Hebrew Codicology – קודיקולוגיה עברית: versiones definitivas de la obra de M. Beit-Arié

Malachi Beit-Arié (מלאכי בית-אריה; Petaḥ Tiqwá, 1937) es el decano, cuando no el auténtico fundador, de la codicología hebrea. La mayor parte de su formación tuvo lugar en la Universidad Hebrea de Jerusalén, donde se doctoró en 1967 con una tesis dirigida por Gershom Scholem, a su vez el fundador del estudio moderno sobre cabalá.El temprano interés por los códices hebreos de Beit-Arié quedó plasmado en la creación en 1965, junto con Colette Sirat, del Hebrew Palaeography Project cuyo objetivo principal fue en un principio la localización y estudio de los códices que incluían mención explícita bien de la fecha de copia, bien del escriba de modo que resultara posible realizar un estudio histórico fundado de la paleografía y codicología hebrea. A resultas de este trabajo, los miembros del Hebrew Palaeography Project han venido elaborando una base de datos que funciona como catálogo de los códices consultados, SfarData – ספר-דתא, alojada y accesible en la web de la Biblioteca Nacional de Israel (הספרייה הלאומית). Entre ellos se encuentran los hoy conservados en la Biblioteca General Histórica de nuestra Universidad.

Fruto de la labor sostenida a lo largo de casi ya sesenta años, Beit-Arié ha logrado condensar en un manual de referencia, Hebrew Codicologyקודיקולוגיה עברית, el grueso de los avances de la disciplina, ofreciendo una panorámica comprehensiva de todos los aspectos vinculados a la creación de códices manuscritos en hebreo. El enfoque, como deja claro el subtítulo de la obra, es el de la codicología cuantitativa y comparada, como no podía ser de otro modo al hacer uso de los extensísimos datos recopilados en SfarData; de hecho, la metodología cuantitativa es la que auspició el Hebrew Palaeography Project desde su fundación, antes de los estudios programáticos de Carla Bozzolo y Ezio Ornato en 1980, de modo que con justicia la codicología hebrea puede arrogarse cierta primacía en este campo. Uno de los principios que emerge de la obra de Beit-Arié es la clasificación de los códices hebreos medievales en seis grandes zonas geoculturales, representadas en el siguiente mapa (tomado de SfarData):

Hebrew Codicology vio la luz por primera vez en 1981. Desde entonces, la obra no ha dejado de ser ampliada, corregida y actualizada, y muchas de las versiones provisionales en hebreo y en inglés han sido accesibles a través de la página de academia.edu de su autor. Ahora, desde comienzos del 2022, contamos en acceso abierto, y gracias a la colaboración del Centre for the Study of Manuscript Cultures (CSMC) y el Zentrum für nachhaltiges Forschungsdatenmanagement (RDM Centre) de la Universidad de Hamburgo, con las formas definitivas de la versión hebrea e inglesa, esta última traducida por Ilana Goldberg y revisada por Nurit Pasternak.

Poder, mecenazgo y producción: el arte del libro en Europa Central (ca. 800-1500) en las colecciones americanas.

Desde el 15 de octubre de 2021 y hasta el 23 de enero de 2022, la Pierpont Morgan Library & Museum de Nueva York acoge una exposición que llevan diez años preparando: Esplendor imperial: El arte del libro en el Sacro Imperio Romano Germánico, 800-1500. La exposición presenta material nunca antes reunido, tratando temas como la retórica visual del poder en los medios del libro, la producción y el mecenazgo de los manuscritos, la relación entre las lenguas vernáculas y las clásicas, y la posición de las ciudades imperiales en los siglos XIV y XV.

La conferencia de Princeton, Power, Patronage, and Production: Book Arts from Central Europe (ca. 800-1500) in American Collections amplía el ámbito de la exposición. Las ponencias abarcan material escrito en checo, alemán, hebreo y latín, realizado para contextos tanto religiosos como no religiosos en los siglos IX, XII y XV. La mayor parte del material en cuestión está inédito; algunas ponencias presentan nuevas miradas a los ejemplos de las obras más destacadas, basadas en descubrimientos de reciente aparición. Los temas incluyen las relaciones en red entre los centros de producción, la representación de los patrones masculinos y femeninos, la cultura impresa temprana y el papel de los libros en los desarrollos clave para la liturgia, la devoción privada, la escritura de crónicas y la ley. PROGRAMA DE LA CONFERENCIA

La conferencia se desarrollará de forma híbrida. To register for the Zoom, please click here.

Los códices griegos de la Universidad Complutense de Madrid.

Fuente: Folio Complutense

Los códices griegos de la Universidad Complutense de Madrid proceden del Colegio Mayor de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá, en el que ingresaron en la época del cardenal Cisneros, a principios del siglo XVI, con el fin de servir de base para los trabajos de la Biblia Políglota Complutense dirigidos, en la parte griega, por el catedrático Demetrio Ducas. Han sobrevivido sólo 7 códices de un conjunto que, con toda probabilidad, fue más amplio y que fue mermando a lo largo de los siglos debido a préstamos a otras bibliotecas e instituciones, pérdidas y la guerra civil española de 1936-1939.

En el marco de la Semana de la Ciencia y la Innovación 2021 en Madrid, se han realizado en la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid varias actividades de difusión de proyectos de investigación relacionados con sus fondos bibliográficos. Aquellos que no han podido asistir, podrán acercarse a estos ejemplares a través de dos vídeos de corta duración sobre los principales manuscritos griegos que alberga la Biblioteca Histórica de la UCM, alojados en la página web de Manuscritos griegos permitiendo así su mejor  visibilidad. 

Un paseo virtual por el fondo manuscrito griego de la UCM.

El más antiguo es un códice lexicográfico de los siglo X u XI procedente de la Abadía del Archimandrato de San Salvador de Lengua Fari en Mesina, que contiene el Lexicon de San Cirilo, y una variada colección de glosas, entre ellas partes abreviadas del llamado Lexicon de Zonaras y la carta de Teodosio el Gramático sobre el Léxico de cánones de San Juan Damasceno (BH MSS 30). Del siglo XIV es un Menologium Graecorum o Calendario griego, con una «Vitae Sanctorum», copiado en letra rojiza por Miguel sacerdote en el Monte Athos (BH MSS 26). Se conservan 2 códices bíblicos, un Antiguo Testamento muy deteriorado del siglo XVI, regalo del senado veneciano a Cisneros (BH MSS 22) y un volumen de Salmos (BH MSS 23). El último grupo es un conjunto de 3 manuscritos del siglo XVI con obras fundamentalmente de Ptolomeo, aunque contiene de otros autores como Heliodoro (BH MSS 27BH MSS 28 y BH MSS 29).

BH UCM 22: La recuperación de un manuscrito griego del s. XVI

Durante la Guerra Civil Española (1936-1939) la Ciudad Universitaria se convirtió en frente de combate de la defensa republicana y los libros de la biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras fueron utilizados en barricadas y trincheras y como parapeto en las ventanas. Durante varias décadas el BH MSS 22 se dio por perdido en aquella contienda, hasta que en 1973 el biblista Natalio Fernández Marcos llamó la atención sobre la existencia del manuscrito, que había quedado seriamente dañado por efecto del fuego, aunque todavía en 1974 Gregorio de Andrés lo presentaba en su Catálogo como «deperditus» (1974, 244). Los daños de este manuscrito «redivivo» (Fernández Marcos 2005) han afectado sobre todo a su parte inicial y final, al interior de los fascículos y a la sección superior de los folios, y por supuesto a la encuadernación,que ha desaparecido por completo. Por el contrario, en la parte central del códice el texto se ha conservado con mayor integridad.

Desde su «reaparición», se ha trabajado en la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense en la restauración del manuscrito, cuyos fragmentos, de muy diversos tamaños, se preservan actualmente en fundas de vinilo transparentes guardadas en una caja. A comienzos de este siglo se elaboraron dos CDs con una primera -y meritoria- reproducción parcial de algunos fragmentos, aunque presentados todavía en desorden, con algunos errores de reproducción y sin identificación de los pasajes transmitidos: eran, en total, 116 imágenes correspondientes a 58 fragmentos r-v, en su mayoría de los libros i y ii de Reyes y Macabeos, identificados luego por Fernández Marcos (2005, 72-77).

En 2018, con motivo de la nueva catalogación del fondo antiguo de la Universidad Complutense, se puso en marcha un proyecto de digitalización de la totalidad de los fragmentos por Carlos Martins de Jesus (Universidad de Coimbra) y Felipe G. Hernández Muñoz (Universidad Complutense) en el marco de un proyecto coordinado con la Universidad de Salamanca sobre manuscritos griegos en España. Esta nueva digitalización y ordenación, ya casi completadas a falta de la inserción en los folios correspondientes de algunos fragmentos menores, apenas legibles, consta, a fecha de hoy, de más de 600 imágenes, correspondientes a 223 ff. r-v, en distinto grado de conservación, de los 307 que sabemos que originalmente contenía el manuscrito completo.

ARQUITECTO DE HISTORIAS: Alfonso X y el saber histórico en la Edad Media.

Se cumplen en 2021 ochocientos años del nacimiento de Alfonso X (1221-1284), promotor de una amplia y fundamental producción literaria en lengua romance, cuya labor cultural le valió ya en la época el sobrenombre de Sabio.

Con este motivo tienen lugar en Salamanca dos acontecimientos a partir del próximo lunes, 22 de noviembre: por una parte, la celebración en del Congreso Internacional Alfonso X y el poder de la literatura (1221-2021); en segundo lugar, en el propio marco del congreso, tendrá lugar la inauguración de la exposición Arquitecto de historias: Alfonso X y el saber histórico en la Edad Media.

Esta exposición nos muestra una cuidada selección de obras de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, mediante la que podemos acercarnos a las fuentes que sirvieron de inspiración a los equipos alfonsíes, los mecanismos y las estrategias del saber histórico en la Edad Media, y la producción historiográfica de Alfonso X y su rico legado. Con la imagen del rey como arquitecto literario nos hemos querido aproximar a una de las facetas más fructíferas y que mayor impronta dejó en generaciones posteriores, la de Alfonso X como rey historiador. Sus historias se conciben como narraciones de amplio recorrido, con una pretensión de totalidad típica del resto de las realizaciones culturales del monarca. No son textos que traten sobre el presente, y que nos den testimonio de las acciones del rey, sino que arrancan desde la Creación y buscan ofrecer la imagen más completa posible sobre el tema abordado. En este sentido, la historia es también un género de límites imprecisos, que incluye campos como la geografía, la cronología, la Biblia o la mitología.

A partir de las obras seleccionadas hemos construido un relato que nos conducirá a mundos lejanos y cercanos, que nos permitirá tejer y dilucidar tramas políticas, vivir experiencias fantásticas, apreciar otras culturas y, en definitiva, nos hará reflexionar sobre la necesidad de contar y escuchar historias. Historias para aprender, historias para elaborar un pasado y diseñar un futuro, historias para gobernar, historias para soñar.

Historia general de España que escribió el P. Juan de Mariana, tomo V, pág. 50

Además, esta muestra también nos aproxima a las problemáticas del análisis histórico y su constante revisión. A través de la mirada de otros historiadores analizaremos la percepción que estos tuvieron de la obra del monarca y de su persona en diferentes momentos y contextos, y haremos un recorrido desde la época medieval hasta la primera biografía moderna, escrita por Gaspar Ibáñez de Segovia, marqués de Mondéjar, a fines del siglo XVII.

Esta exposición supone el intento de crear una trama que involucra a diferentes personajes: Alfonso X, la historia, los libros y la Universidad de Salamanca. La literatura histórica sirve como hilo conductor de toda la muestra, en la que nuestro intento ha sido el de situar la obra de Alfonso X en el centro de una constelación que incluye una rica tradición anterior y da lugar a un amplio y variado número de textos derivados de la producción alfonsí o relacionados de algún modo con ella.

Por último, no hemos querido olvidar la historia particular entre Alfonso X y la Universidad de Salamanca, la sede que custodia esta magnífica colección que hoy nos permite pensar el legado historiográfico alfonsí desde una perspectiva distinta. Sirva, pues, esta muestra como homenaje a esta figura fundamental de la cultura medieval y decisiva también para la Universidad de Salamanca.


Si alguien tiene previsto viajar a Madrid, en la Biblioteca Nacional podrá completar nuestra exposición con esta otra: Los libros del rey Sabio. VIII centenario del nacimiento de Alfonso X (1221-2021) (hasta el 12 de febrero de 2022).

El arte de leer en la Edad Media: exposición online.

Hoy en día, nos inclinamos a pensar que la alfabetización era una habilidad rara en la Edad Media, dominada sólo por una pequeña élite de monjes, sacerdotes y cortesanos. Se trata de una visión anacrónica, que considera que una persona está alfabetizada si sabe leer y escribir, y analfabeta si no. Sin embargo, muchas personas de la Edad Media sabían leer pero no escribir, la lectura existe en multitud de formas. Se pueden leer imágenes, como cuadros y vidrieras e incluso se puede leer de oído: durante la Edad Media, era habitual que los textos se leyeran en voz alta. Las imágenes interactúan con el texto, tanto hoy como en el pasado. Pueden emplearse como mera ilustración de los temas tratados en el texto, pero en algunos géneros las imágenes se utilizan para intensificar el mensaje. Especialmente en los libros religiosos, las imágenes pueden actuar como instrumentos para afectar a la espiritualidad del lector.

Esta exposición emprende un viaje por la sociedad de la Europa medieval para descubrir la rica paleta en la que se manifestaba la lectura:

Comenzamos en los monasterios, donde se cultivaba la palabra latina escrita (latinitas) en los primeros siglos de la Edad Media, y seguimos en las cortes nobiliarias de la Alta y la Baja Edad Media. La actitud de la nobleza hacia la lectura cambió durante la primera mitad de la Edad Media: la capacidad de leer y escribir figuraba entre las habilidades que debían poseer los caballeros y damiselas civilizados. Su interés llevó a la creación de nuevos géneros literarios: las cortes fueron la cuna de la literatura cortesana (de ahí su nombre).

De ahí pasamos a las ciudades, donde la creciente clase de mercaderes, artesanos y patricios seguros de sí mismos se fijaron en las cortes en busca de inspiración y ejemplos, al tiempo que adaptaron la escritura y la lectura a sus propios fines. Como el término literato (litteratus) se utilizaba en la Edad Media específicamente para las personas que entendían el latín, pasamos al papel de la lectura en lengua vernácula. Las obras literarias escritas en las cortes son algunos de los ejemplos más tempranos y conocidos, pero la lengua vernácula se introdujo lentamente incluso en la literatura religiosa, dominada por el latín.

A continuación, nos trasladamos a la Península Balcánica para analizar el desarrollo de la lectura en lenguas eslavas. A partir de ahí, se analiza una parte integral de la cultura textual: las redes de lectura. Dentro de una comunidad se compartían los libros y se leían juntos (a menudo leyendo en voz alta), y las comunidades afiliadas intercambiaban manuscritos para copiarlos. Esto permitió a los monasterios reunir impresionantes bibliotecas con muchos textos, tanto medievales como clásicos, que se transmitieron hasta el presente.

Por último, volvemos al ámbito eclesiástico, ya que se habla de las universidades. La lectura y la discusión de textos eran (y siguen siendo) una parte vital del plan de estudios universitario, y el desarrollo de la ciencia se basaba en el uso exhaustivo de textos antiguos y autorizados.

Tenochtitlan: Flor y Canto. Visiones literarias del México antiguo

Con motivo de los 500 años de historia compartida entre México y España, la Universidad de Salamanca y la Universidad Nacional Autónoma de México celebran su larga trayectoria de cooperación con una serie de eventos académicos y culturales.

En el Salón de Claustros Lucía de Medrano se celebra la exposición titulada “Tenochtitlan: Flor y Canto. Visiones literarias del México antiguo”, proyecto inspirado en la obra del historiador mexicano Miguel León-Portilla, reconocido experto en el pensamiento y la literatura de la cultura nahua, en la que se ofrece una aproximación a las creaciones de los filósofos-poetas del pasado mexicano que cultivaron los géneros literarios Tlatolli (palabra o discurso) y Cuícatl (canto o poema).

Del 8 de octubre al 14 de noviembre de 2021.
Edificio Histórico Salamanca. Salón de Claustros Lucía de Medrano

Horario:
– Lunes a sábado: de 10 a 18.30 h.
– Domingos y festivos: de 10 a 13.30 h.

Izaskun Álvarez Cuartero, profesora de la Facultad de Historia de la Universidad de Salamanca, es la editora del tríptico para la exposición titulado “La Historia general de las cosas de la Nueva España (el códice Florentino) de fray Bernardino de Sahagún”, sobre la reconocida obra de la cultura nahua elaborada por el estudioso del siglo XVI y cuyo facsímil está depositado en la Biblioteca General de la Universidad de Salamanca.

Imago Sancti Iacobi: la iconografía xacobea

La Biblioteca de Galicia acoge desde principios de septiembre la muestra Imago Sancti Iacobi: a iconografía xacobea, una exposición que recorre los diseños, iconos e ilustraciones con las que fueron representados el Camino de Santiago, el Apóstol y la ciudad de Compostela a lo largo de los siglos.

La exposición se puede visitar en la Biblioteca de Galicia de septiembre a noviembre en horario de 09.00 a 21.00 h. El acceso es gratuito.

El representante de la Consellería de Cultura, Educación e Universidade destacó la importancia y la diversidad de los valiosos fondos de los que dispone la Biblioteca de Galicia, y destacó la idoneidad de ofrecer en el Año Santo esta antología significativa de la iconografía jacobea, de las representaciones del Camino de Santiago y del fenómeno de las peregrinaciones.

El secretario xeral de Cultura, Anxo M. Lorenzo, y uno de los comisarios de la muestra, Daniel Buján, en el acto de presentación de esta exposición.

Comisariada por Daniel Buján y Nacho Cabano, la exposición reúne más de 40 obras de la colección de la Biblioteca de Galicia sobre la evolución de una tradición iconográfica que contribuyó enormemente a engrandecer el fenómeno jacobeo y extendió el conocimiento del Camino y Compostela.

PRIMERAS REPRESENTACIONES DEL APÓSTOL. 

La exposición ilustra las primeras representaciones de la ciudad compostelana, y la paulatina aparición de iconografías y simbologías del fenómeno jacobeo, algunas ya presentes desde los primeros volúmenes manuscritos de los siglos XII y XIII. Incluye también las primeras representaciones del Apóstol, que se continúan a través de impresos de los siglos XVI al XIX, y en los que vemos a Santiago entronizado, peregrino o a caballo. Y visita también simbologías como la concha, el báculo o la calabaza que adorna estas figuras o las de tantos y tantos peregrinos reflejados en libros y estampas.

La reinterpretación que hicieron algunos de los grandes intelectuales gallegos de comienzos del siglo XX del tema jacobeo está igualmente presente en esta exposición. Al igual que imágenes tan identificables en la actualidad, como la flecha amarilla, que también se puede ver en tropel de impresos y no solo pintada en las piedras y demás señales que marcan en la actualidad el Camino.

Lux : Las edades del Hombre.

Bajo el vocablo latino ‘LUX’, Burgos, Carrión de los Condes y Sahagún albergan la vigésima quinta edición de la exposición de Las Edades del Hombre, enmarcada en la celebración del Año Santo Jacobeo 2021 y el VIII Centenario de la Catedral de Burgos.

La exposición partirá de Burgos, donde se abordará el origen y sentido de las catedrales; el relato tendrá como hilo conductor la figura de la Virgen María, presencia constante por las advocaciones marianas de muchas de las catedrales, como la de Santa María en Burgos, y de multitud de iglesias, ermitas y monasterios que jalonan la Ruta Jacobea, que recorrerá esta XXV edición de Las Edades, como la iglesia de Santa María del Camino en Carrión de los Condes y el Santuario de la Peregrina en Sahagún.

La imagen elegida para el cartel de la exposición es una vidriera del convento salmantino de ‘Las Úrsulas’ que, mostrando la Coronación de la Virgen, ahonda en ese protagonismo de María, pero hace referencia también a la luz inherente a las catedrales góticas. La obra, de autor desconocido, data de los primeros años del siglo XVI y procede de alguno de los importantes talleres burgaleses de la época, cuyo máximo exponente fue Arnao de Flandes. La vidriera, además de la imagen, ha prestado sus tonos para el grafismo de LUX, en rojo, azul y verde.

La Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca aporta para la exposición una obra considerada «joya de la historiografía latina peninsular». Se trata de la Historia Compostelana (ca. 1240), un manuscrito sobre pergamino donde se relatan los hechos del que fue el primer arzobispo de la sede gallega, Diego Gelmirez, de capital importancia para la historia de Santiago de Compostela.

Historia Compostelana (Ms. 2658). Universidad de Salamanca, Biblioteca General Histórica. Folio 14r: en un bello marco arquitectónico, un obispo y un ángel con incensario se encuentran ante tres tumbas, la de Santiago y las de dos de sus discípulos, Teodoro y Atanasio.

De la Historia Compostelana se conservan en el mundo 18 manuscritos fechados entre el s. XIII y el s. XVIII siendo el de Salamanca el más antiguo [Ver en GREDOS]. Se trata de un relato promovido por el propio obispo para que sus acciones no fuesen olvidadas, que sirve además para fundamentar los derechos y posesiones de la sede y dar cuenta de todo aquello que Gelmirez consiguió para su diócesis pese a las persecuciones y peligros sufridos.

En la redacción de la obra participaron varios personajes, siendo Nuño Alfonso y Giraldo los más importantes y hombres de confianza del obispo. El autor de los últimos noventa y tres capítulos habría sido Pedro Marcio, también canónigo compostelano, que escribió tras la muerte del arzobispo. Así pues, la composición de la obra se dilató en el tiempo y cada uno de los redactores dejó su propia impronta. Se considera que este largo período comenzó hacia 1107 y se prolongó hasta 1145-1149.

Coser pliegos, vestir libros.

Exposición virtual fruto de un convenio de colaboración entre la Biblioteca Histórica José María Lafragua y el Grupo Bibliopegia, dirigido por el Dr. Antonio Carpallo Bautista, de la Universidad Complutense de Madrid. Esta exposición viene acompañada de dos conferencias.

ENCUADERNACIONES GÓTICAS

ENCUADERNACIONES MUDÉJARES

Lo más valioso de esta “unión de voluntades” ha sido adquirir una nueva mirada sobre la encuadernación como parte de la cultura del libro y de las bibliotecas. Observar con atención la técnica constructiva, en sus aspectos material y estructural, tanto como la técnica decorativa, se ha vuelto ya parte del trabajo constante que mira el aspecto exterior con la misma importancia que el interior, aspirando así a un análisis documental completo que incluya la descripción formal de la encuadernación junto a la descripción del documento.

Esta exposición virtual se suma a la trayectoria de trabajo emprendida, con el fin de mostrar una breve selección de las encuadernaciones más antiguas que la Biblioteca Lafragua alberga: las góticas y mudéjares. Ambos estilos implican una serie de ideas artísticas y de nociones culturales comprendidas en los orígenes del pasado virreinal de México. 

La ciudad de Puebla, notable receptora de las corporaciones religiosas por su importante ubicación entre comunidades indígenas, se vio enriquecida culturalmente desde sus primeros años con la instalación de los conventos franciscanos y dominicos, especializados en las misiones evangelizadoras, a los que se sumaron los conventos de la orden de san Agustín, del Carmen, de la Merced, del Oratorio de san Felipe Neri y del Convento-Hospital de Belén, así como los cinco colegios de la Compañía de Jesús. Para su labor, los miembros de dichos monasterios e institutos viajaron también con sus libros. A ellos les debemos la conformación de las amplias librerías conventuales y colegiales que andando el tiempo se incorporaron, por diferentes motivos, a la Biblioteca que ahora custodia ese tesoro intelectual con tanta responsabilidad y cuidado.

375 años de la Biblioteca Palafoxiana: de Puebla al mundo. 

DESDE LA BIBLIOTECA HISTÓRICA DE LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA ENVIAMOS NUESTRA FELICITACIÓN A LA BIBLIOTECA PALAFOXIANA POR SU CONMEMORACIÓN DE 375 AÑOS, SIENDO UN REFERENTE EN EL MUNDO DE LAS BIBLIOTECAS HISTÓRICAS.

La Biblioteca Palafoxiana, es un tesoro universal que alberga el Centro Histórico de Puebla, y forma parte del Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO desde 2005 al ser un fiel reflejo de la herencia europea en América.

El fondo antiguo de la biblioteca incluye más de 45 mil volúmenes, 7 impresos mexicanos y 9 incunables siendo el libro más antiguo del año 1475. En cuanto a manuscritos, la Biblioteca Palafoxiana resguarda 5.348 en su colección, así como más de 800 impresos sueltos y cerca de mil 500 grabados, este fondo abarca una amplia variedad de temas y forma parte de una colección que pertenece al periodo comprendido entre 1473 y 1821, como señala la UNESCO.

Entre sus obras más importantes se encuentran La ciudad de Dios de San Agustín (1475); la Crónica de Nüremberg, de Antón Koberger (1493) y De Humani Corporis Fábrica, de Andreas Vesalio (1543). 

Para conmemorar sus primeros 375 años de vida, se puede visitar desde el 7 de septiembre una exposición con una cuidada y representativa selección de textos, de entre los 45 mil volúmenes que conserva, denominada  “Biblioteca Palafoxiana, 375 años de Puebla para el mundo: Palabras, Saberes y Memoria”  que busca reconocer la riqueza de la biblioteca.

[VER NOTICIA]

Dividida en tres secciones, lo mismo para mostrar ejemplos de volúmenes científicos, así como las “piezas más bellas” que refieren a libros vistos como objetos estéticos, la exposición estará disponible hasta el 31 de diciembre de 2021, de martes a jueves de 10:00 a 17:00 horas y de viernes a domingo de 10:00 a 18:00 horas. 

Paralelamente, cada mes, de septiembre a diciembre, habrá una serie de conferencias sobre la Biblioteca Palafoxiana: en septiembre sobre la educación en la Puebla virreinal; en octubre sobre los saberes de la biblioteca; en noviembre, en torno a la riqueza artística y científica de los libros que resguarda; y en diciembre, dedicado a la importancia de la imprenta y la propia Palafoxiana. La celebración cerrará en diciembre con un concierto de guitarra antigua y laúd.

Fundada el 5 de septiembre de 1646 por el obispo Juan de Palafox y Mendoza, quien donó 5 mil volúmenes de su colección particular a los seminaristas de los Colegios Tridentinos, se ubica en el corazón de la ciudad de Puebla, en lo que fuera el Colegio de San Juan. El deseo de Juan de Palafox fue que los volúmenes de su biblioteca personal pudieran ser consultados por todo aquel que quisiera leer o estudiar, por lo que se le considera la primera biblioteca pública del continente americano.

En 1773, el obispo Francisco Fabián y Fuero dio nombre a este recinto en honor a Palafox, donó libros para el acervo y ordenó la construcción de los dos primeros niveles de estantería en madera de cedro. La estantería que se puede apreciar en la actualidad es la original, se ubica en una sala de estilo de barroco, que recuerda inevitablemente a la Antigua Librería de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca.

Hoy en día, desde 1981, la Biblioteca Palafoxiana funciona como museo del libro y es el único lugar en el continente que resguarda un acervo de su tipo, correspondiente en concepto y estructura al de una biblioteca novohispana, de acuerdo con la Secretaría de Cultura, si bien aún brinda servicio a investigadores de todo el mundo. Asimismo, su acervo y los esfuerzos por conservarlo fueron reconocidos al decretarla como Monumento Histórico de México, como señala la Fundación ILAM.

La Biblioteca Palafoxiana cuenta también con la Sala Fabián y Fuero de exposiciones temporales; la Sala de Referencia, que es un espacio gratuito para quienes deseen consultar el Catálogo en línea; y la Sala Lúdica que es un espacio interactivo para niños.

Notae Tironianae

La actualidad del mundo clásico

Literatura de Japón

Tu portal de lectura asiática y mucho más.

El Maravedí

Notas de numismatica

Alexandra Vidal

Histórias & Arquivos

Biblioteca de Santa Cruz

Blog de la Biblioteca Histórica de Santa Cruz

BiblioMab : le monde autour des livres anciens et des bibliothèques

Bibliothèques, livres anciens, bibliophilie, mutations

Universo Abierto

Blog de la biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca

El Mercurio salmantino

Blog de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca