Proyecto “La Escuela de Salamanca” (Die Schule von Salamanca)

[ACCEDER]

El significado de la Escuela de Salamanca, en la elaboración de conceptos claves en la temprana Edad Moderna para el Derecho, la Política, la Religión y la Moral, ha sido reconocido por parte de la Filosofía, la Historia del pensamiento político, la Ética, así como la Historia del Derecho.

Su importancia se ha manifestado no sólo dentro del pensamiento de la Monarquía Española en los siglos XVI y XVII a lo largo de su inmenso territorio (desde Madrid hasta México pasando por Manila), como también, en los debates sobre Derechos Humanos, el Derecho Internacional, los principios de la Economía, hasta el impacto que tuvo más allá de sus “fronteras confesionales”, en la cultura universitaria protestante del antiguo Sacro Imperio.

La inmensa labor desarrollada por la Escuela de Salamanca ha sido abordada desde diferentes aspectos por especialistas de varias disciplinas (filósofos, legistas, historiadores y teólogos). No obstante, esta serie de esfuerzos individuales, por lo general, han permanecido aislados e inconexos, lo que condujo a una fragmentación de los discursos académicos, y a la imposibilidad de plantear cuestiones metódicas generales.

El proyecto “La Escuela de Salamanca: Una Colección Digital de Fuentes y un Diccionario de su Lengua Jurídica-Política”, comenzó su andadura a partir del año 2013 como un proyecto de investigación de la Academia de Ciencias y Literatura de Maguncia (Akademie der Wissenschaften und Literatur Mainz), dentro del marco del programa de proyectos de investigación de larga duración, financiado por la Unión de Academias de Ciencias Alemanas (Union der Akademien der Wissenschaften). Su objetivo consiste precisamente en brindar a la comunidad científica una herramienta necesaria para reconstruir los pensamientos y reflexiones de esta Escuela, a partir de las distintas tradiciones disciplinares, y en su contexto histórico.

El proyecto, con una duración de 18 años, con sucesivas evaluaciones, estuvo organizado en su origen en tres etapas:

  1. En primer lugar, digitalizar en alta calidad una serie de más de 120 obras de la Escuela de Salamanca de los siglos XVI y XVII (actualmente hay digitalizadas 116), con reconocimiento de texto que permite la posibilidad de hacer búsquedas en las versiones electrónicas. [ACCEDER AQUI]
  2. En segundo lugar, confeccionar un diccionario histórico elaborado a partir de esas fuentes, en forma electrónica que permite el acceso directo a las mismas fuentes. [ACCEDER AQUI]
  3. En la tercera etapa, una vez concluida la confección de las voces, la publicación del diccionario en forma impresa. Además, en esta etapa se podrán consultar artículos biográficos sobre los autores de la colección de fuentes del proyecto “La Escuela de Salamanca”. [ACCEDER AQUI]

Es importante señalar que en el proceso de selección de las obras del corpus como también de las voces del diccionario, se ha tomado en consideración un criterio histórico, prestando especial atención a la representación de discursos tanto europeos como coloniales. Las obras seleccionadas, al igual que el diccionario, estarán disponibles en internet, y así la comunidad científica internacional, podrá acceder de manera simultánea a estas herramientas fundamentales de investigación. De esta forma, la investigación sobre la importancia y el significado histórico de la Escuela de Salamanca, tendrá, por primera vez, acceso a un corpus de texto común y dispondrá de un marco de referencia intelectual para el análisis histórico y la discusión interdisciplinar. Con este proyecto se espera dar un nuevo aporte a la investigación de la Escuela de Salamanca y su influencia en la construcción de la teoría política y el derecho en la Edad Moderna.

Locus amoenus : el lugar del disfrute

Boletín de recomendaciones del Servicio de Bibliotecas de la USAL

Desde el Servicio de Bibliotecas de la Universidad de Salamanca hemos estado trabajando para lanzar un boletín de recomendaciones culturales, coordinado por Ángel Poveda. Dirigido a la comunidad universitaria, tendrá una periodicidad mensual y en él pueden colaborar tanto bibliotecarios como profesores, alumnos y resto del Personal de Administración y Servicios.

Aquí os presentamos la web y primer número de la revista de recomendaciones Locus amoenus (el lugar del disfrute, en la tradición literaria medieval). Os invitamos a participar en el siguiente número.

Los títulos y nombres que aparecen en las reseñas son hiperenlaces que amplían la información, enviando a nuestro catálogo para localizar los ejemplares de las obras reseñadas, así como a otras fuentes de información sobre autores y obras. También enlaza con youtube para poder escuchar la música y los vídeos recomendados.


Cualquier miembro de la comunidad universitaria puede suscribirse o enviar sus colaboraciones enviando un mail a bibbiol@usal.es.  Sería medio folio, a doble espacio en Times New Roman tamaño 18, acompañado por su nombre y apellidos.

 

Revisión crítica de la investigación reciente sobre la Escuela de Salamanca (2008-19)

Revisión crítica de la investigación reciente sobre la Escuela de Salamanca (2008-19) y bibliografía multidisciplinar. | Universo Abierto

Ramírez Santos, C. A. and J. L. Egío (2020). [e-Book]  Conceptos, autores, instituciones. Revisión crítica de la investigación reciente sobre la Escuela de Salamanca (2008-19) y bibliografía multidisciplinar. Madrid, Universidad Carlos III de Madrid. Figuerola Institute of Social Science History, 2020.

DESCARGAR PDF

La investigación en la Escuela de Salamanca ha experimentado un crecimiento impresionante en los últimos treinta años. Iniciada en España a finales del siglo XIX –por ejemplo, con las influyentes conferencias de Eduardo Hinojosa sobre la importancia de la Escuela de Salamanca (1889) y en los debates de neotomistas e hispanistas–, el interés internacional por la Escuela ha aumentado considerablemente desde entonces. En Italia, Francia, Suiza, Alemania y, desde hace algún tiempo, también en el mundo anglosajón, se
han publicado obras de gran importancia sobre aspectos muy diferentes de la escuela.

Cuando la Universidad de Salamanca celebró su 800 aniversario en 2018, quedó claro lo importante que era la Escuela de Salamanca para la historia de la ciudad y su universidad, así como también para la historia de la ciencia en la Edad moderna. Hoy en día, varias disciplinas han descubierto importantes fundamentos para su propio trabajo en los textos de la Escuela de Salamanca. Nuestra época, con su creciente atención a la importancia del derecho internacional, la transnacionalización de normas o el pensamiento cosmopolita, así como a problemas relacionados con las asimetrías de poder y conocimiento a nivel global, el colonialismo y el eurocentrismo, ha hecho que la Escuela de Salamanca sea una parte importante y profundamente discutida en el debate más general acerca de un orden mundial justo.

Proyecto - La Escuela de Salamanca

La internacionalización de la investigación hoy en día y las nuevas posibilidades que ofrece la comunicación digital también pueden haber contribuido a este crecimiento. Por un lado, permiten que cada vez sea más fácil acceder a un número cada vez mayor de fuentes y bibliografía. Sin embargo y, al mismo tiempo, cada vez es más difícil mantenerse actualizado y conocer el estado de la cuestión sobre las múltiples temáticas relacionadas con la Escuela de Salamanca, entre otras cosas, porque la Escuela es un fenómeno multidisciplinario y porque, en la actualidad, las investigaciones sobre la misma se publican en muchos idiomas.

Los discursos de antaño, marcadamente nacionales y llevados a cabo desde disciplinas específicas, han sido sustituidos por un animado debate transnacional y multidisciplinario, con todas las ventajas y desventajas que ello conlleva. ¿Quién tiene toda la producción científica a la vista? ¿Cómo nos protegemos contra la pérdida de conocimientos especializados, que se agrava progresivamente? ¿Cómo aseguramos la calidad en un mundo donde resulta cada vez más fácil publicar todo tipo de investigaciones?


(Prefacio del libro, Thomas Duve)

La República de sabios. Profesores, cátedras y universidad en la Salamanca del siglo de Oro

La República de sabios. Profesores, cátedras y universidad en la Salamanca del siglo de Oro - Búsqueda de Google

Rubio Muñoz, Francisco Javier. La República de sabios. Profesores, cátedras y universidad en la Salamanca del siglo de Oro. Madrid: Universidad Carlos III, Figuerola Institute of Social Science History, 2020. 289 p. (Col. Historia de las Universidades ; v. 53). ISBN: 9788413246246
ACCEDER AL  LIBRO


En el año 1606, Gil González Dávila publicaba una de las primeras Historias de la ciudad de Salamanca. En ella hablaba de la Universidad como la “República de sabios”, una metáfora que describía la importancia del profesorado en ese momento.

Precisamente esta obra  pretende sacar los entresijos de un grupo de intelectuales, los profesores universitarios, cuyo desempeño docente se desarrolló en el momento de mayor esplendor del Estudio Salmantino.

Resulta paradójico que, a pesar de haber nutrido la fama internacional y atemporal de la Universidad de Salamanca, su profesorado careciera de un estudio de grupo como el que ahora se presenta. A través de la investigación histórica basada en diferentes fuentes y un doble enfoque prosopográfico y socioeconómico, se analiza la generación de catedráticos entre 1570 y 1600, si bien sus proyecciones se amplían hacia otros espacios peninsulares y hacia una cronología más amplia, los reinados de Felipe II (1556-1598) y Felipe III (1598-1621).

En definitiva, este libro pretende dar cuenta del gremio docente durante la etapa áurea de la Universidad de Salamanca, la cual, como alma mater, acogió y educó a sus hijos proporcionándoles el paraguas de una institución pujante. Pero, como en todas las familias, las relaciones no siempre eran armónicas; al fin y al cabo, aunque predominen unos rasgos comunes, los vástagos siempre son diferentes entre sí. En este sentido, el profesorado aparece como un grupo heterogéneo que, sin embargo, se define por su elevada formación académica; una verdadera “república de sabios” cuya voz difusa en otro tiempo comienza a entenderse ahora.

El origen salmantino del Calendario Gregoriano

Retomamos esta publicación de 2018 para ponerla en conexión con una noticia de actualidad aparecida en El Pais (versión digital) el 29/03/2020

Un cambio que alteró la historia : el 4 de octubre de 1582 entró en vigor el calendario gregoriano, norma de control del tiempo civil y religioso de toda la cristiandad, sustituyendo al almanaque juliano creado por Julio César 46 años antes del nacimiento de Cristo que estaba desfasado respecto a las estaciones. Los españoles se acostaron un jueves, 4 de octubre de 1582, y se levantaron directamente el viernes, día 15

Calendario Gregoriano Salamanca
Calendario gregoriano

Pocos saben que profesores de la Universidad de Salamanca participaron en la historia de intrigas, papas, reyes y científicos que desató el cómputo del tiempo en el s. XVI. Una contribución oculta hasta hace pocos años, cuando la profesora de Historia Moderna Ana María Carabias sacó a la luz el libro «Salamanca y la medida del tiempo», donde se demuestra que quienes realmente fijaron las bases del actual calendario gregoriano fueron profesores del Estudio salmantino y no el italiano Luigi Lilio, como se creía hasta la fecha.

Resultado de imagen de ana carabias salamanca y la medida del tiempo
Ana María Carabias Torres. Salamanca y la medida del tiempo. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2012

Según ha explicado la autora, regía el calendario juliano, que ya contemplaba los años de 365 días y el ajuste con una jornada añadida cada cuatro ejercicios (año bisiesto), pero seguía habiendo un retraso que era digno de estudio. La Iglesia del momento estaba «preocupada» por no poder «domesticar» el tiempo y no tenerlo reglado de una manera más exacta. Entonces, en 1515, recibió un informe redactado en Salamanca en el que se apuntaba que los científicos firmantes no estaban de acuerdo con el sistema elegido.

La cúpula eclesiástica del momento hizo caso omiso a ese análisis, de ahí que actualmente se desconozca su paradero, pero continuó con su búsqueda para calibrar mejor el tiempo. De ahí que en 1578 la Universidad de Salamanca volviese a mandar un segundo informe en el que se incorporaba el primer documento remitido décadas antes.

Si hoy se queja de perder una hora, imagine perder 10 días | Blog Sepa usted | EL PAÍS
Facticio del siglo XVI, con el título colectivo de “Informes de la Universidad de Salamanca sobre la reforma del calendario de 1583”. Ms. 97

El segundo documento de la Universidad de Salamanca, de 1578, se guarda en la Biblioteca Apostólica Vaticana y una copia autorizada en la Biblioteca de la Universidad de Salamanca, que se reproduce en el libro. Del primer legajo, el del 1515, se desconoce su paradero, «es el único que falta de los archivos secretos vaticanos», porque entonces no se le dio valor y pudo perderse entre aquellos expertos del momento que lo consultaron, ha aseverado la autora de «Salamanca y la medida del tiempo».

La propuesta de los expertos de la Universidad de Salamanca fue: como el año solar sobrepasaba poco más de 10 minutos y cuatro segundos al año eclesiástico, y puesto que las tablas alfonsíes ponían de manifiesto que el calendario juliano adelantaba 1 día cada 134 años, había que suprimir un día de cada mes durante un año cualquiera, menos de febrero o bien quitarle 11 días a un mes

De esta forma el equinoccio verdadero volvería al 21 de marzo. Además, se continuaría estableciendo una anulación de la intercalación del año bisiesto cada 304 años, así como la omisión de un día bisiesto cada 152 años. Este último cálculo es el más importante de las aportaciones que hicieron los profesores de Salamanca porque nunca nadie había propuesto una medida tan precisa.

En aquel momento, según ha explicado la historiadora Ana María Carabias, sí se tuvieron en cuenta esas apreciaciones y se impulsó el cambio en el calendario con la bula «Inter Gravissimas» del Papa Gregorio XIII, que dio paso al calendario gregoriano. Su Católica Majestad, Felipe II, lo impuso mediante una pragmática el 29 de septiembre de 1582 a aquel imperio suyo donde no se ponía el sol. Todos sus súbditos pasaron del 4 de octubre al 15 sin más fechas de por medio. ¿Por qué en ese momento del año? “Se buscó una época en que hubiera pocas celebraciones religiosas especiales. En octubre el calendario eclesiástico tenía menos fiestas y eran más fácil suprimirlas”, ilustra la profesora Carabias Torres.

«Esa reforma de 1582 fue indiscutiblemente el inicio de la globalización mundial, al imponer una fecha y hora al mundo», y ese proceso que «se inició en Salamanca» sigue actualmente vigente», ha añadido la autora del texto.

Gregorio XIII
Gregorio XIII

Aunque el ajuste de fechas fuera tan brusco, no lo fue en absoluto la implantación casi global del calendario, que se demoró siglos. Primero, se fue extendiendo a todos los territorios gobernados por monarcas católicos. En Francia, donde había libertad de religión desde Enrique IV, también los protestantes lo tenían que seguir, porque la decisión emanaba del Rey, católico”, especifica Carabias.

Luego, también las naciones regidas por protestantes terminaron aceptándolo; la última, Inglaterra, ya en 1752. Por aquel entonces, el calendario juliano ya había acumulado un día más de retraso: los súbditos británicos, a un lado y otro del mar, se acostaron un 2 de septiembre y amanecieron un 14 del mismo mes. Aún más tarde llegó a Oriente (a Japón en 1873, a la China imperial en 1912). Y a Rusia, donde el desfase acumulado obligó a eliminar de golpe 13 fechas, en 1918. Turquía lo adoptó en 1927.

El calendario actual tampoco es perfecto, pero sigue en parte los criterios establecidos por la Universidad de Salamanca en 1515, pues la forma de eliminar los días de más es ligeramente diferente a la adoptada en 1578. Por eso se añade un segundo a un día cada cierto tiempo, para que relojes y calendarios se acompasen con la rotación de la Tierra que da la medida de los días, y estos a su vez con la traslación de la Tierra en torno al Sol, que mide los años.

 

Paleografía e investigación en archivos.

Ir a descargar

En el programa de hoy Planeta Bilbioteca ha contado con Baltasar Cuart Moner, antiguo profesor y aún investigador de Historia Moderna de la Universidad de Salamanca, además de  investigador habitual en la Biblioteca General Histórica y Archivo Universitario.

En el programa de radio USAL dirigido por Julio Alonso y Sonia Martín  ha hablado de la investigación en archivos y la utilidad de conocer los diferentes tipos de escritura, el valor de la Paleografía y su relación con otras ciencias como la Diplomática, Epigrafía, Codicología, etc.

Baltasar Cuart se encuentra actualmente investigando sobre los expedientes de sangre de los colegiales de San Bartolomé.

Rodaje de ’30 monedas’ en la Biblioteca Histórica

Alex de la Iglesia con Manolo Solo y Eduard Fernández en un momento del rodaje. 

El director de cine Álex de la Iglesia estuvo rodando esta semana en la Universidad de Salamanca una parte de la serie de televisión en la que lleva trabajando todo el año, y que lleva por título 30 monedas.

Tras visitar el Edificio de las Escuelas Mayores la pasada primavera, de la Iglesia solicitó los permisos correspondientes para rodar en el exterior y el interior de la biblioteca, ubicada en el claustro alto, con su equipo ya que, cuando accedió desde la Antigua Librería a la sala de manuscritos e incunables afirmó sorprendido y encantado que ya tenía una escena escrita para ese escenario pero que no había encontrado la localización hasta ese preciso momento.

Para respetar las condiciones de temperatura y humedad de la antigua librería, la productora de la serie, Pokeepsie, ha instalado cuatro grúas con otros tantos focos en la calle Libreros con los que iluminar el interior de la biblioteca a través de los ventanales. Los trabajos de montaje, rodaje y desmontaje se han prolongado a lo largo de la mañana y parte de la tarde.

Libro de firmas de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca. Eduard Fernández y Alex de la Iglesia.
Después del rodaje, Alex de la iglesia y Eduard Fernández firmaron en el Libro de firmas de la Biblioteca dejando constancia de su agradecimiento a la institución.

30 monedas es una serie de terror para HBO en la que se narra la historia de un cura de pueblo, el padre Vergara, vinculado con una serie de sucesos paranormales que implican la participación del alcalde y de una veterinaria en la resolución de un antiguo misterio, relacionado con las 30 monedas por las que Judas traicionó a Jesús.

El rodaje de la serie, que antes de Salamanca ha pasado por Segovia, Madrid, Roma y Jerusalén, ha traído hasta Salamanca a actores como Manolo Solo y Eduard Fernández, quien también trabaja en Mientras dure la guerra, el film que Amenábar rodó en torno a la figura de Miguel de Unamuno, y que como 30 monedas se ha vinculado a la Universidad a través de la Oficina del VIII Centenario, en colaboración con la Salamanca Film Commision.

Álex de la Iglesia rueda en la Universidad de Salamanca la serie ‘30 monedas’ para HBO

Durante una pausa del rodaje, Álex de la Iglesia ha saludado al rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, con el que ha compartido unos minutos para valorar su trabajo en el Edificio de Escuelas Mayores y agradecer la buena disposición del personal y de la institución.


FUENTE: Sala de prensa USAL