La colección de grabados de la BNE

La colección de grabados  de la Biblioteca Nacional de España se puede considerar una de las más importantes del país, tanto por su cantidad como por su calidad. Conserva obras de los mejores artistas, desde finales del siglo XV hasta la actualidad.

[ACCEDER A LOS GRABADOS DIGITALIZADOS]

A través de estas obras se pueden estudiar los diferentes estilos artísticos desde el último gótico hasta las últimas tendencias del grabado actual y las diferentes técnicas del grabado desde la xilografía hasta las nuevas técnicas digitales, pasando por las técnicas calcográficas, la litografía, la serigrafía, las técnicas aditivas y las técnicas digitales.

Están representadas las principales escuelas del grabado, principalmente europeas, destacando la colección de grabado español. Esta colección, especialmente, se continúa incrementando, gracias a la Ley de Depósito Legal y a las donaciones de editores de obra gráfica, talleres y artistas individuales.

La temática es de lo más variado: un apartado importante son estampas religiosas y mitológicas, históricas, grabados que reproducen cuadros, vistas de ciudades y paisajes; arquitectura y ornamentación, tipos y trajes, retratos, escenas de género, etc.

Historia de la colección

En 1868 el Estado adquiere la colección de grabados, dibujos y libros con grabados que a lo largo de su vida había reunido el pintor Valentín Carderera destinándola a la Biblioteca Nacional Con este motivo se crea entonces una Sala de Estampas donde se conservarían estas obras y las del mismo género que había dispersas por la Biblioteca. A este fondo Carderera se unieron las estampas sueltas y las que había en libros con grabados en la antigua Biblioteca Real.

En 1880 se compran a José María Galván una serie de dibujos y pruebas de estado de sus estampas más famosas. El mismo año el sobrino y heredero del pintor Manuel Castellano vende a la Biblioteca cerca de seis mil grabados que habían pertenecido a este gran coleccionista. En 1904 ingresan las estampas y libros con grabados de la llamada Colección Izquierdo que Eugenio Izquierdo había comprado en París.

Otras donaciones muy importantes son las de grabados de Ricardo Baroja en 1910 y en 1951 la viuda de Mariano Fortuny Madrazo lega a la Biblioteca Nacional una carpeta con grabados de su marido y otra de Mariano Fortuny Marsal, estampados por el primero.
En 1968, junto con la biblioteca del coleccionista Juan Sedó Peris Mencheta, se compraron sus dibujos y grabados de temas cervantinos. En 1975 ingresan en la Sección dos colecciones muy importantes de estampas de devoción: la que donó D. Florentino Zamora y la que se compró a la muerte de D. Isidro Albert.

En el año siguiente, 1976, la Calcografía Nacional entrega un centenar de estampas de artistas contemporáneos como Cuní, Echauz, Prieto Nespereira, Marcoida, etc. Al mismo tiempo se siguen comprando grabados antiguos: en 1963, 125 estampas japonesas del siglo XIX, en 1985 las “Camere sepolcrali degli antichi” de Piranesi y “L´Espagne a vol d´oiseau” de Alfred Guesdon, en 1986 la segunda edición de “Los Proverbios” de Goya y la séptima de “Los Desastres”, en 1988, las ediciones quinta y décima de “Los Caprichos”, etc. Asimismo, se compraron grabados de artistas contemporáneos, entre los que destacan algunas obras de Picasso, Dalí, Miró, Tàpies, Chillida, Millares, Alberti y otros muchos.

A través del Depósito Legal han ingresado libros con grabados originales o álbumes muy importantes; entre éstos habría que destacar la “Tauromaquia” de Picasso, el “Cantic al Sol” ilustrado por Joan Miró, “Caminos” de A. Machado, ilustrado por Redondela, “La vida del Lazarillo”, ilustrado por Pelayo, “Variaciones sobre el Entierro del Conde de Orgaz” por Alberti, “Aguafuertes” de Solana, etc.

También se ha conseguido que muchos grabadores hagan importantes donaciones de su obra y gracias a ello la Biblioteca Nacional cuenta en estos momentos con una importante colección de grabado español contemporáneo. La colección continua incrementándose con donaciones de artistas y coleccionistas, cambios de duplicados, obras ingresadas por Depósito Legal y adquisiciones de todo tipo de materiales gráficos tanto antiguos como modernos.

También puede interesar:

Transcripción de pliegos poéticos del siglo XVI : trabajo colaborativo de la BNE

Aqui comiençan dos roma[n]ces con sus glosas - Búsqueda de Google

La Biblioteca Nacional de España estrenó la semana pasada (4 de mayo) un nuevo proyecto dentro de su plataforma ComunidadBNE, pensada para el trabajo colaborativo en el enriquecimiento de sus colecciones y desarrollado en colaboración con Red.es.

En esta ocasión se propone un proyecto de transcripción del documento de 1560, Aqui comiençan dos roma[n]ces con sus glosas, que permitirá poner el texto a disposición de todos en nuestra Biblioteca Digital Hispánica, para su búsqueda y localización.

Información relacionada

El documento es un ejemplo de los llamados pliegos poéticos, una variedad de los pliegos sueltos (conocidos también como “de cordel” por su forma más habitual de distribución), que fueron el género editorial más popular de todos los que se imprimieron entre los siglos XVI y XVIII. Son, además, muy representativos de la lírica del momento, especialmente de la popular (romances, coplas, villancicos), por lo que su contenido ha sido muy estudiado por los especialistas en la literatura de este periodo. Se trata de documentos de poca extensión, impresos generalmente en formato 4º (lo que hoy vendría a ser una cuartilla) y concebidos para ser vendidos sin encuadernar y a un precio modesto, por lo que eran accesibles para una parte de la población que no podía acceder a otro tipo de productos literarios.

Aqui comiençan dos roma[n]ces con sus glosas - Búsqueda de Google

Dentro de los pliegos poéticos, destacan por su interés y antigüedad los que, sobre todo en el siglo XVI (aunque existe algún ejemplo del XV), fueron impresos con tipografía gótica y que se conocen generalmente como “pliegos góticos”. La edición que se propone en este proyecto consta de dos romances con contenido heredero de los cantares de gesta del ciclo carolingio, como se observa en el personaje de Durandarte. Presenta el texto a dos columnas, algo muy frecuente en estos documentos, y un grabado xilográfico en la primera página, también muy característico de este producto editorial.

En el proyecto de ComunidadBNE, se han marcado previamente las áreas de transcripción para facilitar la tarea; también se han especificado las pautas de transcripción recomendadas (en el propio proyecto y en un pequeño videotutorial), para adaptar la ortotipografía a usos actuales y así facilitar la búsqueda y recuperación del texto transcrito.


ComunidadBNE dispone además de otros proyectos abiertos a la colaboración, mediante la transcripción y etiquetado de diversos materiales, como carteles de teatro, fotografías o registros de grupos musicales. Muchas historias, escritas entre nuestras colecciones, aún están por descubrir. 

Bibliotecas públicas coloniales en Australia, Sudáfrica y el sudeste asiático en el siglo XIX.

Early Public Libraries and Colonial Citizenship in the British Southern Hemisphere

Atkin, Lara ; Comyn, Sarah ; Fermanis, Porscha ; Garvey, Nathan. Early Public Libraries and Colonial Citizenship in the British Southern Hemisphere  Springer Nature, Cham, 2019

Texto completo

Este libro es un estudio comparativo de seis bibliotecas públicas coloniales en Australia, Sudáfrica y el sudeste asiático del siglo XIX. Basándose en conceptualizaciones en red del imperio, marcos transnacionales y paradigmas de la “nueva historia imperial” que privilegian las “interculturas” coloniales y metropolitanas imbricadas, analiza el papel de las bibliotecas públicas en la configuración de un programa de educación cívica anglófona, creación de conocimiento científico y modernización en el hemisferio sur británico.

Los seis capítulos del libro analizan modelos y precedentes institucionales, lectura de públicos y tipos, libros y catálogos y redes científicas regionales para demostrar la importancia de estas bibliotecas para la construcción de la identidad colonial, la ciudadanía, y el autogobierno nacional, así como trazar su influencia en la configuración de las percepciones de clase social, género y raza. 

Utilizando material de fuente primaria del archivo digital ‘Catálogos de libros del hemisferio sur colonial’ recientemente completado, el libro argumenta que las bibliotecas públicas desempeñaron un papel formativo en el discurso público colonial, contribuyendo a debates más amplios sobre la ciudadanía imperial y el estado-nación en diferentes áreas geográficas, fronteras culturales y lingüísticas.


FUENTE: Universoabierto.org

La historia del libro a través de las colecciones de la Universidad Complutense

La historia del libro: a través de las colecciones de la Universidad Complutense: exposición permanente de la Biblioteca Histórica - Búsqueda de Google

Sánchez Mariana, Manuel y Torres Santo Domingo, Marta y Jorge García-Reyes, Francisco Javier de (2020) La historia del libro a través de las colecciones de la Universidad Complutense: exposición permanente de la Biblioteca Histórica. Madrid: Universidad Complutense, Biblioteca Histórica 

DESCARGAR PDF

El objetivo de la muestra “La historia del libro a través de las colecciones de la Universidad Complutense: exposición permanente de la Biblioteca Histórica” es proporcionar al visitante una visión histórica sobre la producción y difusión del pensamiento impreso en Europa desde sus orígenes en el período incunable hasta el fin del Antiguo Régimen, con un apéndice sobre la Universidad Complutense que justifica la existencia de esta colección.

Se mezclan en su concepción tanto aspectos formales del libro (confección y presentación, principales talleres, países que sobresalieron, etc.) con ejemplos del desarrollo de la historia de las ideas (humanismo y renacimiento, monarquía y contrarreforma, ilustración y edición científica, etc.), junto a piezas cuya exposición se justifica por sí misma al ser representativas del arte del grabado en un determinado momento (Durero, Rubens, Piranesi, etc.)

Ilustres poseedores en los fondos de la USAL : Quevedo

5 poemas de Quevedo - Zenda

La presencia de algunos ejemplares que pertenecieron a Francisco de Quevedo en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca es conocida desde hace tiempo.

Los trabajos de mantenimiento en la base de datos de antiguos posesores de la BG nos han vuelto a traer a esta ilustre figura de nuestras letras y recuperamos una antigua entrada de la web de la biblioteca, abriendo en el blog una sección de “Ilustres poseedores”

En 1975 Felipe C. R. Maldonado dio a conocer un inventario, conservado en el Archivo Histórico de Protocolos de Madrid y fechado en 1646, donde se recogen los objetos y muchos libros que don Francisco dejó a su heredero Pedro de Alderete Quevedo y Villegas. El estudioso trató de identificar los libros allí recogidos. En 2011 otros dos autores, Carlos Fernández González y Sofia Simões, han retomado la tarea, prosiguiendo con la identificación de las ediciones. El resultado lo podemos consultar en: «Nuevas aportaciones a la biblioteca de Francisco de Quevedo»Manuscrt.Cao, 11 (2011).

Hubiera sido deseable que, ya que los autores han avanzado en la identificación de las ediciones, el artículo se completase señalando los ejemplares concretos que Quevedo tuvo entre sus manos, al menos aquellos que ya han sido mencionados en los artículos citados en su nota 4 o conocidos por sus propias investigaciones –solamente se citan en algunos ítems, como uno de los conservados en Salamanca–. De este modo, el trabajo habría quedado, en nuestra opinión, más redondo, aunque, como ellos mismos dicen, el suyo sea un documento todavía abierto.

Hasta el momento, dos son los ejemplares localizados y conservados en la Universidad de Salamanca que proceden de la biblioteca de escritor. 

[BASE DE DATOS DE ANTIGUOS POSEEDORES: Francisco de Quevedo]

Libros de Francisco de Quevedo

El ítem 136, con el título «Hesiodi ascrie opera», podría identificarse con esta edición: Hesiodou Askraiou Ta Heuriskomena. Hesiodi Ascraei quae extant. Daniel Heinsius Interpretationem infinitis locis emendauit … (Lugduni Batavorum: ex officina Ioannis Patij, prostant in Bibliopolio Commeliniano, 1613); y con un ejemplar conservado en Salamanca, que tiene la firma de Quevedo en la portada, además de una extensa nota de su mano en el vuelto de la portada (BG/33861).

Libros de Francisco de Quevedo

Libros de Francisco de Quevedo

 

El nombre de Quevedo aparece también en la portada de la siguiente edición: Terentius, in quem triplex edita est P. Antesignani Rapistagnensis Commentatio…, Lugduni: apud Mathiam Bonhome, 1560 (BG/33674). Sin embargo, en este inventario no aparece ningún ítem que pueda responder a este libro. No es de extrañar, ya que, como se indica en los dos trabajos citados, este listado no contiene la totalidad de los libros que formaron parte de la colección reunida por Quevedo.


F. C. R. Maldonado, «Algunos datos sobre la composición y dispersión de la biblioteca de Quevedo», Homenaje a la memoria de don Antonio Rodríguez-Moñino, 1910-1970, Madrid: Castalia, 1975, 405-420.

Murciélagos, guardianes de biblioteca.

biblioteca joanina - Búsqueda de Google
Biblioteca Joanina (Universidad de Coimbra)

La colonia de murciélagos más desconocida y de la que más se habla en Portugal es la que habita en la Biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra y que desde el siglo XVI se encarga de preservar sus cientos de volúmenes para que no sean devorados por los insectos conocidos como “bibliófagos”.

Cada ejemplar de murciélago que habita en la valiosa Biblioteca de Coimbra (Patrimonio de la Humanidad), puede llegar a cazar en una sola noche medio millar de insectos que sobrevuelan entre los ejemplares. Por eso, los responsables de la biblioteca aseguran que sus volúmenes se han conservado a la perfección, a pesar de las numerosas hendiduras o circuitos de ventilación por los que se cuelan los insectos.

Cada noche, antes del cierre de la biblioteca, una ópera prima barroca donde se conservan los ejemplares propios de la cultura europea de entre los siglos XVI y XVIII, se protegen los cientos de volúmenes y las mesas con mantas de cuero, con el fin de que los ejemplares no se deterioren con los excrementos de los murciélagos.

La certeza de la existencia de dicha colonia, en la que conviven dos especies de murciélagos, fue evidenciada recientemente por el investigador lisboeta Jorge Palmeirim que, a pesar de que no los vio, pudo medir los sonidos que emiten cuando salen a volar por la noche.

Especialmente, es relevante la caza de la carcoma, “nicobium castaneum”, cuya larva excava galerías sinuosas muy aparentes en los libros y puede hacer verdaderos estragos tanto en el papel como en el cuero de las encuadernaciones.

Los conocidos como “pececillos de plata”, compañeros de las carcomas, son también objeto de caza para los murciélagos porque, en vez de hacer galerías, acaban consumiendo las hojas de papel, preferiblemente de libros antiguos.

Sin embargo, el aumento de ejemplares y el paso del tiempo han hecho que los murciélagos no sean suficientes como medida protectora de los libros de la Biblioteca Joanina, uno de los principales atractivos turísticos de Coimbra. Según informó a EFE la Universidad de la ciudad, recientemente fue adquirida una cámara de anoxia de seis metros cúbicos de capacidad para tratar el fondo bibliográfico. El objetivo de dicha cámara, que supuso una inversión de 70.000 euros por parte de la Universidad, es la desinfección de los libros, evitando así la acción insectívora.

HISTORIA Y COLECCIÓN

La Biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra, que sustituyó a la antigua Casa da Livraria Universitária, debe su nombre al monarca que la mandó construir en 1717. D. João V, el Magnánimo, gran mecenas de la cultura, la ciencia y las artes siendo esta biblioteca el testimonio notable de la política cultural del rey. Construida sobre una prisión medieval, más tarde sus celdas se usaron como prisión académica para los malos estudiantes.

Situada en el patio de la Facultad de Derecho, forma parte de la Biblioteca General de la Universidad de Coimbra. En otros tiempos, fue también conocida como Biblioteca de Cámara. Su estilo es marcadamente rococó, siendo reconocida como una de las más originales y espectaculares bibliotecas barrocas europeas

En los tres pisos de la Biblioteca Joanina se conservan 60.000 volúmenes de diversas materias, todos editados hasta el final del siglo XVIII, y, en conjunto con la Biblioteca General de esta universidad, se contabilizan un millón de volúmenes.

"Biblia Latina de las 48 líneas" - Búsqueda de Google
“Biblia Latina de las 48 líneas”

Además de libros, la Biblioteca Joanina, considerada una de las más relevantes del mundo, guarda periódicos, revistas, manuscritos muy particulares y colecciones especializadas, con especial atención a las obras de medicina, geografía, historia, estudios humanísticos, ciencias, derecho civil y canónico, filosofía y teología entre los que sobresale una notable colección de mapas antiguos y un extenso e inusual conjunto de documentos musicales de entre los siglos XVI y XVIII.

En esta biblioteca se encuentran ejemplares de lo más singulares, tales como la primera edición de las “Lusíadas”, una biblia hebrea editada en la segunda mitad del siglo XV de la que apenas existen una veintena de ejemplares en todo el mundo. También llama la atención la “Biblia Latina de las 48 líneas”, llamada así porque cada página tiene 48 líneas. Esta biblia fue impresa en 1462 por dos socios de Gutenberg y es considerada una de las más bellas de entre las cuatro primeras biblias impresas.


Información basada en el artículo de Carlos García para Agencia EFE (25 jul. 2017). Ver original

 

El archivo de la palabra.

archivo de la palabra - Búsqueda de Google

 Escuchar grabaciones digitalizadas

En 1950 ingresan en la Biblioteca Nacional de España 24 discos de pizarra procedentes del desaparecido Archivo de la Palabra del Centro de Estudios Históricos, dirigido por Menéndez Pidal, que conserva grabaciones de las voces de Azorín, Juan Ramón Jiménez, Pío Baroja, Ramón y Cajal y otras tantas personalidades literarias y políticas de la época, como el general Primo de Rivera. Desde ese año, el Archivo de la Palabra, con esta misma finalidad de conservar y difundir las voces de personalidades de la cultura, la ciencia, las artes o la política, no ha dejado de incrementarse, hasta contar en la actualidad con unos 20.000 documentos sonoros no musicales.

Esta colección está compuesta por:

1. Cursos de idiomas.
El Archivo contiene una colección única de cilindros de cera. Éste se considera el primer soporte en el que se graba el sonido y la voz humana. Entre ellos, destaca el primer curso de español dirigido a hablantes de lengua inglesa, de 1905.

2. Voces grabadas por el Centro de Estudios Históricos (desde 1931 a 1933)
Las grabaciones registran en discos de pizarra las voces de Azorín, Juan Ramón Jiménez, Unamuno, Pío Baroja, Valle Inclán, Ortega y Gasset, Santiago Ramón y Cajal, entre otras personalidades Españolas.

3. Voces de reyes o jefes de estado

4. Canciones y discursos de la guerra civil
Colección de hilos magnéticos de los años 20 a los años 50 que recogen canciones populares del bando republicano y nacional, así como oratorias, discursos o arengas político-militares.

5. Voces de escritores hispanoamericanos
Colección de vinilos de los años 1970-1980 que recoge las voces de los autores más importantes de la lengua española, quienes con su propia voz han recitado sus obras y poemas.

6. Trabajos de campo
Recogen las tradiciones culturales del pueblo a través de la grabación de entrevistas. La adquisición más reciente es el donativo del etnomusicólogo Ramón Pelinski. Este donativo consta de 93 cintas abiertas, 9 casetes y 5 videograbaciones, fruto de su trabajo de campo, con entrevistas en el Ártico Central, sobre música y tradiciones de los pueblos Inuit.