El salto a la anatomía moderna: Vesalio y Valverde de Hamusco

En 1543 se produjo un salto en la historia de la ciencia. Se publica en ese año en Basilea la primera edición de la famosa obra de Vesalio, “De humani corporis fabrica”, y a la vez Copérnico revoluciona la astronomía con la teoría heliocéntrica del sistema solar. Dos nuevas visiones científicas que cambiaron la concepción del mundo y la vida desde distintas perspectivas.

La Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca presume de contar con uno de los ejemplares existentes en España de la primera edición de la gran obra de Vesalio, un libro que representa el comienzo de la anatomía moderna. Así lo explica Margarita Becedas, directora de la Biblioteca Histórica. “Vesalio es un referente, institucionaliza las disecciones en personas para conocer realmente el cuerpo humano”.

Escrita en latín, destaca por las ilustraciones con las que Vesalio describe con todo detalle el cuerpo humano. Según Oscar Lilao, jefe de fondo antiguo de la Biblioteca Histórica de la USAL, parece que fueron los artistas de la escuela de Tiziano los que elaboraron los dibujos, aunque el autor de la obra siguió de cerca su elaboración, trasladándose incluso a Basilea.

Resultado de imagen de “De humanis corporis fabrica”

Página 174 del libro de  Andreas Vesalius “De humani corporis fabrica”

Se trata de una obra de 1543, de corte claramente renacentista como se aprecia en los dibujos donde puede verse un esqueleto sin piel y al fondo un paisaje. Y es que en aquella época era común que el fondo de los lienzos estuviese decorado con motivos monumentales o paisajísticos tal y como sucede en la Mona Lisa.

Todas las ilustraciones del libro llaman la atención, pero sobresale su famosa portada, donde aparece representado un teatro anatómico en el que se está llevando a cabo la disección de un cuerpo humano ante un nutrido grupo de alumnos.

Vesalio
La portada de “De humani corporis fabrica”, reflejo de las ideas de Vesalio sobre el estudio del cuerpo humano y el concepto de la medicina moderna. (Ej. de la BG de la USAL)

En lugar de haber un profesor sentado en la cátedra, hay un esqueleto, una forma de restar importancia a los estudios teóricos en favor de la práctica de la disección, aunque no la realizada por barberos y cirujanos romancistas, como era habitual, sino por profesores universitarios. En el Vesalio aparece rodeado de alumnos mientras los barberos están debajo de la mesa, sin trabajo. También figuran un perro y un mono, alejados pues ya nos son objeto de estudio.
No se sabe muy bien cómo llegó a la Universidad de Salamanca la primera edición de esta obra. Quizá se adquirió para la formación de sus alumnos, ya que en los Estatutos de Diego de Covarrubias, de 1561, se dice que junto a las lecturas normales de Galeno y Avicena había que conocer las láminas de Vesalio para la práctica de la anatomía.

“Historia de la composición del cuerpo humano”

Pero no podemos dejar de lado otra gran obra de la anatomía que tuvo como base sus conocimientos: “Historia de la composición del cuerpo humano” de Juan Valverde de Hamusco, médico español afincado en Italia, motivo por el cual la obra está impresa en Roma en 1556. Se trata, probablemente, del primer tratado de anatomía moderna escrito en castellano, un libro con el que Valverde trató de acercar los nuevos conocimientos a los médicos españoles poco familiarizados con el latín, creando términos nuevos. De este modo, su libro se convirtió en una fuente imprescindible para la creación del léxico científico en español, aunque algunas palabras tienen actualmente otro uso, como los “morcillos” en Valverde que ahora llamamos “músculos”.
De gran parecido con la obra de Vesalio (incluso fue acusado de plagio), la obra del médico español destaca igualmente por sus numerosas ilustraciones, muchas de ellas mejorando los dibujos del médico flamenco.

Resultado de imagen de juan valverde de amusco historia de la composición del cuerpo humano
Historia de la composición del cuerpo humano. Juan Valverde de Hamusco (Ej. de la BG de la USAL)

ARTICULO APARECIDO EN La Gaceta de Salamanca (29/09/2018)

 

Anuncios

Los estudios jurídicos en la universidad salmantina del siglo XIX

DOAB: Directory of Open Access Books

Torijano Pérez, Eugenia . Los estudios jurídicos en la universidad salmantina del siglo XIX. Universidad Carlos III de Madrid. Figuerola Institute of Social Science History, 2018. (ACCEDER AL PDF)

Bajo este título se presenta un estudio de la historia de la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca en un periodo que abarca desde 1820 hasta 1900. En el mismo se atiende tanto a la institución docente como a los individuos que la integraron, por lo que puede calificarse de una obra ambiciosa, tanto por estos aspectos que se tratan, como por la señalada cronología, teniendo así una visión de conjunto de la Facultad de Derecho salmantina en el siglo XIX, periodo en que vio cómo la implantación del régimen liberal trajo la uniformización y centralización administrativas poniendo en peligro su pervivencia, además de situarla entre las Universidades periféricas que sobrevivieron como satélites alrededor de la Universidad Central de Madrid.

El hecho de que durante muchos años fuese la única Facultad mayor de la Universidad salmantina hace que este trabajo sirva también para conocer más a fondo la historia decimonónica de la institución centenaria.

Sistemas de conservación preventiva en la Biblioteca Histórica.

La Universidad de Salamanca y la Fundación Santa María la Real optimizan los sistemas de conservación preventiva de la Biblioteca General Histórica.
La intervención contempla la monitorización de la Sala de manuscritos e incunables y la Antigua librería del Estudio salmantino en el marco del proyecto internacional HeritageCare para la conservación del Patrimonio.

Resultado de imagen de sala manuscritos usal
Detalle de la Sala de manuscritos e incunables

El Grupo TIDOP de la E.P.S de Ávila desarrolla la iniciativa, seleccionada como ‘proyecto modelo’ en el Año Europeo del Patrimonio Cultural y puesta en marcha coincidiendo con la conmemoración del VIII Centenario.

La Universidad de Salamanca y la Fundación Santa María la Real optimizan los sistemas de conservación preventiva de la Biblioteca General Histórica | Sala de Prensa
Detalle de una de las reconstrucciones 3D del Edificio Histórico realizadas por el Grupo TIDOP de la Universidad de Salamanca

La Universidad de Salamanca, a través de su Grupo de Investigación Reconocido TIDOP, y la Fundación Santa María la Real optimizan los sistemas de conservación preventiva de la Biblioteca General Histórica en el marco del proyecto internacional HeritageCare, que impulsa la conservación preventiva del patrimonio histórico arquitectónico del Sur de Europa y que acaba de ser seleccionado como proyecto modelo en el Año Europeo del Patrimonio Cultural.

La sinergia entre ambas entidades propiciará el desarrollo de un sistema experto adaptado al patrimonio que, alimentado por datos 3D e imágenes junto con datos de monitorización de la antigua librería del Estudio salmantino, permita ser una herramienta que apoye “no sólo la conservación preventiva del edificio sino también su conservación predictiva, atendiendo al lema del proyecto Más vale prevenir que curar”, según explicó el responsable del proyecto en la Universidad, Diego González Aguilera, a Comunicación USAL.

Son varias las actuaciones que tanto el GIR TIDOP como la propia Fundación Santa María la Real han realizado sobre el patrimonio histórico de la institución salmantina. Sin embargo, es la primera vez que ambos colaboran en favor de uno de los legados más preciados de la institución, la Biblioteca General Histórica.

Monitorización de la biblioteca

Para ello, se ha procedido a la instalación de una treintena de sensores que, distribuidos en lugares estratégicos, tanto de la Biblioteca como de la sala de incunables, permitirán a los expertos controlar y saber cómo se encuentran en todo momento las condiciones de temperatura, humedad o luminosidad.

Otra de las variables monitorizadas será la presencia de xilófagos que podrían afectar tanto a los manuscritos como a la estructura de la biblioteca. Igualmente, se tendrán en cuenta aspectos como la seguridad o la radiación solar.

Un año de observación y toma de datos

Aunque los sensores comenzarán a captar y transmitir información en los próximos días, los técnicos de la Fundación Santa María la Real, encargados de su instalación, recuerdan que para poder tener una información certera y precisa de las condiciones y variables que afectan al espacio es necesario observarlo durante al menos un año. A partir de ese momento, sí podrían extraerse conclusiones que permitan optimizar las medidas de conservación preventiva y mantenimiento.

Asimismo, con la instalación efectuada en la Biblioteca se ha aprovechado también para llevar a cabo tareas de mantenimiento en los sensores ubicados en la Fachada Rica. Cabe recordar que, durante la restauración de la Fachada Rica de las Escuelas Mayores, se instalaron sensores en la Sala de manuscritos e incunables con el objetivo de comprender mejor los procesos de degradación y establecer políticas de conservación preventiva. El análisis de los datos ha permitido entender cómo las visitas afectan a la conservación de los libros más valiosos y se ha propuesto un cambio en los horarios de ventilación para mejorar su conservación.

Mapa tridimensional inédito de las Escuelas Mayores y la antigua librería

Asimismo, el Grupo TIDOP ha acometido recientemente una digitalización tridimensional de la Biblioteca y del conjunto de las Escuelas Mayores con un sistema láser de cartografiado móvil, capaz de proveer información a medida que nos desplazamos por el edificio incluso por sus partes más complejas, generando un mapa tridimensional inédito hasta el momento, lo que supone una gran contribución a la preservación del legado de la institución salmantina en el año de su VIII Centenario.

La biblioteca de la cátedra salmantina es un espacio único, no solo por su arquitectura, sino por albergar más de 2.770 manuscritos, 483 incunables y otros 62.000 volúmenes impresos entre los siglos XVI y XVIII. El proyecto HeritageCare permitirá desarrollar acciones que contribuyan a seguir mejorando la conservación preventiva del espacio y de los volúmenes que custodia.

Digitalización completa de la Biblioteca y de las Escuelas Mayores en su conjunto

La digitalización tridimensional completa e integral de la Biblioteca General Histórica y de su sala de incunables, así como de todo el edificio histórico (incluyendo el antiguo Cielo de Salamanca y el bajo cubierta de la propia biblioteca), imposible de adquirir por los sistemas láser e imagen convencionales, permitirá disponer de una información de enorme valor no sólo para el proyecto europeo, sino para posteriores estudios sobre el conjunto arquitectónico.

HeritageCare

El proyecto internacional HeritageCare, en el que se enmarca eta nueva actuación, está coordinado desde la Universidade do Minho y desde su inicio en 2016, el equipo multidisciplinar que integra el proyecto trabaja para mejorar la conservación preventiva de edificios históricos, así como para crear una entidad que se ocupe de garantizar el cumplimiento de la metodología y la sostenibilidad de los resultados.

La iniciativa tiene como principal objetivo mejorar la conservación preventiva de edificios históricos mediante el desarrollo de una metodología, basada en buenas prácticas, que involucre a los propietarios de los edificios y les facilite una herramienta capaz de mejorar el diagnóstico. El proyecto incluye 60 casos de estudio e intervención y uno de ellos es la Biblioteca de la Universidad.

La Universidad de Salamanca y la Fundación Santa María la Real son, junto con el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, las tres entidades españolas que participan en el proyecto. HeritageCare se enmarca en el programa Interreg SUDOE y cuenta con un presupuesto global de 1.686.282,82 €, de los cuales 1.264.712,11 € se financian a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Integrantes del Grupo TIDOP en una foto de archivo. A la derecha, el catedrático de Ingeniería Cartográfica, Geodésica y Fotogrametría y director del Grupo TIDOP, Diego González Aguilera

Grupo de Investigación Reconocido y Unidad de Investigación Consolidada TIDOP

Se crea en el año 2005 y pertenece al Departamento de Ingeniería Cartográfica y del Terreno de la Escuela Politécnica Superior de Ávila. Bajo la dirección del catedrático de Ingeniería Cartográfica, Geodésica y Fotogrametría Diego González Aguilera se caracteriza por poseer una composición multidisciplinar, con miembros especializados en diferentes campos: geomática, informática, computación, ingeniería industrial, ingeniería civil y arquitectura.

Una de las principales fortalezas del GIR TIDOP es su amplia transferencia de tecnología con más de 15 patentes y 25 propiedades intelectuales. Premiado a tanto a nivel internacional como nacional en numerosas ocasiones, actualmente centra sus esfuerzos investigadores en el desarrollo de algoritmos y herramientas para el modelado tridimensional a escala utilizando para ello fotografías o nubes de puntos.

Fundación Santa María la Real

La Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, un proyecto desde Castilla y León, es una entidad privada sin ánimo de lucro, cuya misión fundamental es la de promover iniciativas de desarrollo sostenible, basadas en estudio, investigación, restauración, conservación y difusión del patrimonio.

Imago Hispaniae: Rediseñar un espacio en el siglo XVI

“Ningún mapa sustituye a la región cartografiada, pero al mismo tiempo (…) una carta bien trazada simplifica el recorrido”

Tomás Granados Salinas. Director de la colección Libros sobre libros (FCE)

Imago Hispaniae. Exposición


El 20 de mayo de 1570, ve la luz la primera recopilación de mapas impresos bajo el título Theatrum Orbis Terrarum (Teatro de toda la Tierra) obra de Abraham Oertel, latinizado Ortelius, anticuario, comerciante encuadernador y decorador de mapas natural de Amberes. La Iniciativa surgió tras la edición de una compilación de 38 mapas en un volumen a petición de un cliente, el comerciante Gilles Hoofman, para la que Ortelius recurrió a mapas de diversos países impresos mayoritariamente en Roma.

El antuerpiense, dotado de un fino instinto comercial, decidió dedicarse a la producción de colecciones de mapas encuadernados. Para ello mandó reducir y grabar a un tamaño semejante 53 mapas que conformarían el corpus de la obra, a los que irían asociados los correspondientes textos alusivos al continente, país o región descrita gráficamente La obra que nació con vocación ecuménica fue incorporando mapas a lo largo de las sucesivas ediciones hasta los 128 de las ediciones postreras. (Más información sobre la obra).

Cartografía del Siglo de Oro español | VIII Centenario

Entre la rica colección de atlas de la Biblioteca General Histórica se conservan diversas ediciones del Theatrum de Ortelius que incluyen otros tantos ejemplos de los estados de plancha del mapa de España, objeto de esta Exposición. En ella queremos mostrar la evolución en el contenido geográfico que se produjo sobre la imagen peninsular en los 32 años de su historia. 

ORIG-7752


20 de julio al 15 de septiembre de 2018
Sala de Exposiciones Cielo de Salamanca
(Patio de Escuelas Menores. Universidad de Salamanca)
Horario: Martes a sábado de 12:00 a 14:00 h y de 17:30 a 20:30 h.
Domingos y festivos de 10:00 a 14:00 h. Lunes cerrado

“Dioscórides”, la gran obra sobre farmacología.

Resultado de imagen de Dioscórides Pedaneo
Acceso a la Edición interactiva

Es momento de adentrarse en las propiedades de las plantas y en la belleza de la literatura.

Resultado de imagen de Dioscórides Pedaneo
Dioscórides Pedaneo

Pedanio (o Pedacio) Dioscórides fue un médico, farmacólogo y botánico de la antigua Grecia. Su obra “De Materia Médica” se convirtió en un manual de referencia en la Edad Media y el Renacimiento. Ese manuscrito del “Dioscórides” protagoniza este reportaje, un repaso por la historia de un personaje fundamental en la concepción de la farmacopea y a la vez por ser una obra de gran belleza.

Del siglo I d.C., hay quien asegura que Dioscórides pudo trabajar a las órdenes de Nerón, conocido emperador romano. En “De Materia Medica”, este naturalista, probablemente médico militar, plasmó su amplio saber farmacológico centrado en el uso médico de las plantas, pero no solo, ya que en los cinco capítulos en los que se divide el libro se describen cerca de 600 plantas medicinales, 90 minerales y 30 sustancias procedentes de animales venenosos. Además, acompañando al texto hay detallados dibujos coloreados que ilustran los apuntes que hace el autor sobre su cultivo y propiedades curativas, pero también afrodisíacas e incluso mágicas.

La autoridad de Dioscórides fue tal que la obra se mantuvo como un referente con el paso de los siglos y tuvo un gran auge en la Edad Media, cuando se copió repetidamente. Así lo destaca Margarita Becedas, directora de la Biblioteca General Histórica, donde se custodia un manuscrito del “Dioscórides ” del siglo XV escrito en griego como el original. 

Entre los Dioscórides de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca, se encuentran un manuscrito, la edición incunable de Aldo Manuzio y una traducción castellana de Andrés Laguna.

Lo cierto es que hay otras copias posteriores en latín y también en castellano, lo que demuestra que el contenido de la obra estuvo vigente mucho tiempo, aunque en algunas copias se incluyeron correcciones y comentarios. En el caso del manuscrito de Salamanca se acompaña de algunos tratados de Galeno.

El “Dioscórides” no necesita presentación, pero la copia de Salamanca no es un manuscrito al uso. Está elaborado en papel de gran calidad, muestra de ello es que el colorido de los numerosos dibujos en los márgenes de las páginas se conservan en perfecto estado. La investigadora Teresa Martínez Manzano defiende que fue Juan de Corona (Juan Mosco) quien copió la obra a finales del siglo XV, probablemente en Corfú, isla griega del mar Jónico muy vinculada al poder veneciano. Además, se considera que el manuscrito que atesora la Biblioteca Histórica fue consultado por Aldo Manuzio para la elaboración de la primera edición impresa, también en griego, en el año 1499.

Otra de las cualidades a destacar del texto de Salamanca es su elegante caligrafía, líneas uniformes y amplios márgenes que, en este caso, no se utilizaron para realizar anotaciones. Lo que, según comenta Óscar Lilao, jefe del Fondo Antiguo de la Biblioteca General Histórica, no significa que no fuese utilizado, sino que por su belleza, quien lo consultó prefirió no apuntar nada. Pero no hay que equivocarse, pese a su gran belleza, no fue una copia de lujo, sino un libro para su estudio.

Resultado de imagen de “Dioscórides” salamanca

¿Y cómo llegó a Salamanca?

Procede del Colegio de San Bartolomé, sin embargo, no hay constancia de en qué momento llegó, ya que no está en los inventarios de la época de Anaya porque es posterior, pero tampoco en otro posterior de 1550 que se conserva. La propuesta de Teresa Martínez Manzano, experta en el fondo griego manuscrito, es que pudo ser donado por un colegial, Francisco Mendoza y Bobadilla, que fue obispo de Burgos y estuvo mucho tiempo en Italia, como embajador de Carlos V, y aprovechó los viajes para adquirir manuscritos o copiarlos. En este sentido, Óscar Lilao recuerda que buena parte del fondo antiguo griego que se conserva en Europa fue gracias a esa práctica por los eruditos que se traen las obras de Oriente a Occidente, de hecho así se formó la valiosa colección griega que atesora la Biblioteca de El Escorial.

No destaca esta obra por ser única. La trasmisión manuscrita del texto de Dioscórides fue enorme, como sucede con las obras de grades autores, como Aristóteles, que fueron muy difundidas en la Edad Media. De hecho, en la Biblioteca Histórica del Estudio está uno de los manuscritos más bellos del “Dioscórides”, pero también presume de contar en su fondo con dos ejemplares del incunable de Aldo Manuzio, uno de ellos propiedad de Hernán Núñez, el Pinciano, anotado de principio a fin. “Un dato de riqueza de nuestra Biblioteca”, apunta Margarita Becedas.

Por su influencia el “Dioscórides”, no sólo se tradujo muy pronto al latín, sino que también al castellano, lo que sucedió en el siglo XVI. Andrés Laguna, un médico humanista de la época, fue el que llevó a cabo esta importante traducción que supuso, además, un gran paso para el desarrollo del vocabulario científico en lengua castellana. La primera edición se publicó en Amberes en 1555 pero la importancia de la obra, y de su traducción al castellano por Laguna, fue tal que se imprimieron 22 ediciones hasta finales del siglo XVIII y entre ellas hay cuatro salmantinas del siglo XVI. También la Biblioteca cuenta con copias del texto en castellano.

Pero la historia no termina aquí. Ya en el siglo XXI, se llevaron a cabo ediciones facsimilares de  la obra, primero la Universidad con la colaboración de Caja Duero, y luego la institución académica en solitario (no es facsímil, sino la traducción acompañada de un estudio multidisciplinar) que forma parte de la edición interactiva disponible en la web hhtp://dioscorides.usal.es.

 

Memoria del mundo: entrega de diplomas.

Diploma Memoria del Mundo

El lunes 28 de mayo el Paraninfo de la Universidad de Salamanca acogió la entrega de diplomas acreditativos de la inclusión en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo de la UNESCO a diversas instituciones por su trabajo de conservación y difusión de bienes documentales de incalculable valor.

Diploma Memoria del Mundo UNESCO
Margarita Becedas, directora de la Biblioteca Histórica de la Univ. de Salamanca recogiendo el diploma acreditativo

El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero; la consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Josefa García Cirac; el director de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, Luis Lafuente, y la delegada del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Castilla y León, Mar Siles, entregaron este lunes en el Paraninfo los diplomas acreditativos de la inclusión en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo de la UNESCO a los bienes del Patrimonio Documental Español inscritos en el año 2017.

La distinción ha sido concedida a los Archivos de la Corona de Aragón y Simancas, la Biblioteca Nacional, al Instituto Ramón y Cajal del CSIC, a los propietarios de los archivos de los discípulos del Nobel aragonés, al Códice Calixtino de la Catedral de Santiago de Compostela y otras copias medievales del Liber Sancti Jacobi, entre las que se encuentra la de la Universidad de Salamanca.

Resultado de imagen de codex calixtinus

Con once candidaturas aprobadas por la UNESCO, España forma parte del grupo de países con mayor número de documentos incluidos en este grupo. La inscripción de todos estos documentos en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo supone el reconocimiento de su valor excepcional, su significado universal y refrenda la importancia y relevancia internacional del Patrimonio Documental español y el compromiso de las instituciones culturales y administraciones públicas para seguir trabajando en su conservación y difusión internacional.

 

El origen salmantino del Calendario Gregoriano

Un cambio que alteró la historia : el 4 de octubre de 1582 entró en vigor el calendario gregoriano, norma de control del tiempo civil y religioso de toda la cristiandad, sustituyendo al almanaque juliano creado por Julio César 46 años antes del nacimiento de Cristo que estaba desfasado respecto a las estaciones. 

Calendario Gregoriano Salamanca
Calendario gregoriano

Pocos saben que profesores de la Universidad de Salamanca participaron en la historia de intrigas, papas, reyes y científicos que desató el cómputo del tiempo en el s. XVI. Una contribución oculta hasta hace pocos años, cuando la profesora de Historia Moderna Ana María Carabias sacó a la luz el libro «Salamanca y la medida del tiempo», donde se demuestra que quienes realmente fijaron las bases del actual calendario gregoriano fueron profesores del Estudio salmantino y no el italiano Luigi Lilio, como se creía hasta la fecha.

Según ha explicado la autora, regía el calendario juliano, que ya contemplaba los años de 365 días y el ajuste con una jornada añadida cada cuatro ejercicios (año bisiesto), pero seguía habiendo un retraso que era digno de estudio. La Iglesia del momento estaba «preocupada» por no poder «domesticar» el tiempo y no tenerlo reglado de una manera más exacta. Entonces, en 1515, recibió un informe redactado en Salamanca en el que se apuntaba que los científicos firmantes no estaban de acuerdo con el sistema elegido.

La cúpula eclesiástica del momento hizo caso omiso a ese análisis, de ahí que actualmente se desconozca su paradero, pero continuó con su búsqueda para calibrar mejor el tiempo. De ahí que en 1578 la Universidad de Salamanca volviese a mandar un segundo informe en el que se incorporaba el primer documento remitido décadas antes.

Resultado de imagen de ana carabias salamanca y la medida del tiempo
Ana María Carabias Torres. Salamanca y la medida del tiempo. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2012

En aquel momento, según ha explicado la historiadora Ana María Carabias, sí se tuvieron en cuenta esas apreciaciones y se impulsó el cambio en el calendario con la bula «Inter Gravissimas» del Papa Gregorio XIII, que dio paso al calendario gregoriano. «Esa reforma de 1582 fue indiscutiblemente el inicio de la globalización mundial, al imponer una fecha y hora al mundo», y ese proceso que «se inició en Salamanca» sigue actualmente vigente», ha añadido la autora del texto.

El segundo documento de la Universidad de Salamanca, de 1578, se guarda en la Biblioteca Apostólica Vaticana y ahí una copia autorizada en la Biblioteca de la Universidad de Salamanca, que se reproduce en el libro. Del primer legajo, el del 1515, se desconoce su paradero, «es el único que falta de los archivos secretos vaticanos», porque entonces no se le dio valor y pudo perderse entre aquellos expertos del momento que lo consultaron, ha aseverado la autora de «Salamanca y la medida del tiempo».

La propuesta de los expertos de la Universidad de Salamanca fue: como el año solar sobrepasaba poco más de 10 minutos y cuatro segundos al año eclesiástico, y puesto que las tablas alfonsíes ponían de manifiesto que el calendario juliano adelantaba 1 día cada 134 años, había que suprimir un día de cada mes durante un año cualquiera, menos de febrero. De esta forma el equinoccio verdadero volvería al 21 de marzo. Además, se continuaría estableciendo una anulación de la intercalación del año bisiesto cada 304 años, así como la omisión de un día bisiesto cada 152 años. Este último cálculo es el más importante de las aportaciones que hicieron los profesores de Salamanca porque nunca nadie había propuesto una medida tan precisa.

Gregorio XIII
Gregorio XIII