Repertorios musicales en Europa Central (1420-1450)

Resultado de imagen de Musikalische Repertoires in Zentraleuropa

Tammen, Björn Renko; Rausch, Alexander . Musikalische Repertoires in Zentraleuropa (1420-1450). Böhlau Grant; Austrian Science Fund, 2014.

DESCARGAR PDFENLACE ALTERNATIVO

Con manuscritos musicales famosos como el códice de St Emmeram o los códices de Trent y el auge de la élite musical con cantantes-compositores en torno a Dufay y Binchois, los años alrededor de 1430 pertenecen a un período crucial en la historia de la música medieval tardía.

El presente volumen comprende 13 estudios de caso sobre repertorios polifónicos y monofónicos, con especial atención a la ciudad de Viena, siendo una contribución inestimable para una mejor comprensión de un período crucial de la historia de la música medieval tardía.

 

Anuncios

El libro de la ciudad de las damas

De Christine de Pisan (aprox. 1364–1430) podría decirse que fue la primera mujer en Europa en ganarse la vida como escritora, y se la considera, por lo general, como una de las primeras feministas, que se pronunció en favor de los derechos de las mujeres y los logros de las mujeres casadas.

Christine de Pisan. La defensora de las mujeres - Cultura - Diario digital Nueva Tribuna
Le Livre de la Cité des dames (El libro de la ciudad de las damas). ACCEDER AL PDF

Escribió poemas y prosa que a menudo fueron alegóricos y filosóficos y que reflejaban su propia personalidad, única y comprometida. A menudo preparaba los libros con la ayuda de copistas e iluminadores y los ofrecía al mecenazgo de príncipes y reyes. Le Livre de la Cité des dames (El libro de la ciudad de las damas) es tal vez la mejor expresión del feminismo humanista y lúcido de Christine.

Como una respuesta implícita a Ciudad de Dios de San Agustín, y también inspirado en la obra de Boccaccio, el libro está escrito como un diálogo entre estudiante y maestro. Las figuras alegóricas de la Razón, la Justicia y la Rectitud conversan con Christine y la invitan a construir una ciudad para mujeres famosas del pasado y para mujeres virtuosas de todos los tiempos, en un mundo hecho para los hombres. Entre los aproximadamente 30 ejemplares conocidos del texto, esta copia famosa y con bellas ilustraciones porta la firma de su dueño, Jean de Berry (1340–1416), un gran bibliófilo de la Casa de Borgoña.

Christine de Pisan . Le Livre de la Cité des dames (El libro de la ciudad de las damas)


BIOGRAFÍA

Christine de Pisan nació en Venecia (Italia) pero llegó a Francia a los cuatro años acompañando a su padre, Thomas de Pizzano (médico y astrólogo de fama en la época). El prestigio de su padre hace que sea invitado a las Cortes de Luis de Hungría y a la de Carlos V de Francia. Su padre Thomas decide acudir a la Corte de Carlos V de Francia (decisión que marcará para siempre la vida de Christine), pasando a ser médico personal del rey, consejero real y su astrólogo.

La infancia de Christine se desarrolla en el palacio Real, donde Carlos V crea una gran biblioteca, convirtiendo su corte en un lugar donde el arte y las ciencias alcanzan su máximo esplendor.

Sus padres no se ponían de acuerdo con la educación que debía recibir Christine. Su madre quería educarla, para que fuera una dama cortesana, instruyéndola en las labores del hogar, que era lo propio para una mujer en ese tiempo. Su padre Thomas planteaba para ella una educación intelectual exquisita. Para ello, puso a su disposición tutores privados, para que la enseñaran una cultura humanista, pasando muchas horas leyendo en la Biblioteca Real. Christine hablaba el italiano como lengua materna, además de latín y francés.

Un año después de casarse, el rey Carlos V fallece y eso cambia su vida ya que toda la familia pierde los favores del nuevo rey Carlos VI. Su padre Thomas muere cuando ella tenía veintiún años, y tres años después muere su marido Etienne como consecuencia de la peste. Así, con veinticuatro años se queda viuda, al cargo de dos hijos, su madre y de su sobrina. Le resulta muy difícil heredar las tierras de su padre por ser mujer. Ante la situación desesperada en que se encuentra, acude a antiguos conocidos de palacio para que le ayuden. Ella decide dedicarse profesionalmente a escribir y para ello cuenta con el apoyo de la reina Isabel, esposa de Carlos VI, que se convierte en su mecenas y le da el apoyo económico necesario, para que se dedique a escribir, disponiendo de un estudio propio en la Biblioteca Real.

Sus primeros poemas, baladas de amores perdidos, transmitían la tristeza del amor perdido de su marido y de las dificultades que conlleva su viudedad, centrándose en el dolor y la soledad. Estos poemas alcanzaron un gran éxito popular. A partir de 1399, comienza a escribir sobre los derechos de las mujeres.

En el año 1405, escribe “La ciudad de damas”, que comienza así:

Me preguntaba cuáles podrían ser las razones que llevan a tantos hombres, clérigos y laicos, a vituperar a las mujeres, criticándolas bien de palabra, bien en escritos y tratados…….. Yo, que he nacido mujer, me puse a examinar mi carácter…….

Me propuse decidir, en conciencia, si el testimonio reunido por tantos varones ilustres podría estar equivocado. Pero por más que intentaba volver sobre ello, apurando las ideas como quien va mondando una fruta, no podía entender ni asimilar como bien fundado el juicio de los hombres sobre la naturaleza y conducta de las mujeres. Al mismo tiempo, sin embargo, yo me empeñaba en acusarlas porque pensaba que sería muy improbable que tantos hombres preclaros, tantos doctores de tan hondo entendimiento y universal clarividencia (me parece que todos habrán tenido que disfrutar de tales facultades) hayan podido discurrir de modo tan tajante y en tantas obras que me era casi imposible encontrar un texto moralizante, cualquiera que fuera el autor, sin toparme antes de llegar al final con algún párrafo o capítulo que acusará o despreciara a las mujeres”.

En esta obra, denuncia el sistema misógino planteando una serie de derechos consustanciales a la mujer. Nos muestra una visión utópica e ideal de la ciudad perfecta en este libro, que era gobernada por mujeres. Viene representada por tres figuras femeninas, la Justicia, la Razón y la Rectitud.

Muere en Poissy a los 66 años. Se le reconoce el mérito de ser la primera mujer dedicada profesionalmente a escribir. Es considerada como la precursora del movimiento a favor de la mujer, siendo el primer referente del feminismo.

 

 

Bellifortis: tratado militar del s. XV

El asombroso Bellifortis, el primer manual ilustrado de tecnología militar, creado a principios del siglo XV
ACCESO A BELLIFORTIS en PDF

El asombroso Bellifortis, creado a principios del siglo XV,  es el primer manual sobre tecnología militar completamente ilustrado. Su autor es Konrad (o Conradus) Kyeser, oriundo de Eichstätt (Baviera, Alemania). 

Más de uno se preguntará cómo es posible conocer con tanto detalle el equipamiento bélico de siglos atrás, hasta qué punto es suficiente con lo que recupera la arqueología o lo representado por el arte para conocer cómo era el arte de la guerra. La respuesta está en los libros de la época porque, aunque alguno se sorprenda, ya antaño se escribían tratados de tecnología militar. Esta especialidad vivió su primer gran momento de esplendor en el paso del Medievo al Renacimiento, cuando hubo docenas de publicaciones que sentarían las bases del género.

Entre las más famosas están Epitoma rei militari del autor romano bajoimperial Publius Flavius Vegetius Renatus o el Totth del maestro de esgrima Hans Talhoffer (un manuscrito del siglo XV), por ejemplo, y ambas tienen una cosa en común: sus ediciones están basadas en una tercera obra titulada Bellifortis, un auténtico clásico.

En realidad De re militari es anterior pero no se editó hasta el siglo XVI (en latín y francés) y para entonces sus ilustraciones se inspiraban abiertamente en las de Belliforti, al igual que pasó con el libro de Talhoffer pese a ser prácticamente contemporáneo, del XV, lo cual nos da una idea de la importancia que tuvo aquel estudio a lo largo de los siglos.

Lo cierto es que los autores se retroalimentaban entre ellos y si Bellifortis se basó a su vez en el Strategemata, otro tratado antiguo sobre estrategia militar escrito a finales del siglo I d.C. por Frontinus (un general del emperador Domiciano), éste lo hacía en los de Tito Livio y Valerio Máximo.

El asombroso Bellifortis, el primer manual ilustrado de tecnología militar, creado a principios del siglo XV

Kyeser escribió este tratado entre 1402 y 1405, cuando fue exiliado de Praga. A primera vista, su contenido, escrito en latín y con casi 180 imágenes, parece abordar un tema definido: la guerra. El escritor no carecía de experiencia bélica: tras estudiar medicina y vivir en la corte de Padua se incorporó a la cruzada contra los otomanos que terminó en desastre en 1396 con la estrepitosa derrota de Nicópolis. Después se estableció en Bohemia donde, entre 1402 y 1405, se dedicó a escribir su obra.

Está en latín y se estructura en diez capítulos, cada uno dedicado a un aspecto del arte militar o relacionado más o menos con él según el criterio de la época: carros protegidos, trenes de asedio, ingenios hidraúlicos, ascensores, armas de fuego, armas defensivas, maravillosos secretos, fuegos artificiales para la guerra, fuegos artificiales para la diversión y herramientas auxiliares.

Algunas de las máquinas y herramientas descritas eran una novedad mientras que otras existían desde mucho tiempo atrás, de manera que el lector irá viendo (porque Bellifortis se caracteriza por acompañar los textos con interesantísimas ilustraciones) ballestas, cañones, catapultas, trebuchets, puentes móviles, barcos, escalas de asalto e incluso instrumentos de tortura.  Entre otras muchas cosas, contiene la primera versión medieval conocida del tornillo de Arquímedes y el dibujo más antiguo del cinturón de castidad, elemento que no encaja con la temática bélica o la descripción de un traje de buzo primigenio.

El asombroso Bellifortis, el primer manual ilustrado de tecnología militar, creado a principios del siglo XV
Traje de buzo

En suma, se revisa toda la ingeniería militar de la Baja edad Media poniendo un énfasis especial en la tecnología y la magia, todo ello en un formato muy grande y suntuoso (recordemos que era un libro para el emperador) y profuso acompañamiento gráfico realizado por artistas teutones del scriptorium de Praga enviados ex profeso.

El asombroso Bellifortis, el primer manual ilustrado de tecnología militar, creado a principios del siglo XV
Retrato de Kyeser

Por tener, hasta incluía un retrato del propio Kyeser, a la manera de las publicaciones actuales que ponen la foto del autor, acompañado de su propio epitafio (Que mi alma se una al Altísimo), lo que indicaría que estaba enfermo y, de hecho, parece ser que murió poco después.

Bellifortis es un manuscrito encuadernado en pergamino. Nunca se llegó a imprimir por su carácter de libro de lujo. Sí se hicieron una docena de copias a mano pero el original se conserva en la biblioteca de la Universidad de Götingen (actual Alemania)