La Library of Congress comparte la colección de libros sobre música anteriores a 1800

Colección gratuita de libros sobre música de antes de 1800
ACCEDER A LA COLECCIÓN

Poco después de que se estableciera la división de música de la Library of Congress hace 120 años, se acordaron algunas prioridades de adquisición: así, se identificaron los primeros escritos sobre música publicados antes de 1801 que tenían importancia histórica y alto valor para la investigación y, en consecuencia, se les dio el estado de máxima prioridad en el desarrollo de la colección.

overview_image

A principios de la década de 1970, la Sociedad Musicológica Internacional y la Asociación Internacional de Bibliotecas Musicales compilaron un inventario exhaustivo de todos los escritos existentes sobre la música que se habían publicado entre 1474 y 1800. El catálogo de dos volúmenes resultante, Écrits Imprimés Concernant la Musique, forma parte de la Serie B del Répertoire International des Sources Musicales (RISM B VI) y comprende más de 3.800 entradas de literatura relacionadas con los aspectos teóricos, históricos, estéticos y técnicos de la música.

Estos tesoros van desde incunables como el Terminorum musicae diffinitorium de Johannes Tinctoris de ca. 1474 (uno de los primeros ejemplos de un glosario de términos musicales)  Theoricum opus music de Franchinus Gaffurius, la Disciplina de 1480 (el primer libro impreso dedicado principalmente al estudio de la música).

Esta presentación en línea incluye la digitalización de más de 2.000 publicaciones anteriores a 1801 sobre la música que se recogen en la serie RISM B VI con la Biblioteca del Congreso (US Wc). Gran parte del trabajo preliminar de este proyecto se remonta a principios de la década de 1980, cuando el personal de la División de Música, que comprendía perfectamente el alcance y la demanda académica de esta colección excepcional, tomó la decisión de crear microfilmes de preservación para la colección utilizando RISM B VI como lista de control; la digitalización presentada aquí se generó a partir de esos microfilmes de preservación.


FUENTE: universoabierto.org
Anuncios

Cuando se temía que los libros prestados en bibliotecas pudieran propagar enfermedades

istock-467427233

When the Public Feared That Library Books Could Spread Deadly Diseases
“The great book scare” created a panic that you could catch an infection just by lending from the library. By Joseph Hayes. Smithsonian.com  August 23, 2019

Ver original


El 12 de septiembre de 1895, una mujer de Nebraska llamada Jessie Allan murió de tuberculosis. Tales muertes eran comunes a principios del siglo XX, pero el caso de “consumo” de Allan procedía de una fuente inusual. Era bibliotecaria en la Biblioteca Pública de Omaha, y gracias al temor común de la época, la gente se preocupaba de que la enfermedad terminal de Allan pudiera provenir de un libro.

En octubre de 1895 Library Journal, revista de la American Librarians Association publicó un artículo en el que lamentaba la muerte de Jessie Allan : “La muerte de la Srta. Jessie Allan es doblemente triste debido a la excelente reputación que su trabajo le ganó y al afecto agradable que todos los bibliotecarios que la conocieron sintieron por ella, y porque su muerte ha dado lugar a una nueva discusión sobre la posibilidad de infección de enfermedades contagiosas a través de los libros de la biblioteca”

La muerte de Allan ocurrió durante lo que a veces se llama el “gran miedo al libro”. Este miedo, ya casi olvidado, fue un pánico frenético a finales del siglo XIX y principios del XX, ya que los libros contaminados -sobre todo los que se prestaban en las bibliotecas- podían propagar enfermedades mortales. El pánico surgió de “la comprensión pública de las causas de las enfermedades como gérmenes”, dice Annika Mann, profesora de la Universidad Estatal de Arizona y autora de Reading Contagion: The Hazards of Reading in the Age of Print.

A los bibliotecarios les preocupaba que la muerte de Allan, que se convirtió en el punto focal del miedo, disuadiera a la gente de pedir libros prestados y provocara una disminución del apoyo financiero a las bibliotecas públicas.

Y continuaba el artículo “Posiblemente haya algún peligro de esta fuente; ya que el bacilo fue descubierto, se ha detectado que el peligro acecha en lugares hasta ahora insospechados Pero el mayor peligro, tal vez, es sobreestimar esta fuente de peligro y asustar a la gente para que se ponga nerviosa.”

La preocupación por la propagación de enfermedades mediante el préstamo de libros tendría graves repercusiones en la proliferación y el crecimiento de las bibliotecas. En un momento en que el apoyo financiero a las bibliotecas públicas estaba creciendo en todo el país, las instituciones de préstamo de libros se enfrentaron a un gran desafío debido a la amenaza de la enfermedad.

La enfermedad era común en este período tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos. Epidemias como la tuberculosis, la viruela y la escarlatina estaban cobrando un terrible precio en las zonas urbanas, según el artículo del erudito Gerald S. Greenberg de 1988 “Los libros como portadores de enfermedades, 1880-1920″. Para una población que ya estaba al borde de las enfermedades mortales, la idea de que los libros contaminados de la biblioteca pasaran de mano en mano se convirtió en una fuente significativa de ansiedad.

Los libros fueron vistos como posibles vehículos de transmisión de enfermedades por varias razones. En una época en que las bibliotecas públicas eran relativamente nuevas, era fácil preocuparse por quién había manejado un libro por última vez y si podían haber estado enfermos. Los libros que parecían ser benignos podrían ocultar enfermedades que podrían ser desencadenantes “en el acto de abrirlos”, dice Mann. La gente estaba preocupada por las condiciones de salud causadas por “inhalar el polvo de los libros”, escribe Greenberg, y por la posibilidad de “contraer cáncer al entrar en contacto con el tejido maligno que se espera en las páginas”.

El gran miedo al libro alcanzó su punto álgido en el verano de 1879, dice Mann. Ese año, un bibliotecario de Chicago llamado W.F. Poole informó que se le había preguntado si los libros podían transmitir enfermedades. Tras una investigación adicional, Poole localizó a varios médicos que afirmaban tener conocimiento de libros sobre la propagación de enfermedades. La gente en Inglaterra comenzó a hacer la misma pregunta, y la preocupación por los libros enfermos se desarrolló “más o menos al mismo tiempo” en los Estados Unidos y Gran Bretaña, dice Mann.

Una ola de legislación en el Reino Unido intentó atacar el problema. Aunque la Ley de Salud Pública de 1875 no se refería específicamente a los libros de la biblioteca, sí prohibía prestar “trapos de ropa de cama u otras cosas” que hubieran estado expuestas a la infección. La ley se actualizó en 1907 con una referencia explícita a los peligros de la propagación de enfermedades a través del préstamo de libros, y se prohibió a los sospechosos de tener una enfermedad infecciosa el préstamo o la devolución de libros de la biblioteca, con multas de hasta 40 chelines por esos delitos, equivalentes a aproximadamente 200 dólares en la actualidad.

“Si alguna persona sabe que está sufriendo de una enfermedad infecciosa, no debe tomar ningún libro o uso, ni hacer que se tome ningún libro para su uso de ninguna biblioteca pública o circulante“, dice la Sección 59 de la Ley de Enmiendas de las Leyes de Salud Pública de Gran Bretaña de 1907.

En los Estados Unidos, la legislación para prevenir la propagación de epidemias a través del préstamo de libros se dejó en manos de los estados. En todo el país, las ansiedades se “localizaban alrededor de la institución de la biblioteca” y “alrededor del libro”, dice Mann. Los bibliotecarios fueron víctimas del creciente miedo.

En respuesta al pánico, se esperaba que las bibliotecas desinfectaran los libros de los que se sospechaba que eran portadores de enfermedades. Se utilizaron numerosos métodos para desinfectar los libros, incluyendo el mantenimiento de los libros en vapor a partir de “cristales de ácido fénico calentados en un horno” en Sheffield, Inglaterra, y la esterilización mediante una “solución de formaldehído” en Pensilvania, de acuerdo con Greenberg. En Nueva York, los libros se desinfectaron con vapor. Un estudio en Dresde, Alemania, reveló que las páginas sucias de los libros frotadas con los dedos húmedos producían muchos microbios.

Un excéntrico investigador llamado William R. Reinick estaba preocupado por las múltiples supuestas enfermedades y muertes a causa de los libros. Para probar el peligro de contraer enfermedades, Greenberg expuso a 40 conejillos de indias a páginas de libros contaminados. Según Reinick, los 40 sujetos de prueba murieron. En otros lugares, los experimentos consistieron en dar a los monos un trago de leche en una bandeja de literatura aparentemente contaminada, como escribe Mann en Reading Contagion.

Todos estos experimentos pueden haber sido extremadamente inusuales, pero finalmente llegaron a conclusiones similares: Por pequeño que sea el riesgo de infección de un libro, no se puede descartar por completo.

book_room_in_the_old_water_tank_chicago_1873

Los periódicos también se refirieron a los peligros de los libros que propagan enfermedades. Una referencia temprana en el Chicago Daily Tribune del 29 de junio de 1879 menciona que la posibilidad de contraer enfermedades a partir de los libros de la biblioteca es “muy pequeña” pero no se puede descartar por completo. La edición del 12 de noviembre de 1886 del Perrysburg Journal en Ohio enumera los “libros” como uno de los artículos que deben ser retirados de las habitaciones de los enfermos. Ocho días después, otro periódico de Ohio, The Ohio Democrat, declaró abiertamente: “La enfermedad [la escarlatina] se ha propagado a través de bibliotecas circulantes; se han tomado libros ilustrados de allí para entretener al paciente, y han regresado sin ser desinfectados”.

A medida que los periódicos continuaban cubriendo el tema, “el miedo se intensificó”, dice Mann, lo que llevó a una “fobia extrema contra el libro”.

Después de muchas tribulaciones, se impuso el raciocinio. La gente empezó a preguntarse si la infección a través de los libros era una amenaza grave o simplemente una idea que se propagó a través de los temores del público. Después de todo, los bibliotecarios no estaban teniendo tasas de enfermedad más altas en comparación con otras ocupaciones, según Greenberg. Los bibliotecarios comenzaron a abordar el pánico directamente, “tratando de defender la institución”, dice Mann, una actitud caracterizada por “una falta de miedo”.

En Nueva York, los intentos políticos durante la primavera de 1914 de desinfectar en masa los libros fueron desestimados tras las objeciones de la Biblioteca Pública de Nueva York y la amenaza de una “protesta en toda la ciudad”. En otros lugares, el pánico también comenzó a disminuir. Los libros que antes se creía que estaban infectados volvieron a prestarse sin más problemas. En Gran Bretaña, experimento tras experimento de médicos y profesores de higiene informaron que no había casi ninguna posibilidad de contraer una enfermedad a partir de un libro. El pánico estaba llegando a su fin.

El “gran miedo del libro” surgió de una combinación de nuevas teorías sobre la infección y la preocupación entre las clases superiores del concepto de biblioteca pública. Muchos estadounidenses y británicos temían a las bibliotecas porque les proporcionaba fácil acceso a lo que consideraban libros obscenos o subversivos, argumenta Mann. Y mientras que los temores a las enfermedades eran distintos de los temores a los contenidos sediciosos, los “opositores al sistema de bibliotecas públicas” ayudaron a avivar el fuego del miedo a los libros, escribe Greenberg.


FUENTE: universoabierto.org

Fondos y procedencias: bibliotecas en la Biblioteca de la Universidad de Sevilla

  

Esta exposición  realizada en 2014 y con continuidad de manera virtual, es un recorrido por la historia de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla a través del estudio de las diferentes procedencias de sus libros antiguos, desde la fundación del Colegio de Santa María de Jesús hasta hoy.

ACCEDER A LA EXPOSICIÓN


Aunque la mayor parte del patrimonio bibliográfico de la Universidad de Sevilla procede de los fondos jesuíticos y conventuales, no debe olvidarse que en los últimos doscientos años han sido notables los legados y donaciones de particulares que confiaron en que la Biblioteca se haría responsable de la conservación de sus libros y proveería lo necesario para que estuvieran al alcance de sus usuarios. La lista de donantes y testadores es larga, y sólo hemos podido dar cabida a las bibliotecas particulares más relevantes, y a aquellas de las que existieran listados que, aún siendo provisionales, permitieran analizarlas con profundidad.

CATÁLOGO DE LA EXPOSICIÓN

 

 

 

 

La sagrada profesión de bibliotecario

Universo Abierto

devon-divine-hzp-1ua8dve-unsplash

The librarian as religious
by John MacColl 16 AUGUST 2019, THE TABLET

Hay algunas analogías entre el funcionamiento de una biblioteca y la actividad de un ministro de una religión. En la Edad Media, la biblioteca requería un comportamiento virtuoso de sus lectores para funcionar, y esta virtud podría ser emblemática para el clérigo que la supervisaba. 

Esto es particularmente cierto en el caso de las universidades más antiguas, como la de St Andrews. Fundada en 1413, la universidad más antigua de Escocia y la tercera que se estableció en Gran Bretaña, después de Oxford y Cambridge, que se ocupó durante los primeros siglos de las necesidades curriculares de los sacerdotes en formación. Los tutores de los estudiantes destinados a la Iglesia eran sacerdotes u hombres de órdenes religiosas. Es probable que el bibliotecario fuera también un religioso, a veces también un capellán universitario.

Después de la Reforma, a medida que…

Ver la entrada original 665 palabras más

El manuscrito que reescribe la historia de la ciencia en Colombia

Bajo la estricta vigilancia de la sala de seguridad del Fondo Antiguo, la mejor protegida de la Biblioteca Nacional, en Bogotá, se encuentran algunos de los libros más antiguos e importantes de la historia de Colombia. 

En ese recinto, de unos 26 metros cuadrados con condiciones controladas de luz, temperatura y humedad, están los textos originales de obras cumbre de la literatura colombiana, como La Vorágine, de José Eustasio Rivera, y los manuscritos de Jorge Isaacs. También hay dos primeras ediciones dedicadas de Cien años de soledad, del célebre Gabriel García Márquez, y la única edición completa de La Bagatela, el periódico fundado por el prócer Antonio Nariño en septiembre de 1811, y una del Semanario del Nuevo Reino de Granada, editado por el sabio Francisco José de Caldas.

La mayoría de esas piezas, resguardadas como las más preciadas reliquias literarias, comparten un elemento en común: son copias únicas, por lo que son un patrimonio invaluable de la cultura del país. Y allí, en medio de ese fortín de la historia, hay un documento que pasó desapercibido durante años y ahora ha sido rescatado por los investigadores José Gregorio Portilla, profesor del Observatorio Astronómico Nacional, y Freddy Moreno, del Centro de Estudios Astrofísicos del colegio Gimnasio Campestre, de Bogotá. Su revolucionario hallazgo se constituye en una nueva piedra fundacional de la ciencia en Colombia, y su desconocido autor pasará a ser reconocido como el primer científico nacido en este país. 

José Gregorio Portilla y Freddy Moreno muestran el manuscrito que encontraron en la Biblioteca Nacional de Colombia, de Bogotá.
Foto: Héctor Fabio Zamora

Se trata de un texto de astronomía y cronología de 244 páginas escrito a mano en 1696, más de cien años antes del que hasta ahora era considerado el primer texto científico elaborado por un colombiano, las Observaciones sobre la Verdadera Altura del Cerro de Guadalupe que Domina esta Ciudad, el cual apareció en el periódico El Correo Curioso, redactado por el sabio Caldas en 1801. Las delicadas hojas del manuscrito, ya palidecidas y manchadas por el paso del tiempo, están escritas en español, en una caligrafía cursiva.

Su contenido está dividido en tres tratados, en los cuales el autor plantea originales y transgresoras teorías, como una reforma al calendario Gregoriano, de tal manera que su propuesta ofrece una nueva fecha para la muerte y nacimiento de Cristo; una teoría original sobre el movimiento de los planetas del sistema solar y hasta una tabla geográfica con las latitudes y longitudes de varias ciudades colombianas, tomando como meridiano de referencia la ciudad colombiana de Vélez, Santander.

La elección de esta ciudad no es casual. En esta provincia  residía Antonio Sánchez de Cozar Guanientá, el autor del manuscrito que, según sus investigadores, puede titularse Tratado de Astronomía y de la Reformación del Tiempo.


De acuerdo con Portilla y Moreno, quienes recientemente publicaron un detallado análisis del escrito en la revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (Accefyn), se sabe que Sánchez de Cozar era sacerdote “más bien un cura sin mucha jerarquía, pero muy inquieto. Creemos que no perteneció a ninguna congregación y, por la forma de su escritura, inferimos que le faltaba formación académica. Además, por el hecho de que haya redactado casi la totalidad de su obra en español, deducimos que no era un erudito, pues los manuscritos de los intelectuales de la época estaban redactados en su totalidad en latín”, explica Portilla, quien agrega que no saben qué edad tenía Sánchez de Cozar cuando lo finalizó, pero estiman que “era un sujeto entre los 40 o 50 años, pues afirma que llevaba 20 años trabajando en su manuscrito”.

“Sin embargo –continúa el investigador–, lo que sí podemos decir es que este religioso era una persona muy curiosa, que había leído bastante a autores como la madre María de Jesús Agreda y Rodrigo Zamorano, un marino y astrónomo español perteneciente a la Casa de Contratación de Sevilla, quien escribió en 1594 la Cronología y Repertorio de la Razón de los Tiempos, un libro básico de astronomía, meteorología y de prácticas astrológicas que fue fundamental para Sánchez de Cozar y con el que este comparte muchos elementos narrativos”.

Ilustraciones y conclusiones del manuscrito de Antonio Sánchez de Cozar Guanientá

Moreno dice que la mayoría de los datos biográficos de este científico los obtuvieron de los tres prólogos con los que cuenta el manuscrito, dirigidos al rey de España, al censor y al lector, una costumbre de aquella época. Otro dato interesantes es que menciona que ha escrito varias copias y las ha enviado al rey para que este corra con los gastos de la impresión y le mande un ejemplar a la Santa Sede para que lo vea el Papa.

Pero los investigadores sospechan que la aspiración de Sánchez de Cózar nunca se cumplió y que su temor de que su obra “padeciera en las cavernas del olvido”, como lo dice en uno de los prólogos, estuvo a punto de cumplirse, pues en los Archivos de Indias, en la ciudad española de Sevilla, no hay registros de tales textos enviados desde la Nueva Granada.

¿Cómo sobrevivió entonces la copia en poder de la Biblioteca Nacional? Por alguna razón misteriosa, este ejemplar nunca se envió a España y fue pasando de familia en familia hasta que, a mediados del siglo XIX, un hombre llamado Elías Prieto, de Soatá, Boyacá, se enteró de que el escritor José María Vergara y Vergara estaba reconstruyendo la historia de la literatura colombiana y se lo envió a él. En el manuscrito también se sobreescribió que perteneció a un tal Leónidas Cárdenas. Finalmente, Vergara y Vergara lo incluyó en su libro Historia de la literatura en Nueva Granada, publicado en 1867 –incluyendo una parte breve de uno de los prólogos del texto– y depositó este y otros manuscritos originales en la Biblioteca Nacional para que los preservaran de la manera adecuada.


Portilla, J. G., & Moreno, F. (2019). Un manuscrito de finales del siglo XVII: primera manifestación de un estudio astronómico y cronológico autóctono en territorio neogranadino. Revista De La Academia Colombiana De Ciencias Exactas, Físicas Y Naturales43(167), 255-272. https://doi.org/10.18257/raccefyn.884. DESCARGAR PDF

La BNE adquiere 13 incunables entre los que destaca una edición del ‘Cancionero de Zaragoza’ de 1492

‘Fenestella de romanorum magistratibus. Albricus ph[ilosoph]us de imaginibus deorum’, Andreas Dominicus Floccus (1492)

La Biblioteca Nacional de España ha incrementado su colección de incunables con la adquisición de trece ejemplares, todos ellos hasta ahora en manos privadas, entre las que se incluyen una Biblia Latina o las Comedias de Terencio.

Pero si hay un ejemplar que debe destacarse es el Cancionero de Zaragoza de 1492 o la Vita Christi de Íñigo de Mendoza. Este incunable enarbolaba en repertorios y bibliografías la etiqueta de “incunable en paradero desconocido” y había sido objeto de incansables búsquedas por especialistas que nunca dudaron de las afirmaciones de los eruditos que dieron noticia de él.

En total, la adquisición supone un conjunto de 13 incunables, 3 post-incunables, un manuscrito iluminado y un impreso del siglo XVI, que han pasado a formar parte de las colecciones de la BNE. De la mayoría de estas ediciones no existía ningún ejemplar en bibliotecas españolas.

Entre los ejemplares más valiosos se puede destacar una Biblia latina impresa en Colonia en torno a 1475 con encuadernación de época en piel sobre tabla y bellas iniciales iluminadas a dos tintas. Asimismo, merece también una mención especial un libro de horas post-incunable impreso por Thielman Kerver en 1503.

Se trata de un ejemplar impreso en vitela deuna edición parisina ampliamente ornamentadacon orlas historiadas que representan escenas bíblicas y de la vida cotidiana, así como motivos vegetales y animales.

Muchas de las piezas corresponden a ediciones incunables de grandes clásicos, como por ejemplo un ejemplar de 1491 de la obra de Tito Livio Ab Urbe condita o un ejemplar de 1477 de las Comedias de Terencio. En este conjunto documental se incluye también un manuscrito que contiene la Regla de San Benito escrito e iluminado en Castilla a comienzos del siglo XVI.

Se trata de la adquisición de incunables más notable realizada en los últimos años en la BNE. Estos trece últimos ejemplares se unen a una colección de alrededor de 3.100 incunables donde están representadas las principales imprentas españolas y la mayor parte de las imprentas europeas.

Gracias a este considerable crecimiento, en dos años la Biblioteca Nacional ha enriquecido los testimonios incunables de la obra del dominico Antonino de Florencia Suma de confesión llamada Defecerunt, que tuvo mucho éxito editorial tanto en latín como en romance, como refleja el gran número de ediciones que se conservan.

Página del ‘Cancionero de Zaragoza’ de 1492 

El ‘Cancionero de Zaragoza’

Pero si hay un ejemplar que debe destacarse de este conjunto es el Cancionero de Zaragoza de 1492 o la Vita Christi de Íñigo de Mendoza, por ser la primera y más importante pieza de las tres que incluye.

Este incunable enarbolaba en repertorios y bibliografías la etiqueta de ‘incunable en paradero desconocido’ y había sido objeto de incansables búsquedas por especialistas que nunca dudaron de las afirmaciones de los eruditos que dieron noticia de él.

El título de la portada refleja claramente el contenido de la obra, aunque no su autoría. Por esta razón, los primeros bibliógrafos que mencionan esta edición lo hicieron bajo el marbete genérico de Devotionum opus. La rareza de la edición aumenta porque la numeración se interrumpe tras el folio XXXV y se reanuda en el folio LIIII.

En esa laguna se han interpolado 40 hojas correspondientes a otras composiciones de Mendoza y de otros autores: 15 hojas de la Pasión Trobada, de Diego de San Pedro, seguidas de dos breves composiciones tituladas Preguntas a Nuestra Señora, probablemente de Iñigo de Mendoza, y Coplas del Quicumque vult fechas so determinación y correpción de la madre santa Iglesia, un texto inédito.

El volumen perteneció al Colegio de la Compañía de Jesús de la Concepción de Sevilla, posteriormente, a Gaspar Melchor de Jovellanos y, finalmente, fue adquirido por Pedro Vindel hace más de 80 años.

Habida cuenta de que en la actualidad no se tenía constancia de la localización de ningún ejemplar del Cancionero de Zaragoza de 1492 y de que los otros fragmentos interpolados pertenecen a ediciones no conocidas ni documentadas hasta hoy, se constata la rareza de este ejemplar y su interés bibliográfico.


FUENTE: RTVE

Un sistema algorítmico permite completar la escritura de antiquísimas tablillas de arcilla.

El investigador español Enrique Jiménez

Esta historia comienza hace en la majestuosa biblioteca de Asurbanipal, el último gran rey de Asiria (669-627 a.C.). Dentro de su palacio en la ciudad de Nínive -actual Irak- se alojaba una espectacular colección de más de 20.000 tablillas de arcilla entre las que se encontraba el Poema de Gilgamesh, el poema épico más antiguo de la humanidad.

En el 612 antes de Cristo, las fuerzas babilonias arrasaron Nínive, y todos los conocimientos albergados en su biblioteca fueron destruidos. Textos de escritura cuneiforme sobre historia, arte, literatura, ciencias, religión, magia quedaron hechos trizas. “Cuando los arqueólogos descubrieron el sitio (en 1847), había dos habitaciones repletas de fragmentos”, explica Enrique Jiménez, investigador de la Ludwig-Maximilians Universitat de Múnich. Pequeños trozos de arcilla, rotos y esparcidos por todas partes, algunos tan diminutos que, a pesar de contar con símbolos sumerios y acadios, se hacía prácticamente imposible para los humanos identificar su significado. De ahí nació la idea en la que está trabajando Jiménez desde hace un año.

Biblioteca de Asurbanipal

“Este sistema de escritura es muy ambiguo”, explica el investigador español. “Hay hasta 30 formas distintas de leer un solo símbolo. Si tienes el contexto, todo resulta mucho más fácil”, indica. Por eso lleva meses construyendo una base de datos que cuenta ya con 11.000 fragmentos de tablillas que no ha leído nunca nadie. Su objetivo es ambicioso: reconstruir los inicios de la literatura mundial con la ayuda de la inteligencia artificial (IA). Mientras indexa imágenes e información, Jiménez está desarrollando paralelamente un algoritmo para poder llenar los vacíos, es decir, identificar exactamente aquellas piezas que van juntas. Todos los fragmentos se digitalizan y se transcriben. “Queremos llegar a los 15.000 para finales de este año, lo que nos permitirá buscar todos los fragmentos inéditos de la biblioteca de Asurbanipal en un segundo”.

Para demostrar la eficacia de su método, Jiménez lo ha estado probando con tablillas literarias procedentes de la famosa biblioteca de Sippar, una ciudad al noroeste de la antigua Babilonia, en lo que hoy en día es Irak. Dice el historiador Beroso el Caldeo (350-270a.C.) que fue en esta ciudad donde Noé enterró todos los escritos de la tradición mesopotámica antes de que llegara el diluvio universal.

En colaboración con el doctor Anmar Fadhil, de la Universidad de Bagdad, Enrique Jiménez ha podido estudiar el Enuma eliš, un poema babilonio que narra el origen del planeta, y completar un poco más la obra de El Justo Sufriente, un texto precursor del sueño de Job que aparece en la Biblia. “Durante 3.000 años, nadie pudo leer esta obra. Ahora hemos podido decodificar el mensaje y restaurar el texto, que ya era un clásico en la antigüedad”. Estas tablillas de escritura cuneiforme permiten a los investigadores aprender importantes detalles sobre la vida cotidiana en Mesopotamia.

La cuestión ahora será desentrañar las piezas complementarias entre un sinfín de restos antiguos ya excavados. “Tenemos muchas copias de los mismos textos, pero todas están rotas”, lamenta Enrique Jiménez. Así que, hasta dentro de 40 o 50 años siendo muy optimistas, el sistema de IA no habrá podido reconstruir toda la literatura acadia. “Sin conocer los clásicos, no se puede entender una civilización”, concluye.

 

FUENTE: La Vanguardia