La espectacular Biblia Moutier-Grandval

Resultado de imagen de Biblia Moutier-Grandval
La Creación de Adán y Eva, Tentación y Expulsión desde el paisaje idealizado del Edén para trabajar en suelo espinoso. Ms.10546 British Library

Como parte de su plan para reformar la Iglesia, Carlomagno reunió a eruditos y asesores de su corte de toda Europa. Uno de ellos fue Alcuino de York, quien preparó una versión corregida de la Biblia Vulgata para el Emperador a principios de 800.

Charlemagne_and_Alcuin
Carlomagno y Alcuino,  por Jean-Victor Schnetz

Alcuino fue nombrado abad del monasterio de San Martín de Tours en 796, y bajo su dirección y la de los abades subsiguientes, San Martín se convirtió en un importante centro de producción de Biblias – sobreviven más de cuarenta ejemplares de la primera mitad del siglo IX -. Juntos, estos manuscritos constituyen una evidencia impresionante del deseo de producir un texto corregido de la Biblia Vulgata para su uso en todo el imperio carolingio.

En el manuscrito, además de contener el Antiguo y Nuevo Testamento, podemos leer también los prefacios de San Jerónimo, los poemas de Alcuinoy admirarnos con sus iluminaciones. Unos veinte escribas diferentes trabajaron en el manuscrito, una señal de la escala de la producción de libros en Tours durante este período.

Moisés revela a los Hebreos el contenido de las tablas que Dios le entregó en el Monte Sinaí

HISTORIA DE LA BIBLIA. 

Esta Biblia tiene el don de atraer el interés de los estudiosos y ha sido tema de una gran cantidad de estudios. Olvidado por los canónigos de Moutier en su sala capitular Delémont al principio de la Revolución, la Biblia fue descubierta por unos niños en el ático a finales de diciembre 1821 o principios de 1822. Estos niños se divirtieron mucho con este venerable documento: para encontrar más fácilmente las “imágenes” y la inicial grande y bella, colocaban entre las páginas, semillas y pajas.

Un día entregaron su hallazgo a los nuevos propietarios de la casa, las damas Verdat, que vendieron esta joya a Bennot Alexis, un ex alcalde y vice-presidente del tribunal Delémont, por la suma de 3.75 francos. El cura del pueblo, Padre Hennet entonces ofrece a Bennot la suma de 12 libras de oro: quería poner este precioso manuscrito en el tesoro de su iglesia. Pero la cantidad propuesta era demasiado pequeña y la propuesta fue rechazada. Tentado por el dinero, Bennot vende la Biblia el 19 de marzo de 1822, por 24 libras de oro y 480 francos al anticuario, Sr. Speyr-Passavant.

El nuevo dueño publicó un folleto de un centenar de páginas, tratando de demostrar que la Biblia Moutier-Grandval fue escrita por el propio Alcuino y se había ofrecido a Carlomagno el día de Navidad del año 800. De 1826 a 1836, realiza una gira por Francia, Alemania y Suiza, con su Biblia bajo el brazo, encerrada en una caja; fue recibido por un gran número de eruditos y estadistas. Guizot afirmó “este maravilloso manuscrito, una vez de vuelta en Francia no será el mismo. Será, para los amigos de lo histórico y de las antigüedades cristianas de Francia un verdadero dolor de cabeza”.  Carlos X ofrece a Speyr 100.000 francos. Por desgracia, las finanzas de Francia no permiten la compra. Speyr se trasladó a Londres, donde  terminó vendiéndo su Biblia al Museo Británico en junio de 1836 por el precio de 750 libras, o 18.000 francos.

Biblia de Moutier-Granval. Apocalipsis.
Apocalipsis

DESCRIPCIÓN DE LA BIBLIA

La Biblia está escrita en un pergamino bastante fino. Las hojas son de 505 mm de alto y 375 de ancho. Cada página está dividida en dos columnas y cada columna, mide de 12 a 13 cm de ancho y  contiene 50 líneas.  Tiene 59 cuadernillos y cada uno de ellos está numerado en números romanos. Las iniciales iluminadas son seguidas por mayúsculas cuadradas y unciales que conducen al guión de texto, que es una forma de carolina minúscula, mejorada aquí por la introducción de algunas formas de letra variantes como ‘a’.

Resultado de imagen de unciales biblia Moutier-Grandval

PROCESO DE DIGITALIZACIÓN

El enorme tamaño y peso de la Biblia Moutier-Grandval, así como el frágil estado de su encuadernación, hizo especialmente difícil su digitalización. Se empleó una cuna especial para alojar de forma segura el manuscrito durante la fotografía, y un equipo de expertos de varios departamentos de la Biblioteca Británica trabajaron juntos para transportarlo, cuidarlo y vigilarlo durante los días de filmación.

Moutier Grandval photography 2

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s