El manuscrito «Debate de Elena y María»

En la Exposición «Dos españoles en la historia: el Cid y Ramón Menéndez Pidal» que la Biblioteca Nacional inaugura el próximo 5 de junio de 2019, el Cantar del Mío Cid no será la única joya bibliográfica que salga a la luz. Otro importante documento de la colección hará las delicias del público más exquisito.

Hablamos del «Debate de Elena y María», un libro del siglo XIII que podría haber sido propiedad de un juglar y que es, además, uno de los pocos textos conservados de los debates medievales castellanos. La Biblioteca lo compró a la Casa de Alba en noviembre de 2017. «Yo me atrevería a compararlo en importancia con el Cantar del mio Cid», decía Javier Docampo, director del departamento de Manuscritos, Incunables y Raros de la BNE. [VER NOTICIA]

El texto recoge la discusión entre dos hermanas, una casada con un caballero y otra con un clérigo, que debaten sobre cuál de los amantes es mejor, cuál de sus vidas es más virtuosa. Es un tema «tratado con cierta asiduidad en poemas de los siglos XI y XII», tal y como defiende Miguel Ángel Pérez Priego, catedrático emérito de Literatura Española en la UNED.

Es uno de los pocos textos conservados de los debates medievales castellanos y conservado en un formato único: un libro de minúsculas dimensiones (65x55mm.), en cuyas páginas cabe poco más que una frase. Su humilde encuadernación aleja su origen de las bibliotecas nobiliarias y hace pensar que sirvió de «chuleta» a los trovadores medievales. «Es una hipótesis, pero no podemos asegurarlo con rotundidad porque no se han conservado más de su especie», comenta Docampo. que refuerza esta teoría recordando que también se conserva la bolsa donde se transportaba la obra, que data del XV. El estilo sencillo del discurso, salpicado por una interesante influencia leonesa, apunta a su uso popular. «Sin los adornos retóricos ni el ropaje culturalista de sus congéneres europeos», subraya Priego, está escrito en un «estilo sencillo y directo, en pareados irregulares, forma métrica muy apta para el recitado de un juglar que se dirige a un público poco culto que se deleitaría con su crítica mordaz».

El manuscrito salió a la luz a principios del siglo XX gracias a Ramón Menéndez Pidal, de ahí su presencia en la muestra abierta en la Biblioteca Nacional desde el 5 de junio hasta el 22 de septiembre. Su estado de conservación es delicado, y por desgracia algunas de las páginas del inicio y del final se han perdido. Sea como fuere, se exhibe por primera vez. Una oportunidad única para echar un ojo a este manuscrito tan interesante.

El ejemplar, para gusto de filólogos e historiadores, ya se encuentra digitalizado en la BNE en su totalidad. [Acceder]


Fuente: Gabinete de Prensa de la Biblioteca Nacional de España (BNE)
Anuncios

El “Cantar del Mío Cid”

La única copia conocida del manuscrito del “Cantar del Mío Cid”, la primera gran obra de la literatura escrita en castellano, formará parte de la exposición Dos españoles en la historia: el Cid y Ramón Menéndez Pidal en la Antesala del Salón General de la Biblioteca Nacional de España, desde el 5 de junio al 22 de septiembre de 2019

Exposición Dos españoles en la historia. Biblioteca Nacional de España

Por primera vez en su historia y en el marco de la exposición Dos españoles en la historia: el Cid y Ramón Menéndez Pidal, la Biblioteca Nacional de España exhibirá una de las joyas más preciadas de su colección y del patrimonio bibliográfico español en general: el códice único del Cantar de Mio Cid, donado por la Fundación Juan March a la BNE en 1960. En esta sección de la muestra se abordarán cuestiones concernientes al códice en exclusiva: su influencia en nuestra comprensión del Poema, su azarosa vida, sus fatigas como objeto de estudio y sus peculiaridades físicas. La exhibición del Códice de Vivar tendrá lugar durante un tiempo limitado, más allá del cual será sustituido por un facsímil.

El Códice del Cantar del Mío Cid, del siglo XIV consta de 74 hojas de pergamino grueso con el cantar de gesta anónimo que relata las hazañas heroicas inspiradas libremente en los últimos años de la vida del caballero castellano Rodrigo Díaz, el Cid Campeador. Se encuentra en un delicado estado aunque se conserva casi completo: solo le faltan la primera hoja y dos en su interior.

El camino recorrido por este códice es largo, aunque su trayectoria conocida comienza en 1596, cuando fue encontrado en el archivo de la localidad burgalesa de Vivar del Cid, en Burgos. De allí fue trasladado al convento de monjas clarisas del pueblo donde permaneció hasta 1776 cuando Emilio Llaguno y Amírola, secretario del Consejo de Estado, sacó el manuscrito y se lo llevó a un bibliotecario real para su estudio y edición. El rastro del códice se pierde hasta poco antes de mediados del siglo XIX, para ser posteriormente adquirido por el marqués de Pidal, en cuya familia permaneció y fue objeto de estudio por expertos, especialmente por Ramón Menéndez Pidal, quien se decidió a transcribir este códice que, a finales de 1960, adquirió la Fundación Juan March a los herederos para donarlo al Ministerio de Cultura.

Imágenes de la algunas de las páginas de la única copia conocida del manuscrito del "Cantar del Mío Cid"
Algunas de las páginas de la única copia conocida del manuscrito del “Cantar del Mío Cid”

Por lo demás, cumplido siglo y medio del nacimiento de Ramón Menéndez Pidal (1869-1968), la Biblioteca Nacional de España, en colaboración con la Fundación que lleva su nombre, ha querido con esta muestra contribuir a saldar la deuda que con él tiene contraída España en lo que toca al desvelamiento de su pasado y, en particular, al conocimiento y aprecio del primero de sus héroes: el Cid Campeador, merced al rastreo y exhumación, por parte de Pidal, de tanta y tan dispersa memoria cidiana.

Aparte del espacio dedicado al códice en la Antesala, la exposición cuenta con una segunda sección ubicada en la Sala de las Musas, donde se pone de relieve y se hacen confluir dos aspectos distintos, pero convergentes. Por un lado, la centralidad de Menéndez Pidal en la cultura española del siglo XX a través de sus «gestas» biográficas e intelectuales, con vistas a entender y estimar la naturaleza y alcance de su inmensa labor por nuestras letras. Por otro, la imagen proyectada por generaciones de hispani sobre la figura del Campeador, a través de fuentes literarias y artísticas desde la Edad Media a nuestros días (épica, romancero, historiografía, teatro, arte, cine, cómic, televisión, etc.).


Información práctica:

Sala de de las Musas del Museo de la BNE

  • Desde el 5 de junio al 22 de septiembre de 2019
  • De lunes a sábado de 10:00 a 20:00 h. // Domingos y festivos de 10:00 a 14:00 h.

Antesala del Salón General (2ª planta)

  • De lunes a viernes de 9:00 a 20:00 h. // Sábados de 9:00 a 14:00 h. // Domingos y festivos cerrado

Último pase media hora antes del cierre.
Entrada libre y gratuita.

El Salmanticensis Ms. 2703, un ejemplar desconocido del iluminador y calígrafo Stephanus Masi de l’Aquila.

Por Jorge JIMÉNEZ LÓPEZ. 
https://usal.academia.edu/JorgeJimenez
Instituto de Estudios Medievales y Renacentistas (IEMYRhd) 
Dpto. Historia del Arte - Bellas Artes

El Ms. 2703 contiene una copia del Comentario a las Tragedias de Séneca, cuyo texto original fue escrito por el dominico inglés Nicholas Trevet (Norwich, 1258 ca.-1328) durante la década 1307 a 1317, por encargo de Niccolò da Prato, cardenal y obispo de Ostia. Se conserva intercambio epistolar entre ellos en el Ms. Urb.Lat. 355 de la Biblioteca Apostólica Vaticana, de principios del siglo XIV, copiado en el sur de Francia.

El manuscrito salmantino es uno de los cinco testimonios más antiguos que contiene el texto completo.

El Ms. 2703 contiene una copia del Comentario a las Tragedias de Séneca
Ms. 2703 f. 037v

El ejemplar de nuestra biblioteca perteneció a la colección personal de Diego de Anaya y Maldonado, fundador del Colegio Mayor de san Bartolomé, como prueban los registros de la donación realizada por el prelado a la institución en 1433 y que actualmente se conservan en la serie de inventarios del Ms. Espagnol 524 (Bibliothèque national de France).

Nuestro estudio del manuscrito ha sacado la luz importantes novedades relacionadas con la iluminación, puesto que lo sitúa como un testimonio de la producción más destacada del último cuarto del siglo XIV, en la zona central de la península italiana. El repertorio decorativo está compuesto por un total de 249 letras capitales, situadas al comienzo de cada pasaje trágico y de cada comentario. Todas ellas presentan un rico y variado lenguaje ornamental que en la mayoría de los casos también se despliega por sus márgenes.

El Ms. 2703 contiene una copia del Comentario a las Tragedias de Séneca
Ms. 2703 f. 044r

El trabajo de iluminación fue realizado en dos fases, la primera atribuida a un taller napolitano y la segunda a uno romano-abruzzese. Este último equipo es el responsable de la ejecución de la mayor parte del manuscrito y, precisamente, en el folio 103r, en el interior de la letra Q, aparecen identificados los responsables: STEPHANVS : G : ET STEPHANVS : M : FECER(unt) : H(oc) O(pus) : / DE AQ(u)ILA.

El análisis del repertorio decorativo del manuscrito ha permitido identificar a “Stephanus M.” con Stephanus Masi, iluminador y calígrafo, procedente de la ciudad italiana de L’Aquila. Ya en 1999, François Avril lo localizó en la documentación de la cancillería pontificia como abbreviator, scriptor y taxator al servicio de Urbano VI y Bonifacio IX.

Junto con Avril, también Francesca Manzari se ha ocupado de analizar la producción de Masi, de quien han podido localizar dos ejemplares firmados: el Liber cancelleriae apostolicae (latin 4169, BnF) y un Libro de Horas que se conserva en la Real Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Ms. h-IV-9). A estos dos testimonios se suma el Pontifical Hougton o Calderini (Ms. Typ.1) de la Universidad de Harvard (CONSULTAR), que Manzari data entre 1378 y 1385. A pesar de no estar firmado por Masi, presenta rasgos estilísticos muy cercanos y, hasta el descubrimiento del manuscrito salmantino, era considerado el ejemplo más destacado de su producción.

Sin embargo, el Ms. 2703 incorpora variantes compositivas y técnicas muy novedosas con respecto al Pontifical. Las más de dos centenares de letras permitieron a Masi desarrollar una gran variedad de composiciones y motivos decorativos que destacan por su volumetría y plasticidad conseguida gracias al dominio del color y de las texturas, llegando a conseguir sensaciones de carácter táctil. Los cuatro códices presentan diferencias desde el punto de vista técnico, fruto de una evolución en la pericia artística; sin embargo, el lenguaje y los recursos ornamentales son comunes a todos ellos, lo que denota el origen abruzzese del taller.

En definitiva, la incorporación del Ms. 2703 al corpus de obras de Stephanus Masi supone una noticia de gran alcance, que obliga a revisar la producción centroitaliana de este periodo de finales del siglo XIV. Por otra parte, su temprana presencia en la colección de don Diego de Anaya es un testimonio de las relaciones del fundador del Bartolomé con los centros de poder más relevantes del momento: la curia de Avignon-Peñíscola en lo intelectual, donde se creó el texto, y Roma-Nápoles en lo artístico, donde se ejecutó el manuscrito.


Jorge JIMÉNEZ LÓPEZ. Doctor por la Universidad de Salamanca.
Instituto de Estudios Medievales y Renacentistas (IEMYRhd)
DPTº DE HISTORIA DEL ARTE

JIMÉNEZ LÓPEZ, J. (2017). La materialización de un clásico: Unas Tragedias de Séneca con comentario de Nicholas Treveth (BGH/Ms.2703) de Diego de Anaya. In Doce siglos de materialidad del libro. Estudios sobre manuscritos e impresos entre los siglos VIII y XIX. Zaragoza: Prensas de la Universidad de Zaragoza, 169–183.
——(2017). «La biblioteca colegial del San Bartolomé. Formación y relaciones con la del Colegio de San Clemente» en Domus Hispanica. El Real Colegio de España y el cardenal Gil de Albornoz en la Historia del Arte, Parada López de Corselas, M. (ed.) Bologna, Bononia University Press, 297-306.

——(2018). «Trevet visualizado. El uso de las constelaciones en el Comentario a las Tragedias de Séneca», Miscellanea Bibliothecae Apostolicae Vaticanae, Studi e Testi, XXIV, Città del Vaticano, 329-357.
——(2018). «Los espacios del libro en el Colegio Mayor de san Bartolomé», Espacios en la Edad Media y el Renacimiento, Morras, M. (ed). Salamanca: Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas – Sociedad de Estudios Medievales y Renacentistas, 211-224.
——(2018). Memoria y memorias del códice medieval, “Yngenio et arte”: elogio, gama y fortuna de la memoria del artista. Albero Muñoz, M. M. & Pérez Sánchez, M. (Eds.). Fundación Universitaria Española, 259-278.
——(2018). «Libri canonum et libri legum en el Patrimonio Librario del Colegio Mayor de San Bartolomé de la Universidad de Salamanca (1433-1440)» en Circulations juridiques et pratiques artistiques, intellectuelles et culturelles en Europe au Moyen Âge (XIIIe – XVe siècle), Bilotta, A. y Díaz Marcilla, F. (Eds.) Officina di Studi Medievali, Palermo, en prensa.

‘Atlas y códices iluminados de los 40 años que cambiaron el mundo’

La exposición ‘Atlas y códices iluminados de los 40 años que cambiaron el mundo’ abre sus puertas en el Real Alcázar de Sevilla en el marco de la celebración de V centenario de la primera circunnavegación a La Tierra

La exposición ‘Atlas y códices iluminados de los 40 años que cambiaron el mundo’ abre sus puertas en el Real Alcázar en el marco de la celebración de V centenario de la primera circunnavegación a La Tierra

Esta muestra, que estará abierta hasta el próximo 30 de junio, recoge los testimonios cartográficos más fastuosos de la época de los descubrimientos.


El Real Alcázar de Sevilla acoge hasta el próximo 30 de junio la exposición ‘Atlas y códices iluminados de los 40 años que cambiaron el mundo’ en el marco de la celebración de V centenario de la primera circunnavegación a La Tierra.

La conferencia inaugural titulada ‘El Atlas Miller y la primera circunnavegación de la Tierra’, estuvo a cargo de Pablo Emilio Pérez-Mallaína, catedrático de Historia de América de la Universidad de Sevilla.

Esta exposición recoge los testimonios cartográficos más fastuosos de la época de los descubrimientos de la mano de M. Moleiro Editor, empresa especializada en la reproducción de códices, mapas, obras de arte generalmente realizadas sobre soporte de pergamino, vitela, papel o papiro entre los siglos VIII y XVI. El lugar elegido es el Real Alcázar, antigua sede de la Casa de Contratación, lugar donde se preparaban las expediciones españolas al nuevo mundo y donde se configuró el Viaje de Magallanes-Elcano.

Atlas Miller - Buscar con Google
Atlas Miller

El Atlas Miller, considerado por los especialistas como el monumento cartográfico más importante y más hermoso de todos los tiempos, fue realizado en 1519 por los cartógrafos Lopo Homem, Pedro Reinel y Jorge Reinel, y por el miniaturista António de Holanda. No solo fue un atlas novedoso por sus excepcionales miniaturas, más propias de un libro de horas que de un atlas, sino que su valor geopolítico es excepcional. Es un atlas intrigante y misterioso, porque en realidad oculta la información que aparentemente revela, subyuga la cartografía al interés político.

Para comprender su significado hay que trasladarse a las vísperas del Viaje de Magallanes, momento de máxima tensión entre España y Portugal. En este contexto, ante el temor de que España descubriera una vía para llegar a las islas de las Especias sin invadir territorio portugués, Manuel I idea una trampa con enorme audacia: el Atlas Miller. El mensaje que el atlas transmitía a su destinatario, Carlos I, era el siguiente: el mundo es un gran mar cerrado entre continentes, cualquier tentativa de llegar a oriente por occidente será un fracaso.

Atlas Vallard - Buscar con Google
Atlas Vallard

Si los españoles y portugueses fueron los protagonistas indiscutibles durante un tiempo, pronto ingleses, holandeses y franceses les siguieron. En 1547, en Dieppe, Francia, se creó el Atlas Vallard, un atlas cuya belleza y abundante iluminación solo son comparables con las del Atlas Miller. Sus miniaturas contienen episodios de colonización acontecidos en el siglo XVI y escenas típicas de la vida de los nativos. Casi toda su toponimia, un 98%, está en portugués, por lo que no hay duda de que sus cartógrafos fueron lusos. Esta joya de la cartografía está repleta de otras singularidades. Sus mapas están curiosamente orientados al sur, en contraposición con la tradición europea medieval y renacentista. Muestra por primera vez la península del Labrador en un mapa y, lo que revoluciona completamente la historia, es que en tres de sus mapas aparece cartografiada la costa de Australia, lo que demuestra que los portugueses llegaron a Australia 250 años antes que James Cook.

Atlas UNIVERSAL Diogo Homem - Buscar con Google
Atlas universal de Diogo Homem

La obra cartográfica de Diogo Homem, el más prolífico de los cartógrafos portugueses, representa el ejemplo más emblemático de valía excepcional de la cartografía náutica producida en el Occidente Ibérico en el siglo XVI. Su bellísimo Atlas Universal, realizado c. 1564, será considerado siempre como una de las más brillantes realizaciones de esta cartografía. De las miniaturas que adornan sus
páginas destacan elementos de heráldica, espléndidas rosas de los vientos, navíos surcando los mares, además de reyes y potentados dirigiendo sus tierras desde sus tronos. Sus mapas constituyen un valioso tesoro para el conocimiento de las tierras más allá de sus fronteras más inmediatas.

Atlas UNIVERSAL Fernão Vaz Dourado - Buscar con Google
Atlas universal de Fernão Vaz Dourado

El Atlas universal de Fernão Vaz Dourado de 1571, realizado en Goa (India), es uno de los testimonios más representativos de la expansión europea y de la formación del espacio mercantil y geopolítico mundial de la segunda mitad del siglo XVI. Sus mapas del Extremo Oriente incluyen muchas de las novedades geográficas para los europeos: Japón, Macao… Igualmente fascinante es la elegancia y finura con la que está ejecutada la obra. Los pergaminos son de un excelente blancor, el dibujo es minucioso y detallado, y la paleta rica y sabiamente conjugada con aplicación de oro. Este atlas parte de una clara intención de delinear, ordenar y explicar el mundo, volviéndolo inteligible a través del lenguaje gráfico.

La exposición del Real Alcázar completa este capítulo dedicado a la cartografía de los descubrimientos con una exquisita selección de tesoros bibliográficos de muy diversa temática reflejo del contexto cultural y político en el que se enmarcaron los 40 años que cambiaron el mundo y su repercusión inmediata. Obras maestras referidas a alquimia, medicina, botánica, libros de horas, Biblias, música… que permiten comprender cómo era la cultura occidental que abrió una nueva era en la historia de la humanidad.

Los originales de los atlas y códices que podrán verse en el Real Alcázar de Sevilla se custodian actualmente en las bibliotecas y museos más importantes del mundo: Metropolitan Museum of Art, Morgan Library & Museum, The British Library, Bibliothèque nationale de France, Biblioteca Nacional de Rusia, Arquivo Nacional da Torre do Tombo, etcétera.


FUENTE: https://www.sevilla.org

La lengua en que está escrito el misterioso manuscrito Voynich.

Ya se sabe en qué lengua está escrito el misterioso manuscrito Voynich.

Imagen relacionada

Gerard Cheshire (2019) The Language and Writing System of MS408 (Voynich) Explained, Romance Studies, DOI: 10.1080/02639904.2019.1599566

DESCARGAR PDF

Aunque el propósito y el significado del manuscrito habían eludido a los académicos durante más de un siglo, Gerard Cheshire, investigador asociado, necesitó dos semanas, utilizando una combinación de pensamiento lateral e ingenio, para identificar el lenguaje y el sistema de redacción del famoso documento inescrutable, informa la Universidad de Bristol.

En su artículo revisado por pares, ‘The Language and Writing System of MS408 (Voynich) Explained’, publicado en la revista Romance Studies, Cheshire describe cómo descifró con éxito el códice del manuscrito y, al mismo tiempo, reveló el único ejemplo conocido de lengua proto-romance.

El manuscrito MS408 (Voynich) es inusual en varios aspectos:

  1. Utiliza una lengua extinta.
  2. Su alfabeto utiliza una serie de símbolos desconocidos junto con símbolos más familiares.
  3. No incluye signos de puntuación dedicados.
  4. Algunas de las letras tienen variantes de símbolos para indicar puntuación.
  5. Algunas de las variantes de símbolos indican acentos fonéticos.
  6. Todas las letras están en minúsculas.
  7. No hay consonantes dobles.
  8. Incluye diptongos, trifongos, cuadrifongos e incluso quintifongos para la abreviatura de componentes fonéticos.
  9. Incluye algunas palabras y abreviaturas en latín.

Como resultado, identificar el lenguaje y resolver el sistema de escritura requería ingenio y pensamiento lateral, pero ambos fueron debidamente revelados. El sistema de escritura es bastante más singular y menos intuitivo que los sistemas modernos, lo que puede explicar por qué no se volvió culturalmente ubicuo y finalmente se volvió obsoleto. Por otra parte, un importante vestigio de la lengua ha sobrevivido hasta la era moderna, porque su léxico ha sido secuestrado en las muchas lenguas modernas de la Europa mediterránea.

En este artículo se explica el lenguaje y el sistema de escritura, para que otros estudiosos puedan explorar el manuscrito por su contenido lingüístico e informativo.


FUENTE: europapress.es

Sagrada Escritura / Espacio Sagrado

Sacred Scripture / Sacred Space

Tobias Frese, , Kristina Krüger (Eds.), Sacred Scripture / Sacred Space: The Interlacing of Real Places and Conceptual Spaces in Medieval Art and Architecture . (2019) Berlin, Boston: De Gruyter. Series: Materiale Textkulturen, 23. https://doi.org/10.1515/9783110629156

ACCEDER AL PDF

Trece trabajos sobre diferentes temas centrados en escritos e inscripciones en el arte medieval exploran la facultad de la escritura para crear y determinar espacios y generar “lo sagrado”. Los temas van desde la iluminación de libros, pasando por la pintura mural, mosaicos, esculturas e interiores de iglesias, hasta las inscripciones en portales y fachadas.


Los dos primeros artículos, en orden cronológico, tratan de manuscritos iluminados y se centran, desde diferentes perspectivas, en el códice como “Schriftraum” [espacio de escritura].

scriptorium - Buscar con Google

Colocando páginas dobles iluminadas al principio y al final del manuscrito y al principio de cada evangelio, el escriba y el iluminador dieron al texto un orden visual. Las páginas dobles no sólo se refieren entre sí, sino también a pasajes de texto. Los elementos pictóricos individuales están cargados de significado teológico. Tanto en referencia al texto como a su contenido teológico, las páginas dobles iluminadas utilizan el método de entrelazado para dar una estructura semiespacial al códice, formando así un “Schriftraum”.

Catálogo de manuscritos medievales UCM.

La Universidad Complutense acaba de publicar el Catálogo de manuscritos medievales de la Biblioteca Histórica, editado por Antonio López Fonseca y Marta Torres Santo Domingo. La obra incluye 150 códices en cinco lenguas (hebreo, arameo, griego, castellano y latín) copiados en distintas localizaciones entre los siglos IX-XVI y 11 manuscritos perdidos en la Guerra Civil.

Tribuna Complutense :: UCM

En la presentación del libro, celebrada en la propia Biblioteca Histórica, el rector Carlos Andradas, lo ha definido como una “impresionante obra en cuya elaboración han participado grandes profesionales, así que es obligado darles las gracias a todos ellos por su tiempo, esfuerzo, dedicación, cariño y amor que supone el trabajo bien hecho”. Añadió Andradas que “una obra de estas características solamente es posible porque está basada en el amor al conocimiento, a los textos, al patrimonio bibliográfico, cultural e histórico de la Complutense“.

Marta Torres, directora de la Biblioteca Histórica, asegura que “este catálogo era la gran carencia de nuestra biblioteca, porque a pesar de tener uno de los conjuntos medievales más impresionantes de España no estaban catalogadas”. La historia del actual proyecto, en palabras de Torres, comenzó hace unos veinticinco años, con la llegada de Manuel Sánchez Mariana y la construcción de esta Biblioteca Histórica, y con “una junta de gobierno de 1999 donde se logró el acuerdo de centralizar los fondos antiguos de todas las facultades”.

Desde entonces, continúa Torres, faltaba este pilar básico, un catálogo de los libros más antiguos y valiosos, y “durante todo ese tiempo no se pudo hacer por diversas causas, aunque sí se trabajó mucho en los manuscritos”. Recuerda la directora de la Biblioteca Histórica que hace casi tres años recibió una llamada de Antonio López Fonseca, director de Ediciones Complutense, quien la invitó a difundir los fondos de la UCM, y quien desde el principio entendió la importancia de este proyecto, tanto que se puede decir que “ha sido un editor a la manera renacentista, consiguiendo reunir a algunos de los mejores profesionales que hay en España, que han trabajado con ilusión, esfuerzo y armonía”.

El propio López Fonseca considera que “el equipo de 22 profesionales reunido para llevar adelante este catálogo es posiblemente irrepetible, y en él todos han sido generosos en el esfuerzo interdisciplinar, intergeneracional e interuniversitario“.

Con el trabajo en las manos, López Fonseca cree que “es testimonio de la más alta investigación en Humanidades y se ha hecho con un patrimonio extraordinario que además ya está digitalizado. Ahora se espera que este catálogo se convierta en un icono editorial de la máxima excelencia, heredero de aquella Biblia Políglota del Cardenal Cisneros, ya que además respeta el espíritu unitario del corpus primigenio de los fondos de la Universidad Complutense”.

Un equipo en torno a 150 códices

Álvaro Cancela, investigador contratado en la Universidad de Salamanca, ha sido el revisor del volumen y en la presentación del libro habló en nombre de los 22  colaboradores para resaltar que “el aspecto plurilingüe de este catálogo ha sido un auténtico reto, y es algo que no se suele hacer en otras grandes bibliotecas, ya que se ha llevado a cabo la labor de catalogar en un mismo volumen códices hebreos, arameos, griegos, latinos y castellanos”. De esa manera, se ha logrado la recuperación de la fisonomía originaria del fondo primitivo de esta Biblioteca, “no se ha perdido la perspectiva histórica de la conformación originaria de este fondo y la época fundacional de la Complutense queda establecida como un estrato geológico”.

Reconoce Cancela que hay más manuscritos en la UCM, pero al incluirlos se habría perdido esa perspectiva plurilingüe y arqueológica. Por el contrario, con este catálogo ahora “estamos en las mejores condiciones para editar y estudiar los antiguos fondos complutenses, comprendiendo en detalle su conformación progresiva, y de aquí saldrán artículos, tesis doctorales, investigaciones… Este catálogo es, por tanto, un punto de referencia para estudios que hoy ni siquiera podemos imaginar”. Para describir un fondo misceláneo como este de la Complutense, han hecho falta profesionales con diferente formación, en concreto veintidós especialistas que se han encargado de los 150 códices catalogados con un nivel de profundidad excelente.

Elisa Ruiz, directora técnica del catálogo y catedrática emérita de Paleografía, cree también que si ha habido algo interesante humanamente en esta aventura ha sido el equipo que se ha formado para el trabajo conjunto, en su mayor parte de la UCM, pero también de otras instituciones prestigiosas. Insiste en que el trabajo se ha realizado con una metodología en la que cada uno ha participado en el nivel de su competencia. Explica la catedrática que los manuscritos descritos tienen entre 1.000 y 500 años de antigüedad, y este es un “material que constituye el auténtico sanctasanctórum de la UCM”. Asevera que se inicia la colección con el cardenal Cisneros, quien ya se dio cuenta de que los estudios generales de Alcalá había que remozarlos y a tal fin adquirió, a través de una red enorme, las piezas más importantes del mundo para tener un fondo a la altura de los tiempos.

Universidad Complutense de Madrid

Todo ese legado es “un foro con variedad de lenguas y temáticas, que nos permite conocer los intereses y los saberes a la altura del umbral de la modernidad, porque aquella era una biblioteca moderna, actualizada y cuando se manejan estos libros, son los mismos ejemplares que consultaron, anotaron y manuscribieron figuras de la talla de Nebrija, Hernán Nuñez, Alonso Zamora…, que fueron unos humanistas espléndidos, con mentes abiertas a las corrientes intelectuales más originales y fértiles de su tiempo y que dedicaron su vida al estudio con el fin de ser los mejores en sus especialidades”.

Por todo ello este trabajo de dos años, en el que ella ha impartido el “don de consejo”, debe ser “un homenaje para estos maestros que nos han precedido y nos deben servir de ejemplo, un ejemplo a seguir para toda la Complutense”.


FUENTE: https://www.ucm.es/. NOTA DE PRENSA