Torres Villarroel. De ‘libros redondos y gordos’ y otras historias

El Aula Salinas, de la Universidad de Salamanca, ha acogido este lunes, 10 de junio, el acto en el que Margarita Becedas González ha pronunciado el discurso de ingreso en el Centro de Estudios Salmantinos. De libros redondos y gordos y otras historias es el título de la conferencia pronunciada por la directora de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca.

Le ha respondido, en nombre del CES, el miembro numerario del mismo y exrector de la Universidad de Salamanca, Enrique Battaner Arias, mientras que la presentación ha corrido a cargo de la presidenta de la institución cultural, María Jesús Mancho Duque.

Gran conocedora de la figura de Torres Villarroel del que le atrajo en un primer momento su “prosa inteligente, juguetona y a veces sabiniana (por Joaquín Sabina)”, resaltó con brillantez su valía como divulgador científico, oscurecida por su fama como adivino, astrólogo y Piscator salamantino, quien llevaba años escribiendo cuando empezó a expandirse la Ilustración; empezó como autor en 1718 y en 1752 apareció la primera edición de sus obras completas.

En su intervención ha abordado la relación que el escritor y catedrático de Matemáticas Diego de Torres Villarroel (Salamanca, 1694-1770) trabó con la Biblioteca Universitaria de Salamanca a lo largo de su vida, así como el recuerdo que aún se guarda de él en la actual Biblioteca General Histórica.

Para ello, primero ha repasado las noticias que nos han llegado de la presencia de la Biblioteca en la actividad universitaria de Torres Villarroel como estudiante, como profesor y, sobre todo, como miembro de la Junta de Librería entre 1752 y 1770, cuando la biblioteca nada se parecía a la actual y adquirió las primeras esferas celestes y terrestres de la Biblioteca o «libros redondos y gordos». Por aquel entonces las estanterías de la biblioteca no estaban repletas de libros, no existían las cartelas ni las amenazas de excomunión tan características; tampoco existía la sala de manuscritos e incunables ni estaba allí, evidentemente, el arca de cinco llaves que fue trasladada en 1776.

De manera amena nos adentró en el proyecto que durante años atormentó a Diego Torres durante cuatro años al intentar poner en marcha, junto con su sobrino Isidoro Ortiz, una Academia para la práctica de las Matemáticas vinculada a la Universidad “con el apoyo práctico de globos celestes y terráqueos” para resolver los principales problemas de la Geometría y de la Astronomía.

esferas

En segundo lugar, ha analizado la llamada «Biblioteca de Torres Villarroel», que se encontraba en el domicilio de los últimos miembros de la familia, los Ortiz-Gallardo, y que fue adquirida por la Universidad de Salamanca en 1979, pese a que gran parte del fondo no se correspondía con libros que hubiese tenido Torres como propios (al comprobarse que su fecha era posterior a su fallecimiento en 1770) ni fuesen parte de su obra.

Por último, Margarita Becedas ha dado a conocer la colección que se conserva en la Biblioteca General Histórica de las obras que publicó en vida. Torres Villarroel, cuya imagen tradicional, un tanto folclórica y hasta esotérica, siempre oscureció sus méritos literarios y científicos, se revela como un personaje notable, un hombre inquieto de prosa aguda e inteligente, con una admirable capacidad para la divulgación, cuya contribución a la historia de la biblioteca es muy significativa.

CES - Centro de Estudios Salmantinos

Como viene siendo habitual, el Centro de Estudios Salmantinos edita, en su Serie Minor, este discurso de ingreso.


VER EN CATÁLOGO DE LA USAL

 Margarita Becedas Gónzalez, licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca, pertenece al Cuerpo Facultativo de Bibliotecarios del Estado. Ha sido directora de los sistemas bibliotecarios de las universidades de Valladolid y Salamanca y desde 1998 es directora de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca.

Ha formado parte del Patronato de la Biblioteca Nacional de España y de la Junta directiva de la Asociación Española de Bibliografía. En la actualidad, pertenece al Grupo de Patrimonio de la Red de Bibliotecas Universitarias Españolas (REBIUN) y al Consejo de Archivos, Bibliotecas y Centros Museísticos de Castilla y León.

Es autora de medio centenar de publicaciones, centradas sobre todo en el libro antiguo, las bibliotecas históricas y la gestión de bibliotecas.

 

Anuncios

La guía perfecta para el Camino de Santiago.

hermann künig - Buscar con Google
Die Walfart und Strass zu Sant Jacob

El monje servita alemán Hermann Kunig von Vach fue el autor de una guía de peregrinación del Camino de Santiago, escrita en 1495 en el monasterio de Vacha, destinada principalmente a sus compatriotas. El texto alcanzó pronto gran éxito en sus numerosas reediciones, muchas de tirada limitada.

Con el título Die Walfart und Strass zu Sant Jacob y escrita en verso, tal vez para la mejor memorización de lugares y situaciones, la edición base (1495) señala el final de su redacción en el día de Santa Ana (26 de julio de ese mismo año).

Presidida por la sencillez y la practicidad e incidiendo en toda la problemática que puede encontrarse un peregrino, (portazgos, malos pasos, alojamientos, aprovisionamientos, moneda y su cambio, distancias, etc.), la obra de Künig es mucho más una guía práctica que un relato al uso, aunque de vez en cuando se incluyan notas claramente subjetivas. No extraña, dados los destinatarios de su trabajo, las continuas advertencias e indicaciones en el sentido de que los peregrinos alemanes busquen el amparo de sus compatriotas allí donde se hallen. Künig, en esa cuestión, no ahorra detalles: “Te aconsejo ir donde el mesonero alemán [en Ginebra], vive en la primera casa antes de la ciudad, allí hallas bastante de comer y de beber por un precio moderado y te trata atentamente, el cuida de ti en todos los asuntos, se llama Pedro de Fiburgo.” 

La guía de Hermann Künig permite, a través de las continuas observaciones de todo tipo que el autor reseña a golpe de verso, acercarse a lo que representaban la peregrinación y el viaje, a finales de la Edad Media, para la gente sencilla, que era a quien iba dirigida básicamente la guía. En este sentido, los primeros versos de la obra son toda una declaración de intenciones que el autor intenta cumplir obstinadamente:

hermann künig - Buscar con Google

“Yo, Hemann Künig von Vach, quiero, con la ayuda de Dios, hacer un pequeño libro que ha de llamarse Camino de Santiago. En él quiero describir caminos y sendas y cómo ha de procurarse comida y bebida cada uno de los hermanos de Santiago y también quiero citar las felonías de los taberneros.”

ITINERARIO.

Comienza dirigiendo al peregrino, a través de Einsiendeln, en Suiza, por lo que denomina “vía alta”, que distingue claramente del camino de retorno por la “vía baja”, que hace culminar en Aquisgrán. A través de Suiza el itinerario sigue a Francia con un torrente de localidades y una descripción exhaustiva del trazado: “[…] luego de una milla llegas a un hospital al lado de un puente. De nuevo una milla y luego debes entrar en Saint-Palais [Sankt Blasio en la guía]. Una milla más allá ves en lontananza un hospital, y después de otra milla encuentras cuatro ventas.” 

La minuciosidad de Künig y los detalles prácticos -que sin duda debieron de agradecer centenares, cuando no miles, de peregrinos- son continuos: “[…] tras dos millas sigue una villa en la que se hacen clavos que los hermanos clavan en sus zapatos.”

El itinerario de Künig desde Alemania salva los Pirineos por Roncesvalles, alcanza Logroño y apenas da una leve indicación del milagro del gallo y la gallina en Santo Domingo de la Calzada. Lo suyo es preocuparse de otras cuestiones, como señalar la ruindad de los hospitaleros de Nájera o los buenos treinta y dos hospitales de BurgosCamino Francés adelante, todo son avisos con algún que otro alivio de los pocos que se permite, indicando que en Villafranca del Bierzo el vino se dejaba correr como un cirio. Siempre atento al trazado, indica como evitar los duros pasos invernales de Allefaber (La Faba) llegando a O Cebreiro y señala con exactitud la desviación a Lugo

Despacha Santiago de Compostela con una oración y orienta a los peregrinos al camino de vuelta por lo que denomina “vía baja”, desviándolos, desde Burgos, por el famoso túnel natural de San Adrián en el que actualmente se denomina Camino Vasco del Interior

En Francia, el retorno se produce por Bayona y por la temible región de Las Landas, para seguir por BurdeosTours, Orleáns, París, Valenciennes, Lovaina y, por fin, Aquisgrán, donde da por finalizado el itinerario de vuelta. Küning culmina su obra con una aseveración y con un ruego:

“Yo, Hermann Kunig, […] he redactado este librito que lleva el nombre de Camino de Santiago. Que Dios permita que yo no muera nunca, si luego no puedo estar eternamente junto a él”.


NOTA: El quinto y último texto del ‘Codex Calixtinus’ es  una guía del peregrino con los itinerarios, santuarios y albergues hasta llegar a Santiago. 

Visitas guiadas exposición Las llaves del conocimiento

Recordamos a nuestros seguidores que mañana martes, a las 18 h., habrá una nueva visita guiada a la exposición Las llaves del conocimiento: gramáticas y diccionarios.

Es necesario inscribirse en la página de la Unidad de Cultura científica. En el siguiente enlace, en la parte inferior, donde pone “Registro”. Las visitas tienen limitación para 10 personas.

Visitas guiadas a la exposición: inscripción

El Salmanticensis Ms. 2703, un ejemplar desconocido del iluminador y calígrafo Stephanus Masi de l’Aquila.

Por Jorge JIMÉNEZ LÓPEZ. 
https://usal.academia.edu/JorgeJimenez
Instituto de Estudios Medievales y Renacentistas (IEMYRhd) 
Dpto. Historia del Arte - Bellas Artes

El Ms. 2703 contiene una copia del Comentario a las Tragedias de Séneca, cuyo texto original fue escrito por el dominico inglés Nicholas Trevet (Norwich, 1258 ca.-1328) durante la década 1307 a 1317, por encargo de Niccolò da Prato, cardenal y obispo de Ostia. Se conserva intercambio epistolar entre ellos en el Ms. Urb.Lat. 355 de la Biblioteca Apostólica Vaticana, de principios del siglo XIV, copiado en el sur de Francia.

El manuscrito salmantino es uno de los cinco testimonios más antiguos que contiene el texto completo.

El Ms. 2703 contiene una copia del Comentario a las Tragedias de Séneca
Ms. 2703 f. 037v

El ejemplar de nuestra biblioteca perteneció a la colección personal de Diego de Anaya y Maldonado, fundador del Colegio Mayor de san Bartolomé, como prueban los registros de la donación realizada por el prelado a la institución en 1433 y que actualmente se conservan en la serie de inventarios del Ms. Espagnol 524 (Bibliothèque national de France).

Nuestro estudio del manuscrito ha sacado la luz importantes novedades relacionadas con la iluminación, puesto que lo sitúa como un testimonio de la producción más destacada del último cuarto del siglo XIV, en la zona central de la península italiana. El repertorio decorativo está compuesto por un total de 249 letras capitales, situadas al comienzo de cada pasaje trágico y de cada comentario. Todas ellas presentan un rico y variado lenguaje ornamental que en la mayoría de los casos también se despliega por sus márgenes.

El Ms. 2703 contiene una copia del Comentario a las Tragedias de Séneca
Ms. 2703 f. 044r

El trabajo de iluminación fue realizado en dos fases, la primera atribuida a un taller napolitano y la segunda a uno romano-abruzzese. Este último equipo es el responsable de la ejecución de la mayor parte del manuscrito y, precisamente, en el folio 103r, en el interior de la letra Q, aparecen identificados los responsables: STEPHANVS : G : ET STEPHANVS : M : FECER(unt) : H(oc) O(pus) : / DE AQ(u)ILA.

El análisis del repertorio decorativo del manuscrito ha permitido identificar a “Stephanus M.” con Stephanus Masi, iluminador y calígrafo, procedente de la ciudad italiana de L’Aquila. Ya en 1999, François Avril lo localizó en la documentación de la cancillería pontificia como abbreviator, scriptor y taxator al servicio de Urbano VI y Bonifacio IX.

Junto con Avril, también Francesca Manzari se ha ocupado de analizar la producción de Masi, de quien han podido localizar dos ejemplares firmados: el Liber cancelleriae apostolicae (latin 4169, BnF) y un Libro de Horas que se conserva en la Real Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Ms. h-IV-9). A estos dos testimonios se suma el Pontifical Hougton o Calderini (Ms. Typ.1) de la Universidad de Harvard (CONSULTAR), que Manzari data entre 1378 y 1385. A pesar de no estar firmado por Masi, presenta rasgos estilísticos muy cercanos y, hasta el descubrimiento del manuscrito salmantino, era considerado el ejemplo más destacado de su producción.

Sin embargo, el Ms. 2703 incorpora variantes compositivas y técnicas muy novedosas con respecto al Pontifical. Las más de dos centenares de letras permitieron a Masi desarrollar una gran variedad de composiciones y motivos decorativos que destacan por su volumetría y plasticidad conseguida gracias al dominio del color y de las texturas, llegando a conseguir sensaciones de carácter táctil. Los cuatro códices presentan diferencias desde el punto de vista técnico, fruto de una evolución en la pericia artística; sin embargo, el lenguaje y los recursos ornamentales son comunes a todos ellos, lo que denota el origen abruzzese del taller.

En definitiva, la incorporación del Ms. 2703 al corpus de obras de Stephanus Masi supone una noticia de gran alcance, que obliga a revisar la producción centroitaliana de este periodo de finales del siglo XIV. Por otra parte, su temprana presencia en la colección de don Diego de Anaya es un testimonio de las relaciones del fundador del Bartolomé con los centros de poder más relevantes del momento: la curia de Avignon-Peñíscola en lo intelectual, donde se creó el texto, y Roma-Nápoles en lo artístico, donde se ejecutó el manuscrito.


Jorge JIMÉNEZ LÓPEZ. Doctor por la Universidad de Salamanca.
Instituto de Estudios Medievales y Renacentistas (IEMYRhd)
DPTº DE HISTORIA DEL ARTE

JIMÉNEZ LÓPEZ, J. (2017). La materialización de un clásico: Unas Tragedias de Séneca con comentario de Nicholas Treveth (BGH/Ms.2703) de Diego de Anaya. In Doce siglos de materialidad del libro. Estudios sobre manuscritos e impresos entre los siglos VIII y XIX. Zaragoza: Prensas de la Universidad de Zaragoza, 169–183.
——(2017). «La biblioteca colegial del San Bartolomé. Formación y relaciones con la del Colegio de San Clemente» en Domus Hispanica. El Real Colegio de España y el cardenal Gil de Albornoz en la Historia del Arte, Parada López de Corselas, M. (ed.) Bologna, Bononia University Press, 297-306.

——(2018). «Trevet visualizado. El uso de las constelaciones en el Comentario a las Tragedias de Séneca», Miscellanea Bibliothecae Apostolicae Vaticanae, Studi e Testi, XXIV, Città del Vaticano, 329-357.
——(2018). «Los espacios del libro en el Colegio Mayor de san Bartolomé», Espacios en la Edad Media y el Renacimiento, Morras, M. (ed). Salamanca: Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas – Sociedad de Estudios Medievales y Renacentistas, 211-224.
——(2018). Memoria y memorias del códice medieval, “Yngenio et arte”: elogio, gama y fortuna de la memoria del artista. Albero Muñoz, M. M. & Pérez Sánchez, M. (Eds.). Fundación Universitaria Española, 259-278.
——(2018). «Libri canonum et libri legum en el Patrimonio Librario del Colegio Mayor de San Bartolomé de la Universidad de Salamanca (1433-1440)» en Circulations juridiques et pratiques artistiques, intellectuelles et culturelles en Europe au Moyen Âge (XIIIe – XVe siècle), Bilotta, A. y Díaz Marcilla, F. (Eds.) Officina di Studi Medievali, Palermo, en prensa.

Gramáticas y diccionarios de las lenguas antiguas en la Universidad de Salamanca. Planeta Biblioteca 2019/05/22

Universo Abierto

e6ccca5ce4b2af1547c351d1b4e17dbd

ESCUCHAR EL PROGRAMA

Página de la exposición

Ir a descargar

Nos han visitado Óscar Lilao, Diego, Diego Corral Varela y Susana González, comisarios de la exposición “Las llaves del conocimiento. Gramáticas y diccionarios de las lenguas antiguas en la Universidad de Salamanca“, que se podrá visitarse hasta el próximo 21 de julio en el Aula Alfonso X El Sabio del Edificio de las Escuelas Mayores de la Universidad de Salamanca. Esta exposición bibliográfica ofrece una selección muy escueta de gramáticas y diccionarios pertenecientes a los fondos de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca. Estos libros fueron instrumentos fundamentales para el aprendizaje de las lenguas clásicas y orientales entre el final de la Edad Media y el surgimiento y desarrollo del Humanismo. Una muestra de 29 obras físicas y 49 virtuales, en las lenguas clásicas y orientales que confluyeron en el Estudio salmantino.

Ver la entrada original

El olor y el color de los libros viejos. Pura química.

Vasos Comunicantes

08-06-17-libros-viejos

¿Por qué huelen los libros viejos?

Esto se debe a que los compuestos químicos utilizados (el pegamento, el papel, la tinta…) comienzan a descomponerse. Es en concreto el papel, que contiene lignina (el polímero más abundante en el mundo vegetal), el que da ese olor tan característico. Cuando la lignina se oxida, no solo da lugar al papel amarillento, sino también desprende más olor. Y aquí es donde las narices del buen lector se vuelven finas: tras la humedad y varios toques de hierba aparece la lignina, que es prima hermana de la vainilla. ¡De ahí que nos resulte tan agradable!

EN: ¿Por qué huelen bien los libros viejos?. El tacto y el olor son algunas de las razones por las que algunos dicen que nunca se pasarán al libro electrónico.
Aurora Ferrer / QUO2013-08-23. VER ORIGINAL

Resultado de imagen de libros encadenados

¿Y por qué se vuelve amarillo?

El papel se obtiene por desecación y endurecimiento de la pulpa de celulosa y…

Ver la entrada original 354 palabras más

La lengua en que está escrito el misterioso manuscrito Voynich.

Ya se sabe en qué lengua está escrito el misterioso manuscrito Voynich.

Imagen relacionada

Gerard Cheshire (2019) The Language and Writing System of MS408 (Voynich) Explained, Romance Studies, DOI: 10.1080/02639904.2019.1599566

DESCARGAR PDF

Aunque el propósito y el significado del manuscrito habían eludido a los académicos durante más de un siglo, Gerard Cheshire, investigador asociado, necesitó dos semanas, utilizando una combinación de pensamiento lateral e ingenio, para identificar el lenguaje y el sistema de redacción del famoso documento inescrutable, informa la Universidad de Bristol.

En su artículo revisado por pares, ‘The Language and Writing System of MS408 (Voynich) Explained’, publicado en la revista Romance Studies, Cheshire describe cómo descifró con éxito el códice del manuscrito y, al mismo tiempo, reveló el único ejemplo conocido de lengua proto-romance.

El manuscrito MS408 (Voynich) es inusual en varios aspectos:

  1. Utiliza una lengua extinta.
  2. Su alfabeto utiliza una serie de símbolos desconocidos junto con símbolos más familiares.
  3. No incluye signos de puntuación dedicados.
  4. Algunas de las letras tienen variantes de símbolos para indicar puntuación.
  5. Algunas de las variantes de símbolos indican acentos fonéticos.
  6. Todas las letras están en minúsculas.
  7. No hay consonantes dobles.
  8. Incluye diptongos, trifongos, cuadrifongos e incluso quintifongos para la abreviatura de componentes fonéticos.
  9. Incluye algunas palabras y abreviaturas en latín.

Como resultado, identificar el lenguaje y resolver el sistema de escritura requería ingenio y pensamiento lateral, pero ambos fueron debidamente revelados. El sistema de escritura es bastante más singular y menos intuitivo que los sistemas modernos, lo que puede explicar por qué no se volvió culturalmente ubicuo y finalmente se volvió obsoleto. Por otra parte, un importante vestigio de la lengua ha sobrevivido hasta la era moderna, porque su léxico ha sido secuestrado en las muchas lenguas modernas de la Europa mediterránea.

En este artículo se explica el lenguaje y el sistema de escritura, para que otros estudiosos puedan explorar el manuscrito por su contenido lingüístico e informativo.


FUENTE: europapress.es