Los documentos más antiguos de Bernardo de Brihuega

Bernardo de Brihuega fue un clérigo del siglo XIII y poco se conoce sobre su biografía salvo que que fue uno de los pocos colaboradores de Alfonso X El Sabio, cuya vinculación se puede probar. Su obra más importante fue la Vitae Patrum, una compilación de vidas de santos escrita en latín y realizada por encargo expreso de su maestro.

La tradición vernácula de la obra de Bernardo de Brihuega: noticia de un nuevo hallazgo – TextoR

En el Archivo Histórico Provincial de Ourense se acaba de identificar un bifolio y una hoja suelta de la obra hagiográfica de Bernardo de Brihuega que, según los investigadores, componen uno de los fragmentos en castellano de Vidas y pasiones de los apóstoles, de finales del siglo XIII o comienzos del XIV y que constituyen el testimonio más antiguo conservado de esta obra, de la que solo se conocían algunas copias tardías.

La traducción de Vidas y pasiones de los apóstoles al castellano, realizada por el propio Bernardo de Brihuega, además de circular en forma de obra independiente, como demuestra el fragmento del archivo ourensano, fue empleada como fuente principal para la composición de algunas de las secciones de  la General Estoria, el libro de carácter histórico escrito a partir de 1270 por Alfonso X el Sabio y sus colaboradores de la Escuela de Traductores de Toledo. [CONSULTAR AQUI 2ª parte, cap. cdxx-cdxxii; incompleto]

La colección hagiográfica de Bernardo de Brihuega estaba compuesta por cinco libros sobre la historia de la salvación y de sus protagonistas a partir del Nuevo Testamento: Jesús y Santa María (libro I), Vidas y pasiones de los apóstoles (libro II) al que pertenecen los manuscritos hallados, Pasiones de los mártires (libro III), Vidas de los confesores (libro IV) y Vidas de las vírgenes (libro V).

Los documentos tienen el valor añadido de pertenecer a un códice hagiográfico muy cuidado, seguramente de procedencia real, en el que se pudo haber copiado la traducción castellana íntegra del Libro II. Concretamente los fragmentos se corresponden con varios capítulos sobre Santo Tomás, San Marcos y San Andrés.

Su hallazgo ha sido fruto de varias casualidades. Aunque estos documentos fueron atribuidos en su día por Antonio Odriozola a Alfonso X el Sabio, el equipo del Archivo Histórico Provincial de Ourense, dirigido por Pablo Ferro, dudaba de este dato. Por eso los puso en manos del investigador Ricardo Pichel, de la Universidad de Alcalá, quien actualmente está preparando una edición y estudio completo del manuscrito de Alfonso X General Estoria. Fue él quien los identificó con la obra de Bernardo de Brihuega y afinó su datación entre los siglos XIII y XIV. «Pese al importante deterioro de los dos fragmentos, especialmente la hoja suelta y la cara externa del bifolio, se ha podido completar la transcripción paleográfica del texto, así como la reconstrucción de las zonas más dañadas por rotura del soporte», explica Ricardo Pichel.

El documento de Brihuega pertenece a un códice cuyo paradero se desconoce

RICARDO PICHEL: BIOGRAFÍA Y OBRAS

Próximamente, relata en un blog creado para contar el descubrimiento, se publicará la descripción y edición de los fragmentos, confrontados con los testimonios castellanos y portugueses. «Nos encontramos, en definitiva, ante el más antiguo testimonio conocido hasta la fecha de la obra de Bernardo de Brihuega, en este caso de las Vidas y pasiones de los apóstoles, cuya edición y estudio nos permitirá avanzar un poco más en el conocimiento de la fisonomía textual originaria de la obra en romance de Bernardo de Brihuega, así como en el de su relación con las traducciones portuguesas y su recepción y circulación en el occidente peninsular», explica.


FUENTE: La Voz de Galicia -- TextoR
Anuncios