Miguel Delibes digitalizado

Desde el  mes de abril de 2016, toda la vida de literatura y de periodismo de Miguel Delibes se puede visitar virtualmente gracias a la digitalización de su archivo personal: toda una vida, 59 cajas físicas, reunidas y comprimidas en los 2,2 terabytes de un disco duro.

Archivo Miguel Delibes
Acceso al fondo documental

Ha costado dos años de trabajo la identificación, organización y digitalización del archivo de Miguel Delibes, que por fin ha concluido. A partir del 4 de mayo, gran parte de sus papeles personales y de trabajo –14.352 documentos entre manuscritos, correspondencia, artículos, fotografías, etc.– están en régimen de libre acceso. Aunque hay otra parte que necesita de permiso previo para ser consultada.

“Podemos seguir los pasos de su proceso creativo, como sucede, por ejemplo, con las seis versiones que hizo de Señora de rojo sobre fondo gris, o su forma de trabajar con correcciones manuales sobre sus artículos periodísticos ya publicados”, apunta Javier Ortega, director de la Fundación Miguel Delibes y encargado de pilotar este proyecto después de haber trabajado, entre otros organismos, en el Archivo General de Simancas.

Aunque el autor no era un conservador compulsivo, sí era ordenado. El archivo tiene 14.352 documentos que, digitalizados, se convirtieron en 112.579. Entre otros, 36 manuscritos, 1.974 fotografías, 114 negativos, 109 fotolitos, 955 felicitaciones por el premio Cervantes, 1.200 pésames (telegramas, tarjetas…) por la muerte de su esposa Ángeles de Castro, 4.772 cartas, 68 casetes y 46 vídeos. Son 162 unidades de instalación con los soportes de papel, fotografía, negativos, diapositivas, cintas de casete y vídeo, y CD/DVD. Estos documentos, que componen el Archivo Miguel Delibes, se encontraban depositados en las distintas residencias del famoso escritor (Valladolid, Sedano, El Montico).

En relación con el idioma del material, encontramos tantos como a lenguas han sido traducidas las obras de Miguel Delibes. Así podemos encontrar: alemán, checo, español, francés, húngaro, inglés británico, italiano, japonés.
Todos los textos se encuentran tanto en escritura manuscrita como mecanografiada.

Fuente: Revista DESIDERATA. Nº 3,Año I, 2016