrás. Esta vez sobrevivió gracias a un lector que se llevó el libro en su huida. 

Haggadah. Sarajevo

La Haggadah de Sarajevo es un manuscrito iluminado que contiene el tradicional texto hebreo propio de toda hagadá y que es leído durante Pésaj, la Pascua judía. Se trata de una hagadá sefardí que fue realizada en Barcelona en 1350.
Se trata de un manuscrito sobre pergamino blanqueado e iluminado con cobre y oro. Contiene 34 páginas de ilustraciones de escenas claves de la Biblia, desde la Creación hasta la muerte de Moisés. Algunas páginas están manchadas con vino, evidencia de que fue utilizada en muchas celebraciones de Pésaj

Algo grave se temían en Sarajevo, puesto que algunos ejemplares muy valiosos habían sido retirados previamente y guardados en lugares secretos.
Dedicado a esos héroes anónimos, guardianes de nuestra memoria. 

Fuente: Ruth Gómez Andrés