La Haggadah de la biblioteca de Sarajevo.

Era una de las bibliotecas más bellas del mundo, en la denominada Jerusalén de los Balcanes. Construida con la mezcla de estilos orientalizantes, cuando la ciudad no se hallaba ya bajo dominio otomano y formaba parte del Imperio Austro-Húngaro, era una joya arquitectónica, un punto de encuentro y de unión entre las distintas culturas representadas en esta ciudad. En su interior, unos dos millones de libros y miles de documentos y manuscritos de gran valor, conservados a lo largo de siglos tanto por musulmanes como por serbios ortodoxos, croatas católicos y judíos. 


El 25 agosto de 1992, desde las colinas circundantes comenzó el bombardeo de una ciudad sitiada, y se cumplió una orden especial. Hacia la biblioteca se comenzaron a lanzar bombas incendiarias que corroyeron por completo el edificio, hasta llegar a las columnatas, destrozando a su paso miles de libros y numerosos incunables, patrimonio de la humanidad. Desaparecieron una buena parte de sus fondos, más de dos millones de volúmenes, incluidos más de 700 manuscritos e incunables, una colección única de libros y publicaciones históricas bosnias, y más de 155.000 rarezas bibliográficas.

Pero no contaron con los guardianes de los libros, porque varios miles de volúmenes pudieron ser salvados en los primeros momentos del incendio, por los empleados de la biblioteca, los cuales arriesgando sus vidas, comenzaron a arrojar libros y documentos por las ventanas, y por ciudadanos anónimos, desesperados, que se acercaron a la carrera a ayudar para intentar salvar todo lo que se pudiera.

Entre los pocos tesoros que fueron rescatados hubo un manuscrito hebreo iluminado, conocido como la Haggadah de Sarajevo. Había sobrevivido a la expulsión de los judíos de España cinco siglos atrás. Esta vez sobrevivió gracias a un lector que se llevó el libro en su huida. 

Haggadah. Sarajevo

La Haggadah de Sarajevo es un manuscrito iluminado que contiene el tradicional texto hebreo propio de toda hagadá y que es leído durante Pésaj, la Pascua judía. Se trata de una hagadá sefardí que fue realizada en Barcelona en 1350.
Se trata de un manuscrito sobre pergamino blanqueado e iluminado con cobre y oro. Contiene 34 páginas de ilustraciones de escenas claves de la Biblia, desde la Creación hasta la muerte de Moisés. Algunas páginas están manchadas con vino, evidencia de que fue utilizada en muchas celebraciones de Pésaj

Algo grave se temían en Sarajevo, puesto que algunos ejemplares muy valiosos habían sido retirados previamente y guardados en lugares secretos.
Dedicado a esos héroes anónimos, guardianes de nuestra memoria. 

Fuente: Ruth Gómez Andrés
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s