Astronomía en el s. XV

Cristóbal Colón no solo encontró en Salamanca el apoyo de fray Diego de Deza para iniciar la aventura que le llevó a descubrir América, sino que recibió algunos de los conocimientos que, a buen seguro, le ayudaron en su periplo oceánico. También en esta ciudad parece que Colón se reunió con Abraham Zacut, un astrónomo de origen judío autor de la obra conocida como “Almanach perpetuum”, de la que se conservan varios ejemplares en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca que son un claro reflejo del cultivo de la ciencia por árabes y judíos a lo largo de la Edad Media. Además, tras ellos se esconde una curiosa historia.

¿Quién era Abraham Zacut? 

Aunque los datos bailan, parece que Abraham Zacut o Abraham Ben Zacuto nació en Salamanca hacia 1452, en el seno de una familia procedente de Francia. Se educó en el ambiente cultural y científico salmantino en la segunda mitad del siglo XV. Su primer maestro fue su padre, Rabí Samuel Zacut, pero de quien aprendió gran parte de sus conocimientos cabalísticos fue de Rabí Isaac Aboab. Además, mantuvo contacto con otros eruditos de la época, incluso formó parte del grupo de sabios a los que protegió Juan de Zúñiga y Pimentel, maestro de la Orden de Alcántara. Entre ellos hay que destacar a Elio Antonio de Nebrija.

Zacut no solo bebió de fuentes anteriores, los estudiosos aseguran que fue uno de los pocos astrónomos bajomedievales que llevó a cabo observaciones astronómicas de un eclipse total de sol y dos ocultaciones de estrellas — parece que todas ellas tuvieron lugar en Salamanca—, fenómenos que quedaron reflejados en algunas de sus obras, las más conocidas “La compilación magna” y “El almanaque perpetuo”.

Almanach perpetuum

Se trata de uno de los estudios más importantes de la época a nivel astronómico. Los valores tabulados en el “Almanach perpetuum” derivan de las Tablas Alfonsíes teniendo en cuenta la diferencia de longitud entre Toledo y Salamanca. Como el resto de judíos, tuvo que marcharse de España a finales del siglo XV, de forma que es en Portugal, y más en concreto en Leiría, donde está fechada la edición incunable de esta obra, en 1496, y editada por José Vizinho, discípulo de Zacut. De esta imprenta portuguesa salieron dos versiones distintas: una con los cánones en castellano que tradujo Juan de Salaya, y otra en latín. Cabe recordar que la obra está compuesta por cánones y tablas astronómicas. En la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca se conserva un ejemplar en latín que llegó a través del Colegio del Arzobispo Fonseca. Asímismo, la Universidad atesora una edición impresa en Venecia en 1502 que formó parte de la amplia colección de libros del Colegio de San Bartolomé.

Enroque de ciencia: Libro Recomendado 53: Almanach Perpetuum

En ambos casos llaman la atención las anotaciones manuscritas al margen, en especial en el ejemplar de la edición italiana. “Almanach perpetuum” es un estudio en profundidad de los movimientos solares, de la posición de los planetas en los distintos meses del año, los eclipses lunares… Toda una serie de conocimientos astronómicos a los que los lectores de las obras añadieron sus notas contando, por ejemplo, que habían visto un eclipse y explicaban cómo y cuándo se produjo la observación, o anotaban cómo el nacimiento de un rey coincidió con algún fenómeno astronómico.

En el caso de la edición italiana se repite un mismo tipo de letra que coincide con la existente en otras anotaciones de libros científicos catalogados en la Biblioteca, lo que dio lugar a una investigación tras la cual se descubrió que fue un canónigo de Cuenca, Eustaquio Muñoz, quien realizó esas notas en libros de carácter científico que después donó al Colegio Mayor de San Bartolomé, desde donde llegaron a la Universidad de Salamanca.  Eustaquio Muñoz, además de canónigo, era inquisidor, lo cual hace más llamativa su afición a las ciencias astronómicas. De hecho, su condición no impidió que el rigor inquisitorial afectase a los ejemplares de su biblioteca, algunos de los cuales muestran hojas arrancadas.


FUENTE: La Gaceta (Salamanca). 14/07/2018

Apadrina un libro.

La Red de Bibliotecas Franciscanas de la provincia de Santiago presentó hace unos días su nueva web  para poner en valor un patrimonio documental que se enmarca dentro de la apuesta que se realizó hace menos de dos años de volver a abrir las puertas de la biblioteca y acercarla a los investigadores y a todos los interesados en el libro antiguo. Se fundó en el monasterio de Santiago en el siglo XIII  y hoy atesora   más de 100.000 libros, de los cuales 80.000 pertenecen al fondo antiguo, que abarca desde el siglo XVI al XVIII, y con 72 incunables.

Resultado de imagen de Red de Bibliotecas Franciscanas de la Provincia de Santiago
Red de Bibliotecas Franciscanas de la Provincia de Santiago

En ella se pueden buscar los libros que figuran en el catálogo informatizado que depende de la Red de Bibliotecas de Galicia, así como consultar las normas de la biblioteca, la forma en la que se pueden pedir libros para exposiciones y la posibilidad de realizar actos en la instalación.

También se puede solicitar cita a través de la web, tanto para la consulta de libros del fondo antiguo como del actual, un procedimiento que también sirve como mecanismo de consulta. Asimismo, se puede solicitar participar las actividades. En resumen, se trata sin duda de una web innovadora dentro del mundo de las bibliotecas que lo irá siendo a medida que la Biblioteca Franciscana siga creciendo.

Uno de los proyectos que desarrolla es: APADRINA UN LIBRO,  con el fin de cofinanciar la restauración de libros que se encuentran en un mal estado de conservación, por el módico precio de 5€ anuales para ayudar a conservar y a desenvolver las actuaciones que se realicen en el libro antiguo.

Apadrinar un libro
APADRINA UN LIBRO

Las personas que quieran apadrinar un libro recibirán fotografías del proceso que están desarrollando nuestros profesionales y se les mostrará el resultado final. Además de venir a conocer el resultado podrán conocer la Biblioteca de manera particular.


La Red de Bibliotecas Franciscanas de la Provincia de Santiago la conforman todas las bibliotecas conventuales, de colegios y centros de estudio de la Provincia Franciscana de Santiago, que actualmente abarca los territorios de Galicia, Asturias, Castilla, Salamanca, Palencia y la custodia de Venezuela.

Los manuscritos desaparecidos de la biblioteca de Mont Sainte-Odile

Resultado de imagen de Mont Sainte-Odile library

El antiguo monasterio de Mont Sainte-Odile, en la región francesa de Alsacia, está lleno de misterio. Desde túneles secretos hasta la extraña desaparición de más de 1.000 libros antiguos, tiene muchas historias que contar a lo largo de sus 1.300 años de historia.

En 2003, Stanislas Gosse, un profesor local, admitió el robo de más de 1.000 libros antiguos y raros de la biblioteca privada cerrada con llave del monasterio de Mont Sainte-Odile. Se topó con un mapa de los pasadizos secretos en los archivos de la ciudad y no pudo resistir la emoción. Para lograr esta hazaña, escaló paredes exteriores y caminó por escaleras ocultas en un pasadizo medieval olvidado con acceso secreto detrás de los armarios de la biblioteca. Luego se coló en la biblioteca, eligió a sus víctimas y se fue por el mismo camino. No era un ladrón profesional que buscaba dinero – todos los libros fueron encontrados a salvo en su pequeño apartamento.

«Me temo que mi ardiente pasión invadió mi conciencia. Puede parecer egoísta, pero sentí que los libros habían sido abandonados. Estaban cubiertos de polvo y excrementos de paloma y sentí que ya nadie los consultaba. También estaba la emoción de la aventura, tenía mucho miedo de que me descubrieran».

 

Resultado de imagen de Mont Sainte-Odile library
Muchas bibliotecas cuentan con pasadizos secretos y ocultos.

En agosto de 2000, comenzaron a desaparecer libros de la biblioteca de Mont Sainte-Odile. Las sospechas abundaban entre los monjes y monjas de la Abadía; muchos sospechaban que no era otro que el bibliotecario, el Padre Alain Donius. Se cambiaron las cerraduras, se sellaron las ventanas, se colocaron guardias y, sin embargo, los libros continuaron desapareciendo. Durante dos años no se descubrió nada nuevo. Pero un día, un gendarme que no podía dejar de lado este misterio, descubrió un curioso mecanismo en la biblioteca que movía una librería, dejando al descubierto una habitación secreta. Ninguno de los monjes ni del personal del edificio sabía de la existencia de pasadizos secretos hasta que los libros empezaron a desaparecer.

La policía instaló una cámara de vigilancia y esperó. Al poco tiempo, el misterio fue resuelto. El profesor retirado Stanislas Gosse apareció en pantalla, llevando en sus manos un nuevo botín de libros robados.

 

El libro etrusco del siglo III a.C. usado para vendar una momia

Se le conoce como Liber Linteus Zagrabiensis (el libro de lino de Zagreb) 0 como Liber Agramensis. Contiene el único texto etrusco no epigráfico existente, que se distribuye en 230 líneas que en total suman alrededor de 13.000 palabras, de las cuales apenas unas 1.200 soy hoy legibles. Ello es debido a su mal estado de conservación, ya que cuando se descubrió a mediados del siglo XIX, las telas de lino en que está inscrito se habían rasgado y utilizado para vendar la momia de una mujer en Egipto.

El libro etrusco del siglo III a.C. que apareció en Egipto, usado para vendar una momia

Curiosamente el documento ha sido datado por radiocarbono hacia el año 250 a.C. y la momia data de la misma época, apenas unos años más tarde, lo que suscita interrogantes acerca de cómo llegó el texto hasta allí. Si es que el libro se creó en Etruria y luego fue llevado al otro lado del Mediterráneo, o si por el contrario fue escrito en Egipto sigue siendo un misterio.

Por la mención de algunos dioses locales en el texto del manuscrito se ha conseguido determinar el origen (o bien del texto o de su creador) a una pequeña área al sureste de la Toscana, entre las ciudades de Arezzo, Perugia, Chiusi y Cortona.

HISTORIA

La momia fue comprada en Alejandría en 1848 por Mihajlo Baric, un oficial croata de la cancillería real húngara que pocos meses antes había abandonado su puesto para recorrer el mundo. Mientras estaba en Egipto adquirió como souvenir un sarcófago que contenía la momia de una mujer, y que se llevó a su casa de Viena donde estuvo expuesto hasta su muerte en 1859. En algún momento entre su regreso a Viena y 1859 retiró las vendas de lino de la momia, y las colocó en una urna de cristal, sin percatarse de la importancia de las inscripciones que contenían.

Tanto el sarcófago como la momia y las vendas fueron heredadas por su hermano, un sacerdote que vivía en Eslavonia (actual Croacia). Su desinterés por tales objetos le llevó a donarlos en 1867 a la institución antecesora del Museo Arqueológico de Zagreb, que es donde hoy se conservan y exponen.

Ese año de 1867 visitó la institución el egiptólogo alemán Heinrich Karl Brugsch, quien solo tres años más tarde se convertiría en el director de la Escuela de Egiptología de El Cairo y su trabajo sería clave en el desciframiento de la escritura demótica. Brugsch vio los textos inscritos en el lino, pero pensó que se trataba de jeroglíficos egipcios y no le dio tiempo a estudiarlos más detenidamente. Diez años más tarde mientras conversaba con el famoso explorador Richard Burton acerca de runas de repente recordó lo que había visto en Zagreb y se dio cuenta de que no eran jeroglíficos. Por el contrario pensó que aquello debía ser escritura árabe, y el texto una transliteración del Libro de los Muertos egipcio. Una vez más se equivocaba. En 1891 las vendas fueron trasladadas de vuelta a Viena para que las pudiera estudiar Jacob Krall, el mayor experto en lengua copta de la época. Fue él quien identificó los textos como etruscos y realizó una reconstrucción ordenando y uniendo las telas de lino.

Consta de 12 columnas, cada una representando una página, las tres primeras seriamente dañadas e ilegibles, por lo que se desconoce como y donde comienza el texto. Está inscrito con tinta negra para el texto principal, y roja para las líneas y signos diacríticos, y originalmente debió plegarse a modo de códex, en lugar de estar enrollado. Debido a que la lengua etrusca no ha sido completamente descifrada, solo se pueden leer algunas palabras, como los nombres de los dioses y las fechas, lo que hace pensar a los expertos que puede ser una especie de calendario religioso litúrgico que marca los rituales para cada día del año, la famosa y perdida Etrusca disciplina que mencionan las fuentes romanas.

 

FUENTE: La brújula verde

Los mapas de Georg Wilhelm Schimper sobre Etiopía

Etiopía es el producto de un largo proceso histórico, desde el imperio Aksumita hace 2000 años, pasando por la introducción del cristianismo en el siglo IV, la expansión política de varias etnias, el desarrollo artístico de las iglesias rupestres a lo largo de siglos, seguido por la intervención militar portuguesa y la religión católica romana en los siglos XVI y XVII, y finalmente la unificación del país bajo el emperador Tewodros II (reinó en 1855-1868).

Los europeos han viajado por el país y han escrito sobre sus experiencias añadiendo a este conocimiento geográfico mapas de las rutas de sus viajes, como el escocés James Bruce, que publicó su relato en 1790. En la Europa del siglo XIX, la creciente importancia de la geografía como disciplina académica llevó a muchos viajeros a crear mapas, que a veces complementaron con potentes historias de las tierras, los turbulentos tiempos políticos y las costumbres y tradiciones de las poblaciones.

Uno de esos viajeros fue el botánico alemán Georg Wilhelm Schimper (1804-1878), que vivió y trabajó en Etiopía desde 1838 hasta su muerte en 1878. Fue testigo de trastornos y guerras, la coronación del emperador Tewodros II en 1855, se casó y tuvo hijos con mujeres etíopes, pero lo más notable es que recorrió el país para investigar la flora del país. Él envió los especímenes botánicos secos de vuelta a Alemania y Francia y se ganaba la vida gracias a la cortesía de asociaciones de viajes como la Reiseverein de Esslingen, que adelantó dinero a Schimper y lo recuperó de la venta de sus especímenes de plantas secas a los herbarios europeos.

Cuando estos ingresos se agotaron, tuvo la suerte de ser nombrado administrador regional en Enticho, en el norte de Etiopía, hasta 1855. En la década de 1860 se dedicó a algo totalmente nuevo: debido a su conocimiento detallado de la vida vegetal en varias regiones, dependiente como estaba de los diferentes suelos y formaciones rocosas, procedió a integrar la información geológica en los mapas que él mismo dibujó, acompañando los mapas con abundantes y detalladas observaciones botánicas, geológicas y geográficas.

Georg Wilhelm Schimper en Abysinia

Elaboró cuatro mapas manuscritos, que obran en poder de la Biblioteca Británica en Add. MS 28506. Los mapas y los comentarios de Andreas Gestrich, Dorothea McEwan y Stefan Hanß han sido publicados por el Instituto Histórico Alemán de Londres y están disponibles en línea. La base de datos presenta 221 folios de las páginas originales alemanas, transcritas en alemán moderno y traducidas al inglés, con una bibliografía y biografía totalmente anotadas de Schimper.

ACCEDER A George Wilhelm Schimper en Abisinia

Schimper3

Los Códices matritenses 

146

ACCEDER AL DOCUMENTO

Bernardino de Sahagún (O.F.M.), ca. 1499-1590. Historia Universal de las cosas de la Nueva España [Manuscrito]repartida en doze libros : en lengua mexicana y española / fecha por el muy reverendo padre fray Bernardino de Sahagun, frayle de sanct Francisco, de observancia. 

Los Códices matritenses (en adelante CM), depositados en la Real Biblioteca y en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia, ambas de Madrid, reúnen los manuscritos tempranos de la magna investigación etnográfica que condujo fray Bernardino de Sahagún en la Nueva España, y que culminó con la Historia general de las cosas de Nueva España y el Códice florentino
Posiblemente escrito entre 1550 y 1580, el texto alterna a una col., a dos col., a tres col. (centro en nahuatl, izq. en castellano, derecha traducción al castellano) y a línea tirada. Las ilustraciones son dibujos y pictogramas. Texto en nahuatl y a veces bilingüe con español. 

Sería difícil exagerar el valor de los CM de la Real Biblioteca, que aquí enlazamos gracias a la generosidad de la biblioteca que los resguarda. En tanto investigaciones tempranas, la información se encuentra de forma menos reelaborada. La riqueza del material etnográfico es enorme y se halla lejos de haber sido agotada. En particular, la descripción de las grandes fiestas del calendario ritual en los Primeros memoriales incluye notables pinturas que muestran y complementan con mucha precisión los elementos concretos de las celebraciones, que los textos en náhuatl describen. Además, estos CM no son solamente antecesores ilustres del más formado Códice florentino. Se argumenta que éste se basa más en fuentes de Tlatelolco y México-Tenochtitlan, por lo que mucha información contenida en los CM sólo se encuentra en ellos.

 

El libro de la ciudad de las damas

De Christine de Pisan (aprox. 1364–1430) podría decirse que fue la primera mujer en Europa en ganarse la vida como escritora, y se la considera, por lo general, como una de las primeras feministas, que se pronunció en favor de los derechos de las mujeres y los logros de las mujeres casadas.

Christine de Pisan. La defensora de las mujeres - Cultura - Diario digital Nueva Tribuna
Le Livre de la Cité des dames (El libro de la ciudad de las damas). ACCEDER AL PDF

Escribió poemas y prosa que a menudo fueron alegóricos y filosóficos y que reflejaban su propia personalidad, única y comprometida. A menudo preparaba los libros con la ayuda de copistas e iluminadores y los ofrecía al mecenazgo de príncipes y reyes. Le Livre de la Cité des dames (El libro de la ciudad de las damas) es tal vez la mejor expresión del feminismo humanista y lúcido de Christine.

Como una respuesta implícita a Ciudad de Dios de San Agustín, y también inspirado en la obra de Boccaccio, el libro está escrito como un diálogo entre estudiante y maestro. Las figuras alegóricas de la Razón, la Justicia y la Rectitud conversan con Christine y la invitan a construir una ciudad para mujeres famosas del pasado y para mujeres virtuosas de todos los tiempos, en un mundo hecho para los hombres. Entre los aproximadamente 30 ejemplares conocidos del texto, esta copia famosa y con bellas ilustraciones porta la firma de su dueño, Jean de Berry (1340–1416), un gran bibliófilo de la Casa de Borgoña.

Christine de Pisan . Le Livre de la Cité des dames (El libro de la ciudad de las damas)


BIOGRAFÍA

Christine de Pisan nació en Venecia (Italia) pero llegó a Francia a los cuatro años acompañando a su padre, Thomas de Pizzano (médico y astrólogo de fama en la época). El prestigio de su padre hace que sea invitado a las Cortes de Luis de Hungría y a la de Carlos V de Francia. Su padre Thomas decide acudir a la Corte de Carlos V de Francia (decisión que marcará para siempre la vida de Christine), pasando a ser médico personal del rey, consejero real y su astrólogo.

La infancia de Christine se desarrolla en el palacio Real, donde Carlos V crea una gran biblioteca, convirtiendo su corte en un lugar donde el arte y las ciencias alcanzan su máximo esplendor.

Sus padres no se ponían de acuerdo con la educación que debía recibir Christine. Su madre quería educarla, para que fuera una dama cortesana, instruyéndola en las labores del hogar, que era lo propio para una mujer en ese tiempo. Su padre Thomas planteaba para ella una educación intelectual exquisita. Para ello, puso a su disposición tutores privados, para que la enseñaran una cultura humanista, pasando muchas horas leyendo en la Biblioteca Real. Christine hablaba el italiano como lengua materna, además de latín y francés.

Un año después de casarse, el rey Carlos V fallece y eso cambia su vida ya que toda la familia pierde los favores del nuevo rey Carlos VI. Su padre Thomas muere cuando ella tenía veintiún años, y tres años después muere su marido Etienne como consecuencia de la peste. Así, con veinticuatro años se queda viuda, al cargo de dos hijos, su madre y de su sobrina. Le resulta muy difícil heredar las tierras de su padre por ser mujer. Ante la situación desesperada en que se encuentra, acude a antiguos conocidos de palacio para que le ayuden. Ella decide dedicarse profesionalmente a escribir y para ello cuenta con el apoyo de la reina Isabel, esposa de Carlos VI, que se convierte en su mecenas y le da el apoyo económico necesario, para que se dedique a escribir, disponiendo de un estudio propio en la Biblioteca Real.

Sus primeros poemas, baladas de amores perdidos, transmitían la tristeza del amor perdido de su marido y de las dificultades que conlleva su viudedad, centrándose en el dolor y la soledad. Estos poemas alcanzaron un gran éxito popular. A partir de 1399, comienza a escribir sobre los derechos de las mujeres.

En el año 1405, escribe “La ciudad de damas”, que comienza así:

Me preguntaba cuáles podrían ser las razones que llevan a tantos hombres, clérigos y laicos, a vituperar a las mujeres, criticándolas bien de palabra, bien en escritos y tratados…….. Yo, que he nacido mujer, me puse a examinar mi carácter…….

Me propuse decidir, en conciencia, si el testimonio reunido por tantos varones ilustres podría estar equivocado. Pero por más que intentaba volver sobre ello, apurando las ideas como quien va mondando una fruta, no podía entender ni asimilar como bien fundado el juicio de los hombres sobre la naturaleza y conducta de las mujeres. Al mismo tiempo, sin embargo, yo me empeñaba en acusarlas porque pensaba que sería muy improbable que tantos hombres preclaros, tantos doctores de tan hondo entendimiento y universal clarividencia (me parece que todos habrán tenido que disfrutar de tales facultades) hayan podido discurrir de modo tan tajante y en tantas obras que me era casi imposible encontrar un texto moralizante, cualquiera que fuera el autor, sin toparme antes de llegar al final con algún párrafo o capítulo que acusará o despreciara a las mujeres”.

En esta obra, denuncia el sistema misógino planteando una serie de derechos consustanciales a la mujer. Nos muestra una visión utópica e ideal de la ciudad perfecta en este libro, que era gobernada por mujeres. Viene representada por tres figuras femeninas, la Justicia, la Razón y la Rectitud.

Muere en Poissy a los 66 años. Se le reconoce el mérito de ser la primera mujer dedicada profesionalmente a escribir. Es considerada como la precursora del movimiento a favor de la mujer, siendo el primer referente del feminismo.

 

 

Bellifortis: tratado militar del s. XV

El asombroso Bellifortis, el primer manual ilustrado de tecnología militar, creado a principios del siglo XV
ACCESO A BELLIFORTIS en PDF

 

El asombroso Bellifortis, creado a principios del siglo XV,  es el primer manual sobre tecnología militar completamente ilustrado. Su autor es Konrad (o Conradus) Kyeser, oriundo de Eichstätt (Baviera, Alemania). 

Más de uno se preguntará cómo es posible conocer con tanto detalle el equipamiento bélico de siglos atrás, hasta qué punto es suficiente con lo que recupera la arqueología o lo representado por el arte para conocer cómo era el arte de la guerra. La respuesta está en los libros de la época porque, aunque alguno se sorprenda, ya antaño se escribían tratados de tecnología militar. Esta especialidad vivió su primer gran momento de esplendor en el paso del Medievo al Renacimiento, cuando hubo docenas de publicaciones que sentarían las bases del género.

Entre las más famosas están Epitoma rei militari del autor romano bajoimperial Publius Flavius Vegetius Renatus o el Totth del maestro de esgrima Hans Talhoffer (un manuscrito del siglo XV), por ejemplo, y ambas tienen una cosa en común: sus ediciones están basadas en una tercera obra titulada Bellifortis, un auténtico clásico.

En realidad De re militari es anterior pero no se editó hasta el siglo XVI (en latín y francés) y para entonces sus ilustraciones se inspiraban abiertamente en las de Belliforti, al igual que pasó con el libro de Talhoffer pese a ser prácticamente contemporáneo, del XV, lo cual nos da una idea de la importancia que tuvo aquel estudio a lo largo de los siglos.

Lo cierto es que los autores se retroalimentaban entre ellos y si Bellifortis se basó a su vez en el Strategemata, otro tratado antiguo sobre estrategia militar escrito a finales del siglo I d.C. por Frontinus (un general del emperador Domiciano), éste lo hacía en los de Tito Livio y Valerio Máximo.

El asombroso Bellifortis, el primer manual ilustrado de tecnología militar, creado a principios del siglo XV

Kyeser escribió este tratado entre 1402 y 1405, cuando fue exiliado de Praga. A primera vista, su contenido, escrito en latín y con casi 180 imágenes, parece abordar un tema definido: la guerra. El escritor no carecía de experiencia bélica: tras estudiar medicina y vivir en la corte de Padua se incorporó a la cruzada contra los otomanos que terminó en desastre en 1396 con la estrepitosa derrota de Nicópolis. Después se estableció en Bohemia donde, entre 1402 y 1405, se dedicó a escribir su obra.

Está en latín y se estructura en diez capítulos, cada uno dedicado a un aspecto del arte militar o relacionado más o menos con él según el criterio de la época: carros protegidos, trenes de asedio, ingenios hidraúlicos, ascensores, armas de fuego, armas defensivas, maravillosos secretos, fuegos artificiales para la guerra, fuegos artificiales para la diversión y herramientas auxiliares.

Algunas de las máquinas y herramientas descritas eran una novedad mientras que otras existían desde mucho tiempo atrás, de manera que el lector irá viendo (porque Bellifortis se caracteriza por acompañar los textos con interesantísimas ilustraciones) ballestas, cañones, catapultas, trebuchets, puentes móviles, barcos, escalas de asalto e incluso instrumentos de tortura.  Entre otras muchas cosas, contiene la primera versión medieval conocida del tornillo de Arquímedes y el dibujo más antiguo del cinturón de castidad, elemento que no encaja con la temática bélica o la descripción de un traje de buzo primigenio.

El asombroso Bellifortis, el primer manual ilustrado de tecnología militar, creado a principios del siglo XV
Traje de buzo

En suma, se revisa toda la ingeniería militar de la Baja edad Media poniendo un énfasis especial en la tecnología y la magia, todo ello en un formato muy grande y suntuoso (recordemos que era un libro para el emperador) y profuso acompañamiento gráfico realizado por artistas teutones del scriptorium de Praga enviados ex profeso.

El asombroso Bellifortis, el primer manual ilustrado de tecnología militar, creado a principios del siglo XV
Retrato de Kyeser

Por tener, hasta incluía un retrato del propio Kyeser, a la manera de las publicaciones actuales que ponen la foto del autor, acompañado de su propio epitafio (Que mi alma se una al Altísimo), lo que indicaría que estaba enfermo y, de hecho, parece ser que murió poco después.

Bellifortis es un manuscrito encuadernado en pergamino. Nunca se llegó a imprimir por su carácter de libro de lujo. Sí se hicieron una docena de copias a mano pero el original se conserva en la biblioteca de la Universidad de Götingen (actual Alemania)

El Libro de Judith

El Libro de Judith cuenta la historia de una mujer judía ficticia que decapitó a Holofernes, el general de un poderoso ejército, para liberar a su pueblo. La historia ha fascinado a artistas y autores durante siglos y se está convirtiendo en un importante campo de investigación por derecho propio.

The Sword of Judith

Kevin R. Brine, Elena Ciletti and Henrike Lähnemann, The Sword of Judith: Judith Studies Across the Disciplines. Cambridge, UK: Open Book Publishers, 2010, https://doi.org/10.11647/OBP.0009

LIBRO EN PDF

La Espada de Judit es la primera colección multidisciplinar de ensayos para discutir las representaciones de Judit a lo largo de los siglos. Al reunir a académicos de todo el mundo, transforma nuestra comprensión de la historia perdurable de Judith a través de una amplia gama de disciplinas. El libro incluye secciones sobre Judit en las tradiciones textuales cristianas, judías y seculares, así como representaciones de Judith en el arte, la música y el teatro.

La colección incluye nuevos estudios de fuentes archivísticas y la traducción de manuscritos y textos inéditos que antes no estaban disponibles en inglés.

Resultado de imagen de The Sword of Judith:

Bibliografía ibérica del siglo XV

Resultado de imagen de LIBRO DE AJEDREZ INCUNABLE SALAMANCA
Incunable ‘Repetición de amores y Arte de ajedrez’ de Luis Ramírez de Lucena, editado en 1497 y conservado en la Universidad de Salamanca

Haebler, Konrad. Bibliografía ibérica del siglo XV : enumeración de todos los libros impresos en España y Portugal hasta el año de 1500. Alacant : Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2010. [Publicación original : La Haya : Martinus Nijhoff ; Leipzig : Karl W. Hiersemann, 1903].

DESCARGAR PDF

Según el prólogo : «Se reseñan en esta obra todos los incunables que se imprimieron en la Península desde la introducción en ella de la imprenta hasta el año de 1500  inclusive; así de los que se conocen ejemplares en bibliotecas públicas o privadas, como de los que tan sólo se tienen referencias literarias o documentarias, y aun de los que según nuestra opinión no han existido nunca. Primeramente fue nuestro propósito rechazar simplemente los incunables que nos parecían erróneos o ficticios; pero pensando más en el asunto hemos preferido registrar también estos con el fin de que pudiésemos exponer las razones por que nos parecen sospechosos.»

Notae Tironianae

La actualidad del mundo clásico

Literatura de Japón

Tu portal de lectura asiática y mucho más.

El Maravedí

Notas de numismatica

Alexandra Vidal

Histórias & Arquivos

Biblioteca de Santa Cruz

Blog de la Biblioteca Histórica de Santa Cruz

BiblioMab : le monde autour des livres anciens et des bibliothèques

Bibliothèques, livres anciens, bibliophilie, mutations

Universo Abierto

Blog de la biblioteca de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca

El Mercurio salmantino

Blog de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca