Las imágenes de animales en los manuscritos.

En el medievo los bestiarios alcanzaron gran popularidad, manuscritos iluminados que reunían ilustraciones, relatos y descripciones de las bestias tanto reales como fabulosas.

El Fisiólogo (Physiologus), que tuvo una enorme influencia en el pensamiento y en la concepción del mundo medieval, es el primer bestiario conocido en Occidente. Redactado en griego (aunque posteriormente se tradujo a casi todos los idiomas conocidos, latín, armenio, etíope, siriaco o árabe) y de un autor desconocido, probablemente se escribiese en Alejandría entre los siglos II y IV. Se trata de una obra de carácter moralista y religiosa en la que se plasman ilustraciones tanto de los animales reales de esa época como de los fabulosos, además de plantas y minerales. A estos animales se les dotó de una simbología dual: en ocasiones positiva, asociando su comportamiento al de Dios, y en otras negativa, pues relacionaban su actitud con la del diablo.

Otro ejemplo es El Bestiario de Aberdeen, manuscrito iluminado hecho en Inglaterra durante el siglo XII, escrito en latín e incluye notas, bocetos y otras pruebas de la forma en que fue diseñado y ejecutado. Agrupado  por reinos y tópicos: mamíferos, bestias, ganado, animales pequeños, aves, serpientes, insectos, árboles y plantas, naturaleza del hombre, piedras, hace un añadido de la creación del hombre al inicio del libro.

Los animales que aparecen en los bestiarios fueron muy utilizados en el arte medieval para decorar tanto los monumentos religiosos como los libros porque a través de estos seres fabulosos se pretendía intimidar a quienes no habían seguido la moral que difundía la Biblia o aconsejar sobre cómo había que comportarse. Los capiteles de las iglesias y los manuscritos iluminados fueron dos de los soportes más recurrentes en la Edad Media para representar a estos animales fantásticos, entre los que destacan el unicornio, el dragón, el grifo, la sirena y el basilisco.


Seker, Eduard. Las imágenes de animales en los manuscritos mexicanos y mayas. Fondo de Cultura Económica, 2008. ACCEDER AL LIBRO

Eduard Seler fue un antropólogo alemán, etnohistoriador, lingüista, epigrafista, académico y erudito americanista, que hizo importantes contribuciones en estos campos hacia el estudio de la época precolombina de las culturas en América. Fascinado por la compleja simbología y religión del México antiguo pensaba, como dice en su breve introducción, que las imágenes de animales en códices y en monumentos “no representan un añadido ornamental, sino casi siempre juegan un papel importante en tanto seres dotados de fuerzas especiales y como entes concebidos en parte con mayor o menor trascendencia”. Por esa razón, era importante para el arqueólogo y etnógrafo “conocer las características de estos animales”, y, sobre todo, saber con exactitud de qué animal se trataba.

Han transcurrido ya casi cien años desde que fue elaborada esta obra y se han descubierto nuevos documentos pictográficos e innumerables sitios arqueológicos novedosos desde entonces, de tal manera que los conocimientos sobre las antiguas culturas mesoamericanas han avanzado mucho en ese tiempo. A pesar de ello, este tratado sigue vigente por su metodología y por abarcar tantas especies de animales de manera sistemática. Seler estudia la iconografía con tanto cuidado, que su obra es un ensayo interpretativo clásico y un instrumento introductorio muy útil para el estudio de la etnozoología y para conocer la visión que se tenía en el México antiguo del complejo y amplio mundo animal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s