IN MEMORIAM. GREGORIO HINOJO, MAESTRO DE LATÍN EN EL ESTUDIO SALMANTINO.

 Por Margarita Becedas. Directora de la Biblioteca General Histórica.

 :

Inesperadamente se nos ha ido Gregorio Hinojo Andrés, hombre bueno, sabio y ameno, maestro de generaciones de filólogos clásicos e hispánicos, erudito del latín clásico y tardío (“Latín vulgar” se llamaba una optativa de tercero de Filología Hispánica en el lejanísimo curso 1979-1980).

Otros glosarán su trayectoria académica, que se puede encontrar fácilmente. Ahora solo quiero poner de manifiesto mi inmensa tristeza.

Huyendo de clásicos, ahí va un poema de uno de los cantautores jóvenes españoles más reconocidos, Rafa Pons (Barcelona 1978). Desde luego no lo compuso pensando en Goyo, pero es igual. Nos vale.

Cuando se nos mueran los maestros

Cuando se nos mueran los maestros
tendremos que aprender a seguir aprendiendo.
Habrá que superar el miedo a las alturas,
tratar de no ser su caricatura.

Cuando se nos mueran los maestros
habrá que administrar el grano en el invierno,
fingir que no sabemos las respuestas,
dormirnos sin dejar la puerta abierta.

Habrá que terminar lo que empezaron,
quizás que perdonar lo que fallaron.
Calmarnos para ver algún rasgo en los ojos
que puede que tal vez quede en nosotros.

Cuando se nos mueran los maestros,
nos tocará inventar nuevas reglas del juego,
equilibrar la fuerza y el cariño,
envejecer para sentirnos niños.

 

Anuncios