La huella de Torres Villarroel en la Biblioteca Universitaria

margarita becedas - Buscar con Google

La relación de Torres Villarroel con la Universidad de Salamanca, su intento fallido de creación de una escuela de enseñanza práctica, la Academia matemática, a la imagen de otras ya existentes como la Academia de Guardias Marinas de Cádiz o la Militar de Barcelona y su relación con la Biblioteca de la Universidad de Salamanca son algunos de los temas que Margarita Becedas, directora de la Biblioteca General Histórica, ha recogido en su discurso de entrada en el Centro de Estudios Salmantinos.

DESCARGAR DISCURSO

Acceder a la noticia – Ver en catálogo

Torres Villarroel. De ‘libros redondos y gordos’ y otras historias

El Aula Salinas, de la Universidad de Salamanca, ha acogido este lunes, 10 de junio, el acto en el que Margarita Becedas González ha pronunciado el discurso de ingreso en el Centro de Estudios Salmantinos. De libros redondos y gordos y otras historias es el título de la conferencia pronunciada por la directora de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca.

Le ha respondido, en nombre del CES, el miembro numerario del mismo y exrector de la Universidad de Salamanca, Enrique Battaner Arias, mientras que la presentación ha corrido a cargo de la presidenta de la institución cultural, María Jesús Mancho Duque.

Gran conocedora de la figura de Torres Villarroel del que le atrajo en un primer momento su “prosa inteligente, juguetona y a veces sabiniana (por Joaquín Sabina)”, resaltó con brillantez su valía como divulgador científico, oscurecida por su fama como adivino, astrólogo y Piscator salamantino, quien llevaba años escribiendo cuando empezó a expandirse la Ilustración; empezó como autor en 1718 y en 1752 apareció la primera edición de sus obras completas.

En su intervención ha abordado la relación que el escritor y catedrático de Matemáticas Diego de Torres Villarroel (Salamanca, 1694-1770) trabó con la Biblioteca Universitaria de Salamanca a lo largo de su vida, así como el recuerdo que aún se guarda de él en la actual Biblioteca General Histórica.

Para ello, primero ha repasado las noticias que nos han llegado de la presencia de la Biblioteca en la actividad universitaria de Torres Villarroel como estudiante, como profesor y, sobre todo, como miembro de la Junta de Librería entre 1752 y 1770, cuando la biblioteca nada se parecía a la actual y adquirió las primeras esferas celestes y terrestres de la Biblioteca o «libros redondos y gordos». Por aquel entonces las estanterías de la biblioteca no estaban repletas de libros, no existían las cartelas ni las amenazas de excomunión tan características; tampoco existía la sala de manuscritos e incunables ni estaba allí, evidentemente, el arca de cinco llaves que fue trasladada en 1776.

De manera amena nos adentró en el proyecto que durante años atormentó a Diego Torres durante cuatro años al intentar poner en marcha, junto con su sobrino Isidoro Ortiz, una Academia para la práctica de las Matemáticas vinculada a la Universidad “con el apoyo práctico de globos celestes y terráqueos” para resolver los principales problemas de la Geometría y de la Astronomía.

esferas

En segundo lugar, ha analizado la llamada «Biblioteca de Torres Villarroel», que se encontraba en el domicilio de los últimos miembros de la familia, los Ortiz-Gallardo, y que fue adquirida por la Universidad de Salamanca en 1979, pese a que gran parte del fondo no se correspondía con libros que hubiese tenido Torres como propios (al comprobarse que su fecha era posterior a su fallecimiento en 1770) ni fuesen parte de su obra.

Por último, Margarita Becedas ha dado a conocer la colección que se conserva en la Biblioteca General Histórica de las obras que publicó en vida. Torres Villarroel, cuya imagen tradicional, un tanto folclórica y hasta esotérica, siempre oscureció sus méritos literarios y científicos, se revela como un personaje notable, un hombre inquieto de prosa aguda e inteligente, con una admirable capacidad para la divulgación, cuya contribución a la historia de la biblioteca es muy significativa.

CES - Centro de Estudios Salmantinos

Como viene siendo habitual, el Centro de Estudios Salmantinos edita, en su Serie Minor, este discurso de ingreso.


VER EN CATÁLOGO DE LA USAL

 Margarita Becedas Gónzalez, licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca, pertenece al Cuerpo Facultativo de Bibliotecarios del Estado. Ha sido directora de los sistemas bibliotecarios de las universidades de Valladolid y Salamanca y desde 1998 es directora de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca.

Ha formado parte del Patronato de la Biblioteca Nacional de España y de la Junta directiva de la Asociación Española de Bibliografía. En la actualidad, pertenece al Grupo de Patrimonio de la Red de Bibliotecas Universitarias Españolas (REBIUN) y al Consejo de Archivos, Bibliotecas y Centros Museísticos de Castilla y León.

Es autora de medio centenar de publicaciones, centradas sobre todo en el libro antiguo, las bibliotecas históricas y la gestión de bibliotecas.