A imagen y semejanza. Ediciones facsimilares

 

A IMAGEN Y SEMEJANZA : Ediciones facsimilares del fondo universitario. Universidad de Salamanca. Escuelas Menores, Sala Cielo de Salamanca
A partir del 19 de diciembre de 2017
Lunes a sábado de 10 a 14 h. y de 16 a 19 h. Domingos y festivos cerrado.


FACSÍMIL : Del latín fac “haz”, 2.ª persona de singular del imperativo de facĕre “hacer”, y simĭle “semejante”.
Perfecta imitación o reproducción de una firma, de un escrito, de un dibujo, de un impreso, etc.

Las llamadas bibliotecas históricas, como la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, son centros de investigación con dos funciones primordiales en eterno equilibrio: custodiar y difundir el patrimonio bibliográfico de la institución a la que pertenecen.

Custodiar, para preservar los libros y mantenerlos en buen estado, de modo que las generaciones futuras sigan disfrutando del patrimonio legado por nuestros antepasados.

Difundir, para dar a conocer el patrimonio bibliográfico tanto a los investigadores especializados como a la sociedad en general, contribuyendo así al desarrollo de la investigación y al enriquecimiento cultural.

Uno de los métodos más efectivos para la difusión del patrimonio bibliográfico son las ediciones facsimilares. Como nos recuerda la Real Academia Española en la definición que encabeza este texto, etimológicamente la palabra “facsímil” significa “hazlo igual”. Por tanto, a través de la fiel reproducción de un libro podremos acercarnos a su esencia, estudiar su texto y disfrutar de su materialidad, sin que los libros originales tengan que ser manipulados y expuestos a riesgos de conservación.

Los facsímiles pueden basarse en originales manuscritos o impresos de muy diversos tipos: desde obras sencillas y sobrias, pero con un texto interesante o inédito, hasta ejemplares exquisitos y brillantes que hacen de su réplica también un objeto de lujo, codiciado a su vez por coleccionistas.

Por su interés textual, bibliográfico o artístico, varios manuscritos e impresos de la Biblioteca General Histórica han sido objeto de ediciones facsimilares, acompañadas de su correspondiente estudio. A veces la iniciativa parte de la propia Universidad, que los publica bien en solitario bien en co-edición con otra institución o empresa. En estos casos, la editorial universitaria encarga el estudio y la traducción o transcripción, mientras que habitualmente la Biblioteca General Histórica se encarga de proporcionar imágenes de alta resolución.

Pero, en otras ocasiones, son instituciones o empresas especializadas ajenas a la Universidad quienes solicitan autorización para editar un facsímil de algún ejemplar. En estas circunstancias, los editores deben firmar un convenio con la Universidad de Salamanca, donde se plasman todas las condiciones, técnicas y económicas, así como el procedimiento que debe seguirse por ambas partes para asegurar un buen resultado final. En ningún caso el libro original sale de la Biblioteca.

En esta microexposición se puede apreciar el interés y la calidad material de algunos de los facsímiles realizados a partir de ejemplares conservados en la Biblioteca General Histórica de Salamanca.

La colección completa de facsímiles puede consultarse en: https://bibliotecahistorica.usal.es/es/colecciones/facsimiles

 

 

Anuncios

Cartografía y cartotecas en Planeta Biblioteca.

37844679405_d6383488d7_b_d

Ir a descargar

José María SANZ HERMIDA, Doctor en Geografía por la Universidad de Salamanca. Curso Máster en Ciencias Ambientales. Se ha especializado en Historia de la Cartografía. Además, es la persona encargada de digitalización y preservación documental de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca.

José María nos ha hablado de qué es la Cartografía, la diferencia entre cartografía histórica e historia de la cartografía. Fuentes de información sobre cartografía. Técnicas de elaboración de mapas y los objetivos de la Cartografía como ciencia que permite entender mejor el mundo y transformarlo. Y en la segunda parte hemos hablado de cartotecas y colecciones de mapas, su organización, descripción, nivel de especialización

Programa Archivos en Peligro de Extinción de la Biblioteca Británica

Gran parte del patrimonio documental mundial se encuentra en archivos y bibliotecas vulnerables, poco conocidos y a menudo inaccesibles. Muchos conservan información que puede arrojar nueva luz sobre los fenómenos históricos y conducir a su reinterpretación. Pero tales colecciones, tan ricas, a menudo corren el riesgo de perderse antes de que se registre la historia que contienen. Este volumen celebra el décimo aniversario del Programa de Archivos en Peligro de Extinción de la British Library, creado para documentar y publicar en línea archivos anteriormente inaccesibles y olvidados de todo el mundo.

From Dust to Digital: Ten Years of the Endangered Archives Programme

From Dust to Digital: Ten Years of the Endangered Archives Programme (2015)
Maja Kominko (ed.).
ISBN Digital (PDF): 9781783740642
DOI: 10.11647/OBP.0052
HTML PDF

‘From Dust to Digital’ muestra el significado histórico de las colecciones identificadas, catalogadas y digitalizadas a través del Programa, reuniendo artículos sobre 19 de los 244 proyectos apoyados desde su creación. Estas contribuciones ponen de manifiesto la variedad de materiales documentados –incluidas las inscripciones en roca, los manuscritos, los archivos, los periódicos, las fotografías y los archivos sonoros– y el amplio alcance geográfico del Programa. Muchos de los documentos se publican aquí por primera vez, ilustrando el potencial que tienen estas colecciones para mejorar nuestra comprensión de la historia.

Exposición “CISNEROS, arquetipo de virtudes, espejo de prelados”

LA BIBLIOTECA HISTÓRICA DE LA USAL EN LA EXPOSICIÓN “CISNEROS, ARQUETIPO DE VIRTUDES, ESPEJO DE PRELADOS” DE LA CATEDRAL DE TOLEDO.

En el marco de la conmemoración del V Centenario de la muerte del cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, el cabildo toledano ha organizado una exposición que, con el título “Cisneros, arquetipo de virtudes, espejo de prelados”, puede visitarse en la catedral de Toledo del 8 de noviembre de 2017 al 18 de febrero de 2018.

La Biblioteca General Histórica de Salamanca contribuye a esta exposición con el préstamo de un ejemplar que contiene la obra más influyente del dominico español y obispo de Chiapas, Bartolomé de las Casas, Brevísima relación de la destrucción de las Indias.

En la estela de la Relectio De indis (1532) de Francisco de Vitoria y de la bula de Paulo III Sublimis Deus (1537), Bartolomé de las Casas redactó hacia 1542 una serie de memoriales en los que defendió apasionadamente los derechos de los indígenas del Nuevo Mundo. Entre ellos, la Breuissima relación alcanzó gran repercusión y se convirtió, debido a su crudeza, en el sustento de la llamada “leyenda negra española”.

Procedente de la Compañía de Jesús de Salamanca, el volumen incluye las obras que Las Casas decidió dar a la imprenta en 1552. Contiene, por tanto, además de la Brevísima relación…, la Controversia de Valladolid con Ginés de Sepúlveda, o el célebre Octavo remedio “donde se asignan veynte razones por las quales prueua no deuerse dar los indios a los españoles en encomienda, ni en feudo, ni en vasallaje”.

Cartel.
Cartel de la exposición

La tabla trigonométrica más antigua del mundo

Vasos Comunicantes

<p></dt><dd class=

Artículo completo

Tras un siglo de debates matemáticos, dos investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW, Australia) han analizado una famosa tablilla de arcilla babilónica, datada entre entre 1822 y 1762 antes de Cristo, y han descubierto que se trata de la tabla trigonométrica más antigua y precisa del mundo (de hace 3800 años). Posiblemente los antiguos escribas matemáticos las utilizaban para realizar los cálculos con una precisión sin precedentes, necesarios para levantar templos, palacios, canales y otras construcciones.

La tablilla, denominada Plimpton 322, fue descubierta en la primera década del siglo XX, en lo que ahora es el sur de Irak, por el diplomático, arqueólogo, académico y comerciante de antigüedades Edgar J. Banks, el personaje real en el que se basó otro de ficción mucho más popular: Indiana Jones.

En esta tablilla aparecen grabadas, con la escritura cuneiforme de la época, una serie de cuatro columnas…

Ver la entrada original 309 palabras más

Descifrando el Códice Voynich.

En 1912 un bibliófilo de origen lituano llamado Wilfrid Mihail Voynich adquirió un lote de libros antiguos a los jesuitas del colegio Villa Mondragone (Italia). Entre los ejemplares figuraba un manuscrito muy extraño, enigmático, escrito en una lengua irreconocible para el experto y con unas ilustraciones igual de sorprendentes. Era el códice que luego sería bautizado con su nombre y que hoy en día sigue constituyendo un auténtico misterio en casi todos los sentidos.

Imagen relacionada

Un par de años más tarde Voynich se estableció en Nueva York con su colección bibliográfica, tras infructuosos intentos por traducir aquel insólito libro, pese a ser un consumado políglota. Falleció en 1930 y el volumen pasó a su viuda, que se lo vendió a otro experto y terminó donado a la Universidad de Yale, que lo conserva en la Biblioteca Beinecke de Libros Raros y Manuscritos.

El códice consta de 240 páginas en tamaño 23×16, no tiene título ni autor y según las pruebas de Carbono14 practicadas en 2009 se lo ha datado entre 1404 y 1438; la tinta también es coetánea. A partir de algunas de sus ilustraciones se sitúa su origen en el norte de Italia, desde donde habría pasado de mano en mano hasta llegar al emperador Rodolfo II de Bohemia, luego no se vuelve a saber más con certeza hasta su descubrimiento por Voynich. Tampoco se conoce quién lo escribió, aunque no faltan teorías al respecto: se ha propuesto al polígrafo Roger Bacon, al astrólogo de la reina Isabel de Inglaterra I John Dee, al alquimista Edward Kelley (que había inventado el idioma de los ángeles, el enoquiano, para engañar a Dee), al herborista Jacobus Sinapius y varios más.

Resultado de imagen de Wilfrid Mihail Voynich

Nadie ha podido traducir ese manuscrito porque la lengua que utiliza sencillamente no existe. Desde los años 60 sabemos que se trata de un lenguaje natural (o de un código relacionado con un lenguaje natural) porque cumple la Ley de Zipf, una regularidad empírica que sólo se da en estos y que describe la frecuencia aparición de las palabras. Los lenguajes inventados (sobre todo los del siglo XV) no la cumplen.

Las imágenes parecen estar dedicadas a temas como la botánica, la herboristería o la farmacopea, no faltando tampoco la astronomía, la astrología y la alquimia. Sin embargo muchas de las plantas que aparecen son irreconocibles, uniéndose así en rareza a diagramas, signos y escenas de polémica interpretación.

La posible respuesta

Según la teoría de Gibbs, se trata de una suerte de vademecum medieval escrito con un sistema de notación lleno de abreviaturas (centrado, sobre todo, en temas ginecológicos). No es una explicación extraña. En 2014, Stephen Bax, profesor de la Universidad de Bedfordshire aseguró haber descifrado diez palabras del manuscrito. Eran nombres de plantas, por lo que sugirió que se trataba de un libro de historia natural. Las conexiones entre ambas teorías son más que evidentes.

Pero sin un índice de abreviaturas, no podemos saber si el manuscrito es efectivamente un libro de medicina o no. La opinión generalizada entre los investigadores es que estamos cada vez más cerca de encontrar una respuesta a uno de los misterios criptográficos más extraños del mundo, ya que la idea del manual médico empieza a ganar adeptos entre los especialistas.

Fuentes: la Brujula verde y Xataka.com

Un poema juvenil de Felipe León Guerra dedicado a Salamanca (1822)

Esta semana hemos recibido un notable susto en la biblioteca. Al catalogar un libro con la traducción de los primeros libros de la Eneida, nos encontramos en el vuelto de la portada con esta nota: «Para la Biblioteca de la Universidad de Salamanca. El autor». Si realmente la nota viniera de la Antigüedad clásica, la Universidad celebraría no su octavo centenario, sino un bimilenario. Evidentemente, no era Virgilio quien nos escribía sino su traductor, que firma en la advertencia como F.L. Guerra.

Se trata del médico extremeño Felipe León Guerra y Cumbreño (1807-1890). Natural de Sierra de Fuentes, ejerció la medicina en la villa de Gata, fue profesor en el seminario de Coria y muy aficionado a las antigüedades y a la historia de Extremadura.

Si bien acabó estudiando medicina en Sevilla, pasó por Salamanca, donde aparece matriculado en artes en 1821 (Fernández Serrano dice que vino a estudiar Leyes). Y en esta ciudad es donde firma, en 1822, un poema juvenil a la ciudad universitaria que lo acogió por breve tiempo. El poema aparece en el ejemplar citado, dedicado a la Universidad, de Los seis libros primeros de la Eneida de Virgilio traducidos al castellano en versos endecasílabos sueltos, Coria 1870 (BG/35034).

35034_1
Primera edición de la traducción de la Eneida, de Felipe León Guerra, Coria 1870

Fue este su primer acercamiento a la obra del poeta latino, que tradujo parcialmente por petición de su hijo. En 1873, también en Coria ­­–en ediciones al parecer limitadas y «ad usum amicorum»– aparece la traducción de la obra completa, en la que se embarcó también a petición de sus amigos. Una segunda edición de esta traducción íntegra fue impresa en la misma ciudad extremeña en 1882.

Palau, al mencionar estas ediciones (XXVII, pág. 341) cita a Menéndez Pelayo: «Es traducción más recomendable por la fidelidad que por la elegancia ni soltura». Dejamos esta valoración para los colegas del blog Notae tironianae.

Cuando Fernández Serrano escribe en 1958 no conoce ningún ejemplar de la edición de 1870, de la que sabe por el prólogo del traductor a la de 1873. Al parecer, este autor siguió interesándose por Felipe Guerra y buscó manuscritos y ejemplares de sus obras. En sus indagaciones debió de recalar en esta biblioteca salmantina, pues, al documentar esta nota, hemos sabido que, ya en 1979, había publicado el poema que ahora les presentamos. Como él mismo señala: «Fue precisamente la búsqueda de estos raros ejemplares lo que me facilitó el encuentro de esta poesía manuscrita en el ejemplar de la Eneida que guarda la Universidad de Salamanca, regalo del traductor».

Con él deseamos a nuestros lectores un feliz verano.

La Biblioteca General Histórica permanecerá cerrada
desde el 1 al 23 de agosto.


A Salamanca

O Salamanca, Atenas española,
célebre en todo el orbe de la tierra,
fuente donde a beber acuden cuantos
desean en España
ascender del saber a la montaña.

Aquí llega a tus puertas este niño,
que de edad no ha cumplido ni tres lustros,
de saber devorado por el hambre,
esperando su hartura,
de tu caudal y entrañas de dulzura.

Por ti suspiraría alguno tanto,
pero más no: ninguno ha descubierto
tus altos campanarios con más gusto,
ninguno ha saludado
tu recinto feliz con más agrado.

De la lengua del Lacio la belleza,
la elocuencia y poética divina,
la lógica y moral probado había,
pero se ardía mi alma,
en ninguna encontrando alguna calma.

Apaga aqueste ardor, o Madre mía,
con el mar de tus letras renombrado,
y de ciencia llenando tu [¿mi?] mente,
yo aumentaré tu gloria:
no sea mi esperanza, no, ilusoria.

Yo no busco a tus damas ni a tus charras,
de tu plaza y paseos no me curo,
solo amo tu aula, do creo al Brocense
ver, y a León amable,
y al pueblo de tus doctos venerable.

Meléndez tu Zurguén hizo famoso,
y Cienfuegos tu Otea: quiero verlos,
y el río también donde se ha inspirado
tanto claro estudiante,
el Tormes tan veloz y ondisonante.

Por tu escuela he dejado de mis padres,
mis hermanos y amigos la compaña,
mis juegos y mi patria muy querida:
merezca esto siquiera
la gracia que de ti mi pecho espera.

  1. Felipe León Guerra.
35034_2
Poema autógrafo de Felipe León Guerra (BG/35034)

Francisco Fernández Serrano, «El médico don Felipe León Guerra y Cumbreño (1807-1890), escritor guadalupense», Guadalupe 1958 (nuetro agradecimiento a Teresa Gómez, de la Biblioteca Pública de Cáceres, que nos ha facilitado copia de la publicación).

Francisco Fernández Serrano, «Poetas preteridos en Extremadura: Felipe León Guerra y Cumbreño (1807-1890)», Alcántara: revista del Seminario de Estudios Cacereños, 35:194 (1979), 30-32.

Leer más “Un poema juvenil de Felipe León Guerra dedicado a Salamanca (1822)”