Colonial North America : la vida económica y social en las colonias que se convertirían en los Estados Unidos.

Durante seis años, la Biblioteca de Harvard ha estado trabajando para que su vasta colección de materiales de archivo y manuscritos de la época colonial sea accesible en línea.

La colección digital Colonial North America de la Biblioteca de Harvard forma parte de un proyecto en curso y de varios años de duración que proporciona acceso digital a materiales destacados y de amplio alcance relacionados con la América del Norte de los siglos XVII y XVIII. [ACCEDER]

Durante seis años, la Biblioteca de Harvard ha estado trabajando para que su vasta colección de materiales de archivo y manuscritos de la época colonial esté accesible en línea. Hoy en día, aproximadamente 650.000 páginas digitalizadas de los siglos XVII y XVIII están a disposición del público de forma gratuita. Realizadas en 14 depósitos alrededor de la Universidad, las obras cuentan la historia de la vida económica y social en las colonias que se convertirían en los Estados Unidos.

A la vez que documenta la vida en Nueva Inglaterra, la colección también se extiende mucho más allá de esos límites hasta Canadá, otras áreas de Norteamérica y Sudamérica. También contiene material relacionado con las islas del Atlántico y a través del Océano Atlántico hasta Gran Bretaña, Europa continental y partes de África.

Harvard Library’s Colonial North America Project Now Provides Access to Over 650,000 Digitized Pages From 17th and 18th Centuries | LJ infoDOCKET
Mathematical notebook attributed to Thaddeus Mason Harris, ca. 1787. HUG 1445.320. Harvard University Archives. (seq 3)

Los materiales conservados y digitalizados ofrecen una mirada más profunda a varios temas -como la alimentación, la medicina, la esclavitud y otros- y sugieren formas de acercarse a diferentes tipos de materiales para obtener nuevos conocimientos.


Arcadia, la Fundación Polonsky, James B. Adler a través del Fondo de Preservación Adler, y Peter H. Darrow y William O. Nutting a través de un fondo para el Proyecto de Digitalización de América del Norte Colonial (“CNA”) en la Biblioteca de Harvard, brindan generosamente su apoyo a este proyecto de varios años de duración que aún está en curso.


FUENTE: Infodocket
Anuncios

II Jornadas de Gestión del Patrimonio Bibliográfico. CONCLUSIONES

“El interés por nuestro patrimonio bibliográfico no sólo no ha sufrido merma a lo largo del tiempo, como algunos agoreros pronosticaban, sino que cada día adquiere más fuerza, a través de los muchos y variados aspectos relacionados con el mismo, y gracias al gran empeño de las personas que, día a día, trabajamos para conseguir que los tesoros bibliográficos que hasta hoy han sobrevivido, continúen formando parte de nuestros recursos de investigación y docencia, de nuestro elenco cultural y, en definitiva, de la sociedad a la que servimos.
¡Larga vida al libro!”

imaxexornada (2)

Los pasados 6 y 7 de junio se celebraron las II Jornadas de Gestión del Patrimonio Bibliográfico en Santiago de Compostela. [CONCLUSIONES]

Organizadas por el Grupo de Trabajo de Patrimonio Bibliográfico de REBIUN y la Universidade de Santiago de Compostela, nacieron con la vocación de servir de foro para la presentación y el debate entre especialistas de diferentes instituciones sobre los diversos aspectos de la gestión de las colecciones patrimoniales en bibliotecas históricas y de las colecciones especiales en bibliotecas y/o archivos.

Están dirigidas a profesionales del ámbito de bibliotecas, archivos, restauración, documentación, investigación, mercado editorial y toda persona interesada en la gestión del patrimonio bibliográfico.

Bloques temáticos:

Gestión de la colección:

  •  Catalogación/RDA
  •  Biblioteca digital
  •  Difusión
  •  Adquisiciones
  •  Valoración y tasación
  •  Bibliotecas históricas como apoyo al estudio, docencia e investigación

Conservación y restauración:

  •  Condiciones medioambientales
  •  Edificios e instalaciones
  •  Papel
  •  Encuadernación
  •  Manipulación de materiales

Ediciones anteriores:

Actas de las I Jornadas de Gestión de Patrimonio Bibliográfico, Toledo, 1 y 2 de junio de 2017,  publicadas en el Núm. 12 (2017) de la revista Ruiderae

Torres Villarroel. De ‘libros redondos y gordos’ y otras historias

El Aula Salinas, de la Universidad de Salamanca, ha acogido este lunes, 10 de junio, el acto en el que Margarita Becedas González ha pronunciado el discurso de ingreso en el Centro de Estudios Salmantinos. De libros redondos y gordos y otras historias es el título de la conferencia pronunciada por la directora de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca.

Le ha respondido, en nombre del CES, el miembro numerario del mismo y exrector de la Universidad de Salamanca, Enrique Battaner Arias, mientras que la presentación ha corrido a cargo de la presidenta de la institución cultural, María Jesús Mancho Duque.

Gran conocedora de la figura de Torres Villarroel del que le atrajo en un primer momento su “prosa inteligente, juguetona y a veces sabiniana (por Joaquín Sabina)”, resaltó con brillantez su valía como divulgador científico, oscurecida por su fama como adivino, astrólogo y Piscator salamantino, quien llevaba años escribiendo cuando empezó a expandirse la Ilustración; empezó como autor en 1718 y en 1752 apareció la primera edición de sus obras completas.

En su intervención ha abordado la relación que el escritor y catedrático de Matemáticas Diego de Torres Villarroel (Salamanca, 1694-1770) trabó con la Biblioteca Universitaria de Salamanca a lo largo de su vida, así como el recuerdo que aún se guarda de él en la actual Biblioteca General Histórica.

Para ello, primero ha repasado las noticias que nos han llegado de la presencia de la Biblioteca en la actividad universitaria de Torres Villarroel como estudiante, como profesor y, sobre todo, como miembro de la Junta de Librería entre 1752 y 1770, cuando la biblioteca nada se parecía a la actual y adquirió las primeras esferas celestes y terrestres de la Biblioteca o «libros redondos y gordos». Por aquel entonces las estanterías de la biblioteca no estaban repletas de libros, no existían las cartelas ni las amenazas de excomunión tan características; tampoco existía la sala de manuscritos e incunables ni estaba allí, evidentemente, el arca de cinco llaves que fue trasladada en 1776.

De manera amena nos adentró en el proyecto que durante años atormentó a Diego Torres durante cuatro años al intentar poner en marcha, junto con su sobrino Isidoro Ortiz, una Academia para la práctica de las Matemáticas vinculada a la Universidad “con el apoyo práctico de globos celestes y terráqueos” para resolver los principales problemas de la Geometría y de la Astronomía.

esferas

En segundo lugar, ha analizado la llamada «Biblioteca de Torres Villarroel», que se encontraba en el domicilio de los últimos miembros de la familia, los Ortiz-Gallardo, y que fue adquirida por la Universidad de Salamanca en 1979, pese a que gran parte del fondo no se correspondía con libros que hubiese tenido Torres como propios (al comprobarse que su fecha era posterior a su fallecimiento en 1770) ni fuesen parte de su obra.

Por último, Margarita Becedas ha dado a conocer la colección que se conserva en la Biblioteca General Histórica de las obras que publicó en vida. Torres Villarroel, cuya imagen tradicional, un tanto folclórica y hasta esotérica, siempre oscureció sus méritos literarios y científicos, se revela como un personaje notable, un hombre inquieto de prosa aguda e inteligente, con una admirable capacidad para la divulgación, cuya contribución a la historia de la biblioteca es muy significativa.

CES - Centro de Estudios Salmantinos

Como viene siendo habitual, el Centro de Estudios Salmantinos edita, en su Serie Minor, este discurso de ingreso.


VER EN CATÁLOGO DE LA USAL

 Margarita Becedas Gónzalez, licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca, pertenece al Cuerpo Facultativo de Bibliotecarios del Estado. Ha sido directora de los sistemas bibliotecarios de las universidades de Valladolid y Salamanca y desde 1998 es directora de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca.

Ha formado parte del Patronato de la Biblioteca Nacional de España y de la Junta directiva de la Asociación Española de Bibliografía. En la actualidad, pertenece al Grupo de Patrimonio de la Red de Bibliotecas Universitarias Españolas (REBIUN) y al Consejo de Archivos, Bibliotecas y Centros Museísticos de Castilla y León.

Es autora de medio centenar de publicaciones, centradas sobre todo en el libro antiguo, las bibliotecas históricas y la gestión de bibliotecas.

 

El primer catálogo de incunables de la Biblioteca Histórica y los incunables desaparecidos.

bg_ms_1617-portada.jpg
Ms. 1617

En la Universidad de Salamanca, entre 1861 y 1862, el bibliotecario José Bonilla Ruiz llevó a cabo el primer catálogo de la colección de incunables. El resultado es un volumen manuscrito (Ms. 1617) en formato apaisado, distribuido en tres partes:

  • Un prólogo en el que se explica el germen del catálogo y se aborda la historia del libro manuscrito y del origen de la imprenta, terminando con una valoración de la colección incunable salmantina.
  • Un cuerpo central ordenado por autor, que incluye la descripción pormenorizada de cada incunable.
  • Finalmente, dos apéndices por orden alfabético: breves biografías de los autores y una relación de los impresores del siglo XV, indicando la ciudad en la que trabajaron.

José Bonilla distinguió como incunables 432 obras, aunque doce en realidad no lo son. El estudio ha aportado datos acerca de ejemplares de los que ahora podemos afirmar que ya estaban en la Biblioteca en 1862, pero sobre todo ha descubierto la falta de dos incunables –tal vez tres–, que estuvieron un día en la Biblioteca pero desaparecieron entre 1862 (Catálogo de José Bonilla) y 1949 (Catálogo de Fulgencio Riesco).
Sin duda no fueron simples desapariciones, sino sustracciones plenamente conscientes, pues se trata de obras de las que no se conservan muchos ejemplares y tienen en común el interés bibliográfico de ser obras en castellano o latín, con xilografías, de tema literario o médico y bastante conocidas dentro de la historia de la primera imprenta. El artículo continúa

La guía perfecta para el Camino de Santiago.

hermann künig - Buscar con Google
Die Walfart und Strass zu Sant Jacob

El monje servita alemán Hermann Kunig von Vach fue el autor de una guía de peregrinación del Camino de Santiago, escrita en 1495 en el monasterio de Vacha, destinada principalmente a sus compatriotas. El texto alcanzó pronto gran éxito en sus numerosas reediciones, muchas de tirada limitada.

Con el título Die Walfart und Strass zu Sant Jacob y escrita en verso, tal vez para la mejor memorización de lugares y situaciones, la edición base (1495) señala el final de su redacción en el día de Santa Ana (26 de julio de ese mismo año).

Presidida por la sencillez y la practicidad e incidiendo en toda la problemática que puede encontrarse un peregrino, (portazgos, malos pasos, alojamientos, aprovisionamientos, moneda y su cambio, distancias, etc.), la obra de Künig es mucho más una guía práctica que un relato al uso, aunque de vez en cuando se incluyan notas claramente subjetivas. No extraña, dados los destinatarios de su trabajo, las continuas advertencias e indicaciones en el sentido de que los peregrinos alemanes busquen el amparo de sus compatriotas allí donde se hallen. Künig, en esa cuestión, no ahorra detalles: “Te aconsejo ir donde el mesonero alemán [en Ginebra], vive en la primera casa antes de la ciudad, allí hallas bastante de comer y de beber por un precio moderado y te trata atentamente, el cuida de ti en todos los asuntos, se llama Pedro de Fiburgo.” 

La guía de Hermann Künig permite, a través de las continuas observaciones de todo tipo que el autor reseña a golpe de verso, acercarse a lo que representaban la peregrinación y el viaje, a finales de la Edad Media, para la gente sencilla, que era a quien iba dirigida básicamente la guía. En este sentido, los primeros versos de la obra son toda una declaración de intenciones que el autor intenta cumplir obstinadamente:

hermann künig - Buscar con Google

“Yo, Hemann Künig von Vach, quiero, con la ayuda de Dios, hacer un pequeño libro que ha de llamarse Camino de Santiago. En él quiero describir caminos y sendas y cómo ha de procurarse comida y bebida cada uno de los hermanos de Santiago y también quiero citar las felonías de los taberneros.”

ITINERARIO.

Comienza dirigiendo al peregrino, a través de Einsiendeln, en Suiza, por lo que denomina “vía alta”, que distingue claramente del camino de retorno por la “vía baja”, que hace culminar en Aquisgrán. A través de Suiza el itinerario sigue a Francia con un torrente de localidades y una descripción exhaustiva del trazado: “[…] luego de una milla llegas a un hospital al lado de un puente. De nuevo una milla y luego debes entrar en Saint-Palais [Sankt Blasio en la guía]. Una milla más allá ves en lontananza un hospital, y después de otra milla encuentras cuatro ventas.” 

La minuciosidad de Künig y los detalles prácticos -que sin duda debieron de agradecer centenares, cuando no miles, de peregrinos- son continuos: “[…] tras dos millas sigue una villa en la que se hacen clavos que los hermanos clavan en sus zapatos.”

El itinerario de Künig desde Alemania salva los Pirineos por Roncesvalles, alcanza Logroño y apenas da una leve indicación del milagro del gallo y la gallina en Santo Domingo de la Calzada. Lo suyo es preocuparse de otras cuestiones, como señalar la ruindad de los hospitaleros de Nájera o los buenos treinta y dos hospitales de BurgosCamino Francés adelante, todo son avisos con algún que otro alivio de los pocos que se permite, indicando que en Villafranca del Bierzo el vino se dejaba correr como un cirio. Siempre atento al trazado, indica como evitar los duros pasos invernales de Allefaber (La Faba) llegando a O Cebreiro y señala con exactitud la desviación a Lugo

Despacha Santiago de Compostela con una oración y orienta a los peregrinos al camino de vuelta por lo que denomina “vía baja”, desviándolos, desde Burgos, por el famoso túnel natural de San Adrián en el que actualmente se denomina Camino Vasco del Interior

En Francia, el retorno se produce por Bayona y por la temible región de Las Landas, para seguir por BurdeosTours, Orleáns, París, Valenciennes, Lovaina y, por fin, Aquisgrán, donde da por finalizado el itinerario de vuelta. Küning culmina su obra con una aseveración y con un ruego:

“Yo, Hermann Kunig, […] he redactado este librito que lleva el nombre de Camino de Santiago. Que Dios permita que yo no muera nunca, si luego no puedo estar eternamente junto a él”.


NOTA: El quinto y último texto del ‘Codex Calixtinus’ es  una guía del peregrino con los itinerarios, santuarios y albergues hasta llegar a Santiago. 

El manuscrito «Debate de Elena y María»

En la Exposición «Dos españoles en la historia: el Cid y Ramón Menéndez Pidal» que la Biblioteca Nacional inaugura el próximo 5 de junio de 2019, el Cantar del Mío Cid no será la única joya bibliográfica que salga a la luz. Otro importante documento de la colección hará las delicias del público más exquisito.

Hablamos del «Debate de Elena y María», un libro del siglo XIII que podría haber sido propiedad de un juglar y que es, además, uno de los pocos textos conservados de los debates medievales castellanos. La Biblioteca lo compró a la Casa de Alba en noviembre de 2017. «Yo me atrevería a compararlo en importancia con el Cantar del mio Cid», decía Javier Docampo, director del departamento de Manuscritos, Incunables y Raros de la BNE. [VER NOTICIA]

El texto recoge la discusión entre dos hermanas, una casada con un caballero y otra con un clérigo, que debaten sobre cuál de los amantes es mejor, cuál de sus vidas es más virtuosa. Es un tema «tratado con cierta asiduidad en poemas de los siglos XI y XII», tal y como defiende Miguel Ángel Pérez Priego, catedrático emérito de Literatura Española en la UNED.

Es uno de los pocos textos conservados de los debates medievales castellanos y conservado en un formato único: un libro de minúsculas dimensiones (65x55mm.), en cuyas páginas cabe poco más que una frase. Su humilde encuadernación aleja su origen de las bibliotecas nobiliarias y hace pensar que sirvió de «chuleta» a los trovadores medievales. «Es una hipótesis, pero no podemos asegurarlo con rotundidad porque no se han conservado más de su especie», comenta Docampo. que refuerza esta teoría recordando que también se conserva la bolsa donde se transportaba la obra, que data del XV. El estilo sencillo del discurso, salpicado por una interesante influencia leonesa, apunta a su uso popular. «Sin los adornos retóricos ni el ropaje culturalista de sus congéneres europeos», subraya Priego, está escrito en un «estilo sencillo y directo, en pareados irregulares, forma métrica muy apta para el recitado de un juglar que se dirige a un público poco culto que se deleitaría con su crítica mordaz».

El manuscrito salió a la luz a principios del siglo XX gracias a Ramón Menéndez Pidal, de ahí su presencia en la muestra abierta en la Biblioteca Nacional desde el 5 de junio hasta el 22 de septiembre. Su estado de conservación es delicado, y por desgracia algunas de las páginas del inicio y del final se han perdido. Sea como fuere, se exhibe por primera vez. Una oportunidad única para echar un ojo a este manuscrito tan interesante.

El ejemplar, para gusto de filólogos e historiadores, ya se encuentra digitalizado en la BNE en su totalidad. [Acceder]


Fuente: Gabinete de Prensa de la Biblioteca Nacional de España (BNE)

El “Cantar del Mío Cid”

La única copia conocida del manuscrito del “Cantar del Mío Cid”, la primera gran obra de la literatura escrita en castellano, formará parte de la exposición Dos españoles en la historia: el Cid y Ramón Menéndez Pidal en la Antesala del Salón General de la Biblioteca Nacional de España, desde el 5 de junio al 22 de septiembre de 2019

Exposición Dos españoles en la historia. Biblioteca Nacional de España

Por primera vez en su historia y en el marco de la exposición Dos españoles en la historia: el Cid y Ramón Menéndez Pidal, la Biblioteca Nacional de España exhibirá una de las joyas más preciadas de su colección y del patrimonio bibliográfico español en general: el códice único del Cantar de Mio Cid, donado por la Fundación Juan March a la BNE en 1960. En esta sección de la muestra se abordarán cuestiones concernientes al códice en exclusiva: su influencia en nuestra comprensión del Poema, su azarosa vida, sus fatigas como objeto de estudio y sus peculiaridades físicas. La exhibición del Códice de Vivar tendrá lugar durante un tiempo limitado, más allá del cual será sustituido por un facsímil.

El Códice del Cantar del Mío Cid, del siglo XIV consta de 74 hojas de pergamino grueso con el cantar de gesta anónimo que relata las hazañas heroicas inspiradas libremente en los últimos años de la vida del caballero castellano Rodrigo Díaz, el Cid Campeador. Se encuentra en un delicado estado aunque se conserva casi completo: solo le faltan la primera hoja y dos en su interior.

El camino recorrido por este códice es largo, aunque su trayectoria conocida comienza en 1596, cuando fue encontrado en el archivo de la localidad burgalesa de Vivar del Cid, en Burgos. De allí fue trasladado al convento de monjas clarisas del pueblo donde permaneció hasta 1776 cuando Emilio Llaguno y Amírola, secretario del Consejo de Estado, sacó el manuscrito y se lo llevó a un bibliotecario real para su estudio y edición. El rastro del códice se pierde hasta poco antes de mediados del siglo XIX, para ser posteriormente adquirido por el marqués de Pidal, en cuya familia permaneció y fue objeto de estudio por expertos, especialmente por Ramón Menéndez Pidal, quien se decidió a transcribir este códice que, a finales de 1960, adquirió la Fundación Juan March a los herederos para donarlo al Ministerio de Cultura.

Imágenes de la algunas de las páginas de la única copia conocida del manuscrito del "Cantar del Mío Cid"
Algunas de las páginas de la única copia conocida del manuscrito del “Cantar del Mío Cid”

Por lo demás, cumplido siglo y medio del nacimiento de Ramón Menéndez Pidal (1869-1968), la Biblioteca Nacional de España, en colaboración con la Fundación que lleva su nombre, ha querido con esta muestra contribuir a saldar la deuda que con él tiene contraída España en lo que toca al desvelamiento de su pasado y, en particular, al conocimiento y aprecio del primero de sus héroes: el Cid Campeador, merced al rastreo y exhumación, por parte de Pidal, de tanta y tan dispersa memoria cidiana.

Aparte del espacio dedicado al códice en la Antesala, la exposición cuenta con una segunda sección ubicada en la Sala de las Musas, donde se pone de relieve y se hacen confluir dos aspectos distintos, pero convergentes. Por un lado, la centralidad de Menéndez Pidal en la cultura española del siglo XX a través de sus «gestas» biográficas e intelectuales, con vistas a entender y estimar la naturaleza y alcance de su inmensa labor por nuestras letras. Por otro, la imagen proyectada por generaciones de hispani sobre la figura del Campeador, a través de fuentes literarias y artísticas desde la Edad Media a nuestros días (épica, romancero, historiografía, teatro, arte, cine, cómic, televisión, etc.).


Información práctica:

Sala de de las Musas del Museo de la BNE

  • Desde el 5 de junio al 22 de septiembre de 2019
  • De lunes a sábado de 10:00 a 20:00 h. // Domingos y festivos de 10:00 a 14:00 h.

Antesala del Salón General (2ª planta)

  • De lunes a viernes de 9:00 a 20:00 h. // Sábados de 9:00 a 14:00 h. // Domingos y festivos cerrado

Último pase media hora antes del cierre.
Entrada libre y gratuita.