Codex Sinaiticus : la Biblia más antigua.

Resultado de imagen de Codex Sinaiticus
Consulta virtual.

El Códice Sinaítico o Codex Sinaiticus es un manuscrito del siglo IV (años 330 – 350)  que contiene la copia completa más antigua del Nuevo Testamento aunque originalmente contenía la totalidad de ambos Testamentos, pero solo han llegado hasta nuestros días trozos de la Septuaginta, la totalidad del Nuevo Testamento, la Epístola de Bernabé y fragmentos de El Pastor de Hermas.

Gracias a los adelantos tecnológicos, desde hace unos años se puede consultar por Internet y con alta resolución las más de 800 páginas y fragmentos que se conservan de la considerada Biblia más antigua del mundo . Escrito en griego sobre hojas de pergamino por varios escribas y cuyo texto se revisó y corrigió a lo largo de los siguientes siglos.  Podrá accederse desde cualquier parte del mundo (http://www.codexsinaiticus.org/). a las imágenes digitales en alta resolución de las páginas de ese libro.

El codex se encuentra dividido en cuatro trozos desiguales, cada uno de ellos situado en un punto distinto del mapa. El bloque más importante lo forman las 347 hojas de la Biblioteca Británica en Londres (con el Nuevo Testamento al completo), 12 hojas y 14 fragmentos en el Monasterio de Santa Catalina (Monte Sinaí, Egipto) (los encontrados en 1975) que son además los del inicio y final del Códice, 43 hojas en la Biblioteca de la Universidad de Leipzig, desde 1844 y por último fragmentos de 3 hojas en la Biblioteca Nacional de Rusia, en San Petersburo.

La reunificación virtual del Codex Sinaiticus marcó la culminación de cuatro años de estrecha colaboración entre todas esas instituciones,

El proyecto  permite a los estudiosos de todo el mundo profundizar en el texto griego, que se ha transcrito en su totalidad con referencias cruzadas, que incluyen la transcripción de las numerosas revisiones y correcciones posteriores. También permitirá a los investigadores examinar la historia del libro como objeto físico, estudiar la textura y manufactura del pergamino. La versión digital no se limita a la reproducción del texto, [en scriptio continua (estilo de escritura en el que no se utilizan espacios para separar las palabras) y con caligrafía uncial ( tipo de escritura en el que todo el texto se escribía en letras mayúsculas)], sino que permite modificarlo como una película digital, con la posibilidad de mover párrafos e intercalar la transcripción griega y la traducción alemana.

El códice, tal vez el libro encuadernado más antiguo que ha sobrevivido hasta nuestros días, era enorme: el número final de folios se calcula por encima de los 730 por lo que su encuadernación tuvo que ser de una resistencia considerable. Cada uno de los folios medía 40,6 centímetros de alto por 35,5 de ancho. Para su producción se necesitaron al menos la piel de 365 animales.

“El Codex Sinaititucs es uno de los mayores tesoros escritos del mundo. Marca el triunfo definitivo de los códices encuadernados sobre los pergaminos”, comentó Scot McKendrick, director del departamento de manuscritos occidentales de la Biblioteca Británica. “Permite estudiar el desarrollo de la temprana cristiandad y ofrece material documental de primera mano sobre cómo se transmitió la biblia de generación en generación”, dijo McKendrick. “El proyecto ha permitido determinar que un cuarto escriba – además de los tres ya reconocidos- trabajó también el texto”, señaló el director de la Biblioteca Británica. Según McKendrick, “la disponibilidad del manuscrito virtual para su estudio por los expertos de todo el mundo crea oportunidades de colaboración investigadora que habrían sido imposibles hace sólo unos años”.

Anuncios

Atlas del Rey Planeta.

Una obra maestra de la cartografía que retrata la costa española fue fruto del trabajo que el portugués Pedro Teixeira acometió desde 1622, un trabajo titánico de trazar los principales puertos de España e Portugal. Trabajo encargado por el Rey Felipe IV, el penúltimo Austria y último que gobernó conjuntamente los dos países ibéricos, su nivel de detalle, su peculiar estilo y su perspectiva fueron las que aportaron  fama a esta obra, a pesar de estar perdida durante siglos.

Fisterra. Teixeira
Fisterra

Descripción de España y de las costas y puertos de sus reynos, fue publicada en 1634 en Amberes y viene a ser el  Google Earth de la Edad Moderna. Sabemos que, para realizar su obra, Teixeira inició viaje en 1622 en Hondarribia (Guipúzcoa) y dió la vuelta a la península Ibérica, legua tras legua, hasta terminar en la costa mediterránea. Por desgracia, no se conserva ningún documento sobre su periplo, pero nos queda su obra. Por lo que respecta al elemento gráfico, la radical originalidad de este Atlas estriba en esa perspectiva oblicua empleada en sus imágenes «a vista de pájaro», que simulan la vista aérea, y en la obsesión por la información realista. Todo ello viene a suponer una especie de anticipo de lo que serán los famosos derroteros marítimos e incluso un precedente de la fotografía.

Como datos anecdóticos que el Atlas ofrece, digamos que la riqueza de Andalucía se describe como la quintaesencia de la riqueza general española del momento, que el mapa del territorio murciano es el primero que se conoce de esa región y que la preciosa vista de Alicante tiene toda la categoría de una auténtica obra de arte en la que encontramos, junto a diversas figuras humanas, un delicioso conjunto de embarcaciones de todo tipo que merece la pena observar con atención.

Resultado de imagen de alicante Atlas Teixeira
Vista de Alicante

El arte de Pedro Teixeira (Lisboa, 1595-Madrid, 1662) viene de familia. Su padre, Luís Teixeira, era también geógrafo y había participado en los Descubrimientos portugueses. Su hijo se inclinó primero por la artillería, para pasar a ser experto en fortificaciones militares y, desde la arquitectura y la geometría, pasó a la geografía.

Pedro Teixeira fue discípulo de Joao Bautista Lavanha, también portugués y profesor en la  Real Mathematica de Madrid, a quien Felipe IV encargó primeramente la elaboración de estos mapas, aunque finalmente fue Teixeira quien los llevó a cabo. Felipe IV pretendía tener una descripción precisa de los principales puertos de su reino y, para hacerlo posible el geógrafo recorrió durante siete años toda la costa de la Península Ibérica entre 1622 e 1629. Luego, invirtió  otros cinco años en trasladar a un atlas de 173 páginas manuscritas, de 35×44 centímetros todas sus experiencias por las costas de España. Le llamaría Atlas del Rey Planeta, en honor a Felipe IV, con el subtítulo Descripción de España y de las costas y puertos de sus reynos,  que presentó en el año 1634 maravillando al monarca, quien más tarde le encargaría el primer gran plano de Madrid, a  “Mantua Carpetanorum sive Matritum Urbs Rexia”, de 1656. Con el tiempo se envió a Viena, donde el paso de los años lo condenó al olvido durante siglos, hasta aparecer y convertirse en una de las grandes joyas de la escasa cartografía española.

 

Los mapas habrían seguido sepultados en el olvido vienés de no ser por el trabajo, secundado por la buena suerte, de Fernando Marías, catedrático de Historia del Arte de la Universidad Autónoma de Madrid y de Felipe Pereda, profesor de la misma facultad. Ambos hicieron un viaje a Viena buscando dibujos de ciudades del siglo XVI, trabajos españoles que se conservan en la capital austríaca, donde hay un conjunto muy importante. Allí, en un cuaderno de gran tamaño, policromado, sobre papel verjurado (aunque durante años se ha publicado que era vitela) aparecieron los mapas. Apenas había noticia y documentación sobre su existencia.

El valor de este hallazgo fue muy importante ya que ofrece una documentación preciosa sobre la España del s. XVII, ya que nuestro país, que ha destacado en muchos campos, no se ha representado muy bien a sí mismo en el campo de la cartografía. Estos mapas permiten conocer las costas españolas de la época, por primera vez con este detalle, aunque ya aparecía la información en algún manuscrito. Permiten el conocimiento del pasado, su belleza artística nos ofrecen un disfrute visual ya que la razón fundamental por la que fueron creados, el interés militar, ya se ha perdido.

Muros y Noia
Muros y Noia

Conviene aclarar, no obstante, que existen dos versiones más de este texto: una en Madrid, en la Biblioteca Nacional, y otra en Londres, en la British Library. Incluso, según estudios recientes, habría una cuarta en Roma, en la Biblioteca Casanatense.


Felipe Pereda ; Fernando Marías. De la cartografía a la corografía: Pedro Texeira en la España del Seiscientos. Ería, 64-65 (2004), págs. 129-157. DESCARGAR PDF

Os mapas da costa galega de Pedro Teixeira. 1634. Alfredo Vigo Trasancos (dir.); Jesús Ángel García y Miguel Taín Guzmán (coord.). Consello da Cultura Galega. 41 p. DESCARGAR PDF

El libro antiguo : Centre for the History for the Book (University of Edinburgh)

La Universidad de Edimburgo, a través de su Centre for the History for the Book (University of Edinburgh) ha preparado unos vídeos que nos introducen, en pocos minutos, en algunos aspectos interesantes de los libros antiguos, desde cómo manejarlos con cuidado cuando los consultamos en una biblioteca, hasta los procesos de digitalización, pasando por la descripción de elementos físicos que debemos conocer cuando tenemos entre las manos un libro impreso producido en la época de la imprenta manual (hand-press period). Of course, in english.

CHBEdinburg

Vídeos

  • Guide to Handling Collections Material [Manipulación de recursos bibliográficos y otros materiales].
  • Key Terms in Book History [Palabras clave en historia del libro] – Anne Peale explica la anatomía del libro y los términos bibliográficos que se utilizan para describirlo.
  • Scrolls and The Early Codex [Del rollo al códex] – Larry Hurtado explica cómo se hacían los rollos de papiro y cómo surgió el códice.
  • The Early codex [Los primeros códices] – Larry Hurtado nos presenta los primeros tanteos para lograr la forma del códice.
  • Bibliographical Formats [Formatos bibliográficos] – Elizabeth Quarmby-Lawrence presenta los diferentes formatos (tamaño) de los libros en el periodo de la imprenta manual.
  • Collation [Colación] –
  • Collation and Cancellations [Colación y cancelaciones] – JJoseph Marshall explica cómo se suele describir en las bibliografías y en los catálogos la estructura física de los libros antiguos.  A veces, por distintos motivos, algunos folios de un libro fueron desestimados y sustituidos por otros (cancelaciones). En algún ejemplar se encuentra tanto lo desechado (cancellandum) como lo que debía sustituirlo (cancellans).
  • Book Bindings [Encuadernaciones] – William Zachs nos habla de cómo la encuadernación nos habla de la historia del libro.
  • Watermarks [Marcas de agua o filigranas] – Angus Vine explica cómo se hacía el papel y qué son esos elementos llamados marcas de agua o filigranas y qué nos dicen sobre los libros.
  • Digitization [Digitalización] – Los estudiantes y los colegas de la Biblioteca de la Universidad nos introducen en la digitalización y proceso de puesta a punto de las colecciones en línea.

Manuscritos de moda en el mundo de la moda

Los manuscritos están de moda. El actor Ezra Miller causó revuelo en el estreno de la  película Fantastic Beasts (Animales Fantásticos, de la saga Harry Potter). Y este mes de septiembre, la propia Biblioteca Británica acogió un evento de la Semana de la Moda de Londres: La Presentación de Nabil Nayal de su colección Primavera 2019.

Liber Medicinalis vs. Animales fantásticos

Pero Nabil Nayal no es un extraño en la Biblioteca. Hizo en ella su investigación de doctorado sobre la vestimenta isabelina, y los manuscritos de Elizabeth I y de la Biblioteca Británica fueron una gran inspiración para su reciente colección. Como dijo en el lanzamiento, esperaba que su colección inspirara a las mujeres modernas a “defender lo que crees y ser tu verdadero yo, liberar a tu reina interior”.

Aquí están las historias de algunos de los manuscritos que inspiraron a Nabil Nayal.

Hours Dress
Vestido diseñado por Nabil Nayal inspirado en la página del Libro de Horas del s. XV (Harley MS 2971, f. 13r)

Uno de los primeros manuscritos que apareció en la colección de Nayal fue un Libro de Horas hecho en París sobre 1450. Este manuscrito fue hecho posiblemente para una mujer: una oración en f.20v usa la forma femenina ‘famule tue’ (‘tu sirvienta’), aunque otra, unas cuantas páginas más tarde, usa la forma masculina común ‘miserrimo paccatori’ (‘la más miserable pecadora’). Las iluminaciones finas han sido asociadas con el taller que produjo las Horas de Bedford. El vestido de Nayal se basa en una página que muestra a San Juan Evangelista escribiendo mientras estaba exiliado en Patmos.

Hours suit
Traje diseñado por Nabil Nayal  y página del calendario de Beaufort Hours: Royal MS 2 A XVIII, f. 30v

Nayal transformó un calendario propiedad de Margarita Beaufort (1443-1509) en un elegante traje basado en la página de junio. Vemos notas en el margen de las victorias históricas ganadas por su hijo, Enrique VII, en las batallas de Blackheath y Stoke. Estas notas no fueron hechas por Margaret misma, sino añadidas por miembros de su familia. También hay notas sobre el nacimiento de su nieto, el futuro rey Enrique VIII, el 28 de junio. Una mano posterior ha añadido una nota sobre la propia muerte de Margarita el 29 de junio de 1509. El diseñador Nabil Nayal colocó la chaqueta de modo que un lado esté dominado por la escritura gótica de un fino escribano que trabajaba en la primera mitad del siglo XV, mientras que el otro lado tiene los guiones cursivos más rápidos de las notas añadidas de finales del siglo XV y principios del XVI.

Tilbury Ruffle
Diseño de Nabil Nayal y una página del Discurso de Tilbury: Harley MS 6798

El manuscrito que inspiró muchos de los trajes fue Harley MS 6798. En él aparece el Discurso de Isabel I de Inglaterra a sus tropas en Tilbury (1588) antes de la derrota de la Armada Española:

“Se que soy dueña de un débil y frágil cuerpo de mujer, pero tengo el corazón y el estómago de un rey, más aún, de un rey de Inglaterra, y considero con esquiva repugnancia el que Parma o España, o cualquier soberano de Europa, se atreva a invadir las fronteras de mi reino; lo cual, si sucediera, antes que una mancha caiga sobre mi honor por mi culpa, yo misma empuñaré las armas, ya misma seré su caudillo y su juez, y sabré recompensar sus virtudes en el campo de batalla”.

Nayal ha dicho que usó este manuscrito repetidamente en su colección porque “era muy importante para mí recordar a la gente este discurso. Es el momento en que se revela como una mujer fuerte y desafiante que va a superar los obstáculos a los que se enfrenta”.

Funeral coat

Isabel I se mantuvo en muy buena salud hasta la vejez, pero incluso la más poderosa de las reinas tuvo que lidiar con la mortalidad. Deprimida tras la muerte de su prima segunda y jefa de la cámara privada, Katherine Howard, condesa de Nottingham, Elizabeth dejó de comer y perdió la capacidad de hablar. Murió en la madrugada del 24 de marzo de 1603 en el Richmond Palace de Surrey. Su funeral tuvo lugar en la Abadía de Westminster el 28 de abril.

La colección de Nayal incluía un abrigo inspirado en los dibujos de la elaborada procesión funeraria de Isabel I, (Add MS 35324). El abrigo contiene la parte del manuscrito que representa el ataúd de Isabel envuelto en terciopelo púrpura, llevado por seis caballeros y rodeado por doce barones, que portaban pancartas con su linaje. Sobre el ataúd está su efigie funeraria, construida de cera, madera y paja, que a su vez estaba basada en su máscara mortuoria. Llevaba su toga parlamentaria, con una corona en la cabeza y un cetro en la mano. Podemos obtener una idea de cómo era esa efigie de otras fuentes. Entre 1605 y 1607 su sucesor, Jaime I, empleó al francés Maximiliano Colt para construir una tumba y una efigie a un precio de 965 libras esterlinas. La efigie de mármol blanco se basaba en su efigie funeraria, que sobrevivió hasta mediados del siglo XVIII, cuando se hizo una reconstrucción (que aún se encuentra en la Abadía de Westminster). El corsé original que llevaba la efigie también sobrevive, y probablemente fue uno de los que llevó la reina en vida.


Para los que quieran profundizar en este tema, la Biblioteca Británica ha lanzado un nuevo recurso web sobre moda. En colaboración con el British Fashion Council y el Council of Colleges, esperan animar a los estudiantes de diseño a utilizar sus colecciones únicas.  Fashion web resource.

FUENTE: British Library Blog

 

 

Más de cien manuscritos para estudiosos de la paleografía

El Archivo Municipal de Toledo ha dado a conocer más de un centenar de manuscritos que abarcan desde la Edad Media hasta el siglo XX. 

 Consultar AQUI.

Real provisión de Alfonso XI / Laminario del Archivo Municipal de Toledo
“Don Alffonso, por la graçia de Dios, Rey de Castiella, de Toledo, de
Leon, de Gallizia, de Sevilla, / de Córdova, de Murçia, de Iahén, del
Algarbe, e Sennor de Molina, a los alcalldes e al alguazil de Toledo
que / agora ý sson o sserán daquí daquí [sic] adelante o a
qualesquier de vos que esta nuestra carta ffuere mostrada, / salut
e graçia. Sepades que nos ffizieron entender que en algunas de las
calles de ý de To[ledo] / e çerca de los nuestros muros [d]ende
que echarían cada unos de los vezinos donde el estierco [a]ssí
/ que por esta rrazón que por [roto] gran peligro en los dichos
muros e gran danno a la dicha / villa. Et ssomos maravillado de vos
en conssentir tal cosa commo esta”. Real provisión de Alfonso XI 
Desde un privilegio rodado –documento de la corte medieval tardía, que data del año 1.289– de Sancho IV, confirmando el de Alfonso X de 26 de enero de 1259, por el que exime del pago del derecho de moneda a los caballeros, dueñas, escuderos, hijosdalgo y caballeros mozárabes que morasen en la ciudad de Toledo, hasta una carta autógrafa del dramaturgo Jacinto Benavente dirigida al historiador de arte Guillermo Téllez González -en 1.940- excusándose por no haberle contestado antes y prometiéndole el envío de alguna obra dedicada. Son solo el más antiguo y el más actual del centenar de manuscritos que componen el nuevo laminario de documentos que el Archivo Municipal de Toledo ha incorporado a su página web.

Este nuevo recurso para estudiosos de la paleografía o simplemente para curiosos, abarca un buen número de documentos, expedientes o incluso un libro que han sido digitalizados, transcritos y, además, cuentan con una descripción en la que se detalla el autor y el destinatario, el tipo de letra, el volumen, el soporte o datos sobre su estado de conservación, entre otras informaciones.

Todos ellos se pueden consultar y descargar en el  enlace del Archivo Municipal de Toledo: AQUI.  El director del Archivo Municipal, Mariano García Ruipérez, considera que este nuevo recurso tiene especial interés para los futuros archiveros y estudiantes universitarios, así como cualquier persona interesada en utilizar textos manuscritos redactados en diferentes tipos de escritura y en distintas épocas.

Junto al propio García Ruipérez, la descripción y transcripción de estos documentos ha sido realizada por María Prado Sánchez Olivares, con ayuda de María García Jimeno y Sergio Martín Conde, alumnos de Master de Patrimonio Histórico en las universidades Complutense y de Castilla-La Mancha. En el proceso también ha participado Juan Carlos Galende Díaz, profesor de la Complutense.

García Ruipérez explica que la transcripción completa de algún documento suele realizarse cuando forma parte de una publicación facsimilar específica o de una exposición. “No es nada habitual la transcripción sistemática, y ni siquiera selectiva, de un conjunto de documentos de distintas épocas con una finalidad didáctica. Y esto es lo que hemos afrontado en este apartado de la web del Archivo Municipal de Toledo”, resalta sobre esta labor.

Alfonso XI pedía no echar estiercol junto a los muros de Toledo

Como decíamos, el más antiguo data del año 1.289, el privilegio rodado de Sancho IV que se conserva en un pergamino que fue restaurado en el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) en 2005-2006. El siguiente no tiene desperdicio, una Real Provisión -de 1.340- de Alfonso XI por la que manda a los alcaldes y al alguacil de Toledo que no se eche el estiércol en las calles ni junto a los muros de la ciudad de Toledo.

Albalá de los Reyes Católicos de 1.490 / Laminario del Archivo Municipal de Toledo
Parte de la transcripción realizada del albalá de los Reyes Católicos en 1.490
“Nos el Rey e la Reyna. Por quanto por parte del rregimiento de la
muy noble e muy leal çibdat de Toledo nos fue fecha rrelaçión que, al
tienpo que el rregimiento de la dicha çibdat / fue creado, fue puesto
de quitaçión e salario a cada uno de los rregidores della dos mill
maravedís”

Biblioteca Digital de Manuscritos Medievales (DLMM)

Digital Library of Medieval manuscripts

La Biblioteca Digital de Manuscritos Medievales (Digital Library of Medieval Manuscripts DLMM) ha presentado recientemente en un video su nueva plataforma a través de la cual está fomentando nuevos tipos de investigación sobre la literatura, el arte y la historia de la Francia de los siglos XIV y XV a través de una nueva tecnología. VER VIDEO

 

Esta presentación se centrará en los resultados académicos posibilitados por esa tecnología, mostrando cómo han establecido un puente entre la tecnología y las necesidades de la investigación para promover los objetivos de la comunidad de usuarios.

DESCARGAR PRESENTACIÓN EN PDF

 

Norse World : base de datos para la literatura medieval

Norse World Map [image] | EurekAlert! Science News

Norse World es una nueva base de datos que facilitará a los investigadores el estudio de las distintas percepciones del mundo que rodea a la literatura escandinava medieval.

La nueva herramienta es un recurso digital dirigido a investigadores en campos como la historia y la filología de la lengua, la literatura comparada, los estudios de manuscritos y las humanidades digitales.

Norse World estará disponible gratuitamente para los investigadores y el público en general el 7 de noviembre.

Las humanidades espaciales y la cartografía conceptual son campos en crecimiento dentro de las humanidades digitales, pero el estudio del pensamiento en la Escandinavia medieval y su desarrollo como área de investigación se ven obstaculizados por la falta de información sobre topónimos y otras referencias espaciales en los textos literarios.

La literatura medieval escandinava es una mina de información sobre cómo se visualizaban las tierras extranjeras en la Edad Media: ¿Sobre qué lugares se escribieron y dónde? ¿Son algunos lugares más populares en ciertos tipos de texto o en ciertos momentos? ¿Cómo se vinculan los topónimos con los diferentes textos? ¿Existe un concepto compartido de espacialidad? ¿Cómo se relaciona el espacio con el género?

“Cualquier investigación que tenga como objetivo descubrir lo que los escandinavos premodernos entendían sobre lugares en el extranjero requiere como mínimo un índice de nombres de lugares extranjeros en la literatura sueca y danesa de la Edad Media. Sin embargo, hasta la fecha no existe un índice de este tipo. Con la publicación de Norse World, se está poniendo a disposición por primera vez una herramienta importante que hace posible por primera vez la investigación sobre la percepción del mundo entre los suecos y daneses premodernos”, dice Alexandra Petrulevich, investigadora del Departamento de Lenguas Escandinavas de la Universidad de Uppsala.

La nueva herramienta consta de tres componentes principales:

  • Una base de datos MySQL a medida, Norse World,
  • Un mapa interactivo,
  • Y una aplicación back-end independiente que permite el acceso a la base de datos cuando los usuarios buscan el recurso cartográfico.

Los tres componentes utilizan código abierto, lo que permite su integración en grandes clusters de infraestructuras. La herramienta es una primicia científica y técnica sin equivalente en lo que se ha hecho anteriormente en filología y lingüística.


El recurso digital Norse World es el resultado del proyecto de infraestructura The Norse perception of the world / Fornnordisk omvärldsuppfattning (IN16-0093:1) financiado por el Riksbankens Jubileumsfond (2017-2020).

FUENTE: https://www.eurekalert.org/multimedia/pub/184885.php