Sacar patrimonio histórico de España

El manuscrito 'Producciones y aves marítimas...', de Antonio de Recondo, en una sala de la Biblioteca Nacional.

Artículo de El País (23/10/2018). Javier Galán

Los permisos para la salida definitiva de bienes del patrimonio histórico fuera de España se han incrementado año a año desde 2012. Entre ese ejercicio y 2017, el Ministerio de Cultura tramitó un 59% más autorizaciones de exportación, desde casi 1.300 hasta más de 2.000. Estos permisos son obligatorios para que determinados objetos de interés artístico o histórico puedan traspasar la frontera. Esos 2.000 expedientes de salida incluyen 8.405 obras de todo tipo: pintura, escultura, tapices o manuscritos, que tengan relación con la historia de España. 

Lista completa de exportaciones denegadas desde 2012 a 2017

En el inventario aparecen atlas casi únicos en el mundo, pero también un techo de madera pintado o el primer libro de natación publicado en España, en 1840. El Ministerio de Cultura suele esgrimir para denegar una exportación que la obra sea singular o que no abunden ejemplares similares en las colecciones de arte españolas.

Para estudiar las peticiones, Cultura se vale de un organismo consultivo, la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico. Sus 22 integrantes, con la ayuda de expertos en cada materia, se reúnen 11 veces al año para estudiar las descripciones y valoraciones recibidas de los propietarios y proponer al Ministerio en qué casos hay que permitir la salida de las obras y en cuáles no.

“La normativa no ofrece un criterio objetivo, pero se recurre a la opinión cualificada de expertos específicos”, ilustra Mónica García-Perrote, abogada especializada en el mercado del arte del bufete Cuatrecasas. “La ley que rige es antigua, de 1985, y resulta vaga. A veces, incluso para los expertos en derecho del arte, es complicado determinar qué es patrimonio histórico español”. Sin embargo, en su opinión, las decisiones de la Junta suelen resultar “bien razonadas”. (Ley 16/1985,de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español)

En el momento de pedir el permiso de exportación, el propietario tiene que indicar en el formulario una estimación de su valor. Este precio es considerado una “oferta de venta irrevocable en favor de la Administración”: si le interesa, el Estado puede comprarlo directamente pagando ese precio. El presupuesto para comprar obra ronda los cuatro millones de euros anuales, informan fuentes de la Junta de Calificación.

Resultado de imagen de Antonio de Recondo
Manuscrito ‘Producciones y aves marítimas…’, de Antonio de Recondo (1773)

Por esa vía han pasado a las colecciones públicas algunos bienes singulares que pretendía vender en el extranjero. Así ocurrió con un manuscrito de 1773 con 32 acuarelas de aves y vida marina de Mallorca, obra de Antonio de Recondo. Sus antiguas propietarias, dueñas de una librería en Madrid, siempre se preguntaron cómo acabó en la colección de Henry Bradley Martin, un rico ornitólogo estadounidense. “En la subasta de su biblioteca lo adquirió un galerista estadounidense. Mi padre se lo compró a él en los noventa”, cuenta por teléfono Alicia Bardón. En 2013 le rechazaron una petición para exhibirlo en una feria de libros antiguos en Nueva York. “Me fue denegada y volví a pedirla en 2016. Me comentaron que lo comprarían cuando hubiese presupuesto”, explica. La Biblioteca Nacional lo adquirió finalmente el pasado diciembre por 40.000 euros. (VER NOTICIA)


CÓMO CONTROLA EL ESTADO LA SALIDA DE ARTE Y PATRIMONIO DE ESPAÑA

Los propietarios de los objetos del patrimonio histórico español que los quieren vender o trasladar al extranjero presentan ante el Ministerio un formulario por el que piden el permiso de exportación, incluyendo la descripción, destino y valoración económica. El Ministerio puede aceptar o rechazar la petición, para lo que se vale de la Junta de Calificación, Valoración y Evaluación, un órgano consultivo formado por 22 miembros que analiza las solicitudes. Se reúne en pleno 11 veces al año en unas reuniones que suelen durar unas cinco horas.

Si el Estado considera que los bienes deben quedarse en España por su especial interés, deniega el permiso y, por lo tanto, su salida del territorio. En el periodo entre 2012 y 2017, la administración denegó la exportación de algún bien en cerca de 350 expedientes. Cada uno de estos puede incluir desde un solo bien artístico o histórico hasta 99, como ocurre con los lotes de las subastas. Cuando una solicitud se deniega, se informa a la comunidad autónoma en la que se encuentra por si consideran otorgarle una protección pública especial al bien, por ejemplo, declararlo Bien de Interés Cultural. Sobre los objetos de excepcional importancia se adopta una medida cautelar de inexportabilidad mientras se estudia el caso, como ocurrió con 13 obras en 2017.

No todas las exportaciones, sin embargo, buscan la venta. Además de las salidas definitivas, la exportación de bienes culturales puede realizarse de forma temporal (485 en 2017), como cuando se quieren trasladar los bienes para exposiciones internacionales o para su restauración. También se puede solicitar una exportación temporal con posibilidad de venta (999 en 2017). Esta es la fórmula que se suele utilizar cuando la venta no es segura, pero se quiere mostrar a potenciales compradores. Si se incumple el requisito del permiso que rige para obras de determinada antigüedad (100 o 50 años, dependiendo del destino final, dentro o fuera de la UE) o calificación, la exportación podría considerarse ilícita y el propietario se expone a perder la propiedad del bien en favor del Estado.

Anuncios

El patrimonio cultural como motor de la innovación

La Comisión Europea (CE) reivindicó ayer (20 de marzo de 2018) el papel del patrimonio cultural como motor de innovación y vector de integración europea, en una conferencia de alto nivel para impulsar el valor de la herencia material, inmaterial, natural y digital como herramienta de futuro en la Unión Europea (UE).

“Cuando más entremos en un mundo digital, más importante serán las humanidades porque puedes digitalizarlo casi todo, pero no la experiencia, las humanidades”, por lo que “no se puede innovar sin ciencias sociales”, declaró en la apertura de la cita el comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas.

Resultado de imagen de Carlos Moedas
Carlos Moedas, comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación. 

El eurocomisario distinguió en su intervención entre el “significado pasivo del patrimonio cultural”, como aquel que se corresponde con “visitar un lugar, preservarlo y protegerlo”, y el “significado activo”, que radica en “usar, como fuente de innovación, sus elementos tangibles o intangibles como motor de innovación”.

La jornada, que se celebró en el Museo del Cincuentenario de Bruselas y congregó a representantes del mundo académico, la innovación y la política, forma parte de las actividades programadas dentro del Año Europeo del Patrimonio Cultural para comprometer activamente a la ciudadanía de la UE, y especialmente los jóvenes, con el conocimiento heredado de la historia del continente.

Empleo directo para más de 300.000 personas en la UE

El comisario de Investigación, Ciencia e Innovación añadió que el patrimonio cultural funciona como “un significativo contribuyente” a la economía europea y tiene potencial para generar trabajo y crecimiento. Se trata de un sector que emplea directamente a más de 300.000 personas en la UE -y a un total de 7,8 millones de forma indirecta a través del turismo, la interpretación o la seguridad- y que cuenta con 453 lugares protegidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El eurocomisario de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, Tibor Navracsics, abogó por fomentar la cooperación entre distintos enclaves históricos y comparar su gestión entre sí para extraer las mejores prácticas de cada uno a través de “un sistema más interactivo de fondos europeos” que genere “ciudades creativas, vidas creativas y ambientes creativos”.

Navracsics subrayó que “depende de los Estados miembros (decidir) cómo utilizar el patrimonio cultural como recurso”, pero enfatizó que le corresponde a “las comunidades locales” localizar sus tesoros culturales, redescubrirlos y gestionarlos “para el beneficio de su propio futuro”.

Más acceso al Patrimonio gracias a la tecnología

Por su parte, la eurocomisaria europea de Economía y Sociedad Digital, Mariya Gabriel, indicó que “las innovaciones tecnológicas y digitales tienen un potencial único porque facilitan el acceso a nuestro patrimonio de una manera que nunca se ha logrado en nuestra historia”. Y se refirió, en particular, a la plataforma en línea Europeana, una plataforma que alberga en internet información sobre 51,3 millones obras de arte, artefactos, libros, vídeos y sonidos de toda la UE que, más allá de existir como una simple “bóveda digital”, funciona como“un canal y una puerta abierta a nuestro pasado, presente y futuro”.

El encuentro tuvo lugar tras la publicación este mismo mes de marzo por la Comisión Europea de un estudio que establece que el patrimonio cultural se encuentra en un “período decisivo” caracterizado por “la expansión de la noción de patrimonio cultural” y que este puede contribuir a crear una sociedad “más tolerante, democrática y participativa”.

Programa Memoria del Mundo (MoW)

Creado en 1992, el Programa Memoria del Mundo (MoW, por el acróstico en inglés) es una iniciativa de la UNESCO destinada a preservar el patrimonio documental del mundo –albergado en bibliotecas, archivos y museos-  como símbolo de la memoria colectiva de la humanidad. Este patrimonio refleja la diversidad de los pueblos, las culturas y los idiomas, pertenece a todos y debe ser plenamente preservado, protegido y accesible en forma permanente y sin obstáculos.

El Registro de la Memoria del Mundo es una lista del patrimonio documental que ha sido aprobado por el Comité Consultivo Internacional y ratificado por el Director General de la UNESCO como elemento que cumple los criterios de selección del patrimonio documental considerado de importancia mundial.

INICIOS: 

La UNESCO creó el Programa Memoria del Mundo en 1992 tras la destrucción de la Biblioteca Nacional de Sarajevo con el fin de ofrecer una protección especial a los testimonios documentales más significativos en la Historia de la humanidad. La conciencia creciente del lamentable estado de conservación del patrimonio documental y del deficiente acceso a éste en distintas partes del mundo fue lo que le dio el impulso original. La guerra y los disturbios sociales, más una grave falta de recursos, han empeorado problemas que existen desde hace siglos.

Importantes colecciones en todo el mundo han sufrido distintas suertes. El saqueo y la dispersión, el comercio ilícito, la destrucción, así como el almacenamiento y la financiación inadecuados han contribuido a esta situación. Gran parte del patrimonio documental ha desaparecido para siempre y otra parte importante está en peligro. Afortunadamente, algunas veces se descubren elementos de él que se daban por desaparecidos.

En 1993 se reunió por primera vez en Pultusk (Polonia) el Comité Consultivo Internacional (CCI), que preparó un Plan de Acción que definía la función de la UNESCO como coordinador y catalizador para sensibilizar a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las fundaciones, y fomentar la creación de asociaciones con miras a la ejecución de los proyectos. Se crearon sendos Subcomités Técnico y Comercial. Se inició la preparación de directrices generales para el Programa a través de un contrato con la IFLA (Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas), así como la elaboración por la IFLA y el CIA (Consejo Internacional de Archivos) de listas de colecciones de bibliotecas y de fondos de archivos que hubiesen sufrido daños irreparables. Por medio de sus Comisiones Nacionales, la UNESCO preparó una lista de las bibliotecas y los fondos de archivo en peligro y una lista mundial del patrimonio cinematográfico de distintos países.

Entre tanto, se inició una serie de proyectos piloto que recurren a la tecnología moderna para reproducir en otros soportes el material original del patrimonio documental (por ejemplo, un CD-ROM de la Crónica de Radziwil del siglo XIII, que expone los orígenes de los pueblos de Europa, y una Memoria de Iberoamérica, un proyecto conjunto de microfilmación de periódicos en el que participan siete países latinoamericanos). Estos proyectos han mejorado el acceso a este patrimonio documental y han contribuido a su preservación.

Desde entonces, se han celebrado reuniones del CCI cada dos años. Hasta la fecha, se han creado varios comités nacionales de la Memoria del Mundo en todo el mundo.

El Registro “Memoria del Mundo”, que, en cierto modo es el aspecto del Programa más visible para el público, se basa en las Directrices de 1995 y se ha ampliado a través de las inscripciones aprobadas por las sucesivas reuniones del CCI.

Digitalización y accesibilidad en línea del material cultural y preservación digital. Informe de situación 2011-2013

36508875803_86e9c2b52a_b_d

Implementation of Commission Recommendation on the digitisation and online accessibility of cultural material and digital preservation Progress report 2011-2013. Working document. September 2014. Brussels, European Commision, 2014. Texto completo

Este informe analiza y evalúa los progresos generales logrados en la Unión Europea en la aplicación de la Recomendación de la Comisión de 27 de octubre de 2011 sobre la digitalización y la accesibilidad en línea del material cultural y la preservación digital (2011/711 / EU), 10 de mayo de 2012. La Comisión presentó un primer informe en 2008 con su Comunicación Europe’s cultural heritage at the click of a mouse (C0M / 2008/0513) y un segundo informe en 2010, en relación con la aplicación de la Recomendación (2006/585 / CE6) sobre el mismo tema.

Digitalización, accesibilidad en línea y conservación digital del material cultural.

Resultado de imagen de Digitisation, online accessibility and digital preservation

Cultural heritage. Digitisation, online accessibility and digital preservation.  REPORT on the Implementation of Commission Recommendation 2011/711/EU
2013-2015. Texto completo

En 2011, la Comisión Europea recomendó a los Estados miembros un conjunto actualizado de medidas para la digitalización y puesta en línea del patrimonio cultural y para la preservación digital, a fin de garantizar que Europa mantenga su lugar como protagonista internacional de referencia en el ámbito de la cultura y el contenido creativo.

Estas medidas incluyen la planificación y el seguimiento de las acciones para la digitalización, la fijación de objetivos cuantitativos claros, la ampliación de las condiciones de financiación y reutilización mediante asociaciones público-privadas y fondos estructurales, la puesta en común de los esfuerzos de digitalización y el acceso al material de dominio público digitalizado, la digitalización a gran escala, la accesibilidad transfronteriza de las obras fuera del comercio y la preservación a largo plazo del material cultural digital y del contenido web.

Este informe sobre la digitalización, la accesibilidad en línea y la conservación digital del material cultural examina y evalúa los progresos generales logrados en la Unión Europea en la aplicación de la Recomendación de la Comisión de 27 de octubre de 2011 sobre digitalización y accesibilidad en línea de material cultural y preservación digital (2011/711 / UE), así como las correspondientes Conclusiones del Consejo de 10 de mayo de 2012.

Anexo: Digitalización y accesibilidad en línea del material cultural y preservación digital. Informe de situación 2011-2013

Patrimonio Cultural en Asia Oriental

cover2

Matsuda A. & Mengoni L. 2016. Reconsidering Cultural Heritage in East Asia. London: Ubiquity Press. DOI: https://doi.org/10.5334/baz

Texto completo: ePub / Mobi / PDF / Comprar impreso (bajo demanda)

El concepto de “patrimonio cultural” está adquirido cada vez más importancia en la cultura, la política y las sociedades. Sin embargo, a pesar de una serie de proyectos de investigación en este campo, demuestran nuestra comprensión de cómo el pasado y sus expresiones materiales se han percibido, conceptualizado y experimentado una mayor concienciación, y cómo estos puntos de vista afectan las prácticas locales contemporáneas y nociones de identidad , particularmente en un período de rápido desarrollo económico y creciente globalización, sigue estando muy poco claro.

La preocupación por el patrimonio cultural -expresada en el rápido crecimiento de los museos nacionales y privados, la expansión del mercado de antigüedades, la revitalización de las tradiciones locales, la atención al patrimonio cultural inmaterial y el desarrollo del turismo cultural- afecta directa o indirectamente las políticas nacionales y las relaciones internacionales. Una investigación de cómo se ha construido y se sigue construyendo el concepto de “patrimonio cultural”, sobre la base de varios estudios de casos tomados de China, Japón y Corea, resulta muy oportuna y valiosa.

Fuente: www.universoabierto.org

Preservación del patrimonio cultural

36897781731_728d1007db_d

Preservación del patrimonio cultural: Guía de la IFLA. [e-Book] The Hague, IFLA, 2017.

Texto completo

Inglés

Las obras documentales en todos sus formatos, incluyendo las obras digitales, son una parte fundamental de nuestro patrimonio cultural. Preservar, proteger y trabajar con las mismas para que las generaciones futuras tengan acceso a ellos constituye la base de la tarea de las bibliotecas a nivel mundial.
Con el propósito de apoyar la tarea fundamental que realizan las bibliotecas para proteger el patrimonio cultural, recientemente la IFLA ha publicado una declaración resaltando este tema. Esta declaración apoya el objetivo 11.4 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas que convoca a los estados miembro a fortalecer los esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo.

La IFLA posee una extensa Red global de Preservación y Conservación liderada por sus Centros de Preservación y Conservación (PAC) . En la actualidad existen 16 Centros PAC ubicados geográficamente desde Australia hasta Japón, pasando por Kazajistán, Camerún o Chile. Los Centros PAC son ante todo centros con experiencia a nivel global que asisten a toda la comunidad internacional dedicada a la preservación para encontrar respuestas a sus preguntas, fomentar normas de preservación, conservación y prácticas recomendables, brindar capacitaciones, así como también asesorar a la IFLA y a la toda comunidad con patrimonio cultural sobre temas relacionados con la preservación y conservación.