Aristóteles.

Aristóteles. Física. Tratados breves de historia natural. Metafísica. s. XIV (Ms. 2256)

En la Edad Media, enseñar filosofía era enseñar a Aristóteles. Este autor ocupaba el centro de los estudios en diferentes maneras. Con el nacimiento de las universidades el interés por el aristotelismo recibió un gran impulso en la primera mitad del siglo XIII. Aunque muchas de sus obras eran conocidas en los siglos anteriores, el enorme corpus de sus obras sobre lógica, ciencias naturales y filosofía moral se convirtió en el punto de partida para la investigación, no solo en la facultad de artes, sino también para la teología cristiana. Su obra ofrecía además un método para las discusiones académicas, el conocido como método escolástico. A partir de ese momento no hubo intelectual dedicado a la enseñanza o a la reflexión que no le dedicara un comentario (Alberto Magno, Tomás de Aquino, Egido de Roma, William Ockham, etc. )

En este manuscrito, facticio, se reúnen dos partes diferentes: en la primera se copian la Física y los llamados Tratados breves de historia natural (Parva naturalia), algunos de los cuales son atribuidos al autor griego; en la segunda parte, la Metafísica

En su mayor parte se trata de la versión latina realizada por William de Moerbeke (ca. 1215-1286), que se dedicó, teniendo en cuenta el texto griego, a revisar antiguas traducciones y a traducir directamente otras. Algunas de sus traducciones son las primeras en haberse realizado sobre el texto griego y, en otros casos, su traducción dio a conocer textos desconocidos hasta entonces, como el noveno libro de Metafísica, u obras completas como la Política o la Poética. Las “nuevas traducciones” de Moerbeke se convirtieron, para la mayor parte de los tratados aristotélicos, en la referencia básica para los autores del medioevo.

El ejemplar que se encuentra en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, tanto paleográficamente como por el estilo de la decoración, puede datarse a principio del s. XIV. Procede del Colegio de San Bartolomé, donde se encontraba ya en 1433.

Detalle
Detalle de la decoración

Al menos la primera parte sería de origen francés. Es mucho más rica en decoración que la segunda: iniciales de libro de mayor tamaño, en colores y oro, con motivos vegetales y fantásticos y festones con motivos vegetales y drôlieres [elementos en los que el iluminador introduce motivos fantásticos, humorísticos o escenas de la vida cotidiana que no tienen relación con el texto]. Iniciales menores alternando en rojo, azul y oro, con formas vegetales y pequeños festones con formas vegetales; etc. En la Metafísica hay iniciales sencillas, alternando en rojo y azul con entrelazos, las de comienzo de libro de mayor tamaño, en rojo y azul con festones.

FUENTE: Oscar Lilao Franca. EN: SCRIPTA : Tesoros manuscritos de la Universidad de Salamanca. Salamanca: Ediciones Univ. Salamanca, 2017. P. 82-83
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s