Los viajes del ingeniero: Libros, Caminos Y Días

Libros, caminos y días. El viaje del ingeniero

Cámara Muñoz, Alicia, et al. Libros, Caminos Y Días: El Viaje Del Ingeniero. [Madrid]: Fundación Juanelo Turriano , 2016.

DESCARGAR PDF — LEER ONLINE


 

La movilidad, el viaje, ha sido siempre una característica esencial de la profesión de ingeniero. Centrándose entre los siglos XVI y XVIII, el curso describe esta faceta viajera a través del ejemplo de varias figuras excepcionales, desde Tiburzio Spannocchi hasta Agustín de Betancourt, con quien se cierra una época abierta por los ingenieros del Emperador.

Tabla de Contenidos 

  1. El ingeniero cortesano. Tiburzio Spannochi, de Siena a Madrid / Alicia Cámara Muñoz.
  2. Los viajes del Emperador y Luis Pizaño. Periplo y secuenciación de la profesión de ingeniero / Pablo de la Fuente de Pablo
  3. Los viajes del ingeniero Carlos y Fernando de Grunenbergh. De Westfalia a Malta / Dolores Romero Muñoz
  4. Una época para el cambio. Los viajes del arquitecto e ingeniero Julián Sánchez Bort / Daniel Crespo Delgado
  5. Agustín de Betancourt, en España, Francia, Inglaterra y Rusia / Fernando Sáenz Ridruejo
  6. Ingenieros e ingenios en la Real Fábrica de Cristales / Eduardo Juárez Valero

 

NotasConferencias impartidas en el curso: <“Libros, caminos y días”. El viaje del ingeniero>, celebrado en Segovia del 20 al 22 de noviembre de 2015 y organizado conjuntamente por la UNED y la Fundación Juanelo Turriano. Curso coordinado por Alicia Cámara Muñoz y Bernardo Revuelta Pol.

Anuncios

Historia del libro y de la imprenta en Canadá

Lamonde, Yvan, et al., ed. Histoire du livre et de l’imprimé au Canada. Montréal: Presses de l’Université de Montréal, 2004-2007

 VOLUMEN 1VOLUMEN 2VOLUMEN 3

Estrechamente ligado a la historia del país en el que se convertiría Canadá, los libros y la imprenta aparecieron allí tan pronto como llegaron los primeros colonos. Las herramientas de evangelización, colonización, enseñanza, propaganda religiosa y política, pero también los medios de exploración, conocimiento, liberación, libros e impresos han contribuido a la creación de una historia nacional y a la construcción de la identidad de los pueblos que ahora conviven en el territorio.

  • El primer volumen de la Historia del Libro y la Impresión en Canadá traza la historia de la impresión, desde el desembarco de los primeros colonos en Nueva Francia hasta las rebeliones de 1837 y 1838, la aparición de la primera impresión en Halifax en 1752 y el establecimiento de las primeras bibliotecas públicas y privadas. Demuestra claramente que la impresión en todas sus formas, ya sea en periódicos, almanaques, ilustraciones, libros de cocina o trabajos académicos, ha sido una parte integral de la vida diaria de los canadienses. Por último, presenta un retrato vivo del autor y del lector, pero también de todos los artesanos de los oficios del libro y de la imprenta, desde el aprendiz hasta el impresor, situándolos en su contexto social e histórico.
  • Entre 1840 y 1918, la imprenta y el libro, que ya habían contribuido al desarrollo de la historia y la identidad del pueblo canadiense, se convirtieron en los medios de comunicación predominantes. Más que nunca, la cultura de la imprenta contribuye a los cambios que transformarán a la colonia en un verdadero estado, unificando a los pueblos que la componen. Es esta sinergia la que constituirá uno de los aspectos históricos y culturales más fascinantes de este período que está en el centro de este segundo volumen de la Historia del Libro y el Grabado en Canadá. La expansión del territorio canadiense a través de la inmigración masiva, su paso por ferrocarril y la telegrafía renovó completamente la dinámica de la impresión desde Terranova a Dawson City. A partir de 1880, la impresión masiva nace gracias a las nuevas tecnologías que permiten imprimir más rápido y a menor coste, y gracias a la creación de nuevos mercados atendidos por las librerías. Desde el misal hasta el periódico, el libro de cocina, el catálogo de Eaton y el almanaque, los canadienses están ahora en contacto diario con el material objeto de impresión. En este contexto, el autor está emergiendo lentamente, apoyado por un mercado de distribución norteamericano, un número creciente de bibliotecas públicas y derechos adquiridos para la protección de su obra y su distribución.
  • En Canadá, el siglo XX marcó el comienzo de una nueva era de la cultura del libro y de la imprenta. Después de la Primera Guerra Mundial, la aparición de editoriales independientes, de asociaciones de autores, la creación de premios literarios y científicos y de subvenciones a la producción, en particular en Quebec, son signos de la vitalidad del libro en la transmisión y la promoción de una cultura nacional, ahora proyectada en el tiempo y concebida como un patrimonio esencial. Así es como podemos ver el desarrollo de una cultura del libro distinta de la imprenta y la prensa, donde los editores se están convirtiendo gradualmente en arquitectos de la cultura canadiense.

 

El libro científico en la República de las letras

Resultado de imagen de República de las Letras

José Pardo Tomás. El libro científico en la república de las letras. Madrid : Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2010. ISBN: 978-84-00-09044-9.
DESCARGAR EN PDF.

“República de las Letras” fue una denominación usada durante buena parte de los siglos XVI, XVII y XVIII a la hora de designar el ambiente cultural creado por algunos hombres y mujeres que dedicaban sus esfuerzos intelectuales al cultivo del saber.

José Pardo Tomás, investigador científico en la Institución Milá y Fontanals del CSIC, nos introduce en la historia del libro científico que había sido un vehículo privilegiado hasta el siglo XVIII, hasta que aparecieron en París en el año 1751, los primeros fascículos de la Encyclopédie ou Dictionnaire Raisonné des Sciences, des arts et des métiers.

Resultado de imagen de Encyclopédie ou Dictionnaire Raisonné des Sciences, des arts et des métiers.

Tratados de ingeniería entre los siglos XVI y XVIII

La palabra y la imagen. Tratados de ingeniería entre los siglos XVI y XVIII

Cámara Muñoz, Alicia, et al. La Palabra Y La Imagen: : Tratados De Ingeniería Entre Los Siglos XVI Y XVIII. [Madrid]: Fundación Juanelo Turriano , 2017.

DESCARGAR PDF — LEER ONLINE


La imprenta permitió que un saber hasta entonces transmitido en manuscritos, se difundiera en libros y tratados impresos que contribuyeron a globalizar los conocimientos de ingeniería en el mundo occidental.

Desde fines del siglo XVI fueron sobre todo los tratados impresos los que se utilizaron para la formación científica de los ingenieros. En los tratados de ingeniería las imágenes fueron imprescindibles, por lo que en los estudios que se publican en este libro se ha dado tanta relevancia a la palabra como a la representación visual de ingenios, ciudades, fortificaciones, puentes, etc. Conocer cómo se codificó el saber y su transmisión, posibilita detectar algunas de las líneas maestras que fueron pautando la evolución de la ingeniería en época moderna.

Manuscritos árabes y fondo antiguo de la Escuela de Estudios Árabes (Granada)

Resultado de imagen de Manuscritos árabes y fondo antiguo de la Escuela de Estudios Árabes

María Luisa Ávila; Miriam Font; Concha de la Torre. Manuscritos árabes y fondo antiguo de la Escuela de Estudios Árabes. Granada : Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2007
DESCARGAR EN PDF


Con motivo del 75 aniversario de la fundación de la Escuela de Estudios Árabes de Granada (CSIC) la biblioteca de este centro de investigación expuso una selección de sus fondos impresos de los siglos XVI a XVIII y de sus manuscritos árabes.

Esta muestra constituyó una magnífica representación de la producción bibliográfica impresa relacionada con los estudios orientales que vio la luz a lo largo de estos tres siglos: biblias, gramáticas, diccionarios, enciclopedias, descripciones geográficas, libros de historia, relatos de viaje y antologías literarias. Obras valiosísimas bien por el interés científico que tuvieron en su momento, bien por su valor artístico o bibliográfico, al tratarse de ejemplares raros o primeras ediciones. Se trató de una mínima representación de su rico patrimonio, pero que ilustró perfectamente el nacimiento y afianzamiento de los estudios orientales en la Europa moderna.

Resultado de imagen de Adler, Jacob Georg borgianum
Museum Cufi cum Borgianum Velitris. Jacob Georg
Adler (1756 – 1834)

Se exhibió también una parte de su fondo manuscrito, incluyendo tanto títulos representativos de las disciplinas que han sido objeto de estudio en el marco de las distintas líneas de investigación que ha cultivado la institución a lo largo de su historia –Agronomía, Historiografía y Derecho islámico–, como algunos ejemplos de los textos que constituían el corpus de obras esenciales para la instrucción de los ulemas magrebíes. Los títulos expuestos se recogen en este catálogo, presentando en la ficha de cada obra la descripción bibliográfica, unas breves notas con los rasgos principales del autor y de la obra y una bibliografía orientativa.

Resultado de imagen de Manuscritos árabes y fondo antiguo de la Escuela de Estudios Árabes

Il primo libro di madrigali

Resultado de imagen de Il primo libro di madrigali

Mariano Lambea Castro; Mateo Flecha, el Joven (1530-1604). Il primo libro de madrigali. Barcelona : Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Institución «Milà i Fontanals» U.E.I. Musicología, 1988. 53 + 135 p. : partituras. .
DESCARGAR PDF


Estudio y edición de “Il primo libro di madrigali”, colección de dieciocho madrigales y un villancico con texto en italiano, publicada originalmente en Venecia en 1568 por el compositor Mateo Flecha, el Joven (Prades, Tarragona, ca. 1530-La Portella, Lleida, 1604).

Entre los compositores españoles que publicaron obras en italiano, destaca la figura de Mateo Flecha, fraile carmelita, apodado el Joven en contraposición a su tío Mateo Flecha, el Viejo. “Il Primo Libro de Madrigali”, dedicado al Emperador Maximiliano II, vio la luz en Venecia, en el año 1568. De esta edición se conservan dos ejemplares: uno en la Bayerische Staatsbibliothek de Munich (signatura Mus Mss 189/15) y otro en la Österreichische Nationalbibliothek de Viena (signatura SA 76 F 28). Para la presente edición se ha utilizado la fuente vienesa.  Cada uno de estos documentos contiene la partitura con la transcripción a notación moderna, el texto poético y un breve comentario musical de cada composición.

El término madrigal, que significa rebaño, en su origen era un canto poético utilizado en Italia en el S.XIV. Los primeros madrigales eran muy sencillos, con estrofas de dos o tres versos y un ritornello final de uno o dos versos. Casi todos los madrigales conservados son a dos voces, donde la voz superior estaba bastante ornamentada, mientras que la voz inferior era más sencilla. Este tipo de madrigal fué desapareciendo a mitad del S.XV. En el S.XVI, el término madrigal se aplicaba a la musicalicación de los poemas profanos, frecuentemente de Petrarca, y compuestos a 3 y 4 voces.

La publicidad hecha arte: carteles vintage pintados a mano

51yufjqo65l

The Big Book of Vintage Advertising Posters – Volume One: A Kindle Coffee Table Book Kindle Edition

GRATIS en AMAZON

Este libro  es el primer volumen de un conjunto de tres volúmenes de carteles publicitarios vintage pintados a mano. La serie completa consta de más de 500 imágenes de alta resolución que han sido mejoradas digitalmente para darles el máximo impacto. La mayoría de los carteles son de finales del siglo XIX y principios del XX.

Érase una vez la publicidad hecha arte. Antes de que la radio y la televisión se convirtieran en los principales medios para los anunciantes a mediados del siglo XX, los carteles dominaban el panorama publicitario en todo el mundo. Hermosos carteles pintados a mano fueron creados por algunos de los artistas más prominentes del mundo – nombres como Alphonse Mucha y Jules Charet produjeron en masa miles de coloridos carteles que invitaban a los consumidores a comprar una amplia variedad de bienes y servicios, asistir a eventos especiales o viajar a lugares exóticos.

La litografía, el proceso de impresión que permitía producir carteles en masa, se inventó en 1798, pero no fue hasta 1880 que el proceso fue capaz de producir carteles de forma fiable, rápida y barata. Este avance se debió a un innovador proceso creado por Jules Charet llamado proceso litográfico de piedra, que permitió a los artistas lograr todos los colores del arco iris. De repente, los artistas pudieron utilizar su magnífico arte y su notable artesanía para crear económicamente magníficas obras de arte en carteles de papel y así nació una nueva forma de arte.

Cuando la moda de los carteles explotó en todo el mundo en la década de 1890, los artistas aprovecharon la oportunidad para celebrar las instituciones culturales únicas de su propio país en su arte. Así, por ejemplo, los carteles franceses mostraban muchos cafés y cabarets, mientras que los carteles italianos se centraban en la ópera y la moda.

El Art Nouveau, el elegante estilo de arte que floreció en el período de 20 años de 1890 a 1910 y que fue popularizado por los carteles de Alphonse Mucha, finalmente perdió su brillo con el vacío que llenaba un joven artista italiano llamado Leonetto Cappiello. En lugar de utilizar el trabajo finamente detallado que caracterizaba al Art Nouveau, Cappiello se centró en crear una sola imagen, generalmente humorística o un tanto extraña. Quería crear una imagen que captara rápidamente la atención de una persona mientras caminaba por una calle muy concurrida. Su innovación en el diseño de carteles fue tan importante que hoy en día se le conoce como “el padre de la publicidad moderna”.


FUENTE: https://universoabierto.org/