La Bibliotheca Corviniana.

La Biblioteca Corviniana fue una de las mayores bibliotecas del Renacimiento, fundada por Matías I de Hungría, rey de Hungría (1458 – 1490). Patrimonio documental propuesto por Hungría, Belgica, Italia, Alemania, Francia y Austria y recomendado para su inclusión en el Registro de la Memoria del Mundo en 2005.

[ACCEDER AL PROYECTO DE DIGITALIZACIÓN]

Durante el Renacimiento hubo un florecimiento en Europa de las artes y las ciencias, recuperando la pasión y fascinación por el conocimiento de la época clásica, aunque quizá muchos dirán que fue una maniobra de las clases dirigentes para diferenciarse de sus precursores y perpetuarse como grandes mecenas a los ojos de sus súbditos. En cualquier caso, esta nueva situación llevó a la creación de grandes bibliotecas como la fundada por el rey Matías I de Hungría, la Biblioteca Corviniana, una de las más grandes de su época y que, por desgracia, desapareció.

El rey Matías I fue uno de los más poderosos de su época, entre 1458 y 1490, creador de una de las épocas doradas de Hungría. Al igual que otros de sus contemporáneos, el rey decidió construir una notable biblioteca, por lo que mandó a sus estudiosos que comenzaran a coleccionar libros de incalculable valor, allá donde los encontraran.

Se calcula que, tras la muerte del rey (1490), la Biblioteca Corviniana albergaba más de 3.000 códices, que contenían más de 5.000 textos de gran importancia. El material de la Corvina respondía a los criterios científicos más avanzados de la época y a las exigencias de la concepción humanista de la educación. Allí estaban los autores antiguos, griegos y latinos, descubiertos por los humanistas; la Biblia y las obras de los autores eclesiásticos y de los teólogos y eruditos medievales, y también los escritos de los humanistas contemporáneos. Entre los temas predilectos de éstos se contaban la literatura, la historia, la filosofía, la teología, la retórica, la ciencia militar, la medicina, la arquitectura y la astronomía. Los volúmenes estaban escritos en latín, en griego, en árabe y hasta en húngaro.

En su momento, esta biblioteca se convirtió en una de las más grandes de toda Europa, superada solo por la Biblioteca del Vaticano, que en aquella época era imbatible. Eso sí, en algunos temas llegó a ser la primera, como, por ejemplo, en el apartado de textos científicos. Además, sirvió de inspiración para la creación de otras colecciones, como la de los Médici en Florencia.

Por desgracia, tras la muerte del rey Matías se abatió un periodo de luchas y conflictos en Hungría que acabó con la invasión turca del reino en el siglo XVI. La Biblioteca Corviniana fue saqueada y muchos de sus códices reducidos a cenizas. Solo 216 de los miles de libros llegaron a sobrevivir este terrible suceso.

Hoy día, la Biblioteca Nacional de Hungría trabaja digitalizando los libros que se han logrado recuperar, para ponerlos a disposición de todo el mundo a través de Internet. Entre ellos habría que destacar algunos como el Constantine Porphyrogennetos, un testimonio único para conocer los usos y costumbres del Imperio Bizantino.

Actualmente se conocen en todo el mundo 216 volúmenes que pertenecieron a la Corvina, de los cuales sólo 53 permanecen en Hungría. La Biblioteca Nacional de Austria posee 39; otros 49 están en diferentes bibliotecas de Italia, y el resto se reparte entre colecciones francesas (7), alemanas (8) y de Inglaterra, Turquía y los Estados Unidos de América.


FUENTE: Alfredo Álamo y Programa Memoria del Mundo (UNESCO)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s