Documentos sonoros y audiovisuales en Memoria del Mundo.

Bloch, Catherine. Documentos sonoros y audiovisuales en Memoria del Mundo. EN: Rodríguez Reséndiz, Perla Olivia. Creadores de memoria : los archivos sonoros y audiovisuales en México. (pp. 17-31). UNAM, 2021.

DESCARGAR PDF

El Programa Memoria del Mundo (Memory of the World Programme-MOW) nace como una iniciativa internacional coordinada por la Unesco, con el fin de procurar la preservación y el acceso al patrimonio histórico documental de mayor relevancia para los pueblos del mundo y para concientizar a los Estados miembros de la importancia de su conservación.
El objetivo del Programa es proteger y dar a conocer el patrimonio documental de la humanidad.

En el caso de los archivos cinematográficos y audiovisuales, las películas, los archivos de audio y vídeo, discos y disquetes, todos ellos sufren no sólo de la humedad, el calor y la destrucción causada por múltiples variedades de microorganismos, sino también por la obsolescencia técnica y tecnológica de sus soportes que impiden su consulta.

Catherine Bloch es Presidenta del Comité Mexicano de Memoria del Mundo de la UNESCO.

La Bibliotheca Corviniana.

La Biblioteca Corviniana fue una de las mayores bibliotecas del Renacimiento, fundada por Matías I de Hungría, rey de Hungría (1458 – 1490). Patrimonio documental propuesto por Hungría, Belgica, Italia, Alemania, Francia y Austria y recomendado para su inclusión en el Registro de la Memoria del Mundo en 2005.

[ACCEDER AL PROYECTO DE DIGITALIZACIÓN]

Durante el Renacimiento hubo un florecimiento en Europa de las artes y las ciencias, recuperando la pasión y fascinación por el conocimiento de la época clásica, aunque quizá muchos dirán que fue una maniobra de las clases dirigentes para diferenciarse de sus precursores y perpetuarse como grandes mecenas a los ojos de sus súbditos. En cualquier caso, esta nueva situación llevó a la creación de grandes bibliotecas como la fundada por el rey Matías I de Hungría, la Biblioteca Corviniana, una de las más grandes de su época y que, por desgracia, desapareció.

El rey Matías I fue uno de los más poderosos de su época, entre 1458 y 1490, creador de una de las épocas doradas de Hungría. Al igual que otros de sus contemporáneos, el rey decidió construir una notable biblioteca, por lo que mandó a sus estudiosos que comenzaran a coleccionar libros de incalculable valor, allá donde los encontraran.

Se calcula que, tras la muerte del rey (1490), la Biblioteca Corviniana albergaba más de 3.000 códices, que contenían más de 5.000 textos de gran importancia. El material de la Corvina respondía a los criterios científicos más avanzados de la época y a las exigencias de la concepción humanista de la educación. Allí estaban los autores antiguos, griegos y latinos, descubiertos por los humanistas; la Biblia y las obras de los autores eclesiásticos y de los teólogos y eruditos medievales, y también los escritos de los humanistas contemporáneos. Entre los temas predilectos de éstos se contaban la literatura, la historia, la filosofía, la teología, la retórica, la ciencia militar, la medicina, la arquitectura y la astronomía. Los volúmenes estaban escritos en latín, en griego, en árabe y hasta en húngaro.

En su momento, esta biblioteca se convirtió en una de las más grandes de toda Europa, superada solo por la Biblioteca del Vaticano, que en aquella época era imbatible. Eso sí, en algunos temas llegó a ser la primera, como, por ejemplo, en el apartado de textos científicos. Además, sirvió de inspiración para la creación de otras colecciones, como la de los Médici en Florencia.

Por desgracia, tras la muerte del rey Matías se abatió un periodo de luchas y conflictos en Hungría que acabó con la invasión turca del reino en el siglo XVI. La Biblioteca Corviniana fue saqueada y muchos de sus códices reducidos a cenizas. Solo 216 de los miles de libros llegaron a sobrevivir este terrible suceso.

Hoy día, la Biblioteca Nacional de Hungría trabaja digitalizando los libros que se han logrado recuperar, para ponerlos a disposición de todo el mundo a través de Internet. Entre ellos habría que destacar algunos como el Constantine Porphyrogennetos, un testimonio único para conocer los usos y costumbres del Imperio Bizantino.

Actualmente se conocen en todo el mundo 216 volúmenes que pertenecieron a la Corvina, de los cuales sólo 53 permanecen en Hungría. La Biblioteca Nacional de Austria posee 39; otros 49 están en diferentes bibliotecas de Italia, y el resto se reparte entre colecciones francesas (7), alemanas (8) y de Inglaterra, Turquía y los Estados Unidos de América.


FUENTE: Alfredo Álamo y Programa Memoria del Mundo (UNESCO)

Memoria del mundo: entrega de diplomas.

Diploma Memoria del Mundo

El lunes 28 de mayo el Paraninfo de la Universidad de Salamanca acogió la entrega de diplomas acreditativos de la inclusión en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo de la UNESCO a diversas instituciones por su trabajo de conservación y difusión de bienes documentales de incalculable valor.

Diploma Memoria del Mundo UNESCO
Margarita Becedas, directora de la Biblioteca Histórica de la Univ. de Salamanca recogiendo el diploma acreditativo

El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero; la consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Josefa García Cirac; el director de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, Luis Lafuente, y la delegada del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Castilla y León, Mar Siles, entregaron este lunes en el Paraninfo los diplomas acreditativos de la inclusión en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo de la UNESCO a los bienes del Patrimonio Documental Español inscritos en el año 2017.

La distinción ha sido concedida a los Archivos de la Corona de Aragón y Simancas, la Biblioteca Nacional, al Instituto Ramón y Cajal del CSIC, a los propietarios de los archivos de los discípulos del Nobel aragonés, al Códice Calixtino de la Catedral de Santiago de Compostela y otras copias medievales del Liber Sancti Jacobi, entre las que se encuentra la de la Universidad de Salamanca.

Resultado de imagen de codex calixtinus

Con once candidaturas aprobadas por la UNESCO, España forma parte del grupo de países con mayor número de documentos incluidos en este grupo. La inscripción de todos estos documentos en el Registro Internacional de la Memoria del Mundo supone el reconocimiento de su valor excepcional, su significado universal y refrenda la importancia y relevancia internacional del Patrimonio Documental español y el compromiso de las instituciones culturales y administraciones públicas para seguir trabajando en su conservación y difusión internacional.

 

EL CÓDICE CALIXTINO SE INCORPORA AL REGISTRO DE LA MEMORIA DEL MUNDO.

El manuscrito Ms. 2631 conservado en la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca, que contiene una copia del siglo XIV del Códice Calixtino o Liber Sancti Iacobi, ha pasado a formar parte delRegistro de la Memoria del Mundo de la UNESCO”.

Resultado de imagen de codex calixtinus

Basándose en la trascendencia cultural del que ha sido considerado “primer libro europeo”, la candidatura del Códice Calixtino fue formulada por la Xunta de Galicia y ampliada por la Subdirección General de los Archivos Estatales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con la incorporación de todas las copias medievales de esta obra que se conservan en archivos y bibliotecas de la Península Ibérica. Por ello, esta candidatura, con el título “The Codex Calixtinus of Santiago de Compostela Cathedral and other medieval copies of the Liber Sancti Jacobi: The Iberian origins of the Jacobian tradition in Europe” ha contado con el apoyo español y el del país vecino, conscientes de la importancia que tuvieron en la Europa medieval los códices conservados hoy en la Catedral de Santiago de Compostela, el Archivo de la Corona de Aragón, la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, la Biblioteca Nacional de Portugal y la Biblioteca Nacional de España.

La consecución de este reconocimiento internacional implica el cumplimiento de uno de los objetivos de la conmemoración del VIII Centenario de la Universidad, que aspira a lograr reconocimientos nacionales e internacionales para el patrimonio de la Universidad de Salamanca.

EL CÓDICE CALIXTINO. HISTORIA

El Códice Calixtino nació a mediados del siglo XII en la catedral de Santiago de Compostela por iniciativa del obispo Diego Gelmírez. Ideado para hacer de Santiago de Compostela un gran centro de peregrinación y potenciar las rutas jacobeas, está dividido en cinco libros o secciones, que reúnen sermones, himnos, milagros, relatos de la traslación del Apóstol, textos litúrgicos y piezas musicales relacionados con el Apóstol Santiago. El cuarto libro narra el descubrimiento de la tumba por Carlomagno. El quinto es la Guía del peregrino, manual de viaje para los peregrinos que seguían el Camino hacia Santiago de Compostela, con consejos y descripciones de las diversas rutas jacobeas, hospitales, iglesias y ciudades, así como de las costumbres locales.

La copia conservada en la Biblioteca Universitaria de Salamanca fue realizada probablemente en Santiago de Compostela hacia 1325 y perteneció al Colegio Mayor san Bartolomé, en cuyos inventarios aparece ya recogido a partir de 1433. En los primeros años del siglo XIX pasó a la Biblioteca Real, donde se le sustituyó la encuadernación original por la actual de pasta española, y, finalmente, en 1954, fue devuelto a Salamanca. Códice escrito sobre pergamino a dos columnas, resalta en él su decoración, especialmente la gran imagen de Santiago a caballo en el colofón y las dos miniaturas a toda plana: una de ellas a tres niveles, conocida como “el sueño de Carlomagno” y la segunda con el arzobispo Turpin celebrando misa ante monjes arrodillados, mientras las almas de los caballeros muertos en la batalla ascienden al cielo.

MEMORIA DEL MUNDO

Confirmando la importancia y relevancia mundial del patrimonio documental español, la UNESCO ha aceptado este año las tres propuestas de España: así, junto con el Codice Calixtino, pasarán a formar parte del Registro de la Memoria del Mundo el Archivo General de Simancas y el archivo de Santiago Ramón y Cajal.

Nuestro país estaba ya representado en el Registro de la Memoria del Mundo por ocho testimonios de relevancia mundial, propuestos por España en solitario o en colaboración con otros países: las Capitulaciones de Santa Fe, en las que se consignan los acuerdos que Cristóbal Colón suscribió con los Reyes Católicos el 17 de abril de 1492, estableciendo las condiciones del primer viaje que condujo al descubrimiento de América; el Tratado de Tordesillas,de 7 de junio de 1494, que recoge los acuerdos entre los Reyes Católicos y Juan II de Portugal para el reparto de las tierras del Nuevo Mundo;la obra de Fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), que constituye una de las fuentes históricas de mayor renombre del México antiguo; el Llibre del Sindicat Remença (1448), “Libro de la agrupación de campesinos”, que recoge la elección de representantes de los siervos para negociar con la monarquía la abolición de la servidumbre; los Decreta de León de 1188, el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo; los manuscritos medievales iluminados de los Comentarios al Apocalipsis de Beato de Liébana; los materiales relativos a la misión Keicho a Europa, enviada desde el extremo oriental de Asia hacia el mundo occidental, durante la Era de los Descubrimientos; y, finalmente, los Vocabularios de lenguas indígenas del Nuevo Mundo traducidos al español, doce documentos únicos que permiten conocer la lexicografía de 35 lenguas indígenas de América y Asia en el contexto temporal del siglo XVIII.

Programa Memoria del Mundo (MoW)

Creado en 1992, el Programa Memoria del Mundo (MoW, por el acróstico en inglés) es una iniciativa de la UNESCO destinada a preservar el patrimonio documental del mundo –albergado en bibliotecas, archivos y museos-  como símbolo de la memoria colectiva de la humanidad. Este patrimonio refleja la diversidad de los pueblos, las culturas y los idiomas, pertenece a todos y debe ser plenamente preservado, protegido y accesible en forma permanente y sin obstáculos.

El Registro de la Memoria del Mundo es una lista del patrimonio documental que ha sido aprobado por el Comité Consultivo Internacional y ratificado por el Director General de la UNESCO como elemento que cumple los criterios de selección del patrimonio documental considerado de importancia mundial.

INICIOS: 

La UNESCO creó el Programa Memoria del Mundo en 1992 tras la destrucción de la Biblioteca Nacional de Sarajevo con el fin de ofrecer una protección especial a los testimonios documentales más significativos en la Historia de la humanidad. La conciencia creciente del lamentable estado de conservación del patrimonio documental y del deficiente acceso a éste en distintas partes del mundo fue lo que le dio el impulso original. La guerra y los disturbios sociales, más una grave falta de recursos, han empeorado problemas que existen desde hace siglos.

Importantes colecciones en todo el mundo han sufrido distintas suertes. El saqueo y la dispersión, el comercio ilícito, la destrucción, así como el almacenamiento y la financiación inadecuados han contribuido a esta situación. Gran parte del patrimonio documental ha desaparecido para siempre y otra parte importante está en peligro. Afortunadamente, algunas veces se descubren elementos de él que se daban por desaparecidos.

En 1993 se reunió por primera vez en Pultusk (Polonia) el Comité Consultivo Internacional (CCI), que preparó un Plan de Acción que definía la función de la UNESCO como coordinador y catalizador para sensibilizar a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las fundaciones, y fomentar la creación de asociaciones con miras a la ejecución de los proyectos. Se crearon sendos Subcomités Técnico y Comercial. Se inició la preparación de directrices generales para el Programa a través de un contrato con la IFLA (Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas), así como la elaboración por la IFLA y el CIA (Consejo Internacional de Archivos) de listas de colecciones de bibliotecas y de fondos de archivos que hubiesen sufrido daños irreparables. Por medio de sus Comisiones Nacionales, la UNESCO preparó una lista de las bibliotecas y los fondos de archivo en peligro y una lista mundial del patrimonio cinematográfico de distintos países.

Entre tanto, se inició una serie de proyectos piloto que recurren a la tecnología moderna para reproducir en otros soportes el material original del patrimonio documental (por ejemplo, un CD-ROM de la Crónica de Radziwil del siglo XIII, que expone los orígenes de los pueblos de Europa, y una Memoria de Iberoamérica, un proyecto conjunto de microfilmación de periódicos en el que participan siete países latinoamericanos). Estos proyectos han mejorado el acceso a este patrimonio documental y han contribuido a su preservación.

Desde entonces, se han celebrado reuniones del CCI cada dos años. Hasta la fecha, se han creado varios comités nacionales de la Memoria del Mundo en todo el mundo.

El Registro “Memoria del Mundo”, que, en cierto modo es el aspecto del Programa más visible para el público, se basa en las Directrices de 1995 y se ha ampliado a través de las inscripciones aprobadas por las sucesivas reuniones del CCI.

Notae Tironianae

La actualidad del mundo clásico

Literatura de Japón

Tu portal de lectura asiática y mucho más.

El Maravedí

Notas de numismatica

Alexandra Vidal

Histórias & Arquivos

Biblioteca de Santa Cruz

Blog de la Biblioteca Histórica de Santa Cruz

BiblioMab : le monde autour des livres anciens et des bibliothèques

Bibliothèques, livres anciens, bibliophilie, mutations

Universo Abierto

Blog de la biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca

El Mercurio salmantino

Blog de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca