Textos bizantinos iluminados : Jaharis Byzantine Gospel Lectionary

Jaharis Byzantine Gospel Lectionary  era hasta 2008 un tesoro escondido: un manuscrito casi totalmente desconocido, incluso para los estudiosos. Magníficamente conservado, representa el apogeo de la artesanía de Constantinopla alrededor del año 1100 y es sin duda la obra bizantina más importante que ha llegado a la renombrada colección del Metropolitan Museum of Art desde los donativos de J. Pierpont Morgan en 1917.

 Jaharis Byzantine Lectionary | Byzantine | The Met

Durante más de mil años, desde su fundación en Constantinopla en 330 hasta su caída a los turcos otomanos en 1453, el Imperio Bizantino fue testigo de la creación de obras maestras del arte religioso y secular. Durante la Edad Media Bizantina (siglos IX al XIII), uno de los períodos más grandes del arte bizantino, manuscritos exquisitamente iluminados y espléndidos objetos tallados en marfil, mármol y piedras preciosas, o trabajados en oro, plata y esmalte, mostraron la calidad de las obras creadas para la Iglesia Ortodoxa. En ese momento, los territorios del imperio se extendían desde Grecia y los Balcanes hasta Anatolia, en el este, y desde Siria hasta las tierras de los recién convertidos “Rus” (la actual Ucrania y Rusia), en el norte.

Durante la última década, la excepcional colección del Museo Metropolitano de las artes del mundo bizantino ha sido reubicada en las Galerías de Arte Bizantino Mary and Michael Jaharis y ahora, gracias a la continua generosidad de Mary y Michael Jaharis, el Metropolitano ha adquirido uno de los mejores textos litúrgicos iluminados de la época, el Leccionario Evangélico Jaharis.

Lowden, John. The Jaharis Gospel Lectionary: The Story of a Byzantine Book. New York: MET, 2009. (Acceso a parte de la obra)

En este importante estudio, John Lowden, un destacado experto en manuscritos bizantinos, analiza esta extraordinaria obra dentro del contexto más amplio de la iluminación de libros bizantinos. Traza la historia del leccionario desde su adquisición por el Metropolitano hasta su producción en Constantinopla, pasando por París, Atenas, el Monte Athos y Estambul. A través de un análisis y comparación detallados, acompañados de suntuosas ilustraciones en color del Leccionario del Evangelio de Jaharis y otros manuscritos iluminados estrechamente relacionados, el profesor Lowden muestra que el leccionario fue hecho para ser usado en la iglesia patriarcal de Santa Sofía en Constantinopla -la sede de la Iglesia Ortodoxa y el sitio principal en el que el emperador adoraba- o en una de sus iglesias afiliadas cercanas. Esta publicación altamente legible e innovadora del Leccionario del Evangelio de Jaharis representa una adición importante a nuestro conocimiento de la iluminación bizantina.

 

Anuncios