Vayan afuera profanas figuras.

por Oscar Lilao

En la famosa epístola 22 de san Jerónimo se nos relata un sueño: el santo de Belén es convocado por los jueces, que lo acusan de ser «ciceroniano, no cristiano», reprochándole su abundante uso de la cultura grecolatina y su evidente admiración por ella. La contraposición entre las fábulas y poesías de la literatura clásica con el mensaje contenido en la Biblia, considerado más veraz y edificante, será una constante de la cultura occidental.

Viene esto a cuento –al menos a mi cuento, dada la ¿cercanía? de la exposición sobre Jerónimo que estamos preparando desde la Biblioteca histórica– del pequeño libro que os presentamos: Historiarum Veteris Testamenti icones ad uiuum expressae, Lugduni: sub scuto Coloniensi [Francois et Jean Frellon], 1539 (Lugduni: Melchior & Gaspar Trechsel fratres excudebant) (BG/25564) (podéis ver aquí la digitalización de un ejemplar de la Biblioteca Nacional de Austria).

Como indica el título, el libro es básicamente un conjunto de imágenes (icones) con escenas del Antiguo Testamento. Su presentación sigue el esquema de los libros de emblemas: cada escena bíblica va resumida en una frase, en latín, en la parte superior de la página; en el centro está la imagen; y, debajo, un poema-comentario en francés. Aunque no está explícitamente expresado, los versos son obra de Gilles Corrozet (1510-1568) –poeta e historiador, además de impresor–, que sí firma un poema dedicado a los lectores al principio del volumen y otro conclusivo al final.

La idea de un libro así había nacido el año anterior, pero entonces la publicación solamente contenía el texto latino y las imágenes (podéis ver aquí esta impresión de 1538).

Tampoco están en la edición anterior los textos preliminares que nos interesa destacar. Lo que sí tienen en común es una dedicatoria del editor, François Frellon, al lector, en la que –aquí llegamos a donde nos interesa– se exhorta al destinatario a rechazar a Venus y a Diana y otras imágenes de diosas libidinosas, y a volver los ojos a representaciones más edificantes. En esa misma idea insiste Corrozet en su dedicatoria:

Así pues, retirad de vuestras casas y de vuestras habitaciones
tantos tapices y pinturas sucias.
Retirad a Venus y a su hijo Cupido,
retirad a Helena, a Filis y a Dido.
Retirad absolutamente fábulas y poesías
Y recibid mejores fantasías.

Encontramos aquí un elemento sugestivo, pues nos permite evocar la cultura visual e imaginar cómo podían estar decoradas las casas de la época. Y hay también argumento para que Catherine Nixey añada una nota a pie de página con un testimonio más a favor de su tesis de que el cristianismo se dedicó sistemáticamente a eliminar cualquier testimonio de la cultura pagana. (La verdad es que, si todavía en el siglo XVI había que insistir tanto en combatir esta cultura, ya fuera en texto ya en imágenes, quiere decir que la penumbra no logró ocultar todas las luces).

La historia editorial de esta obra –y de sus versiones o adaptaciones– nos habla de un éxito considerable. Ya hemos dicho que la de 1539 era una segunda edición, aumentada respecto a la del año anterior. Encontraremos después, aunque no son exactamente todas iguales, ediciones en 1540, 1544, 1547 e, incluso, una traducción al inglés, publicada también en Lyon en 1549 (The images of the Old Testament, lately expressed, set forthe in Ynglische and Frenche). Y tampoco faltan en español: una primera versión, publicada en Amberes en 1540 por Juan Steelsio, con la parte en castellano en prosa. Pero se asemeja más a la que aquí presentamos la financiada por los mismos editores Frellon, que vio la luz en Lyon en 1543, con el título Retratos o tablas de las historias del Testamento Viejo, hechas y dibuxadas por un muy primo y sotil artífice (con otra impresión en 1549). Esta edición en castellano mantiene la misma estructura, pero los versos no son una traducción de los franceses, sino una nueva versión debida al ingenio de Miguel Servet. En ella la amonestación del autor citada anteriormente se convierte en:

Las ilustraciones fueron diseñadas para una biblia publicada en 1538 por los impresores Gaspard y Melchior Trechsel en Lyon. Su autoría queda desvelada en otro texto preliminar añadido en 1539, un poema latino dedicado al lector, en el que Nicolas Bourbon (1503?-1550?) dice que las imágenes son, nada menos, que de Hans Holbein (ca. 1497-1543). Respecto a la primera, esta de 1539 añade dos nuevas estampas. El encargado de pasar al taco de madera el diseño de Holbein fue el grabador Hans Lützelberger.

El caso es que en el ejemplar conservado en Salamanca –el único en España, según la base de datos del Catálogo colectivo de patrimonio bibliográfico– ha sido arrancada esa hoja (folio A2). Aunque en los casos en que la censura actúa sobre un libro suele haber alguna indicación en la portada, pensamos que la razón de la agresión puede ser simplemente la presencia de un nombre, el de Holbein, que traía resonancias del área religiosa protestante (damnatio memoriae). No es infrecuente este hecho: encontrar borrado el nombre de un autor, editor, etc., asociado al enemigo religioso, en las páginas de impresos antiguos.

La cuestión de las imágenes, de su difusión, de su reutilización en otros contextos y, por tanto, en su reinterpretación daría para otra entrada. Por ello os remito a este interesante artículo (al que debo varios detalles), con más bibliografía, donde se habla de la enorme difusión de los diseños de Holbein a lo largo de Europa, en libros de los más diversos géneros:

Mª Carmen Marín Pina, «Adaptación de grabados de Hans Holbein para la Cárcel de amor (Zaragoza, Esteban de Nájera, 1551)», Janus 6 (2017) 138-168.

2 comentarios en “Vayan afuera profanas figuras.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s